Historia al azar: LOS GIROS DE LA VIDA
Regístrate | Recupera tu contraseña
     
     
Menú




 
¿Quién ha añadido esta historia a sus Favoritos?
Bitacora de una desaparecida » Capitulo 21- La doma (parte 2)
Bitacora de una desaparecida (R15)
Por -bell-
Escrita el Martes 1 de Febrero de 2011, 18:31
Actualizada el Lunes 7 de Julio de 2014, 02:47
[ Más información ]

Capitulo 21- La doma (parte 2)

  Esta vez no les puedo decir me dormí, desmaye o "quede inconsciente" mucho tiempo porque lamentablemente no sucedió, desperté unas pocas horas después de que "las doma" concluyera y entre en un estado de shock y catatonia del que no podía y tampoco quería salir. Estuve en la misma pose en la que él me dejo horas y horas mirando el mismo punto en la pared con la mente en blanco.

  "Lo mas similar a estar muerto" lo seria de no ser por ese enorme pesar y dolor en mi cuerpo, no podía decir que me sentía dolida (emocionalmente), humillada, avergonzada o lo que fuere porque en ese momento no sentía nada era como un nervio expuesto mucho dolor físico y nada mas allá de eso. Podia sentir a mis musculos quejándose agarrotados por estar tanto tiempo en la misma pose, pero era fácil ignorarlos teniendo en cuenta todo el resto.

  "Ahora si te arrepentís ¿no?" susurro esa voz, pero no con el tono petulante de siempre sino tranquila, despacio como si sintiese lastima por mí. "Yo nunca creí que pudieran hacerme eso" respondí sin moverme, "abre los ojos, no estas es una cárcel, esto es mucho peor, estas en el infierno mismo. Si ellos quieren te fusilan hoy mismo y nadie se entera" no respondí, no quería hacerlo, no me animaba porque en el fondo sabia que eso era cierto. Si ellos querían hoy mismo desaparecía en una zanja y nadie rechistaría.

  ¿Por qué no moría aun? ¿Por qué dios me odiaba tanto? ¿Qué había hecho? La voz tenia razón, yo estaba en el mismísimo infierno pero todo lugar tiene una escapatoria "Pero solo Dante escapo del infierno". No quería morir alli, no entre esas cuatro paredes, no drogada y sobretodo nunca con aquella gente, sumisa. "¡YA BASTA! ¿Cuanto mas te tienen que golpear para que entiendas que esto no tiene salida?".

  En ese momento rechino la puerta y yo me encogí aterrada pensando que ahora venia la "segunda ronda". Solo necesite ver su hombro para saber de quien se trataba y relajarme él nunca me haría daño, él era mi ángel.

 

- ¿Qué haces aca?- pregunté pero él no respondió.

 

  Sus hombros estaban tensos y sus ojos negros, había algo extraño en Marc, no lo reconocía. Por un segundo sentí miedo "tranquila es Marc" pero algo en mi interior me gritaba "peligro". Aquel no era Marc, era el hombre de la primer noche, el inicio de mi pesadilla.

 

-¿Estás bien?- susurre asustada intentando que mi voz no temblara.

-¿Acaso estás loca?- su voz fue casi inaudible pero el tono con lo que lo dijo, la rudeza en su voz me paralizó.

-¿Qué?- pregunte confusa.

- ¿¡como se te ocurrió hacer tal locura Samanta?! ¿¡Quieres que te maten!?- Gritó enfurecido

-¡¡Estaba harta!! Me robaron 5 años, me maltratan yo no quiero estar acá- respondí enfurecida, ¿Cómo se atrevía a cuestionar mis actitudes?

-Si, estas en esta mierda de vida ¡pero seguís viva! ¿O no?

- ¿A esto le llamas vida?- respondí haciendo un ademan hacia la habitación

- Respiras ¿o no? Eso es un indicio de que estas viva- exclamo a centímetros de mi

- No, eso es un indicio de que muero lentamente- respondí mientras se me quebraba la voz.

