Historia al azar: Hair
Regístrate | Recupera tu contraseña
     
     
Menú




 
¿Quién ha añadido esta historia a sus Favoritos?
un mari infidèle » cap 5 ¿quein eres?
Historia terminada un mari infidèle (ATP)
Por alexmagic12
Escrita el Domingo 24 de Abril de 2011, 16:11
Actualizada el Jueves 12 de Mayo de 2011, 15:39
[ Más información ]

cap 5 ¿quein eres?

La madre de Draco empezó a pasar más tiempo con Hermione. No mencionaba el domingo que su nuera había pasado en el centro de Paris, pero el hecho estaba allí, aguardando tras sus cuidadosos gestos, tras la cautela con que abordaba ciertas conversaciones.

Narsisa Malfoy estaba orgullosa de su hijo. Era un hombre que se había hecho a sí mismo, que había triunfado a pesar de las dificultades. Pero no estaba ciega ante lo que la tentación podía suponer para un hombre del calibre de Draco. Era un hombre perspicaz, inteligente y lleno de vida. Con treinta y dos años, ya era respetado en la comunidad de ejecutivos.

La profunda mirada de sus ojos grises y su habilidad para hacer dinero donde no lo había, lo hacían muy interesante para las mujeres. Y, aunque nadie le había dicho nada de por qué el matrimonio de su hijo atravesaba por tiempos difíciles, Narsisa no era tonta y tenía una idea bastante acertada de la verdad. Así que decidió pasar más tiempo con Hermione, para ofrecerle su apoyo moral. Hermione, se lo agradecía, porque había llegado a la dolorosa conclusión de que, en el mundo extraño en el que había empezado a vivir, ella era su única amiga.

Se sentía decepcionada consigo misma por haberse dejado llevar hasta convertirse en una persona vacía. Su hogar, que antaño era su orgullo y su gozo, se había convertido en continuo objeto de sus críticas. Podía ser un buen lugar para ella, pero no para Draco. Su avance en la vida merecía una casa mayor, una que reflejara sus éxitos. Hermione no dejaba de atormentarse recordando las muchas veces que Draco le había comentado que quería mudarse a una casa más grande, mejor. Tal como había empezado a considerarlo últimamente, lo comprendía perfectamente. No había duda de por qué no había llevado a aquella casa a ninguno de sus amigos: debía avergonzarse de su hogar.

Pero Hermione también se sentía furiosa con su marido por no abrirle las puertas de su mundo. Tal vez fuera culpable por permanecer ciega a lo mucho que él había cambiado, pero él tenía parte de culpa por esconderla, como si fuera un incómodo secreto que no convenía a su imagen de triunfador.

La ira se convirtió en resentimiento y el resentimiento en una inquietud que la hacía irritable e impaciente, hasta el punto de que hasta sus hijos estaban alerta para evitar sus reacciones intempestivas.

«¿Quién eres, Hermione?», se preguntó una noche que Draco volvía tarde del trabajo, después de muchas semanas en que había vuelto a las seis y media en punto. La tardanza de su marido aumentaba su inquietud. Necesitaba que Draco estuviera allí para experimentar cierta paz.

«No puedes echarle a Draco la culpa de todo», se decía. «Has vivido en una nube, tan encerrada en tu pequeño mundo que ni siquiera te has preguntado cómo era el de tu marido. Sabías que acudía a muchas comidas de negocios, que tenia que moverse en ciertos círculos si quería estar al día, pero no te preguntaste si debías preocuparte por entrar con él en ese mundo, ni siquiera te preocupaste de escucharlo y apoyarlo.»

Se dio cuenta de que ni siquiera sabía que la compra de Harvey's se había consumado hasta que Pansy se lo dijo. Aún más, sólo se enteró de que quería comprar Harvey's cuando la madre de Draco salió en su defensa una noche que ella se quejaba de que volvía demasiado tarde a casa.

-¡Está ocupado con la compra de Harvey's!- había exclamado molesta- ¿No te das cuenta de que es muy importante que consiga ese negocio?

