Historia al azar: Las brujas de Macbeth
Regístrate | Recupera tu contraseña
     
     
Menú




 
¿Quién ha añadido esta historia a sus Favoritos?
¿Quién soy? » Recuerdos
¿Quién soy? (ATP)
Por Samara_Snape
Escrita el Martes 6 de Julio de 2004, 03:23
Actualizada el Miércoles 13 de Septiembre de 2006, 05:02
[ Más información ]

Recuerdos

Capítulo 18 “Recuerdos”


Al día siguiente tal y como el director lo había prometido explicó lo sucedido con la profesora Sinistra, dio una charla sobre lo fácil que era engañar a la gente y sobre lo frágil que podía ser una vida.

Los alumnos estaban tan sorprendidos que no dijeron nada en todo el desayuno, las clases para ese día y para el resto de la semana se cancelaron para conmemorar la memoria de la Profesora Sinistra, aparte que el juicio estaría solicitando la presencia de los profesores como testigos.

Los alumnos no dejaron de hablar sobre la noticia en todo el día revisando el profeta ansiosos para ver que hablaban al respecto “Profesora Asesinada en Hogwarts por Sirius Black” decía el título con letras grandes con una fotografía de Sirius encaminado a una celda de Azkaban.

Harry sintió como si una daga atravesara su pecho al ver el título, de nuevo el nombre de Sirius se vería manchado, aun después de haberlo encontrado inocente de sus cargos anteriores.

Dos días después de lo que había sucedido Harry sentía la necesidad de estar sólo, caminó alrededor del lago aventando piedras con ferocidad, se sentía culpable por todo lo que había pasado.

Escuchó unas hojas crujir tras de él suponiendo que serían sus amigos que lo habrían estado buscando, no se giró para verlos, tan sólo siguió arrojando piedras al lago que se veía cada vez más congelado.

-Lo arruiné ¿cierto?-chasqueó la lengua con desagrado intentando contenerse para no llorar-todo lo que toco, todo lo que hago siempre resulta estar mal, simplemente estoy predestinado a hacerle daño a la gente que quiero…de hecho…ustedes también deberían alejarse antes que…-se giró topándose con un perro negro que miraba a Harry apaciblemente. Este comenzó a olfatear al chico como si lo estuviera reconociendo.

-¿Ho…Hocicos?-Harry no daba crédito a sus ojos-¿escapaste de Azkaban?-el animal ladeó su cabeza sin entender a lo que se refería. Harry algo exasperado por la presencia de ese ser sacó su varita dirigiéndola hacia el animal-¡Deja de fingir se quien eres, así que transfórmate!

El animal se veía sorprendido como si no esperara la reacción del joven. Agachó su cabeza y su cuerpo comenzó a transformarse tomando una forma humana.

Harry al ir viendo la transformación fue abriendo los ojos como si no esperara ver lo que estaba frente a él.

-¿Quién …quién demonios eres?



………………………………………………………………………………………………

-¡Tu comida Black!-Un hombre grande y robusto con estómago prominente abrió una rejilla en la parte baja de la puerta aventando a lo que parecía un plato lleno de engrudo. Cerró la rejilla para volverse a caminar por un largo pasillo. Las paredes eran grises y sucias con piedras sobresaliendo de ellas, también había muchas otras puertas todas de hierro con rejillas en las partes inferiores, de cada una de ellas se escuchaban gemidos y lamentos tanto de mujeres como de hombres.

Sirius se acercó lo más que le permitieron sus cadenas mágicas al plato que había dejado su verdugo para probar alimento, era el primero que tendría después de más de 40 horas.

Cuando logró alcanzarlo tragó hasta el fondo, sin importarle el horrible sabor a vómito que este tenía.

Se limpió con su manga dejando el plato en su lugar para que el verdugo lo recogiera y regresó a su cama hecha de paja dejándose caer con todas sus asperezas.

-Mañana comenzará mi juicio, me preocupa que me pregunten sobre la manera en que supuestamente regresé-se decía a sí mismo mientras aclaraba sus propias ideas, sentía como si todo lo que estaba pasando no fuese real y que sólo se encontraba en una pesadilla.

Cuando llegó tuvo un problema con un Dementor que intentó besarlo, por suerte los guardias no lo permitieron, sin embargo no pudo olvidar la sensación que tuvo en ese contacto…cuando más recuerdos llegaron a su mente, tan claros y concisos que parecía que no habían pasado hacía mucho.


*Flash Back*

-Por favor a ella déjenla es a mí a quien quieren-rogó un hombre mayor, su edad bailaría entre los 40 y 50, era alto de piel blanca de cabello corto y rojizo, sus ojos eran grandes de color miel, su mujer era tan blanca como su marido, pero era más baja y rechoncha sus ojos eran oscuros y su cabello era largo y castaño con algunas canas en la parte de enfrente, tendría casi la misma edad que su pareja.

