Historia al azar: Eleccion de Sangre
Regístrate | Recupera tu contraseña
     
     
Menú




 
¿Quién ha añadido esta historia a sus Favoritos?
Juegos de Amor (No se tu) » Cap. 2: “Tienes algo que me pertenece”
Juegos de Amor (No se tu) (R15)
Por Isuzu
Escrita el Sábado 24 de Septiembre de 2011, 23:29
Actualizada el Sábado 19 de Enero de 2013, 04:20
[ Más información ]

Cap. 2: “Tienes algo que me pertenece”

De vuelta a Canadá, Hermione recibía tres baúles de ropa que llegaban de París y tres más de Brasil, su inseparable amiga Mari le ayudaba a colocar todo en los armarios mientras negaba con la cabeza, era demasiada ropa para Amy

-¿Crees que necesites a una asistente para que te ayude?

-No lo sé Mari, no confío mucho en servidoras, además no podría dejar a mi hija en manos extrañas

-Bueno, no tendría que ser precisamente una jovencita

-¿Conoces  a alguien?

-Sí, una hermana de mi cocinera de aproximadamente cincuenta años, vivaz aún, esta desempleada, la despidieron por su edad pero es un desperdicio, aún le queda mucho que dar… tiene que pagar su departamento, yo no tengo en que emplearla

-¿Cómo se llama?

-Melanie Hardy, te agradará, sabe mucho de magia doméstica

-Bueno, eso es bueno, en fin… espero que sea tan vivaz como dices, dile que venga mañana y ya veremos si congenia con Amy, no es una niña difícil, es muy dulce

-¡Gracias Hermione!

-Olvídalo Mari, de todos modos necesitaría a alguien que me ayudara, estoy segura que a Amy le agradará, le gustan las abuelitas, con mi madre era feliz, sufrió cuando nos separamos de ella… en fin

Al día siguiente la señora Hardy llegaba temprana, Hermy la recibió y era como Mari Claire le había dicho, alegre y vivaz, no parecía de 50 años, era poco robusta, pelo pintado de rubio, ojos azules pequeños, muy simpática

-El trabajo no será mucho señora Hardy, Amy es muy educada, no ensucia mucho, se porta bien y le gusta que le cuenten historias o le enseñen algo de magia

-Por supuesto, es usted muy amable, gracias por contratarme

-Mari me lo pidió, confío en ella y en usted

-¿Desea que empiece ya mismo? Traje mis cosas, como puede ver, no son muchas

-Perfecto, venga conmigo, le mostraré el cuarto de servicio, creo que le agradara, es muy cómodo

Hermione la instaló, posteriormente regresaron a donde Amy estaba, había salido del cuarto de juegos y lectura, era una niña preciosa, rubia como un rayo de sol, con un rostro dulcificado y enormes ojos grises, muy impresionantes

-¡Ven aquí Amy! - le llamó Hermione - Mi vida, te presento a la señora Hardy, quien va a trabajar con nosotras y quiero que te portes muy bien con ella

-Buenos días señora Hardy, me llamo Amy Kariana Granger ¿Me contará historias interesantes?

-¡Por supuesto que sí! Pero que linda niña… supongo que se parece a… bueno, la señora Mari Claire ya me explicó - se ruborizó un poco

-Amy es muy tranquila, en realidad no creo que tengan problemas ¡Y se nota que es muy inteligente y educada!

-Por supuesto, es mi tesoro…

Amy le lanzó una preciosa sonrisa y sus ojos se iluminaron… en realidad, pese a que la niña era rubia y de ojos grises, no se podría determinar el parecido a alguien en específico, porque el color de pelo era más dorado y menos platinado, así que Hermy ni se imaginaba sobre quien podría ser el padre de la pequeña

Una larga semana paso, Amy se incorporó al kínder Garden, mientras que Hermione hacía preparativos para empezar a trabajar en las oficinas del ministerio, y como todo quedaba en la misma cuadra, la señora Hardy no caminaría mucho para ir por la pequeña o en caso de alguna situación

-¿Cómo te está yendo en la escuela mi vida? - Preguntaba Hermione en la intimidad de su habitación, mientras frente a ellas, miraban la televisión, Hermy mesclaba su mundo mágico con el muggle, pues quería que su hija se acostumbrara a sus dos mundos

-Bien mami, tengo muchos amiguitos… solo que…

-¿Solo qué? Dímelo amor…

-Me preguntaron cómo se llamaba mi mamá y mi papá… yo les dije que tú eras las dos cosas… porque mi papa se había ido cuando yo nací ¿Hice bien?

-¡Mi pequeña! - Suspiró Hermione - A tus escasos cinco años, piensas bien, me emociona tu inteligencia - claro que Hermy no lo decía, pero era algo que la enorgullecía, sabía que Amy había heredado su sapiencia

-Mami ¿Algún día conoceré a mi papá?

-Claro que si… algún día… - respondió con tristeza, mientras se mordía los labios, pues finalmente, sabía que eso nunca sucedería y que tarde o temprano la niña tendría que entenderlo

Hermy sonreía mientras le besaba la frente, en sus pensamientos ya trazaba la idea de ir a hablar con la profesora, para que no fueran muy indiscretos con la niña, ella era muy inteligente pero quería evitar algunos comentarios, por si se daban

En Londres, Draco y Thierry, junto con Elmer ya sabían mucho más acerca de quien había usado los espermas, Narcisa y Sara estaban ahí también, pues les interesaba saber sobre ese absurdo y claro que notaron que Draco no estaba muy bien que digamos, su color era de un verde pálido

-¿Qué sucede? - Preguntó Sara intrigada al notar el gesto poco agradable de su primo

-Ya sabemos quién es la que uso los espermas - dijo Thierry al ver que Draco seguía mudo y pálido

-¿Y bien?