La verdad era que no podía darse cuenta, porque no sabía de su existencia, pero lo más triste era que todavía no se había preocupado de averiguarlo. ¿Qué futuro tenía un matrimonio que no compartía más que una casa, una cama y tres hijos?

-Ni siquiera soy guapa- dijo con un suspiro, mirándose al espejo una mañana.

«Al menos, no en el sentido clásico, supongo», se dijo sin dejar de mirarse al espejo. «Mi figura no está mal, sobre todo teniendo en cuenta que he tenido tres hijos. Tengo unas piernas bonitas, pero no tengo una cara que llame la atención. No es la cara que se espera de la mujer de Draco Malfoy. Tengo la frente demasiado grande y la nariz demasiado pequeña, la boca no está mal, pero mi mirada es demasiado vulnerable.»

Hizo una mueca de disgusto.

«¡Y mira qué pelo!», se dijo acariciando su larga melena cafe clara. «¡No he cambiado de peinado desde que tenía la edad de Catherine! ¡Incluso la ropa que me pongo es demasiado juvenil!»

«Pues haz algo para cambiar», le dijo con impaciencia una voz interior.

-¿Por qué no?- susurró con un impulso desafiante- Voy a decirte una cosa, Lusius- dijo dándose la vuelta y hablando a su hijo pequeño, que jugaba en el corral-. ¡Me voy de compras! Vamos a ver si la abuela puede cuidar de ti, y si no puede, pues... pues llamaremos a papá y que se ocupe él, por un día no le va a pasar nada- dijo y se mordió el labio, exactamente igual que hacía su hija Catherine cuando tomaba una decisión.

Pero la madre de Draco aceptó cuidar a su nieto con alegría, lo que en cierto modo contrarió a Hermione. De alguna manera, le atraía la idea de entrar en el ultra moderno edificio de oficinas donde Draco tenía el despacho y dejarle a Lusius en brazos. «Aunque, sin embargo», pensaba mientras se dirigía en taxi al centro de Paris, «una cosa es imaginarlo y otra muy distinta hacerla». Se sentía feliz y esperaba que aquella sensación le durara algún tiempo.

¿Era tan malo no tener otra ambición que ser una buena madre y esposa? Siempre había amado su trabajo, que consistía en cuidar de sus tres hijos, escucharlos, jugar con ellos o simplemente disfrutar de ellos. Y de Draco. Draco podía ser un león en la jungla de los negocios, pero Hermione sabía que la tensión desaparecía de su cuerpo en cuanto llegaba a su casa y encontraba a su pequeña familia con sus pequeños problemas, esperando que él los solucionara.

Muchas noches llegaba agotado y con el semblante serio, con el rostro de un cazador implacable, pensó Hermione en aquellos momentos, pero en menos de media hora, estaba tumbado en el suelo jugando con los gemelos. Jugando o viendo la televisión. Se compenetraba absolutamente con ellos y podía llegar a pelearse con Scorp por un juego de ordenador y no tenía la menor señal de tensión ni de pesadumbre, tan sólo aquella sonrisa infantil igual a la de su hijo, que decía que había abandonado el mundo de los negocios para sumergirse en el feliz alivio que le ofrecía su familia.

Hermione se preguntaba si el mismo proceso funcionaba a la inversa, ¿le era tan fácil desprenderse de su papel de padre y esposo cada vez que salía para irse a trabajar? ¿Era un alivio para él volver a aquel otro mundo mucho más excitante, ser el gran hombre con poder sobre otros y verse tratado de forma especial? ¿Se convertían su pequeña mujer y sus tres hijos en poco más que nada una vez que volvía a aquel escenario sofisticado lleno de gente inteligente y sofisticada, con ropa sofisticada y sofisticadas conversaciones?

Sofisticado, se repitió por enésima vez, en eso se había convertido Draco, en un hombre maduro y sofisticado. Mientras, ella se había estancado. Se odió a sí misma por haber dejado que ocurriera y odió a Draco por obligarla a ver sus propios defectos, porque eso significaba que ella tenía que asumir parte de culpa por lo que les estaba ocurriendo.


Hermione sintió un inexplicable alivio al no ver el BMW negro de Draco cuando el taxi la dejó en casa a las seis en punto de la tarde. Iba tan cargada con bolsas y paquetes que tuvo que llamar al timbre con el codo.

