Historia al azar: Promesa
Regístrate | Recupera tu contraseña
     
     
Menú




 
¿Quién ha añadido esta historia a sus Favoritos?
Juegos de Amor (No se tu) » Cap. 11: “Sarcasmo contra veneno”
Juegos de Amor (No se tu) (R15)
Por Isuzu
Escrita el Sábado 24 de Septiembre de 2011, 23:29
Actualizada el Sábado 19 de Enero de 2013, 04:20
[ Más información ]

Cap. 11: “Sarcasmo contra veneno”

Draco se tiró en el sillón y tocó sus labios, sonrió… pero le quedó la duda, el "aún no me convences" dicho por Hermione no estaba claro, pero la forma de besarlo le había gustado, ninguna de sus amantes se había resistido tanto a sus encantos o al primer beso, Hermione definitivamente era única y él no iba a dejarla ir, esa mujer tenía que ser de él y solo para él… tal como sus padres se lo habían pedido

Hermione por su parte, llegó a su recámara se puso un pijama poco sexy y se recostó junto a su hija, quien dormía profundamente, sonrió al verla, era tan parecida a su padre, contemplándola se quedó dormida… hasta que horas después… ella sintió una ráfaga de aire helado, pero no deseaba abrir los ojos y como pudo quiso arropar a Amy, pero ella ya no estaba a su lado

-¿Amy? - Le llamó con la voz quebrada y llena de flojera - ¿Estás en el baño, amor?

-No Hermione - le respondió… ¡Draco! Y ella abrió los ojos pesadamente, él estaba ahí, sentado con elegancia a un lado de la cama, mientras que Amy escogía un vestido en su amplio clóset

-¿Qué diablos haces aquí? - Exigió Hermione molesta - Es tu casa, pero no tienes derecho a entrar ¡Yo podría estar desnuda!

-¿Con este frío? No creo que estés tan loca - Bromeó aquel hombre con sonrisa derretidora de témpanos

-Ni tendrías tanta suerte ¡Vete! - y ocultó su rostro con las sábanas

-¿Temes que vea tu rostro sin una gota de maquillaje? - le dijo en un tono mordaz y sarcástico al mas puro estilo Malfoy

-Odio que los extraños me vean así - chilló bajo las sábanas

-¡Yo no soy extraño! - Masculló jalándole las cobijas

-¡Draco Malfoy! - Protestó - ¿Qué deseas?

-¡Nada! - Sonrió y de pronto la tomó por los hombros y le propinó un beso ante la pícara mirada de Amy - Luego me darás la revancha… llevaré a Amy a jugar un rato y quizás montar la escoba voladora

-¿Montar una escoba, donde? - Jadeó confundida por ese beso robado

-No te preocupes, será en una escoba pequeña, atrás de la casa hay un establo donde tenemos espacio, no te preocupes, yo la cuido

Hermione hizo un pequeño berrinche, pero olvidó un poco su coraje cuando se cambió y fue a la chimenea para comunicarse con su amiga Mary, la cual le respondió de inmediato, finalmente eran esos días en que todos estaban en casa

-¡Feliz navidad Mary! ¿Cómo estás?

-Perfecta, tuvimos una cena fabulosa, espero que la estés pasando muy bien con ese adonis que hay en la casona, es más, lo deseaba para ti, desnudo bajo el árbol como regalo de papá Noel - le dijo indiscreta

-¡Ah! Que lindos tus deseos… pues estoy siguiendo tus consejos

-¿Cómo? ¿Te refieres a Draco Malfoy? ¿Ya hicieron el amor?

-¡No! - Gimió y luego susurró - Aún no… ¡Pero no es porque quiera! Solo quiero subirle la temperatura, calentarlo un poquito, tu ya sabes… no es mi intensión acostarme con él ni nada de eso

-Pues ten cuidado, a un hombre así no se le controla tan fácilmente y ¿después qué es lo que harás cuando lo tengas en celo?

-Pasar noches de locura con él, no me queda otra opción…

-¡JA! - Soltó una risotada ante el chiste de la castaña - ¡Estás irreconocible amiga! Así se habla, que los miles de monedas de oro de ese hombre pasen a tus manos aunque te digan interesada, mosca muerta y perdida…

-¡Dame más ánimos! - Dijo emocionada y feliz - Y si no consigo dinero… podré conseguir algo más… Otro bebé por ejemplo

-¡Ea! Momentito, momento Diana ¿Otro bebé?

-Amy necesita un hermanito y otro embarazo sería perfecto, que mejor que sea del mismo padre, así si sale defectuoso, pues ya tendré a quién echarle la culpa…

-¡Que no te oiga tu futura suegra!

-¡No!

Hermione se terminó de arreglar de mejor humor, después de haber hablado con Mary, se arregló lo mejor que pudo, poniéndose unos jeans entallados y una blusa ajustada, esmerándose en su rostro y alisándose su rebelde cabello y salió hacia el establo, en donde Draco le daba vueltas a Amy en una escoba voladora pequeña.

Ella se acercó y se sentó provocativa en una banca de madera, cruzando las piernas de modo seductor, mostrando parte de los encantos Granger a Draco, quien al verla comenzó a reír nervioso pero sin poder evitar mirarle, porque el modo de cruzar sus piernas y de mover sus pies con aquellas botas de piel, eran fabulosos

Estuvo así un buen tiempo hasta que fueron avisados que podrían pasar al comedor, Amy saltó de la escoba y corrió al interior porque ya tenía mucha hambre y tenía que darle los buenos días a sus abuelitos, Hermy salió tras ella, pero Draco le dio alcance y le tomó del codo deteniéndola y hablándole suavemente al oído

-¿Intentas provocarme o seducirme? - Le preguntó melosamente y un calosfríos recorrió la espalda de Hermione a quien de pronto la idea de tenerlo en su cama le pareció que era irrisorio, eran de dos mundos diferente ¿Y lo odiaba a que no?

