Historia al azar: UN ANIVERSARIO MUY DULCE
Regístrate | Recupera tu contraseña
     
     
Menú




 
¿Quién ha añadido esta historia a sus Favoritos?
¿Quién soy? » "Hocicos"
¿Quién soy? (ATP)
Por Samara_Snape
Escrita el Martes 6 de Julio de 2004, 03:23
Actualizada el Miércoles 13 de Septiembre de 2006, 05:02
[ Más información ]

"Hocicos"

Capítulo 19 “Hocicos”

-¡Contesta!¿Quién eres? No te quedes callada-la mujer miró a Harry intentando formular palabra alguna pero al parecer estaba shockeada, vestía con unos pantalones de piel negros que le quedaban un poco justos y una blusa blanca con un pequeño cuello de v, si no hubiera sido por su capa oscura que llevaba cualquiera diría que era una muggle perdida, pero obviamente no lo era, acababa de tranfigurarse enfrente de Harry quien intentaba reconocer a la mujer sin embargo para nada se le hizo familiar.

Unas voces a lo lejos alertaron a Harry y a la chica haciendo que esta inmediatamente se tranformara nuevamente en un perro negro, corrió al lado contrario de Harry sin llegar muy lejos, ya que Harry le había mandado un encantamiento para que el animal quedara petrificado.

-¡Harry!¿Estás bien?-Ron y Hermione llegaron hasta a su lado sacando sus varitas y apuntando a la intrusa.

-Se parece a Hocicos-comentó Ron mirando con los ojos bien abiertos al animal

-¡Te pregunté que quien eres!-repitió Harry haciendo caso omiso a sus amigos

-Harry no te responderá hasta que…

-lo sé Hermione¡¡ Desencatem!-la bestia de nuevo tuvo movimiento aunque más torpemente-si te mueves te juro que te arrepentirás-siseó Harry con voz peligrosa.

-Harry, por favor tranquilízate, lo que deberíamos hacer es avisarle a alguien y…-Hermione no terminó ya que su atención fue desviada de nuevo al animal que se transfiguró de nuevo en una mujer muy blanca pero sucia como si no hubiera tomado un baño desde hace varias semanas, su cabello era castaño y alborotado, apenas un cepillo habría pasado por su cabeza, sorpresivamente todo esto no fue lo que atrajo más la atención de los chicos, si no sus ojos que eran similares a los de Dumbledore.

-Bueno, bueno, me doy, tranquilos que no les pienso hacer ningún daño-la mujer se levantó alzando ambos brazos como para que vieran que estaba desarmada.

-¿Quién eres?-repitió de nuevo Harry mirando a la chica con mucho resentimiento

-Bueno…er…¿cómo empezar?-se rascó la cabeza alborotando su cabello de un modo que a Harry se le hizo muy peculiar-la verdad…es que no tengo la menor idea-dijo alzándose de hombros

-¿cómo que no sabes?-preguntó Ron recorriendo a la mujer una y otra vez, a pesar de nunca antes haberla visto se le hizo extrañamente familiar.

-Bien, es que yo… ¿pueden dejar de apuntarme con esas varitas? En serio que no les voy a hacer nada-los tres amigos se miraron de reojo, al final optaron por bajarlas pero sin guardarlas en su túnica-Gracias. Supongo.

-Ya no hay pretextos, espero ahora si nos puedas responder

-vaya chico que temperamento-rió la mujer sentándose en el piso-espero no molestarles pero creo tomaré asiento, estoy algo cansada por el viaje.

-¿Desde dónde vienes?

-Desde Londres en el callejón Diagon, lindo lugar cuando no hay chicas bobas tratando de ponerte moñitos en las orejas-brincó como si le diera un escalofrío

-aún no has…

-si lo sé chico, pero les sugiero que se sienten para que les cuente más a detalle, bueno si es que en realidad quieren saber un poco de mí, así quizá ustedes puedan ayudarme, por que en realidad a eso vine, a pedir ayuda

-¿ayuda?¿Vienes pedirle ayuda a Dumbledore?-preguntó Hermione sentándose a una distancia considerable al igual que sus amigos.

-¿Dumbledore?-la mujer quedó pensante como si su mente paseara por todo Hogwarts, sonrió un minuto después frotándose las manos, al parecer tenía mucho frío-¿De casualidad Dumbledore es un hombre mayor con barba blanca muy larga?

