Historia al azar: Diecinueve Años Despues
Regístrate | Recupera tu contraseña
     
     
Menú




 
¿Quién ha añadido esta historia a sus Favoritos?
un mari infidèle » cap 3cansada
Historia terminada un mari infidèle (ATP)
Por alexmagic12
Escrita el Domingo 24 de Abril de 2011, 16:11
Actualizada el Jueves 12 de Mayo de 2011, 15:39
[ Más información ]

cap 3cansada

Al llegar el fin de semana, los mellizos se dieron cuenta de que algo extraño sucedía. Y, como siempre, fue la observadora y callada Catherine quien quiso saber qué era.

-¿Por qué estás durmiendo en la habitación de lusius , mamá?- preguntó el domingo por la mañana mientras toda la familia estaba reunida en la cocina, desayunando.

La niña lo había descubierto porque aquella mañana lusius había dormido hasta más tarde de lo acostumbrado, con lo cual, su madre también se había despertado tarde. Después de pasar varias noches durmiendo mal en una cama demasiado pequeña y atormentada por sus pensamientos, estaba exhausta; la noche anterior, para su alivio, había conciliado el sueño nada más meterse en la cama, y no se había despertado hasta que Scorp  entró en la habitación.

Pero no se sentía mucho mejor que los días anteriores, porque, si dormir había servido para dar descanso a su cuerpo, su mente no había reposado en absoluto. Sabía qué había soñado, pero, desde luego, sus sueños no habían aliviado el peso de su corazón, ni su rabia, ni su amargura. Incluso se aborrecía a sí misma por no hacer nada para remediar la situación.

Draco  le había aconsejado que no tomara ninguna decisión hasta que no estuviera un poco más tranquila, hasta que dejara de ser la criatura patética en que se había convertido, pero aquel consejo sólo le servía como excusa para no enfrentarse a la realidad.

draco no tenía mejor aspecto que ella, su rostro reflejaba la misma tensión. Desde la noche fatídica de la llamada de pansy, había estado llegando a las seis y media todos los días. hermione sospechaba que se debía más a que lo había criticado como padre que al deseo de demostrarla que su aventura había terminado.

Llegaba a tiempo para bañar a los niños y meterlos en la cama mientras ella preparaba la cena. En apariencia, su vida transcurría normalmente, y los dos hacían un gran esfuerzo por que los niños no se enteraran de sus problemas.

Cada noche, durante la cena, draco hacía algún intento por mantener una conversación, pero hermione permanecía en silencio, de modo que él desaparecía en su estudio en cuanto terminaban de cenar. Hermione  recogía la mesa y subía a acostarse a la habitación de lusius, sintiéndose cada día un poco más sola, un poco más deprimida.

Saber que su marido la engañaba había supuesto para ella un golpe brutal que había conseguido anular su voluntad, de modo que su vida transcurría en una lenta monotonía y no se daba cuenta de lo que hacía draco la observaba, serio y en silencio, esperando que Hermione saliera de su letargo y estallara.

En aquellos momentos, la pregunta de su hija la devolvía a su cruda situación. Se sonrojó ligeramente y se las ingenió para dar una respuesta coherente.

- A lusius le están saliendo los dientes otra vez- draco arrugó ligeramente el periódico que estaba leyendo y Hermione se dio cuenta de que estaba escuchando. Y puede que también la estuviera mirando de reojo. Ella no lo miró. En realidad, le importaba muy poco lo que pudiera hacer.

Morena y con ojos ambar, catherine tenía, además, la misma mirada inteligente de su madre. Asintió, como si comprendiera perfectamente lo que decía hermione. Los dientes de lusius habían sido un tormento para todos en las noches anteriores. Aunque a hermione no se le había ocurrido irse a dormir a su habitación. Pero aquello no se le había ocurrido a catherine, que prestaba atención a su querido padre.

- Seguro que echas de menos poder abrazar a mamá, ¿verdad, papá?- dijo bajándose de la silla y acercándose a draco- Si me lo hubieras dicho, habría ido a darte un abrazo- dijo y fue a sentarse sobre las rodillas de su padre, sabiendo que sería bien recibida.

La tensión se apoderó de la habitación.

- Muchas gracias, mi reina- dijo draco, doblando el periódico para prestar atención a su hija- Pero creo que puedo estar solo unos días más antes de que me sienta completamente triste.

Si aquel comentario iba dirigido a ella, Hermione lo ignoró, y siguió sentada bebiendo café, sin revelar el esfuerzo que le costaba. Observó a Draco, allí sentado con su albornoz azul, que dejaba al descubierto la mata de vello que le cubría el pecho. Besó a Catherine en la mejilla y esbozó una sonrisa tan encantadora que a Hermione se le hizo un nudo en el estómago, como si tuviera celos de su hija. ¡Celos de su propia hija! ¿Cómo era posible tanta amargura?

