Regístrate | Recupera tu contraseña
     
     
Menú




 
¿Quién ha añadido esta historia a sus Favoritos?
Juegos de Amor (No se tu) » Cap. 5: “Incertidumbre”
Juegos de Amor (No se tu) (R15)
Por Isuzu
Escrita el Sábado 24 de Septiembre de 2011, 23:29
Actualizada el Sábado 19 de Enero de 2013, 04:20
[ Más información ]

Cap. 5: “Incertidumbre”

Minutos después llegaban Draco y Thierry al hotel en donde Sara los esperaba y no con buenas noticias, su primo con solo mirar el rostro de la muchacha supo de inmediato y comprendió que no eran buenas noticias

-¿No te fue bien?

-No Draco, esa niña es más lista de lo que pensaba y tiene un defectito que al parecer se lo heredó a su madre ¡No suele ser amable con los extraños y mucho menos una niña dulce! A mí me dijo que no le caía bien… pasé la vergüenza de mi vida ¿puedes creerlo?

-Lo lamento Sara, me diera por vencido pero… hoy la vi, conocí a mi hija y… es preciosa, mucho más de lo que me imaginé

-Escucha Sara, Draco dice que debemos dejarlas en paz, para que la situación se calme y luego, pues ya veremos

-Creo que es lo mejor… así mientras llega tía Narcisa todo estará tranquilo

-¿Mi madre vendrá? - Interrogó Draco extrañado - ¿Por qué?

-Está preocupada, yo no me opuse, tal vez su presencia nos ayude un poco ¿No lo crees?

-No lo sé… mi tía Bellatrix se ensaño con ella y de no haber sido por… un elfo que los ayudo, quizás la hubiese asesinado y… delante de ella, de nosotros, la verdad es que Hermione no nos debe estimar ni una décima

-¿Y qué hacemos entonces?

-Esperar… ahora me daré un baño que vengo cansado

Draco se metió a bañar (Y quien fuera el agua) y mientras las gotas tibias recorrían cada centímetro de su cuerpo, pensaba, pero no solo en Amy, si no en Hermione, quien a pesar de no ser especialmente o exuberantemente hermosa, tenía algo que llamaba su atención y de eso se daba cuenta perfectamente

Odio esos pensamientos, pues Hermione era de sangre muggle, no era de su clase, quizás era esa moda muggle que dejaba poco a la imaginación, de solo imaginar sus piernas y meter la mano bajo su falda hacía que su sangre se encendiera y se maldijo de nuevo, no debía pensar en ella como en una mujer… solo como la mujer que eligió su muestra y tuvo una hermosa hija

Quizás inconscientemente Hermione le gustaba, pero estaba seguro que para ella, el era completamente indiferente y no la culpaba, demasiado le había hecho en el pasado como para que lo olvidara de un día a otro

Una larga semana paso y en una mañana lluviosa, Hermione tomaba café en la oficina mientras ojeaba una revista un poco aburrida, el trabajo estaba terminado y no había mas por el momento, así que pensaba y descansaba… Mari entro silenciosamente y sonrió al verla tan distraída

-¿Me invitas un café, señora Granger? - La interrumpió haciendo que se sobresaltara

-¡Mari! No te oí pasar, sírvete un café por favor

-Gracias - se sirvió uno y se sentó frente a ella - Así que no tienes trabajo

-Es un día de esos tan relajados, lluviosos…

-Te veo pensativa ¿en qué piensas? O mejor dicho ¿en quién?

-¿En quién? ¿A qué te refieres?

-Tu sabes… un hombre, alto, rubio, ojos grises y guapísimo…

-¡No bromees Mari! Es Malfoy, un hombre detestable, odioso… cruel y malicioso

-¿Y no hay posibilidades de enamorarte de él?

-¡Por supuesto que no! Nunca… eso jamás pasaría, odio a Draco Malfoy

-Quizás… pero es el padre de tu hija… yo no puedo juzgarlo dado que no lo conocí antes, pero no se me hace tan malo… ¿No te preguntas como será como amante?

-¡Mari! Que cosas me dices… además yo hace mucho que no pienso en el sexo

-¿A poco ya no te acuerdas de como se hace?

-¡Vamos amiga! Te he contado que con el único hombre con el que he estado era con mi ex y después de terminar con ninguno más… tengo años de practicar el celibato ¡Abstinencia total!

-Entonces te preocupa que no se le haya visto en una semana más o menos

-Sí, me da miedo… no olvido que es un Malfoy, una rata traicionera, pienso que algo trama, el junto con su familia, por eso cuido mucho más a Amy, no soportaría el perderla, me moriría sin mi hija

-Es tu hija, no podrían hacerlo, pero reconoce que la belleza de la niña atrapa

-Pronto cumplirá seis años - suspiro de modo ensoñador - cuando crezca será una hermosa jovencita, muchos galanes la rondaran y yo seré la malvada suegra

-¡Que ocurrencia! Mejor cásate amiga

-No quiero por la niña… a lo mejor adopte otro hijo, pero ya nada de inseminación, me expongo a muchas cosas

-Sí, ya me imagino la escena, tú y tus dos hijos y al frente, ambos padres de rodillas y suplicantes, mientras tú los miras con desprecio e indiferencia

-¡Oh, vamos!

-A propósito de suplicas, el fin de semana te invito a comer a mi casa, Joshua quiere ver a la pequeña ¿De acuerdo?

