Historia al azar: Luna Creciente
Regístrate | Recupera tu contraseña
     
     
Menú




 
Perfil de nettylovescorpius

Historias de nettylovescorpius:
  • La última sonrisa
    Actualizada el 10 de Agosto de 2012, 16:55
    303 lecturas | 2 comentarios

  • I want you in my life
    Actualizada el 16 de Mayo de 2012, 18:34
    1373 lecturas | 5 comentarios

  • Change their minds
    Actualizada el 21 de Marzo de 2012, 19:04
    882 lecturas | 5 comentarios

  • Historia terminada Remordimientos
    Actualizada el 8 de Febrero de 2012, 21:00
    196 lecturas | 2 comentarios

  • Historia terminada Inevitablemente
    Actualizada el 25 de Diciembre de 2011, 21:26
    168 lecturas | 1 comentario

Registrado desde: Jueves 30 de Septiembre de 2010, 10:12
Nombre: Netty
País: España
Vivo en: Madrid
Sitio Web: http://netty98.blogspot.com

Acerca de mí:

ME, MYSELF AND I


Hay gente que pinta su autorretrato.
Otros componen su propia pieza musical.
La mayoría mantiene su yo guardado en su alma a cal y canto, y tira la llave por un precipicio.
Yo no sé dibujar, y las notas musicales no hilan melodías en mi mente, pero no me gusta esconderme a mí misma.
Lo único que sé hacer que me es útil para sacar todo aquello que llevo dentro, lo que he sido, lo que creo ser y lo que soy, es escribir.

Escribo todo lo que se te pueda ocurrir y más.
Invento la letra de cualquier tonadilla que escucho.
Utilizo metáforas que expresan cualquier cosa que me turba o que intento comprender.
Saco mis sentimientos y los transformo en palabras que luego paso a papel.
Y, ¿para qué sirve?, preguntaréis.
Para ti, seguramente de nada, simplemente serán palabras hermosas.
Para mí, esos escritos son mi vida mirada desde un ángulo diferente.
Esos relatos, esas frases, contienen un pedacito de mí.
Un pedacito de mi alma, de mi vida y mis sentimientos.
Pero, ¿quién se da cuenta de esto?
Me considero “extrovertida superficialmente”, que quiere decir que aunque tengo muchos amigos y les quiero muchísimo a todos… no creo que ninguno sepa realmente cómo soy.
Algunos entrevén resquicios de lo que se llama “alma”, pero en su mayoría están ciegos en lo que respecta a mi yo.

Tú. Sí, tú, el que está leyendo esto. Estoy completamente segura de que no sabes que lo más probable es que haya escrito algo sobre ti.
Cada persona posee algo que destaca desde mi punto de vista.
Una sonrisa o un gesto que yo recojo y guardo dentro de mí.
Y probablemente ese pequeño e insignificante detalle sea el elemento clave de una metáfora, el rasgo característico de un héroe de aventura o la debilidad más grande de un villano.
Todos y cada uno de vosotros está, de alguna manera, plasmado en papel.

Poca gente sabe lo llena y a la vez vacía que se puede estar simplemente liberando tu alma a un papel.
Vacía porque expulsas todo lo que llevas dentro.
Llena… porque al leer lo escrito, tu mente se inunda de ese sentimiento que es sólo tuyo. Tuyo y de nadie más.
Nadie, aparte de ti, puede ver todo lo que se esconde tras ese vestido de palabras.
Podéis aventurar lo que siento leyendo mis escritos, pero jamás entenderéis a la perfección la magnitud de éstos.

Mucha gente escribe únicamente por dinero, porque se lo pido alguien.
Desprecio eso.
No es escribir de verdad.
Es una farsa.
La verdadera escritura es esa que transmite un sentimiento de cercanía, de realidad.
La que tiene ese “algo” que vale de verdad.
Y pudiendo sonar egocéntrica, voy a usar esa escritura real y de verdad para definirme a mí misma.
Tal y como soy.

“Indecisión” es una de las palabras que si supieras leer la mente encontrarías en mi cabeza más frecuentemente.
Soy indecisa tanto en las cosas insignificantes como en aquellas que pueden cambiar mi vida.
Tan pronto pido un helado de fresa como me apetece uno de vainilla.
Tardo horas y horas en planificar un fin de semana.
Paso de estar alegre como unas castañuelas a hundirme en depresión en cuestión de segundos, quién sabe por qué.