-Me temo-comenzó una voz siseante y tenebrosa-que eso no es negociable-hubo un par de risas de fondo, al parecer era un hombre y una mujer

-Si nos hacen daño…no podrán usarlo-gimió el hombre

-Ya nos las arreglaremos sin ustedes ¡Crucio!-la mujer se retorció por la maldición que le enviaron a su estómago. Su esposo intentó detenerlo, pero la otra pareja encapuchada se interpuso mandando maldiciones al hombre que también se retorcía de dolor.

Una cuarta persona encapuchada veía la escena por detrás de la pareja que reía a carcajadas por la manera en que las víctimas se retorcían.

-¡Alto!-ordenó quien sería el líder del ataque-recuerden que estos dos servirán para la iniciación de nuestra nueva aliada-el temible hombre sonrió como un demente dejando el campo libre entre las víctimas y a su invitada-anda…acaba con ellos-la encapuchada no respondió sólo caminó hasta donde se encontraba la pareja de casados temblando de miedo reconfortándose el uno al otro.

-¡Porfavor déjenla a ella!

-¡Cállate!¡¡Crucio!

-¡Bellatrix! ¡Ella debe hacerlo!-gruñó el otro hombre encapuchado y la mujer dejó su ataque con desagrado.

-Bueno, ¿pero que espera?

-No seas impaciente Bella-siseó el tenebroso burlonamente-es su primera vez ¿cierto?-la encapuchada asintió

-lo siento mi señor, pero yo…

-Hazlo, sólo así serás parte de mí…o¿acaso piensas defraudarme?-cortó el tenebroso a la joven, esta tragó saliva apuntando su varita determinadamente hacia la pareja, estos se abrazaron apretando los ojos.

-¡Avedakadebra!-un rayo de luz iluminó el cuarto cayendo la pareja de bruces en el suelo.

La encapuchada permaneció un rato en la misma posición en la que había atacado bajando lentamente su varita hacia el piso, respiraba algo agitada. Se giró y arrodilló a los pies del Tenebroso musitando unas palabras.

-Ahora soy digna de usted…amo Lord Voldemort-el hombre levantó por los hombros a la joven quedando frente a frente

-si, ahora eres parte de mí.-el hombre sonrió nuevamente como demente, la apartó de su camino para entrar a un cuarto oscuro, unas velas se prendieron alrededor de una mesa, donde se encontraba un libro oscuro-Aquí está-el Lord acarició la cubierta-el Libro de los muertos, no sólo podré crear un ejército más grande si no que podré volverme inmortal-rió tenebrosamente a la vez que abría el libro, cortó de pronto cuando notó que este estaba en blanco-no…no…esto…¡no puede ser!-gruñó haciendo rabietas como un niño se alejó de la mesa para salir del cuarto y golpear al cuerpo del hombre-¡Maldito a esto te referías! ¡El maldito Libro está hechizado para que tenga un guardián!

-Señor, pero quizá si encontramos un reemplazo

-¡No seas estúpido Lestrange!¡El libro elige a su guardián! ¡no podremos hacer nada hasta que el Libro elija a su nuevo guardián!¡y no sabemos cuanto tiempo llevará eso!

La joven encapuchada se acercó a la mesa curiosamente para ver a lo que se refería, al irse acercando las flamas de las velas se hicieron más grandes, la chica se detuvo de golpe cuando las flamas se hicieron tan grandes que llegaron al techo, las hojas del libro comenzaron a cambiar de páginas hasta que se detuvieron. Se acercó temerosa cuando unas letras verdes surgieron de las hojas en blanco como fuego.

-Litus unitem-logró leer.

La puerta tras ella se cerró formándose alrededor de ella las flamas de las velas como un remolino que la atacaron al pecho con tal fuerza que fue lanzada de nuevo hasta la puerta

-¡Alohomora!-la puerta se abrió empujando a la chica que estaba en el piso, emitía humo de su cuerpo sin que tuviera fuego.

-¿Qué fue lo que pasó?-preguntó el tenebroso algo perplejo mirando a la chica que se ponía de pie con dificultad.

-Amo…no lo sé, el libro me atacó…no se que me hizo, sólo leí unas palabras que estaban en una página y luego…

-te eligió-rió el Lord sin dejar que la joven terminara de explicarse-sabía que me serías útil de alguna forma, pero nunca pensé que serías la intermediaria entre el libro y yo.

-Disculpe amo, pero no entiendo

-Ya lo entenderás-rió a carcajadas el tenebroso para desconcierto de sus discípulos-¡toma el libro y larguémonos! Bellatrix ya sabes que hacer-la mujer asintió salió del recinto invocando la marca tenebrosa por encima de la casa.

*Fin de Flash Back*


¡BROOOM!