-ehm…si-atinó Ron con el ceño fruncido

-¡Lo sabía!-gritó la chica agudamente haciendo que saltaran los chicos de su lugar-¡Estoy cerca de saber quien soy!!-los tres chicos se quedaron mirando con extrañeza

-¿en serio no…no sabes quién eres?-preguntó Harry un tanto nervioso

-No, la verdad no. Pero se que estoy cerca de averiguarlo-miró a Harry con una gran sonrisa-desde que te ví sentí que estaba cerca de casa chico, de alguna forma tu y tus amigos son parte de mi y mis recuerdos al igual que el hombre que mencionas-Harry miró al los ojos de aquella mujer al igual que ella lo hacía. Sus ojos le eran extraños, pero en ellos había cierta calidéz que llenó a Harry de dicha, como si hubiera recuperado algo que había perdido desde hacía mucho tiempo-ustedes son como un recuerdo vago en mi mente, pero aún no hilo bien todo este lío que tengo en mi cabeza, a veces me duele tanto que me desmayo y tengo pesadillas sobre horribles criaturas, pero…otras veces tengo sueños…en unos aparecen unos niños…uno se parece mucho a ti-dijo dirigiéndose a Harry-y otras…bueno, a la mejor les parecerá raro, otras veces los veo a ustedes. Disculpen-agitó la cabeza pasando su mano por su cabello-quizá son alucinaciones mías-dijo algo desalentada ya que nadie le había dicho nada. Llegó a pensar que quizá estaba perdiendo el tiempo.

-Dios mío…no puede ser-musitó Hermione llevándose las manos a la boca.

-¿Si…Sirius?-Ron estaba con la boca abierta mirando cada gesto y movimiento de la mujer.

-Sirius…-repitió la mujer con voz suave-¿ustedes lo conocen? ¿ustedes conocen a Sirius Black?-Harry parpadeó varias veces dejando que unas lágrimas escurrieran por sus mejillas-o cielos, ¿acaso dije algo malo?

-No, al contrario-Harry sonrió abiertamente como no lo hacía desde hace días. La mujer les miró sin comprender mucho-oye…-inició Harry limpiándose las lágrimas-dime una cosa, ¿cómo fue que perdiste la memoria?

-Vaya…-hizo una pausa rascándose de nuevo la cabeza-no tengo idea. El primer recuerdo que tengo es cuando una noche hace meses me encontré en un extraño lugar junto a un feo velo, que la verdad daba miedo, caminé sin rumbo por un rato hasta llegar a un tipo de caseta telefónica. Hubo mucho escándalo después de que ascendí a una calle oscura, mucha gente extraña empezó a ir hasta donde yo estaba, tuve que salir huyendo de ahí ya que me empezaron a lanzar hechizos con sus varitas-hizo una risa irónica-cuando me ví acorralada en un callejón me transfiguré en lo que vieron, un can, logrando escapar por un agujero que tenía la pared.

Vagué por días comiendo de las sobras que la gente tiraba, por pura coincidencia llegué al callejón Diagon al seguir a una bruja que me adoptó posteriormente-hizo una mueca con desagrado- estaba muy confundida y sola en ese entonces, tanto que en un principio pensé que mi verdadera forma era…-pareció apenarse un poco riendo tímidamente-la de un varón, pero bueno, con el tiempo me fui haciendo a la idea-no parecía muy convencida de lo que decía-err olviden eso último que les dije ¿quieren?

-No te preocupes, por muy extraño que suene todo lo que nos dices es muy familiar-aseguró Hermione sonriendo abiertamente.

-Bien, es oficial, me están asustando-dijo la chica al notar en la manera en que le miraban los tres amigos

Harry se paró al igual que sus amigos extendió una mano amistosa a la otra joven para que les acompañara

-Ven con nosotros, creo que si podemos ayudarte-la joven sonrió abiertamente tomando la mano del chico de ojos verdes.

-Por un momento creí que tendría que regresar mi trasero de nuevo a Londres para que las chicas con las que vivía me siguieran llenando de moños.

-¿err era cierto lo de los moños?-preguntó Ron mientras se encaminaba al castillo con el grupo

-je, si me temo que es verdad….ehm…¿cómo te llamas?

-Cierto, no nos hemos presentado adecuadamente-rió Harry señalando a sus amigos-él es Ron, ella es Hermione…y yo soy Harry-la chica quedó seria un rato-¿pasa algo malo?

-no, no es que…tuve un extraño presentimiento…pero no debe ser nada, a veces pasa sin razón alguna…wow-se detuvo cuando logró divisar mejor al castillo-si que es grande, en mis sueños no era tan alto.

-si, bueno-Hermione se puso nerviosa cuando vió a unos chicos de Ravenclaw caminando por ahí cerca-creo que será mejor que se transforme no se si sea prudente que le vean-los tres miraron a la joven que sólo levantó los hombros en respuesta antes de transfigurarse de nuevo en un animal.

-Bien vamos-indicó Ron cuando no hubo peligro de ser descubiertos, ahora, con un perro-caminaron rápidamente por varios pasillos deteniéndose de vez en cuando porque a la intrusa se le ocurría rascarse por causa de las pulgas.

-Vaya vaya, ¿Qué tenemos aquí?-preguntó una voz detrás del grupo

-Malfoy, ¿qué quieres?

-Nada, sólo iba paseando por aquí como ustedes con su bestia-el animal olfateó al rubio mostrando después unos filosos colmillos

-Tranquila-Draco frunció el ceño al notar que el animal era en realidad una hembra, ya que él pensaba que el perro en realidad era Sirius Black, su padre le habría hablado sobre eso.

