Historia al azar: La llave de los siete sellos
Regístrate | Recupera tu contraseña
     
     
Menú




 
¿Quién ha añadido esta historia a sus Favoritos?
Yo no lloro mas » ...
Yo no lloro mas (ATP)
Por Kimi
Escrita el Domingo 27 de Junio de 2004, 19:22
Actualizada el Domingo 27 de Junio de 2004, 19:22
[ Más información ]

...

Capítulos
  1. ...
Autor: Kimi

Epoca de Hogwarts: Presente - 7º Año

Pareja Principal: Draco & Ginny






“No te aferres más al pasado. Aunque no lo creas, por mirar hacia atrás, te estás perdiendo un montón de oportunidades que te harían inmensamente feliz.”
Estaba leyendo el horóscopo muggle que me había prestado Hermione. Según mi fecha de cumpleaños, me había explicado, me corresponde un signo. El de Hermione era Sagitario. Me fijé y descubrí que mi signo muggle era Tauro. Me sorprendí porque lo que decía ahí era verdad. Vivía aferrándome al pasado. Vivía pensando en Harry, en eso que nunca iba a poder ser, porque él ya hacía dos años que estaba de novio con Parvati Patil y presentía que nunca me iba a prestar atención.

- Ey, Herm, ¿el horóscopo dice la verdad? – pregunté.

- Se supone que así tiene que ser – me respondió ella. Miré la revista y la dejé arriba de la mesa.

- Porque lo que dice ahí es lo que realmente me está pasando – dije.

Hermione no hizo comentario alguno. Siguió leyendo su libro de Aritmancia, sin levantar la vista.

- Sí... – volví a hablar. No hizo falta que dijera nada más.

- Harry – me dijo Hermione. – Ey, Ginny, tienes que agregar a tu mente alguien más que no sea Harry.

- ¿Pero quién? – pregunté. La respuesta llegó en el acto.

- Con que aquí está la sangre sucia.

¿Malfoy? ¿El idiota ese de Malfoy? (n/a: perdón pero lo tuve que poner, es imposible que Ginny piense que es un dulce de leche, pero...) No, Virginia, no seas tarada... es solo un rubio teñido que tiene ojos grises y lo peor es que son lentes de contacto!!!

Lo vuelvo a mirar, más detenidamente. Esos ojos, esa mirada, tan sarcástica pero... no sabría como definirlo. La verdad que no tiene lentes de contacto. Un golpe del destino, duro pero golpe al fin. Me da bronca que le diga a Hermione sangre sucia, pero me siento derretir cuando lo veo.

- Con que aquí llegó el mortífago – se burló Hermione.

Nos empezamos a reír a carcajadas. Pero, aún así, no estoy feliz del todo; me siento herida en mi amor propio... en mi amor por él?



Draco***

La miro, pero no creo que su risa sea sincera. Mi seguridad cuando se trata de mujeres es infalible, pero en ese momento me di cuenta de que yo no era más que un rubio con dos o tres chicas detrás.

Me pongo a pensar. ¡La consideré como una mujer! Algo tiene... algo que no tiene nadie y por lo que no la puedo catalogar como una nenita de mamá.

Y bueno, tiene dieciséis años. Pero ella... ¡¡¡ES UNA WEASLEY!!! No, Draco, no puedes ser tan imbécil... será atractiva, pero es una Weasley...

La miro fijo a los ojos. En vez de mirarla a esa Granger la miro a ella. Esos ojos de color ámbar, me cautivaron.

Idiota. Francamente, Draco. Eres un idiota. Ginny no es para ti. Ginny es una WEASLEY: W – E – A – S – L – E – Y. ¿Te quedó claro?

Dios mío... le dije Ginny... antes me había parecido un nombre terriblemente común, asqueroso y de bajo nivel; a partir de aquel momento me pareció la dulzura personificada.



Ginny***

No puede ser... ¡me he enamorado de Malfoy!... ¿me he enamorado de Malfoy? Sí, está bien, lo admito; es muy lindo, es rubio y tiene ojos grises... esos ojos... ¡GINNY! Deja de alucinar!!! Eres una idiota. No te puedes dejar llevar por él... es una locura.

Lo miro mejor. La verdad que no estuve mal en alucinar. Será un futuro mortífago, será un Slytherin, pero es un bombón! NO PUEDES, GINNY!!! DEJA DE...