No pudo evitar dar un respingo mientras recogía los platos, Draco la miró y ella le devolvió la mirada: Draco debió ver algo en sus ojos ambars, porque frunció el ceño se dio la vuelta de inmediato, pues estaba incómoda y desconsolada.

Pero su marido y sus hijos parecieron ignorar su reacción. Scorp intervlaverne en la conversación que Draco estaba teniendo con Catherine, e incluso Lusius insistió en que le sacaran de su silla. Draco lo sacó y lo sentó sobre sus rodillas, mientras el niño alegraba la conversación con sus particulares gorgojeos. Hermione no pudo soportarlo. Había algo en aquella atmósfera de cariño que le ponía los nervios de punta. Se sentía incapaz de unirse a ellos, como habría hecho normalmente. Laverne se lo impedía. Su imagen era como un muro infranqueable que la separaba de su familia, del afecto y el amor de los suyos.

Dejó de fregar los platos, porque corría el riesgo de romper alguno y salió de la cocina diciendo entre dientes:

- Voy a hacer las camas- Nadie la oyó y se sintió aún peor, más apartada de su familia.

Estaba en su dormitorio, el dormitorio de Draco y ella, mirando al vacío, cuando entró Draco. Con un gesto nervioso se dirigió al baño, tratando de aparentar que eso estaba haciendo cuando Draco abrió la puerta. Cuando salió, él seguía allí, al lado de la ventana y con las manos metidas en los bolsillos. Era alto y gallardo y, en aquel momento, estaba tan atractivo que a Hermione le daban ganas de tirarle algo, de hacer cualquier cosa para mitigar su profundo dolor.

Haciendo un esfuerzo por ignorar su presencia, comenzó a arreglar la habitación. Se acercó a la cama, que, desde la llamada de Pansy, se había convertido en el mueble más odioso de la casa. Cada día era más difícil estirar las sábanas, ahuecar las almohadas, cubrirla con la colcha. Olía a Draco, a su olor limpio y mascullaverne. Despertaba sus sentidos, que creía dormidos. Al contrario de lo que había esperado, su deseo por Draco no había disminuido, slaverne todo lo contrario. La traición de Draco no había provocado más que la odiosa actitud de estar siempre pendiente de él. El odio alimentaba el deseo, y el deseo hacía su tormento todavía mayor.

Draco se dio la vuelta lentamente y observó a Hermione. Al cabo de un rato, cuando el silencio comenzaba a hacerse insoportable, se acercó a ella y se interpuso en su cama laverne

- Hermione...- dijo con suavidad. Hermione permaneció con la cabeza agachada, sin querer mirarlo a los ojos - ¿Te acuerdas de que tengo que pasar la semana que viene en Londres?

No, no se había acordado hasta aquel momento. Sintió una ira repentina al comprobar que Draco anteponía sus negocios a su vida privada, cuando ésta estaba en crisis

-¿Qué te meto en la maleta?- ¿Iba a ir Laverne con él? ¿Iban a dormir en la misma habitación? ¿Iban a pasar toda una preciosa semana sin que nadie les interrumpiera?

Le palpitaba el corazón y tuvo que hacer un gran esfuerzo para no retroceder para apartarse de él. Retroceder habría sido como otorgarle una especie de victoria, así que se quedó donde estaba, sin mirarlo, con el semblante pálido. Físicamente, no habían estado más cerca desde la noche en que todo estallara por los aires. Hermione sintió escalofríos.

-Cualquier cosa- replicó Draco con impaciencia. Hermione solía hacerle la maleta siempre que él se marchaba de viaje. Y le encantaba hacerlo, guardar sus camisas, contar los pares de calcetines, la ropa interior, meter algunos pañuelos, las corbatas y los trajes. Inclusoen aquellos momentos, mientras rogaba que se apartara de su camlaverne para poder alejarse de él y con ganas de decirle que se hiciera él la maleta, no podía evitar hacer, mentalmente, una lista con todo lo que necesitaba.

Draco permaneció inmóvil y la tensión entre ellos se hizo intolerable. No se atrevía a decir nada por miedo a que Hermione lo utilizara en su contra.

-¿Vas a estar bien?- preguntó por fin- Puedo llamar a mi madre para que se quede contigo, si no quieres quedarte sola, si te hace falta compañía, o…

-¿Y por qué me iba a hacer falta compañía?- le espetó Hermione, dirigiéndole una mirada penetrante- Nunca me ha hecho falta una niñera cuando te vas de viaje y no me va a hacer falta ahora.

Draco apretó la mandíbula, pero mantuvo la tranquilidad.

-Yo no estaba poniendo en duda tu capacidad- dijo- pero estás muy cansada y me preguntaba si, con todo lo que está pasando, no te vendría bien alguna ayuda.