-Así que…-siguió con voz indiferente-Potter, al parecer ya conseguiste novia, la verdad hacen muy linda pareja

-Bueno, es mejor ella a la novia que te cargas, ¿cómo se llama?, a si Pansy, para que veas ella si que es una perra-Hermione miró desaprobatoriamente a Ron mientras a Malfoy le cambiaba su tono de piel a uno más rojizo.

-Será lo que digas Weasley pero al menos no es como la ramera de tu hermana-ahora Ron era quien cambiaba de color, uno muy parecido a la de su cabello. Sin esperar a otro ataque de ofensas se lanzó en contra del rubio propinándole puñetazos en la cara, Malfoy por su parte se defendió patéticamente, lanzando patadas al aire, y jaloneando el cabello del pelirrojo mientras rodaban por el piso.

La animaga comenzó a ladrar de forma agresiva y Hermione pedía a gritos que se detuvieran, Harry por su parte sacó su varita para encantarlos, pero un rayo que petrificó a su amigo y a Draco se le adelantó.

-¿Alguien puede explicarme qué sucede?-preguntó Snape con voz peligrosa mirando la escena con una mueca. Nadie contestó-¿Nadie?, entonces tendré que quitarle 30 puntos a Gryffindor a cada uno

-¡Eso no es justo!-resongó Harry para molestia de Snape, si algunas veces se le vió de mal humor ahora se veía pésimo

-Eso lo hubieran pensado antes de atacar a su compañero en grupo-despetrificó a Draco y a Ron separándose rápidamente el uno del otro

-Profesor, no lo atacamos él…

-No quiero más pretextos señorita Granger-amenazó Snape mientras alzaba la voz, detrás de él escuchó un gruñido miró sobre su hombro y con espanto vió a un gran perro negro sacando todos sus colmillos-Draco regresa a la sala, ustedes tres y su animalejo vendrán conmigo a la dirección-los chicos titubearon un poco molestando aún más al profesor de pociones-¡Ya!

-de todos modos ahí nos dirigíamos-dijo Ron entre dientes a Harry quien asintió mirando a Snape con odio, claro este le correspondió de la misma forma. Draco por su parte se dio vuelta por un pasillo mirando sospechosamente al animal.

-Primero usan fuerzas que están fuera de su alcance y ahora esto…-mascullaba Snape mientras caminaba con paso apresurado a la dirección.

-¿De que habla?-preguntó Harry con cierto interés

-Ustedes saben muy bien de lo que habló-se detuvo mirando amenazadoramente a los chicos. El perro gruñó de nuevo y Severus puso sus ojos en blanco-¡Black dejate con tu niñerías!¡mira que tu y tus amiguitos están metidos en un serio problema!

Harry y sus amigos se miraron entendiendo lo que Snape estaría pensando. Creía que ellos habían ayudado a escapar a Sirius de alguna manera de Azkaban.
Todo lo que fue del camino se la pasaron en silencio imaginándose la forma en que reaccionaría Dumbledore cuando se enterara de la nueva noticia.

…-

Toc toc

-pase-indicó una voz desgastada dentro de la oficina-o Severus chicos ¿Qué los trae…?-no pudo continuar ya que sus ojos se posaron en el perro que les acompañaba.-¿qué han hecho?

-director no es lo que usted…

-¡Cállese señorita Granger!, ¡esta vez no hay excusa por lo que han ocasioando!¡Si fuera por mi…

-Porfavor Severus, deja que los chicos expliquen lo que ha sucedido.-Severus calló de mala gana mirando al perro como si quisiera matarlo con la mirada.

-“Yo que me moría de la angustia y este sólo me ve y me gruñe”-Severus estaba entre enojado y decepcionado por la actitud de “Sirius”.

-creo que…será mejor si ella le explica

-¿ella?-preguntaron al unísono Snape y Dumbledore al momento que el animal se transformaba nuevamente en una joven desaliñada.

Albus y Severus palidecieron de pronto, como si Voldemort mismo se les hubiera parado enfrente.

-¿Director?¿Está bien?-Harry se preocupó cuando Albus ni siquiera preguntó por la identidad de la chica, sus manos le temblaron al igual que sus ojos, Snape por su lado sólo miraba a la joven tratando de emitir una palabra.

Severus hizo un esfuerzo sobrehumano para reponerse caminando hasta la joven y luego tocar su mejilla, esta le miró con cierto repudio cuando su mano la alcanzó.

-¿Florence…?-logró articular Snape mirando a los ojos de la joven. Después de esto Severus calló al suelo perdiendo completamente el sentido.


« Recuerdos Comenta este capítulo | Ir arriba


Potterfics - Harrylatino
Potterfics es parte de la Red HarryLatino

contacto@potterfics.com

Todos los derechos reservados. Los personajes, nombres de HARRY POTTER, así como otras marcas de identificación relacionadas, son marcas registradas de Warner Bros. TM & © 2003. Derechos de publicación de Harry Potter © J.K.R.