DE RETARTE A TI MISMA!!!Y SI TE ENAMORAS DE MALFOY, QUE?!?!?! NO ES CULPA TUYA QUE SEA TAN LINDO!!!

Listo, ya está; no voy a llorar más por Harry, no se lo merece ni vale la pena.



Draco***

Ese momento fue perturbador. ¿Realmente estaba enamorado de la Weasley? ¿O estaba, en un término simple, caliente?

Se me cruzó todo por la cabeza. Ella, su hermano, la Granger, Potter, Hagrid y el profesor Dumbledore.

Todo eso en seis segundos con cincuenta y siete milésimas.

Dile lo que pasa, bésala, algo... Mi mente no hacía más que recordármela, y parecía que estaba oponiéndome a las órdenes que me daba mi cerebro. Si, me había enamorado... y de la persona que menos pensé.



Ginny***

Después de que Draco y Hermione intercambiaron algunos insultos, me fui del Gran Salón y noté, con sorpresa, que Draco me siguió. Llegué hasta cerca del lago y me senté en un banco. Él me imitó.

Vi que estaba tímido... y eso no era usual en él. Lo había visto así solo una vez, cuando llegó esa tarada de Barbra; él se dio cuenta y se fue corriendo al baño de los hombres.

Me lo quería robar a Draco, a MI Draco, a mi propiedad exclusiva, que era como ganar todos los números en la ruleta o tener el ancho de espadas en el truco.

- ¿Qué pasa? – pregunté.

Me miró con odio, aunque yo, de tan loca que estaba, llegué a pensar que lo hacía solo para seducirme. Pero no me costó mucho comprobar que yo estaba en lo cierto.

- ¿Por qué lo preguntas? – respondió él. Noté que se esforzaba para ser desatento conmigo.

- No... – dije yo – Simplemente que me has seguido hasta aquí y me extrañaría que sólo lo hagas para insultarme.



Draco***

No, en realidad no la seguía para eso... sabía que mi odio no parecía real, pero no me importaba. Sentía que era mía, sin haberle dicho absolutamente nada, y esperaba que mis sentimientos correspondieran a los de ella.

- No, aunque no lo creas, quiero hablar contigo – le dije, simulando frialdad.

Me miró con ojos desorbitados.

- ¿Y de qué quieres hablar? ¿De que yo soy una sangre sucia – ah, no, esa era

Hermione! – y tú eres del más alto nivel?

- No, no es de eso... más bien es de Potter...

- ¿Qué pasa con Harry? – me preguntó.

- Es que Snape lo perdonó en clase de Pociones, y quería saber si tú estás informada de algo.

- No sé nada – respondió – Ni siquiera me habló desde que terminamos de almorzar.

Parecerá extraño, pero, ya desde ese momento, sentí que había conseguido el triunfo.



Ginny***

No era de eso que me quería hablar, estaba segura... Así que insistí.

- Yo sé que no es de eso – Ginny! Siempre te he dicho que eres una imbécil, ¿no es verdad?

- Sí que es de eso – dijo. Yo no le creí.

- Malfoy, no te creo.

- ¿No me crees? – me preguntó en forma insinuante.

Ni siquiera me dio tiempo a contestar; tan concentrada estaba en mis pensamientos que no me di cuenta de que ya Draco me estaba besando.

Cuando se separó de mí, se fue caminando lentamente. Yo le dije:

- No quiero que te vayas... por ahora.

- Hasta que te vuelva a insultar... no, no creo que vuelva a pasar.

Me miró y volvió a sentarse junto a mí. Era la primera vez que lo veía sonreír. Tenía una linda sonrisa... ¡GINNY! Espera a ver que pasa...

- Ya sé que resulta raro – me dijo, tomando mi mano entre las suyas – pero la verdad es que siento algo por ti.

- ¿Odio, quizás? ¿Compasión? – pregunté con frialdad.

- No... creo que tú me comprendes... pero te estás haciendo la indiferente, y eso ya no me está gustando.

- ¿Y quién eres tú? ¿El gran Draco Malfoy, al que todos tienen que prestarles atención? – volví a preguntar, pero con dulzura.

