Historia al azar: ¿Amigos?
Regístrate | Recupera tu contraseña
     
     
Menú




 
¿Quién ha añadido esta historia a sus Favoritos?
Bitacora de una desaparecida » Capitulo 5- Cambio de look y ¿un nuevo amigo?
Bitacora de una desaparecida (R15)
Por -bell-
Escrita el Martes 1 de Febrero de 2011, 18:31
Actualizada el Lunes 7 de Julio de 2014, 02:47
[ Más información ]

Capitulo 5- Cambio de look y ¿un nuevo amigo?

  Me quede allí sentada contra la pared temblando de miedo mientras los segundos de alargaban de forma irritante. Temía el momento en que regresara esa fea mujer con lo que ella denominaría "las malas", pero por más que rezara porque ella no volviera, que algo la hiciera cambiar de opinión y me dejara en paz el momento llego.

  La vi atravesar la puerta con una horrible sonrisa burlona en el rostro. Se quedo parada en el umbral de la puerta unos minutos mirándome fijamente, yo aun no entendía que era lo que había ido a buscar hasta que ella se corrió de la puerta unos pasos dejando entrar tras ella a dos hombres de aspecto fuerte y con miradas duras con la burla reluciendo en sus ojos.

 

- Yo te lo advertí

 

  Dijo esa maldita señora antes de soltar una risa seguramente tras ver mi cara de horror y el miedo reflejado en mis ojos.

 

- Hank, Tom agárrenla.

 

  Esas tres palabras desencadenaron en mí el pánico acompañado de un salvaje instinto de supervivencia. Me levante de mi lugar de un salto y me prepare para salir corriendo de allí intentando alejarme lo más posible de sus fieras manos.

  Ellos se abalanzaron sobre mí y yo corrí deslizándome por encima de la cama, justo cuando estaba por lograr mi cometido sentí como algo me rodeaba el tobillo y tiraba de mi. Quede acostada en la cama pateando, arañando, mordiendo y golpeando a donde me fuera posible, pero llego un momento donde no me quedo más que aceptar que lo único que hacía era malgastar fuerzas mientras las lagrimas recorrían libremente por mi cara.

  Ellos se quedaron sobre mí un rato sosteniendo cada una de mis extremidades de una forma que me ponía muy incómoda "te van a vender que mas esperabas" dijo una voz en mi mente mientras yo me concentraba en esa mano estratégicamente puesta en mi muslo superior de una forma muy incómoda.

  Una vez sumisa me arrastraron a la silla que había llevado esa fea señora esta mañana y me sentaron allí. Uno de ellos se paro frente a mi tomando mis manos cuando vi mi oportunidad y lance una fuerte patada a su entrepierna, pude sentir como alguien soltaba una risita a mi espalda pero eso no me importo, yo me sentía bien con su sufrimiento, no era justo que solo yo fuera la lastimada.

  El se levanto con furia y se quedo mirándome fijamente a los ojos, fue tan rápido que ni siquiera pude predecir el golpe solo sé que sentí un gran impacto en la mejilla y que segundos después me dolía horrores. El otro llego con unas sogas con las cuales ato cada una de mis piernas a la silla y lo mismo hizo con mis manos y torso.

 

- Así esta mejor

 

  Oí a Susan a mi espalda mientras se acercaba a mi observándome como si fuera un pedazo de madera donde minutos después se pondría a tallar.  Luego dio la vuelta y tomo mi pelo decidida a cortarlo, me retorcí de todas las formas posibles hasta que sentí otro impacto en la cara.

 

- ¡Quieta! maldita sea

 

  Uno de esos grandes hombre se acerco a mí y me tomo de la barbilla de una forma que me imposibilito seguir moviéndola ¡era muy fuerte!.

  Esa horrible mujer se enfrasco en la tarea de convertirme en una persona totalmente diferente, mientras yo luchaba contra las lágrimas de frustración "No me veré débil ante estos animales" me decía a mi misma para alentarme.

  Veía como mi negro pelo caía al piso dejando una alfombra negra a nuestro alrededor. Escuchaba el siseo de cada corte con la tijera y al cabello caer lentamente.

  Unos treinta minutos después ella se puso frente a mi observando su trabajo y los otros dos hombres, Hank y Tom, hicieron lo mismo. No me gustaba que me vieran de esa forma ¡no quería que me miraran! Me ponía incomoda.