 

  Al escucharme tomo mucho aire y se dio la vuelta alejándose de mi mientras movía los brazos, estaba muy nervioso, nunca lo había visto así, jamás. Copié su ejemplo e hice lo mismo que él, trate de llenar mis pulmones y respirar hondo "inhale exhale, inhale exhale vamos Sam" pero no podía, no creía que él realmente me estuviera criticando.

 

- Casi te matan- susurro al fin.

- Ojala lo hubiesen hecho.

- No digas eso-su voz se endureció.

- Es cierto, ojala me hubiesen matado de una vez por todas.

- ¡Basta Samanta!

- Vos no estás en mi piel, no te pasas los días acá, me levanto todas las mañanas lamentándome por no haber muerto de noche y me acuesto rogando no volver a levantarme estoy viviendo mi peor pesadilla y ¿querés que festeje que sigo viva?

- ¡Podría ser peor!

- ¡¡Me violan innumerables veces día tras día!!

- Pero seguís viva mientras sigas viva hay posibilidades de que escapes

- ¿Escapar? Marc yo nunca voy a salir de aca- susurre con la tristeza palpable en mi voz- ¡¡esto no es vida!! tan solo es morir lento- reprimi una lagrima q luchaba por salir

-Tuve que intervenir para que no te mataran Rose, ¡entiéndelo! Es mejor que estes viva aca que muerta en algun lugar- las lagrimas escapaban de sus ojos y yo me quede perpleja.

-¿Rose?

-¿Qué?

-Me dijiste "Rose"

-No, Sam te estoy hablando a vos.

- Vos crees que yo soy tu hermana Marc, yo NO soy tu hermana, y ¿te digo algo? Ojala ya este muerta por que si sigue viviendo esta tortura seguro querrá estarlo.

- No sabes lo que decis- rugio apretando los dientes

- Te aferras al pasado, a algo que nunca va a volver, si realmente la amaras hasta vos mismo apretarías el gatillo para que dejase de sufrir- dije de la forma mas seca que pude- Lo digo por ella, ojala este muerta…

 

  Ni bien termine la última palabra sentí una gran fuerza que me derribo seguida por un punzante dolor en la cara. Mire a Marc sorprendida esperando ver a alguien mas junto a él, alguien me había pegado y ese no podía ser mi ángel. Pero el me respondió a la mirada horrorizado. El me había pegado, estaba sola "al fin y al cabo siempre lo estuviste"

 

- Fuera Marc

- Sam, perdón no fue mi intención….

- ¡¡TE DIJE QUE FUERA!! No te quiero volver a ver aca, no quiero volver a saber de vos. Marc Howell para mi estas muerto.

- Sam espera, no fue mi intención.

- Nunca creí que pudieras hacer esto, nunca te creí uno de ellos. Pero lo que vi en tus ojos aquella noche no mentía. Quiero que te vayas y no vuelvas nunca, dejame morir en paz.

 

  "SAMANTA QUE ESTAS HACIENDO!" grito esa vos en mi "es lo único que tenés"  "hago lo mejor para ambas". Trataba de ser fuerte pero no lo aguantaba, no podía mirarlo a los ojos durante mucho tiempo porque me desmoronaría. Me di vuelta mirando la pared y lo ignore, después de un rato ya ni escuchaba sus palabras. Lo oí moverse cerca de mi y acercarse rápidamente para depositar un fugaz beso en mis labios y luego marcharse dejando una estela de perfume y dolor detrás de él

 

  Nuestro último beso.

 

 "Bueno, estamos donde empezamos Sam… solas, asustadas y sin amigos" "acostúmbrate, por que asi va a ser nuestra vida" cerré los ojos y rogué porque aquel horrible y eterno día terminase de una vez por todas.

  Damas y caballeros les presento "el peor día de mi existencia".



« Capitulo 20- La doma (parte 1) Comenta este capítulo | Ir arriba Capitulo 22- Tic Tac »


Potterfics - Harrylatino
Potterfics es parte de la Red HarryLatino

contacto@potterfics.com

Todos los derechos reservados. Los personajes, nombres de HARRY POTTER, así como otras marcas de identificación relacionadas, son marcas registradas de Warner Bros. TM & © 2003. Derechos de publicación de Harry Potter © J.K.R.