Quienes de verdad me conocen sabrán con toda certeza que me preocupo por ellos, que sus problemas se convierten en los míos y que hago todo lo posible para solucionarlos, muchas veces rompiéndome la cabeza en el intento.

Mi defecto más desesperante son los nervios.
Cualquier situación diferente o extraña me produce una sensación de inseguridad que en la mayoría de los casos desemboca en un error.
¿Quién no me ha visto alguna vez gritar más de lo debido, hacer alguna torpeza o tropezarme de la manera más ridícula?
Cada metedura de pata me supone media hora menos de sueño esa noche, que paso buscando mil maneras mejores de haber actuado.

Pero yo soy así, y aunque a veces me entren ganas de darme cabezazos contra una pared, no cambiaría nada de mí, porque todo ello forma parte de lo que soy.
Y la mayoría de las ocasiones en las que puedo parecer infantil están dominadas por mis nervios (ya mencionados) o por la impulsividad que me caracteriza.

Pero mi mayor dolor de cabeza suele corresponder a mi cualidad (o defecto, depende del punto de vista) más complicado y que más cambia.
La esperanza.
“Esperanza” es una simple palabra que está totalmente presente en mi vida.
La esperanza es la mano que modela mi impulsividad, el ácido que disuelve mi indecisión y la melodía que calma mis nervios.
Me ayuda a creer y a no desfallecer ante las dificultades y me impulsa a subir la cabeza y mantenerme en pie cuando ya no me queda nada por lo que luchar.
Pero esa esperanza no siempre toma un camino positivo.
A veces, tenerme en pie cuando ya no puedo más provoca que el más mínimo roce me tire al suelo quedando sin ganas ni fuerzas de volver a levantarme.
La esperanza aparece y desaparece, caprichosa, jugando con mi corazón y mi cabeza.
Cuando viene es electricidad pura: me llena de repente, fulminante, pero pronto se va, dejando un desierto a su paso.
Un desierto cuyos granos de arena se arremolinan acompañando al viento, intentando huir de esa explanada infinita en la que mi alma se ha convertido.
Pero de repente, un brote verde, minúsculo, nace en algún punto del desierto perdido.
Ese pequeño tallo de vida crece hasta alcanzar límites insospechados en un chasquido de dedos.
Y ahí está la esperanza de vuelta.
¿Quién sabe por cuanto tiempo?
Pero ese soplo de vida que de vez en cuando me llena desestabiliza mi mundo cuando echa a volar.
Hace que la alegría y la confianza renazcan en mí momentáneamente para dejar una nada a su marcha.
Y ese juego desesperante me mata.
Y yo intento aprenderme las reglas, pero son demasiado complicadas.
Incomprensibles.

“Ilusión” es la última pero no la menos importante palabra que me define.
Todo me ilusiona, me impresiona.
Un gesto amistoso, una mirada aprobadora, unas palabras de aliento pueden mover mi mundo.
Esa ilusión, en mi cabeza, toma forma de imaginación calenturienta.
Hago lo que se llama “montarse películas” con cualquier cosa que me ocurra o que vea.
Adivinad cómo me entretengo en el metro.
Miro a las diferentes personas que se encuentran a mi alrededor y creo una fantasía sobre la vida de cada uno, simplemente por el ceño fruncido que caracteriza a una o el maletín que lleva otro.
Esa ilusión puede ser buena pues me lleva a esforzarme más por conseguir lo que quiero gracias el entusiasmo que me llena, pero también puede constituir una gran decepción si se va sin dejar nada a cambio.

Pues, this is me.

Gracias por tomaros la molestia de leer estas líneas.

Te quiero y eso.


Potterfics - Harrylatino
Potterfics es parte de la Red HarryLatino

contacto@potterfics.com

Todos los derechos reservados. Los personajes, nombres de HARRY POTTER, así como otras marcas de identificación relacionadas, son marcas registradas de Warner Bros. TM & © 2003. Derechos de publicación de Harry Potter © J.K.R.