- No, simplemente soy alguien al que le revienta que la persona que quiere le viva prestando atención a Potter.

Me quedé pensando. ¿Era yo de quien estaba hablando?



Draco***

Sinceramente no estaba conforme. No me había animado a decirle a Ginny... pero junté valor, y le confesé todo. Todo.

- ¿Te gusta Harry, no? – pregunté.

- No – me respondió ella.

Yo me quedé pasmado.

- No me gusta Harry – continuó – Me gustas tú.

Ah, bueno.

- Tú a mí también – le dije, y con una timidez que nunca noté en mi, pregunté - ¿te molestaría que te pidiera... bueno, si tú quieres...?

Ginny terminó la frase por mí.

- ¿Si quiero ser tu novia? Sí, acepto – me respondió, y luego me besó.

Cuando me separé de ella, le dije:

- No le digas nada a nadie. No conviene.

- Bueno... ¿tal vez a Hermione?

- Sólo a ella. Y hazle jurar que no dirá nada.

- Está bien. ¿Me harías un favor? No la insultes tanto a Hermione, de verdad. Hazlo por mí.

- Seguro – le dije, y la volví a besar.

Ginny***

El tercer beso... ¡tres besos me había dado ya! Nunca me imaginé que Draco iba a ser capaz.

En esos minutos que para mí fueron interminables, llegué a la conclusión de que la fama se le había subido a la cabeza a Harry. Hermione gustaba de él, yo también, y él no hacía más que coquetear con Parvati Patil y Lavender Brown. Me di cuenta de que no valía la pena llorar por Harry, que nunca me iba a prestar atención, que me iba a morir de pena, sin comer y con un cuadro grave de depresión; o iba a terminar soltera, sin hijos y metida en un convento muggle.

Ahora era Draco quien llenaba mi mente... mi corazón latía a mil por hora y yo no hacía nada por evitarlo.

Estaba abrazándome, y yo con mi cabeza hundida en su hombro. Me dio un beso en la mejilla, y yo le sonreí.

- ¿Sabes qué, Ginny? Te amo con toda mi alma – me susurró.

- Yo también – contesté. Ahí sí; no aguanté más y lo besé.

Ya se estaba haciendo de noche; recordaba vagamente que si nos veían juntos en esas circunstancias le iban a descontar cien puntos a Gryffindor y cien a Slytherin, pero no me importó. Ese beso valía más que diez retos de Snape; y cuando me separé de él, entré en razón.

- Tendríamos que volver, ¿no? – pregunté, preocupada.

- Si... te acompaño – me dijo él.

Entramos al castillo; yo ya me estaba por dirigir al retrato de la Dama Gorda cuando Draco se dirigió a mí.

- Gracias... no sabes como me has hecho sentir.

No me dio tiempo a contestar. Me agarró de la cintura y me besó. Yo no oponía resistencia, pero era totalmente consciente de que nos podía ver cualquier persona.

Cuando me soltó, le dije:

- ¿Sabes qué? A partir de hoy, verde es mi color favorito.

- Y a partir de hoy, tú eres la única para mí – contestó, sonriendo – De verdad.

Lo miré, le sonreí y me volví a la sala común. Podía considerar a ese día como el mejor de mi vida.







N/A: Bueno!!!! Ho finito (terminé, en italiano), por fin... habré estado como veinte días para terminar este cuentito.

Espero que les haya gustado aunque sea un poquitito!!! Hoy estoy con las rimas... La verdad que me gustaría estar en el lugar de Ginny, en serio. Creo que está un poco pasable, aunque no aprueba ni ahí (lo que sí tengo que estudiar es el Paleolítico para aprobar Sociales) No tengo ganas de abrir una carpeta ni ahí, así que voy a aprovechar el viernes para escribir y ver Operación Triunfo... Aguanten Manu y Pablo!!! Los dos son unos bomboneeeeeeeeeeeeeeeeeeeeeeeeees... please Noe no me mates...





Comenta este capítulo | Ir arriba


Potterfics - Harrylatino
Potterfics es parte de la Red HarryLatino

contacto@potterfics.com

Todos los derechos reservados. Los personajes, nombres de HARRY POTTER, así como otras marcas de identificación relacionadas, son marcas registradas de Warner Bros. TM & © 2003. Derechos de publicación de Harry Potter © J.K.R.