 

- Así está mejor ¿te quieres ver?- pregunto el que yo creía era Tom

 

  No respondí no me podrían arrebatar mi silencio, aun así me quería ver, me causaba intriga que es lo que habían hecho en mi cabeza. El no espero a ninguna respuesta y puso frente a mí un gran espejo donde me veía reflejada, penosamente reflejada. Tenía la mejilla roja por el golpe que había recibido de mi amable invitado. Observe mi corto cabello con lastima, mi última esperanza a ser reconocida. Mi alguna vez largo cabello ahora se encontraba a la altura de mis hombros un poco más arriba, despechado con las onduladas puntas apuntando hacia lados diferentes.

  Clave mi vista en mi pelo odiándolo con toda mi alma, odiaba que esa mujer me hubiera convertido en otra persona, lo odiaba. Luego de un rato baje la vista a mi rostro, estaba muy flaco a causa de comía poco pero lo que llamo mi atención fue el brillo salvaje de mis ojos.

  Se fueron de la habitación llevándose con ellos el espejo pero dejándome a mi atada a esa estúpida silla sin siquiera interesarse en que quizás nadie fuera allí en varias horas.

"no se preocupen no había nada que quisiera hacer más que estar todo el día sentada en esta maldita silla, me hicieron un favor" pensaba con sarcasmo.

  Las horas se estiraban mientras yo veía como poco a poco la luz desaparecía tras la ventana. Deje que mi mente vagabundeara sola por mis recuerdos y pensamientos repentinos e incoherentes como "qué rica es la gelatina" o "extraño mi almohada" cuando me encontré pensando en Marc.

  Aquel idiota que me había traído a este infierno, pero también aquel que, sin saberlo ni quererlo, se había compadecido de mí reflejando en sus ojos un poco del dolor que yo compartía. Me encontré a mi misma recordando su rostro en mi mente, sus ojos cuando me vieron aterrada contra la pared ¿Qué veía él en mi? Me veía como solo un numero mas, otra "presa" como para los otros o seguía siendo una persona a los ojos de alguien.

Seguía siendo una mujer. "No seas idiota, solo te tuvo lastima" me decía esa voz en mi mente una vez mas, pero me costaba creerlo.

 

  En sus ojos no había visto lastima, en ellos había visto dolor.

 

  Aleje esos pensamientos estúpidos de mi mente, falsas esperanzas no le vendrían bien a mi auto-estima, a favor de los pensamientos incoherentes. Minutos después me estaba forzando a pensar cosas como "el techo esta mas blanco que las paredes", "las ventanas están sucias" y "extraño mi pelo".

  Ya me estaba predisponiendo a dormir es esa maldita silla y amanecer con el cuello duro cuando escuche el rechinar de la puerta detrás de mi. Todos los músculos de mí cuerpo se tensaron al instante y yo me quede helada del pánico.

  Lo oí quedarse en el umbral un momento mientras sentía su mirada sobre mí ¿Quién era mi visitante? No importa quien fuese aquel que estaba detrás de mi mientras no fuera Susan ni Hank, este ultimo debe estar aun enfadado por mi patada y ya tenía bastante con mi mejilla.

 

- Maldita sea

 

  Oí refuñar malhumorado a mi visitante, pero lo que me sorprendió no fueron sus palabras si no que, casi mágicamente, había reconocido su voz y esperaba no equivocarme mientras oía sus pasos mientras se acercaban a mi espalda, donde minutos después me sentí libre de esa estúpida soga.

  Inmediatamente giro a mi alrededor mientras soltaba mis brazos y piernas.

 

 - ¿Es que acaso no se dan cuenta que sigue siendo un ser vivo? Malditos idiotas ya verán si yo los ato y los dejo allí por tanto tiempo si se sentirán cómodos. Una cosa es mientra le cortaban el pelo y otra dejarla así aquí…

 

  Él hablaba para sí mismo pero yo escuchaba sus palabras con toda la fascinación que podía me alegraban hasta lo más profundo porque eso me recordaba aquello que tanto había estado pensando.

 

  Aun era una persona, una mujer.

 

  Sentí como poco a poco quedaba libre hasta que se arrodillo frente a mí para desatar el último nudo. Pero una vez que lo hizo me quede allí, no salí corriendo como hubiera hecho de tratarse de alguno de los otros, no el no me daba miedo. Ya no.

  Él levanto la mirada a mis ojos, y yo no la aparte, me mantuve firmemente en mi sitio mientras veía esos hermosos ojos negros, aquellos que en algún momento me parecieron tan peligrosos como la noche, pero ahora veía tan fascinantes como una noche estrellada.