-Escucha madre - dijo Draco guardando un poco de silencio y aquello le costaba trabajo - la mujer se llama… Hermione Granger…

-¡NO! - Gritó Narcisa y se puso de pie con violencia y miró desesperada a su hijo - ¿Estás seguro?

-¿Qué pasa? - Se intrigó Sara - ¿Conocen a esa mujer? ¿Es gorda o flaca y fea? Apuesto a que por eso mi primito está al borde del desmayo ¡Es tan vanidoso!

-Hermione Granger prima - Susurró Draco - es una bruja extraordinaria de sangre muggle, y siempre nos hemos detestado desde el colegio y ahora mismo no creo que sea diferente, aparte que es conocida en los libros como una heroína en la guerra contra el señor oscuro y que gracias a Potter, nos salvamos de estar en la cárcel o en la miseria

Sara se quedó muda, mientras se alisaba su larga cabellera rubia, mientras miraba a Thierry, su hermano, quien también se enteraba de eso, ellos habían estudiado en Beauxbutton por lo que desconocían muchas cosas

Hermione se retocaba el maquillaje y revisaba su rostro, se veía muy bien, no parecía una mamá, pues la maternidad no le había hecho nada a su figura, ella seguía tan curvilínea como siempre, además vestía juvenil y coqueta, pretendientes nunca le habían faltado, pero ella ya no quería saber nada de amores ni de líos, aunque reconocía que en ocasiones, su cuerpo le reclamaba los afectos masculinos

Hermy comenzó a trabajar en el Ministerio, todas las mañanas, la señora Hardy había sido una bendición, se levantaba temprano, preparaba desayuno mientras que Hermione bañaba y vestía a Amy, después pasaba a dejarla al kínder mientras ella se iba al ministerio, de regreso, se la pasaba casi toda la tarde con su pequeña

Pero pronto cambiaría su vida, esa mañana ella aún estaba en las oficinas, Hermione pasaba algunas carpetas y archivaba algunas investigaciones, cuando entró Mari un poco agitada, ella pensó que algo le sucedía con respecto a su embarazo

-¡Hola Mari! ¿Qué pasa? ¿Te sucede algo, tu bebe?

-¡Ay! Hermione… te buscan…

-¿A mí? ¿La señora Hardy, le pasaría algo a Amy?

-No… es otra persona

-Bueno, entonces le diré que pase, que pronto termino y ya me voy a casa

-¡No! Espera… escucha… creo que es el padre de Amy

-¿Qué? - Hermione dejó de sonreír y miro fijamente a mari - ¿Qué tonterías dices?

-Es un hombre… muy guapo… es rubio y… tiene el mismo color extraño de ojos grises que tu hija

-No, no Mari… Oye, hay muchos hombres rubios, debe ser algún cliente que necesita alguna investigación especial o algo por el estilo

-Es que yo nunca lo he visto por aquí…

-Mira, quédate aquí, si no es grave te retiras y si es algo malo, me apoyas ¿De acuerdo?

-Si… voy a decirle que pase…

-Ya verás que no es nada

Draco Malfoy entró majestuoso, llevaba un traje gris de corte perfecto que hacía juego con sus ojos, Hermione abrió los ojos lo más que pudo, ese rubio era un hombre muy alto, su rostro maduro era en sí, no se negaba, atractivo, sintió que la sangre se le helaba y no iba a intentar sonreír

-Buenas tardes, Hermione - saludó Draco, extrañado y asombrado, Hermione estaba especialmente atractiva, como nunca quizás, pero muy muggle, cabello castaño suelto y brillante, maquillaje discreto y un traje sastre rojo con falda corta y ajustada con zapatillas de tacón alto

-¿Lo conoces? - Murmuró Mari al ver que Hermione estaba muda y miraba al recién llegado como si le fuera la peste

-Me llamo Draco Malfoy - le dijo el rubio a Mari quien miraba a los dos sin entender nada - o mejor dicho… "dragonforce"

-¿D-Dragonforce? - murmuró Hermione, recordando algo de golpe ¡Ese era el pseudónimo del donador! ¡NO! Imposible, eso no podría ser, aquello era una pesadilla

-Este asunto es privado - se dirigió Draco a Mari pero esta no se movió del lado de Hermione

-Ella no se va de aquí - susurró Hermione sosteniendo la mano de Mari Claire

-El asunto que me trajo es personal, no la involucra a usted…

-M-Mari sabe todo…

-Bueno, voy directo al grano, hace seis años te hiciste una inseminación artificial y los espermas eran míos, Hermione

-E-eso no es verdad…

-Lo sé todo, hemos investigado, sé que tuviste una hija, MI HIJA, se llama Amy Kariana

-¡Ella es MI HIJA! Yo no tengo nada tuyo - chillo Hermione, todo le temblaba



« Cap. 1: “Donativo Generoso” Comenta este capítulo | Ir arriba Cap. 3: “Sin derecho a nada” »


Potterfics - Harrylatino
Potterfics es parte de la Red HarryLatino

contacto@potterfics.com

Todos los derechos reservados. Los personajes, nombres de HARRY POTTER, así como otras marcas de identificación relacionadas, son marcas registradas de Warner Bros. TM & © 2003. Derechos de publicación de Harry Potter © J.K.R.