-No ¿Por qué?

-Estás muy guapa y muy… ajustada…

-Sabes muy bien que así me visto ¿Acaso piensas que lo hago por ti?

-Yo hubiera querido que así fuera, pero si no lo es… ni modo

Entraban los tres al comedor, cuando se toparon con Narcisa que no tenía buena cara y una inesperada visita, Pansy Parkinson estaba ahí, de pie, hermosa si como siempre, Hermy presintió que sería un problema pero no se dejó intimidar, sonrió y se acercó majestuosa, Pansy la vio de la cabeza a los pies y vio con desagrado que la impura se notaba mucho más guapa que cuando iba en el colegio, luego vio a la niña, esa hermosa niña rubia que era toda una Malfoy

-Buenos días Señora Malfoy - saludó con cortesía y se dirigió a la ex Slytherin - Señorita Parkinson… es bueno saber que Draco conserva a sus viejas amistades

-Soy la novia de Draco ¿Te lo dijo?

-Pansy, te aclaro que tú y yo no somos nada ya

-Linda niña - volvió Pansy a preparar su aguijón, molesta por lo dicho por el rubio - si saliéramos Draco, la niña y yo, no dudarían que fuese mi hija ¿no lo creen?

-Basta Pansy - espetó Narcisa, molesta de que hubiese aparecido sin ser invitada

-Déjela - sonrió Hermione calmadamente y mientras se sentaba en el comedor - afortunadamente no es su hija, es solo mía y es suficiente ¿Verdad que soy tu mami linda, Amy?

-Tú eres mi mami, la más linda - sonrió la pequeña - y Papi es el más guapo y se va a casar contigo ¿Verdad mamita? Y tendré muchos hermanitos…

Hermy le dio el primer bocado en la boca a Amy y no le respondió, pero en su interior reía de solo ver la cara ardida de Parkinson, quien entre más miraba a la niña, menos dudaba, era parecida a él, Draco se sentó al lado de su hija y mantuvo toda su atención en ella sin volverse a ver a Pansy quien se había quedado sin ser invitada, poco después apareció Sara e hizo un gesto al ver a la rubia Parkinson

-¿Quieres ir al callejón Diagon, Hermione? - Le preguntó Sara

-Claro, después de que termine de desayunar

-¿Y Amy, la llevamos?

-No, se queda con su papá, así que más le vale disfrutarla, nos queda poco tiempo en Londres

Al decir esto, Draco se tensó y su mirada se tornó sombría, dura y lastimosa, lo dicho por Hermione lo había herido inconscientemente, él no deseaba perderlas, quería en el fondo que se quedaran con él para siempre, pero ¿Cómo decírselo a Hermy? Después de como le tratara desde el colegio, era obvio que no podría llegar a quererlo, Hermy era una mujer muy especial y se negaría

-¿Necesitan oro? - Le ofreció Draco

-Si y mucho - respondió Hermione y Pansy le vio fríamente - ¿Qué? Es el padre de mi hija y creo que si me ofrece algo, tengo que aceptarlo, estoy en sus dominios

-Eres una interesada Granger - susurró Pansy

-¡Gracias a Dios, lo soy!  - respondió con sarcasmo y tomó el último trago de té - Gracias, Sara, en un segundo estoy lista para irnos

-¿Y t ú que harás Draco? Con la niña por supuesto - preguntó Pansy melosamente al rubio intentando olvidar lo grosera que era Hermione

-Ir "solo" con mi hija a seguir paseando por el campo… sin terceros… Pansy

-Déjalo en paz - chilló Sara perdiendo la paciencia - Mi primo no desea nada contigo

-¡No pienso perderlo! - Gruño Pansy poniéndose de pie - ¡Nos veremos después familia Malfoy, gracias por el desayuno!

Hermy y Sara fueron al callejón Diagon, estuvieron caminando por todos sus comercios y la castaña recordando cuando era niña y los recorría comprando sus útiles escolares, cuando se cansaron buscaron lugar en un viejo cafetín, hasta que de pronto entró un hombre simpático, alto, agradable a la vista que acompañaba a una gran sonrisa, tenía un gafete de supervisor

El muchachos se sentó frente a la mesa que daba a la de ellas, él pidió un café pues tenía unos minutos de descanso, se llamaba William Nostrum y era soltero, aunque varias brujas andaban tras él, a Sara le gustaba mucho pero en cuestiones de amor, ella era tímida, algo raro en una Malfoy, pues la muchacha en cuestión era hermosa

Will como le llamaban, había estudiado en la misma academia que Sara, eran de la misma edad, él trabajaba por parte del ministerios supervisando los centros comerciales del callejón Diagon, Hermione notó la miradita de Sara para con ese hombre que leía ahora el profeta muy quitado de la pena

-¿Por qué no lo invitas a la mesa? - Le susurró Hermione

-No - sonrió tímidamente - Me da mucha pena

-¿A ti? Pena ¿con tu belleza?

-Él dice que las rubias bonitas no le gustan y más si son niñas consentidas… pienso que como sabe que me gusta, dice eso por fastidiarme…

-Si, bueno, no lo dudaría, en este mundo algunos hombres son un poco idiotas…



« Cap. 10: “De repente…” Comenta este capítulo | Ir arriba Cap. 12: “Un pequeño accidente” »


Potterfics - Harrylatino
Potterfics es parte de la Red HarryLatino

contacto@potterfics.com

Todos los derechos reservados. Los personajes, nombres de HARRY POTTER, así como otras marcas de identificación relacionadas, son marcas registradas de Warner Bros. TM & © 2003. Derechos de publicación de Harry Potter © J.K.R.