Los pensamientos de Sirius se vieron interrumpidos cuando escuchó una explosión fuera de su celda. Se irguió rápidamente cuando su puerta se abrió. Lo último que vió fue un rayo que se dirigió hasta él mientras una voz masculina gritaba.

-¡Desmayus!
……………………………………………………………………………………………

-Estoy preocupada, hace horas que no vemos a Harry

-Lo sé Hermione yo también tengo un extraño presentimiento

-¿Crees que esté en problemas?

-no lo sé no sería la primera vez-rió el pelirrojo con melancolía. Él y Hermione recorrían las afueras del colegio intentando encontrar pista de su amigo

-Quizá esté en el lago, cuando se siente triste se da sus vueltas por allá

-brrr debe estar loco-dijo Ron abrazándose a sí mismo-ya empieza a hacer mucho frío como para que se ande por ahí.
Caminaron por la orilla del lago viendo a lo lejos un par de personas, una era Harry y la otra no la reconocieron.

-Mira ahí está-señaló Ron

-¿Quién es ella?

-No lo sé…¿será Tonks?

-¿Tonks? Ella ni siquiera se viste así, el único parecido que tiene con ella es la edad, y eso quizá

-Pues mejor vamos y le preguntamos

-Pues si mejor-cuando ya iban a acercarse la mujer que habían visto se transformó en un perro negro muy parecido a…

-¿Hocicos?


……………………………………………………………………………………………

Severus estaba desesperado, habían pasado casi tres días desde que se habían llevado a Sirius y aún no podía encontrar un culpable, sin embargo no había sido tiempo perdido ya que al revisar su almacén de pociones notó que le hacían falta algunos ingredientes de la poción multijugos, así que llegó a la conclusión que la maestra Sinistra habría corrido la misma suerte que el ojo loco Moddy dos años atrás cuando Crouch ocupó su lugar y su forma. Así que fuera quien fuera habría tomado el lugar de Sinistra al menos una semana atrás antes del partido de Quidditch cuando la profesora comenzó a tener una lengua más larga de lo normal.

Cuando habló con el director llegaron a la conclusión en la que el culpable habría comenzado “el chisme” con afán de enfurecer a Sirius para que no hubiera duda que había matado a Sinistra.

-Ya había sido planeado desde hace tiempo-afirmó Severus cuando todos los hechos se vieron juntos

-Al parecer nuestro amigo Voldemort envió a uno de sus mortífagos a ocupar el lugar de la profesora-Severus dio un respingo tan sólo escuchar el nombre del tenebroso.

-Eso parece-dijo recordando la misión que se le había encargado

-….“tienes que averiguar la forma en que Sirius Black volvió a la vida y si es Potter el que tiene la respuesta”

-¿Te sucede algo Severus?-preguntó el director cuando notó ausente al profesor de pociones

-No…nada…-contestó cortante Snape como usualmente lo hacía

El director se puso de pie dándole la espalda a Severus ya que iba a alimentar a Fawkes.

-Severus, dime ¿Qué es lo que sientes cuando estás con Sirius?-sólto el director tomando por sorpresa al moreno

-yo…no se a que se refiere-contestó algo perturbado tratando de permanecer indiferente

-Severus, sabes a lo que me refiero-el profesor no contestó agachando la cabeza un poco nervioso-¿te recuerda mucho a ella verdad?-sólto el director regresando a su lugar. Severus alzó la cabeza con los ojos bien abiertos por la sorpresa, intentó formular palabra alguna pero ningún sonido salió de su boca.

-Tranquilo, ¿sabes? Yo también he tenido esa sensación-siguió el director con voz suave. Severus frunció el ceño respirando lentamente.

-¿Entonces….es posible…que…? ¿pero cómo?

-Yo me pregunté lo mismo Severus y ese día que se llevaron a “Sirius” encontré una valiosa pista, sólo hace falta que tu corrobores con ella.

-¿yo?¿por que yo?-preguntó Severus sin comprender. Albus miró al moreno seriamente apoyando sus codos en la mesa.

-¿Te es familiar el libro de los muertos?-Severus se puso aún más pálido de lo normal.

-Si-logró decir el profesor de pociones con dificultad-pero sólo es una leyenda

-¿En serio?-alzó una ceja el director con suspicacia-Severus ¿recuerdas que te pregunté lo mismo hace 15 años?-el hombre asintió-no lo he vuelto a mencionar ya que supuse que de alguna manera ustedes lograron destruirlo-suspiró nostálgicamente- con un precio muy alto-Severus agachó un poco la cabeza-nunca entendí por que después de todos estos años no me quisiste decir lo que pasó con ustedes y ese libro, y aún así dejé el tema por la paz al pensar que lograron su objetivo. Pero ahora después de mucho tiempo nos vemos envueltos de nuevo en el tema y sospecho que tu sabes algo más de lo que me has dicho.