«Muy cansada», se repitió Hermione, no estaba sólo cansada, estaba agotada.

-¿Tu secretaria va contigo?- Hermione se arrepintió de aquella pregunta nada más hacerla.

- Sí, pero...

- Entonces no tengo por qué preocuparme por ti, ¿verdad?

-Hermione- -dijo Draco, dando un suspiro- Laverne no...

-¡No quiero saberlo!- exclamó Hermione empujándolo, prefiriendo rozar su cuerpo a permanecer allí quieta por más tiempo soportando aquella conversación

- Entonces, ¿para qué me lo preguntas?- reclamó Draco en voz alta e inmediatamente hizo un gran esfuerzo por controlarse- ¡Hermione, tenemos que hablar!

Hermione estaba haciendo la cama. Apretaba los dientes y seguía con su trabajo porque era lo único que le que daba por hacer.

-No podemos seguir así- dijo Draco - ¡Tienes que darte cuenta! A Catherine le parece muy raro que duermas con Lusius, lo que significa que, a partir de ahora, va a estar pendiente de nosotros, que va a vigilarte, a calcular los días que te quedas en la habitación de Lusius...

-Y no debemos molestar a tu querida Catherine, ¿verdad?- exclamó Hermione, y se avergonzó al instante. ¿Cómo podía sentir celos de su propia hija? Pero era cierto, estaba horriblemente celosa de su hija, porque tenía el amor de su padre.

- No pienso responder a eso, Hermione- dijo Draco sobriamente. Hermione terminó de hacer la cama, podía marcharse.

- Deja que te explique que Laverne no...- dijo Draco.

- ¿Qué vas a hacer hoy? ¿Vas a quedarte en casa?

- Sí- dijo Draco, desconcertado- ¿Por qué?

- Porque yo tengo que salir y si tú te vas a quedar, no tengo que llamar a tu madre para que se quede con los niños.

Por qué había dicho aquello, Hermione no podía saberlo. Su decisión de salir no había sido una decisión consciente. Pero nada más decirlo pensó que pasar unas horas sola, completamente sola, era vital para su integridad mental.

Abrió el armario, impaciente por salir y alejarse de su familia, y sacó lo primero que encontró, su anorak impermeable. Draco parecía un poco aturdido y se limitóa quedarse allí de pie, observándola.

-Hermione- dijo por fin- si quieres salir, sólo tienes que decirlo.

Hermione no atinaba a cerrar la cremallera y se estaba poniendo cada vez más nerviosa. «¿Es posible sofocar sus propias emociones?», se preguntaba. Porque creía que eso era precisamente lo que estaba haciendo.

- Dame diez minutos y me voy contigo...- ¡Los zapatos! ¡No se había puesto los zapatos! Se inclinó y revolvió en la parte baja del armario. Draco seguía quieto en el mismo sitio, cada vez más perplejo.

Hermione encontró sus botas de cuero negras y se sentó sobre la moqueta para ponérselas. Luego metió los pantalones en las botas con dedos temblorosos.

-¡Hermione... no hagas esto!- dijo Draco. Hermione se dio cuenta de que estaba realmente afectado porque quisiera irse sola, su voz era grave y denotaba impaciencia.

-Nunca has salido sin nosotros, espera a que todos...- Hermione apenas lo oía. Pero Draco tenía razón, ella nunca había salido sola. Si no con él, con los niños, o con su madre. Durante toda su vida adulta, había vivido bajo el amparo protector de otros. Primero sus padres, luego sus amigas y finalmente, Draco. Sobre todo, Draco.

¡Pero por Dios, estaba a punto de cumplir veinticuatro años! Y allí estaba, convertida en ama de casa, cada día menos atractiva, con tres hijos y un marido que...

-¡Me voy sola! ¡No te va a pasar nada porque, por una vez, te quedes con los niños!

- ¡No me estoy quejando de eso!- dijo Draco, suspirando y acercándose a ella- Pero, Hermione, nunca habías...

- ¡Exactamente!- exclamó Hermione, apartándose de él- Mientras tú te ocupabas de hacerte rico y de buscar a una amante, yo estaba sentadita en esta maldita casa, muriéndome de asco.

- ¡No digas tonterías!- dijo Draco, agarrándola por la muñeca- Esto es ridículo, te estás portando como una niña.

- Precisamente, Draco, de eso se trata, ¿no te das cuenta?- dijo Hermione, apelando a la comprensión a pesar de que lo que más deseaba era irse de allí cuanto antes- Eso es exactamente lo que soy... una niña. Una niña a la que han explotado, a la que han herido profundamente. No he crecido porque no me han dado la oportunidad de crecer. ¡Tenía diecisiete años cuando me casé contigo!- le gritó- ¡No había terminado el colegio! Y antes de que aparecieras tú, mis padres me tenían entre algodones. Dios mío, qué decepción debió ser para ellos descubrir que su dulce y pequeña hija se había estado acostando con el lobo feroz.