  Él no dijo nada solo me al igual que lo hice yo el tiempo pasaba pero el silencio no era incomodo era relajante, no era como si ninguno supiera que decir, sino como si ninguno tuviera nada para decir solo escuchando nuestras respiraciones acopladas y tranquilas.

 

- ¿Estás bien?- dijo mientras acariciaba mi mejilla adolorida

- Define "bien"

- Buen punto, ¿te duele?- dijo otra vez pensando en mi mejilla

- No tanto como al principio-  dije mientras enderezaba la espalda que crujió ruidosamente gracias a haber estado tanto tiempo quieta.

- Esos idiotas que te dejaron acá atada- gruño una vez más

 

  ¿Quién hubiese dicho que me sentiría tan bien junto a él? Me sentía relajada y donde era fácil reír de sus ocurrencias. Aunque tenía unas cuantas preguntas que me encantaría responder.

 

- ¿Me siguen buscando?

 

  La pregunta escapo de mis labios sin pedir permiso, anhelaba saber esa respuesta, lo necesitaba. Realmente necesitaba saber del afuera, necesitaba saber si e seguían buscando o habían abandonado la búsqueda. Sentí como las mejillas se me humedecían al caer las lágrimas, pero no las limpie, no me importaba.

  Marc tomo mi rostro entre sus manos y paso sus pulgares por mis mejillas limpiando a esas condenadas lágrimas que tanto luchaban por escapara cada momento. Clavo sus ojos en los míos y pude sentir que miraba mas allá de ellos, sentí que él veía mi alma.

 

- Si, te siguen buscando- dijo mientras soltaba un suspiro y las lagrimas se amontonaban en mis mejillas- No, no, no te sientas mal- soltó mientras se acercaba a mí y me abrazaba.

  

  Por alguna razón sus brazos a mi alrededor hacían que las lagrimas se acumularan mas rápido en mis mejillas.

 

- Ellos no te han dejado de buscar y tampoco lo harán. A simple vista se nota que ellos te aman, hace mucho no veía una movida tan grande, por eso no te sacaron todavía del país. Las calles están empapeladas y pasan tu foto en la tele mientras que los policías te rastrean por todos lados.

 

  Sus palabras me relajaban en algún punto mientras que en otro hacían que me sintiera peor, mis padres no perdían la esperanza ¿y si esa una esperanza en vano? Eso les causaría más dolor a la larga.

 

- Lo siento- lo oí decir mientras me miraba a los ojos- yo nunca quise esto para nadie, ¿parece hipócrita escuchar eso justamente de mi no? Pero es la realidad, yo no llegue aquí para secuestrar mujeres, tal vez algún día te cuente mi historia pero ahora tengo que irme.

 

  Dijo mientras se levantaba aun sin soltar mis manos las cuales había tomado en mi ataque de llanto y se  dio vuelta para marcharse pero en el último segundo me miro de nuevo y deposito un beso en mi frente antes de alejarse a la puerta donde se giro una vez mas.

 

- No llores ¿si? Ellos no te olvidaron, lo lamento pero debo irme sino van a sospechar algo, adiós.

 

  Una vez que acabo de hablar desapareció detrás de la puerta. Me quede mirando la puerta por al menos unas horas, como si por el simple hecho de hacerlo el regresaría, pero yo sabía que no era así "que impredecible" pensé recordando la forma en que sus brazos me rodearon y que yo quise no me soltaran.

  De casualidad encontré la comida que seguramente él había llevado cuando me encontró atada, hasta ese momento no me había dado cuenta del hambre atroz que me carcomía. Devoré el plato y me quede tirada en la cama mirando al techo "que día más raro" ese fue mi último pensamiento coherente antes de que los brazos de la inconsciencia me arrastrara con ella.

 

  A una realidad donde todo era posible.

 

________________________________________________________________________________________-

Holaa!! jajaja aca les dejo otra actualizacion que espero les guste bastante  impredecible el capitulo no? jajaja me intrigan mucho sus comentarios!! comenten y desde ya muchas gracias por leer mi historia :) y a Aloma, tayler_alice_cullen y Cristal123 por comentar



« Capitulo 4- Condenada Comenta este capítulo | Ir arriba Capitulo 6- ¿Sueño o realidad? »


Potterfics - Harrylatino
Potterfics es parte de la Red HarryLatino

contacto@potterfics.com

Todos los derechos reservados. Los personajes, nombres de HARRY POTTER, así como otras marcas de identificación relacionadas, son marcas registradas de Warner Bros. TM & © 2003. Derechos de publicación de Harry Potter © J.K.R.