- ¡Cielo Santo!- exclamó la madre de Draco, abriendo la puerta y mirando a su nuera con asombro. Hermione siguió hacia el interior sin detenerse.

- ¡Cielo Santo!- volvió a exclamar cuando, una vez en el interior de la casa, Hermione dejó caer los paquetes a sus pies.

- ¿Qué te parece?- -preguntó Hermione con incertidumbre.

La Hermione, que había abandonado su hogar una hora después que su marido, no era la misma que estaba ante su suegra.

Se había cortado el pelo desigual haciendo que le resaltara la cara, hasta la altura de la barbilla. La habían maquillado de modo que quedaran realzados los hermosos rasgos que ella no creía tener. Tenia un aspecto tan natural que era imposible decir cómo le habían arreglado los ojos y la boca para que, de repente, llamaran tanto la atención.

Pero aquello no era todo. Ya no llevaba el abrigo de lana azul pálido y los vaqueros con que había salido aquella mañana. En su lugar, llevaba el traje de chaqueta de lana más exquisitamente cortado que Narsisa había visto. Era de color marrón pálido y se ajustaba perfectamente a su figura. Se abrochaba con dos filas de botones de un marrón más oscuro en la pechera y estaba adornado con tres botones en cada puño. También llevaba unas botas de ante por debajo del tobillo y un bolso a juego.

-Creo- dijo Narsisa Malfoy- que lo mejor será que preparemos una bebida fuerte para cuando mi hijo vuelva a casa. Narsisa no podía saberlo, pero había dado la respuesta que más podía satisfacer a Hermione, que había ido adquiriendo una actitud más desafiante a medida que pasaba el día.

Se abrió la puerta y entró Scorp.

- ¡Wow!- exclamó, y Hermione sonrió de oreja a oreja como una idiota. El tiempo que había empleado preocupándose por la reacción de sus hijos ante el nuevo aspecto de su madre, había sido tiempo perdido.

- ¿Qué hay en los paquetes?- preguntó Scorp, despreocupándose de Hermione como si fuera la misma de siempre.

Al cabo de diez minutos, el suelo del cuarto de estar estaba cubierto de paquetes medio abiertos y Catherine no paraba de corretear luciendo un collar de cuentas rojas que su madre le había comprado. A Lusius le había traído un juego de piezas de construcción, pero lo que más le gustaba era la caja de cartón, que estaba destrozando poco a poco. Para Scorp había comprado un nuevo juego de ordenador y ya estaba jugando con él en su habitación cuando llegó Draco.

Draco se detuvo en el umbral de la puerta y se quedó mirando. La actividad en el cuarto de estar se detuvo. Catherine dejó de corretear para observar su reacción y su madre dejó de recoger los envoltorios, mientras Hermione se ponía en pie incómodamente y lo miraba con una mezcla de desafío y súplica.

Fue Narsisa quien rompió la tensión del momento. Recogió a Lusius de la alfombra y agarró a Catherine de la mano. Pero Hermione no prestaba atención a sus hijos, estaba pendiente de Draco, que la observaba con una inescrutable expresión. Una tenue sonrisa se dibujó por fin en el rostro de Draco. Hermione se quedó muy sorprendida, porque era la misma sonrisa con que se había acercado a ella la noche que se conocieron, una sonrisa ambigua. Hermione se irguió con una expresión definitivamente desafiante.

- Vaya, vaya- dijo Draco-, ya veo que ha comenzado la segunda etapa.

¿La segunda etapa? ¿De qué diablos estaba hablando? Se preguntó Hermione.

- ¿Vas a salir?- preguntó Draco- Vas a tener que perdonarme Hermione, pero, si me has dicho que tenías planes para salir esta noche, creo que me he olvidado por completo.

Hermione frunció el ceño. Sabía que Draco no decía nada al azar, y se preguntaba qué quería decir con aquel «¿vas a salir?» y el «segunda etapa», cuando sabía muy bien que no iba a ninguna parte. Le quedó claro que no iba a hacer ningún comentario sobre su nuevo aspecto. Tal vez no le gustaba, tal vez prefería su versión aburrida, la que no le causaba ningún problema, la que sabía el lugar exacto que ocupaba en el ordenado mundo de Draco y no pensaba salir de él.