-Entonces…¿siempre supo lo del libro?-Albus sonrió ante la ingenuidad del profesor

-Si, lo supe una semana antes cuando los Bones me contaron su secreto, pero claro ustedes ya lo sabían xon anterioridad, quedé muy sorprendido, la verdad, cuando entendí lo que querían hacer…y a la vez muy orgulloso. Por desgracia cuando quice brindarles mi ayuda ya fue demasiado tarde.

-Nunca se planeó que terminaran las cosas de esa manera, se lo aseguro

-lo sé-posó el director su mano derecha en el hombro del profesor-nadie lo quizo así, sin embargo-se puso de pie caminando a la puerta de su oficina-las cosas pasan por algo

-Quizá-admitió el profesor-en todo caso aún no me has explicado lo que quieres que te diga.

-Disculpa, me salí un poco del tema-rió el director sacando de su bolsa un dulce-¿quieres uno?-Severus puso los ojos en blanco-tomaré eso como un no gracias-dicho esto desenvolvió el dulce y se lo metió a la boca-bueno, quiero que me digas la verdad, ¿qué pasó realmente con ese libro?

-¿Por qué el repentino interés?-preguntó Severus con un ceja alzada.

-Por que se que ese libro jamás fue destruido totalmente, ya que con el revivieron a Sirius Black.

-Lo sabía-dijo por lo bajo Severus-fue Potter ¿verdad? Potter y sus amigos

-Si fueron ellos-Severus se puso de pie en un golpe

-¡Entonces es su culpa que me sienta atraido por Black!¡¿Cierto?!

-¡ah! entonces si sientes una extraña atracción por Sirius ¿no?-Severus se puso colorado

-Bu...bueno lo que quice decir es que yo-la voz de Severus se fue haciendo en un hilillo para diversión de Albus

-Si entiendo, su nueva personalidad es lo que te atrae ¿no es así?-Severus asintió tímidamente, siempre cuando estaba con el director se sentía de nuevo como un niño pequeño-Muy curiosa toda esta situación ¿no crees?-Albus comenzó a jugar con su barba.

-Demasiado para mi gusto

-Y bien, ¿qué pasó con él libro?

-Nada, simplemente quedó inservible, como sabe ese libro no se podía destruir…sin embargo encontramos una manera para que fuera inservible tanto para el guardián como para quien estuviera a su alrededor.

-¿Y eso como fue?

-Confundimos al libro para que los procedimientos y los ingredientes se combinaran, después se arrancaron paulatinamente páginas depositándolas después en una bolsa hecha con piel de dragón chino para evitar que las paginas regresasen a su lugar, sólo eso las detuvo…

-“Bueno supongo que estaba predestinado todo esto, a ella siempre le gustaron los objetos asiáticos”-pensó Albus haciendo una media sonrisa

-…el plan era esconderlas en algún lugar remoto para que no se volviera a fusionar con el libro…-Severus hizo una pausa ya que le era algo amargo seguir

-Pero entonces ¿qué pasó con esas páginas?

-No lo sé, ella las llevaba consigo cuando la mataron-miró sombríamente al director tratando de contenerse.

-¿Voldemort las recuperó?-preguntó el director casualmente

-Ese es el problema, nunca se supo que pasó con las páginas restantes, por eso el libro quedó inservible, además que el libro no volvió a elegir a ningún otro guardián, así que las hojas quedaron totalmente en blanco.

Lucius se quedó con él hasta después de la caída del Lord, posteriormente se deshizo de él ya que no le encontró ningún uso-apoyó lentamente sus brazos en el escritorio inhalando con dificultad-Ahora el Lord lo quiere ya que piensa que Potter pudo usarlo.

-La poción que usó con Karkarov…era del libro ¿cierto?-Severus asintió

-Esa poción la empezó hace varios años, me pidió personalmente que la preparara, pero claro nunca la terminé ya que ella nunca me dio el ingrediente final y así hicimos tiempo para planear la manera en la que nos desharíamos del libro.

-Bueno, ahora sabemos por que quería a Sirius en la prisión-dijo el director exhalando con fuerza, se vió más preocupado de lo normal, Severus desmenuzó los ojos comprendiendo todo

-Quería a Sirius fuera del colegio para llevárselo y luego…

-Chantajearnos con el libro…o más bien chantajear a Harry…



« ¿Inocente o culpable? Comenta este capítulo | Ir arriba "Hocicos" »


Potterfics - Harrylatino
Potterfics es parte de la Red HarryLatino

contacto@potterfics.com

Todos los derechos reservados. Los personajes, nombres de HARRY POTTER, así como otras marcas de identificación relacionadas, son marcas registradas de Warner Bros. TM & © 2003. Derechos de publicación de Harry Potter © J.K.R.