Draco se rió. A Hermione no le sorprendió, sabía que su calificación era tan acertada que no tenía más remedio que reírse si no quería llorar.

- Y me quedé embarazada- prosiguió- y cambié a unos padres por otros, tú y tu madre.

- Eso no es cierto, Hermione- protestó Draco- Yo nunca te he visto como una niña. Yo...

-¡Mentira! ¡Eres un maldito hipócrita mentiroso! ¿Y sabes por qué sé que eres un mentiroso? Por el miedo que te da que yo quiera pasar algún tiempo sola.

- ¡Esto es una locura!- dijo Draco, negando con la cabeza, como si no creyera que aquella conversación pudiera tener lugar.

- ¿Una locura?- repitió Hermione-. ¿Cómo crees que me siento sabiendo que he dejado que me hicieras todo eso? Lo único que hice fue sentarme y dejar que me trataras como te daba la gana... y mira qué he conseguido. Veinticuatro años, tres hijos y un marido que se ha cansado de mí. Así que, por favor, deja que me vaya.

Con un sollozo, se apartó de él y salió de la habitación. Corrió escaleras abajo, recogió el bolso de la mesita del recibidor y salió precipitadamente a la calle. El BMW de Draco cerraba el paso a su Ford Escort blanco, así que tuvo que irse a pie, alejándose de la moderna casa en la que vivían desde hacía cinco años. En una casa situada en una de las zonas más acomodadas de Paris. Aquella casa le encantaba porque les ofrecía mucho más espacio que el pequeño piso alquilado del centro de Paris en el que vivían anteriormente.

Sin embargo, en aquellos momentos, lo único que quería era alejarse de allí lo más deprisa posible. Se apresuró por la acera, bajo la sombra de los árboles, sabiendo que Draco no la seguiría. Todavía tenía que vestirse y vestir a los niños, así que no podría detenerla antes de que tomara el autobús.

El primero que llegó se dirigía al centro de Paris. Se sentó junto a la ventanilla y miró a través del cristal manchado de polvo y de gotas de barro. Se fijó en el parque al que solía llevar a los niños. ¿O eran ellos los que la llevaban a ella? No lo sabía, ya no estaba segura de nada.

Se subió el cuello del anorak para protegerse del frío aire de septiembre, se metió las manos en los bolsillos y comenzó a pasear por Paris, cuyas calles siempre estaban solitarias los domingos por la tarde. Estaba perdida en un mar de tristeza. Un mar más profundo a medida que un ojo interior se abría cada vez más para mostrarle cómo era la verdadera Hermione Uchiha.

Una mujer de veinticuatro años que se había estancado emocionalmente a la edad de diecisiete. Pensó que Draco la amaba porque había hecho el amor con ella y nunca se preguntó si la quería realmente.

Pero había llegado la hora de hacerlo. Y, aunque la idea la mortificaba, se daba cuenta de que sólo se había casado con ella para aceptar su responsabilidad por haberla dejado embarazada. Puede que Draco considerara que estaba en su derecho de llevar otra vida, aparte de la que ya llevaba con ella. No cabía duda, se trataba de eso. Draco quería llevar otra vida, una vida aparte de la que llevaba con ella.

Hermione se dio cuenta, en aquellos momentos en que su vida estaba al borde del precipicio, de que Draco nunca había compartido con ella aquella otra vida excitante y apresurada. Sólo había construido su matrimonio para ella, para que jugara a ser esposa y madre de sus hijos, porque era lo que ella quería ser.

Pero, ¿acaso se trataba sólo de un juego, de una fantasía? No lo sabía, no podía saberlo.

Caminó durante horas. Horas y horas, sin darse cuenta del tiempo que pasaba. Tristes horas de reflexión, contemplando la intensidad de su propio dolor. Hasta que el más completo agotamiento la obligó a regresar a casa. Estaba agotada y hacía frío, así que tomó un taxi.

De repente, su casa se convirtió en el único lugar del mundo en el que quería estar. Pero, al darse cuenta, experimentó una sensación de derrota, porque aquello significaba que sus horas de libertad no le habían hecho ningún bien.



« cap2: trizte realidad Comenta este capítulo | Ir arriba cap 4 libre »


Potterfics - Harrylatino
Potterfics es parte de la Red HarryLatino

contacto@potterfics.com

Todos los derechos reservados. Los personajes, nombres de HARRY POTTER, así como otras marcas de identificación relacionadas, son marcas registradas de Warner Bros. TM & © 2003. Derechos de publicación de Harry Potter © J.K.R.