Hermione pensó que lo que tal vez le ocurría a Draco era que no las tenía todas consigo, y experimentó una sensación de triunfo. Tal vez su pregunta fuera sincera

- Y si estuviera pensando en salir, ¿qué harías?- le preguntó. Eso provocó de nuevo la sonrisa irónica de Draco. Al verla, Hermione se estremeció llena de frustración.

- Supongo que preguntarte con quién sales- respondió Draco, que sabía jugar mejor que ella al juego de las ambigüedades.

- ¿Para ver si tu mujercita sale con buenas compañías?

- Pero, entonces, ¿vas a salir?- preguntó Draco, apretando los puños- ¿Con quién? ¿Con un hombre?- Hermione no cabía en sí de satisfacción.

- Cuando tú sales, no me dices con quién, no sé por qué tengo que hacerlo yo- dijo con frialdad. Draco frunció el ceño y miró a Hermione como diciéndole «Ten cuidado».

-No te burles de mí- le dijo- Dame un nombre, sólo quiero un nombre.

Era una conversación completamente estúpida, ya que ella no iba a ninguna parte.

- No hay ningún nombre- murmuró, furiosa por la facilidad con que Draco había estropeado aquel día tan feliz para ella. Paseó la mirada por los paquetes esparcidos por el suelo, sin encontrar en ellos ninguna satisfacción- Acabo de llegar, no iba a ninguna parte.

A Draco le había bastado con ver los paquetes y las bolsas para darse cuenta. ¿A quién quería engañar, fingiendo con una pequeña mueca de sorpresa que no los había visto hasta aquel momento? Draco se acercó al paquete que tenía más próximo, una caja larga y plana que todavía estaba sin abrir. Aprovechando que Draco le dejaba libre el paso, Hermione tomó su bolso nuevo y se dirigió hacia la puerta tristemente decepcionada.

- ¿Qué es esto?- preguntó Draco. Hermione se encogió de hombros, tan arrogante como su hija cuando no obtenía la respuesta que quería.

-Un traje- respondió de mala gana.

- ¿Y esto?- preguntó Draco, señalando otra caja con el pie.

- Ropa interior- respondió Hermione ruborizándose, porque la caja rebosaba con la ropa interior más cara que Hermione había visto en su vida.

- ¿Y esto?

- Dos vestidos- replicó y lo miró con resentimiento-. ¿Por qué? No irás a echarme la bronca por haber gastado demasiado, ¿verdad? ¡Fuiste tú quien me dio todas esas tarjetas de crédito! Una para cada gran almacén de Paris, creo.

Hermione no las había utilizado nunca. Hasta aquel día, no se había dado cuenta de las delicias que podían ofrecerle. Draco ignoró el comentario.

- Es un vestido que merece una cena en uno de los restaurantes más caros de Paris, tal vez con un poco de baile después, ¿no te parece?- Hermione se estremeció y miró a Draco a los ojos, sin acabar de comprender.

- ¿Me estás invitando a cenar?- preguntó con tanta lavernercencia que Draco no pudo evitar una sonrisa irónica.

- Sí- asintió con cierta burla. Hermione tuvo la impresión de que su ingenuidad le parecía algo muy divertido. Se sonrojó y deseó que la tragara la Tierra antes que continuar con aquella tortura. Por lo visto, Draco no podía tomar en serio nada de lo que ella hacía -Sí, Hermione- repitió Draco con mayor amabilidad, como si se hubiera dado cuenta de la inquietud de Hermione y lamentara haberla causado- Te estoy preguntando si te gustaría que saliésemos a cenar esta noche.

- hmp- exclamó Hermione desconcertada y sin saber qué responder. Se alegró de oír a Scorp bajar corriendo por las escaleras, como un alud. Pasó a su lado como una exhalación y saltó a los brazos de su padre.