-Por supuesto…

La comida con Mari fue un agasajo, Amy se engolosinaba con los postres y platicando con Joshua, era como un padrino amoroso, mientras que Hermy y Mari platicaban de otras cosas, pero sobre todo de…

-¿Has visto al galán de cine muggle?

-Si te refieres a Draco Malfoy… no, no lo he visto y espero que ya se haya regresado a su casa en Londres

-No lo creo amiga… creo que es bastante tierno, mira que venir de tan lejos para tratar de recuperar a su hija

-¡Mari! ¿De lado de quien estas? Lo estás defendiendo y ya te dije que era un maldito bastardo en la escuela

-Oye, no lo insultes así de feo, es el padre de tu hija y creo que lo defiendo porque estoy sensible por lo de mi embarazo

-Lo siento amiga… debo confesarte algo, a mí me gustaría que Amy conociera a su padre, pero tengo miedo que me la quiten, tú no sabes cómo es esa familia, el señor Malfoy acostumbraba a comprar a todo el mundo con amenazas

-Pero eso era antes… puede que ahora corra más peligro si se las sigues negando, a lo mejor tienen mucho oro, pero por vía legal la niña es solo tuya… mi consejo de amiga es, que tienes que dejar que Amy vea a su padre

-Lo pensare Mari, quizás tienes razón

-Yo creo que a lo mejor ese hombre está esperando a que te calmes y lo pienses mejor ¿Le dirás a Amy que su padre está en la ciudad?

-En cuanto lleguemos a casa hablo con ella

Amy no dejaba de ver a su madre que estaba hecha un manojo de nervios, le acababa de decir lo de su padre, en su infantil mente intentaba encontrar algo de madurez para saber cómo actuar con esa situación, le emocionaba el hecho de saber que si tenía un papá y que lo conocería pronto

-Espero que me perdones Amy, sé que hice mal, pero tengo miedo de que nos intenten separar

-Pero mamita, eso nunca va a pasar, yo te quiero mucho… pero me gustaría conocerlo

-Mi amor, quiero que comprendas que nosotros no…

-Si mami, a lo mejor los tres nunca estaremos juntos… yo aun no entiendo cómo me tuviste, pero cuando crezca quizás lo entienda mejor

-Estaremos preparadas… este… ¿te acuerdas de la señorita que intento hablarte en la escuela?

-Si…

-Es la prima de tu padre… como una especie de tía para ti… en parte es culpa mía que te hayas portado grosera con ella, creo que me extralimité porque no debieron pasar así las cosas con ella

-Ya lo entenderán mamita… y ojala sean buenos para que yo los quiera

-¿Y si no son buenos y tratan de separarnos?

-¡Ellos no podrán separarnos mamita! Si eso pasa nunca lo querré…

-¡Mi amor! - La abrazó y le dio muchos besos - ¡Eres lo mejor que me ha pasado, el milagro más grande en mi vida! - y falto agregar "No importa que tu padre sea ese tipo odioso e inmaduro, tu nunca serás como él porque si eres inteligente"

Narcisa, la madre de Draco que ya estaba en el hotel donde se hospedaban su hijo y sobrinos, se retocaba su peinado elegante y tomo su bolso, dirigiéndose a donde los demás la esperaban nerviosos

-Iremos a ver a esa mujer - Exigió y los primos intercambiaron miradas

-No creo que sea buena idea - se adelantó Draco

-No discutas hijo, iré con Sara, puede ser que haya cambiado de parecer, una nunca sabe ¿sabes la dirección de su casa?

-Si madre… pero, pase lo que pase, no la amenaces porque saldríamos perdiendo

-Despreocúpate, se lo que hago ¿nos vamos Sara? - y la muchacha asintió mirando a su primo con un rostro de preocupación, pero ni modos, Narcisa quería hablar personalmente con Hermione

Tiempo después, ambas llegaban a la puerta de la casa y la señora Hardy las atendió en ese momento, las damas elegantes miraban expectantes lo que estaba por suceder, esperaban que Hermione no las recibiera con hechizos

-Buenas tardes, buscamos a la señora Granger, me llamo Narcisa Malfoy, si quisiera avisarle que bien a verla por favor

-Permítame - asintió la señora Hardy y fue a avisar a Hermione que arreglaba a Amy en ese instante - señora Granger

-¿Qué pasa?

-Una señora llamada Narcisa Malfoy pide hablar con usted ¿La hago pasar?

-¡Oh! - Lo pensó un segundo - ¿Viene sola?

-No, la acompaña una señorita

-Si… que pase… dígale que en un momento bajo - respiro lento y profundo, terminó de arreglar a su niña y le miro directamente a su hermoso rostro - Mi vida, guarda tus juguetes y baja enseguida, creo que llegó… la familia de tu padre…

-¡Si mamita enseguida bajo! - sonrió mientras Hermy temblaba por dentro


« Cap. 4: “Hija de leona…” Comenta este capítulo | Ir arriba Cap. 6: “¡La ley es justa!” »


Potterfics - Harrylatino
Potterfics es parte de la Red HarryLatino

contacto@potterfics.com

Todos los derechos reservados. Los personajes, nombres de HARRY POTTER, así como otras marcas de identificación relacionadas, son marcas registradas de Warner Bros. TM & © 2003. Derechos de publicación de Harry Potter © J.K.R.