-¡Hola!- exclamó- Mamá me ha comprado un juego nuevo- prosiguió con excitación- ¿Puedo bajarlo y ponerlo en la televisión? Es un simulador de vuelo y hay que aterrizar y despegar en un tornado.

-¿Por qué no?- dijo Draco sonriendo sin dejar de mirar a Hermione- Si a tu abuela no le importa, puedes bajarlo. Tú madre y yo nos vamos a cenar.

-¿Se van a cenar los dos juntos?- exclamó Scorp, tan sorprendido como Hermione- ¡Qué bien!- agregó mirando a su madre- Papá te lleva a cenar en vez de ir tú sola como el otro...

- Scorp- dijo su padre. El niño se calló. Hermione se sintió muy incómoda.

- A lo mejor tu madre no puede quedarse- dijo. Sabía que Draco sólo la había invitado a cenar al ver todas las molestias que se había tomado para cambiar de aspecto- Ha estado aquí todo el día y no me parece bien que...

- No importa- dijo Narsisa, viniendo por el pasillo. Hermione se dio la vuelta. Narsisa y Catherine estaban allí. Tuvo la sensación de que en aquella casa no había la menor intimidad.

- Por supuesto que importa- dijo- Has estado aquí todo el día y yo...

- Llévala a un sitio bonito- dijo Narsisa, ignorando las protestas de Hermione quien suspiró con impaciencia, sabiendo que su opinión importaba poco.

- Creo recordar que no he dicho que quiera salir- dijo.

-Claro que quieres salir- intervlaverner Narsisa- Así que recoge todas esas cosas y súbetelas. ¡Catherine y Scorp, ayudad a vuestra madre!

Hermione exhaló un suspiro de resignación. A no ser que quisiera contarles a todos sus razones para no salir con Draco, no tenía más remedio que hacerlo. Los niños obedecieron inmediatamente. Recogieron varios paquetes y salieron, dejando que Hermione recogiera el resto. Cuando estaba al pie de la escalera, oyó la voz de Narsisa.

- Si quieres saber mi opinión Draco, ya era hora de que salieran juntos. Y no estaría de más que empezaras a llevarla a esas cenas donde conoces a tanta gente del mundo de los negocios.

Hermione se había detenido en las escaleras y esperaba con curiosidad la respuesta de Draco, pero cuando habló no pudo distinguir sus palabras. Sin embargo, a Narsisa se le entendía perfectamente.

- ¡Tonterias!- replicó- ¿Cómo sabes que no le va a gustar cuando no le has dado la oportunidad de averiguado? Tu problema Draco, es que la tienes tan envuelta entre algodones que no le dejas descubrir lo que realmente quiere de la vida.

¿Era eso lo que Narsisa pensaba?, se dijo Hermione. En realidad, ella creía que siempre había sabido lo que quería de la vida, ser una buena madre y una buena esposa. Eso era todo. No era algo ni muy excitante ni muy ambicioso. Sólo quería ser una buena esposa para el hombre al que amaba y una buena madre para unos hijos a los que adoraba. ¿Qué tenia eso de malo?

- Y te digo algo más- continuó Narsisa-. No sé qué es lo que ha pasado para que esa pobre chica tenga roto el corazón, pero sé que ha sufrido mucho y me imaglaverner de quién es la culpa.

A Hermione le dio un vuelco el corazón. La invadió una terrible sensación de desolación, como ocurría siempre que recordaba la llamada de Pansy.

- Sigue mi consejo hijo y sé muy cuidadoso a partir de ahora, porque si alguna vez Hermione...

Hermione subió las escaleras precipitadamente. No quería saber lo que podría ocurrir «si alguna vez Hermione...». Lo que le ocurría era ya bastante doloroso como para preocuparse si alguna vez...



« cap 4 libre Comenta este capítulo | Ir arriba cap 6 por si alguna vez »


Potterfics - Harrylatino
Potterfics es parte de la Red HarryLatino

contacto@potterfics.com

Todos los derechos reservados. Los personajes, nombres de HARRY POTTER, así como otras marcas de identificación relacionadas, son marcas registradas de Warner Bros. TM & © 2003. Derechos de publicación de Harry Potter © J.K.R.