Regístrate | Recupera tu contraseña
     
     
Menú




 
¿Quién ha añadido esta historia a sus Favoritos?
Bitacora de una desaparecida » Capitulo 16- Las tinieblas de la locura
Bitacora de una desaparecida (R15)
Por -bell-
Escrita el Martes 1 de Febrero de 2011, 18:31
Actualizada el Lunes 7 de Julio de 2014, 02:47
[ Más información ]

Capitulo 16- Las tinieblas de la locura

  Entre en un estado de shock, no me movía, no pensaba lo único que hacia era tener la vista clavada en la puerta de la que minutos antes salio mi invitado. No sabia que hacer, como reaccionar, lo único que tenia claro era que nadie sufriría por mi culpa si estaba en mis manos evitarlo, no importaba que tuviera que hacer… o dejar de hacer.

  Es muy difícil explicarte como me sentía por que ni yo misma lo sabía. Por primera vez me sentía absolutamente sola, abandonada, condenada y sin esperanzas, por primera vez me estaba dando por vencida yo jamás podría luchar contra una mafia tan grande mucho menos si eso implicara un riesgo para aquellos que amo, no lo haría sin importar que ellos nunca se enteraran de mi gesto, se los debía.

  "Bueno Sam es hora de dejar ir a la esperanza y abrazar a esta nueva vida" me dije a mi misma mientras me levantaba del piso y caminaba por la habitación. Ya había llegado a una conclusión y la seguiría siempre fui así y no cambiaria hoy. Decidí despedirme de todo aferrarme a las cosas no me hacia bien y no me ayudaría a seguir con mi plan.

  Recordé a mamá y su inigualable sonrisa, a papá con sus abrazos protectores que hacen que toda la maldad del mundo desaparezcan, a Gabriel, mi fiel amigo, aquel que siempre estuvo para mi sin importar lo que sucediera, a Katy mi amiga de locuras, a Emma mi fiel maestra que me ayudaba en las materias que me costaban, de Ana mi casi hermana y de  Grace, mi confidente. Recordé a mis profesores, aquellos que me transmitieron su sabiduría y hasta a la dulce señora Agatha nuestra anciana vecina.

  Por primera vez me permití recordar todo, las risas, los momentos, las bromas y al mismo tiempo despedirme de todo aquello, decirles un último "adiós" antes de encerrar mis recuerdos, mis esperanzas y mis ilusiones en una caja encadenada que escondería en algún recoveco de mi cabeza.

 

  "Es tiempo de dejar ir el pasado y mirar hacia delante, mirar hacia lo que vendrá".

 

  Me pueden decir loca pero una sonrisa escapo de mis labios en cuanto finalmente me despedí de todo ahora yo no pertenecía mas a ese mundo en el que se habían quedado mis padres y mis amigos, y jamás podría volver a allí, lo sabía, siempre lo supe. Ese mundo en el que el mayor dolor físico era golpearte el dedo pequeño del pie contra la cama y el emocional era un desamor. Pero aquí… aquí eso parecía un juego de niños.

  Camine por aquella minúscula habitación aun con esa sonrisa grabada en mi rostro ¿Por qué no se iba? De un momento a otro me encontré saltando y bailando de una lado a otro mientras las carcajadas salían de mi boca "¿Por qué rayos te estas riendo? Samanta estas desquiciada" y si tal vez lo estaba pero ¿por que debería importarme?.

  En algún momento mis carcajadas se transformaron en gritos que entonaban una canción, sin vergüenzas ni tapujos giraba en esa prisión mientras bailaba por alguna razón aliviada.

 

- ¡Tiene casi veinte años y ya esta cansada de soñar! ¡Pero tras la frontera esta su hogar Su mundo y su ciudad!

 

  Cantaba con una sonrisa en los labios y los ojos cerrados, olvidando donde estaba, solo se dejaba guiar por la música como cuando era pequeña.

 

- ¡Piensa que la alambrada solo es un trozo de metal, algo que nunca puede detener sus ansias de volar!

 

  La palabras fluían por mi boca, estaba claro que no estaba cuerda talvez todo al fin había rebalsado, ese beso fue la gota que colmo el vaso. Yo sabia que no esa lógico hacer eso pero ya nada me importaba hoy, ahora solo quiero ser yo.

 

- ¡¡Libre, como el sol cuando amanece Yo soy libre, como el mar!! ¡¡Libre, como el ave que escapo de su prisión y puede al fin volar!! ¡¡Libre, como el viento que recorre mi lamento Y mi pesar, camino sin cesar!! ¡Detrás de la verdad, y sabre lo que es al fin! ¡¡la libertad!!

 

  Explote en el estribillo, las lágrimas brotaban de mis ojos, no entendía por que rayos, pero lo hacían "¿Libre? ¡No sos libre Samanta sos una prisionera!" grito una voz dentro de mi la cual acalle sin darle importancia "Samanta Miller estas loca".

  En algún momento choque contra una pared, me deje caer mientras me debatía entre los sollozos las risas y la falta de aire. Me quede intentando controlar la entrada y salida del aire a mis pulmones. Sin saber por que mis ojos se quedaron clavados en algún lugar de la pared a mi izquierda, ¿Qué era lo que tanto me llama la atención de allí? No lo se pero lo sentía muy conocido.

  No pude seguir cavilando ya que en ese momento unos pasos resonaron del otro lado de la puerta, algo en mi se estremeció mientras recordaba la promesa de mi invitado de hoy "Aunque no lo quieras un día de estos vendré y serás mía". Cerré los ojos y rogué por que no fuera él.

  Escuché como la puerta se abría mientras unos pasos se adentraban en la habitación cada vez más y más cerca de mí. Temblaba de miedo, escuchaba todo, su respiración, sus pasos, el susurro de su pantalón al caminar pero por mas que escuchara eso no me garantizaba que mi visitante fuera bueno o malo.

  Los pasos se detuvieron a unos escasos centímetros de mi, a cada segundo mi corazón aumentaba de velocidad ¿Quién rayos era él? Mis nervios estaban a flor de piel esperando lo inevitable, lo cual no tardo mucho. En el momento en el que sentí su mano sobre mi mejilla grite, yo sabia que eso no serviría de nada, de hacerlo yo no estaría allí hace mucho.

  En el momento en el que grite mi visita se alejo dos metros para volver a acercarse rápidamente agachado intentando tomar mi mano, yo me apartaba de el pateando y golpeando todo lo que tuviera cerca, preferentemente a él.

 

- ¡Sh! Deja de gritar de una vez ¡basta!

- No me toques ¡no me toques! Aléjate de mi ¡Fuera!

- ¡Tranquilízate! Deja de patear ¡me vas a golpear!

- Es la idea idiota aléjate de mi ¡¡no me toques!!

 

  Intente apartar su mano de mi brazo pero él tenia fuerza por lo que descargue mi patada mas fuerte en su estomago logrando que me soltara y se apartara entre quejidos.

 

- Samanta Miller ¿a ti que rayos te sucede?- se quejo.

 

  En ese momento me di cuenta de lo conocida que se me hacia su voz mientras oleadas de arrepentimiento e ira me invadían luchando por quien tomaba la delantera. Me fije en su rostro intentando encontrar en el lo que mi sentido común me gritaba, justo en ese momento mi miro y si, era él.

 

- ¿Marc?

- El mismo- dijo mientras se quejaba.

- Marc Antony Howel ¿porque rayos no venías? ¡Pense que me habías abandonado! ¡Por que no venías!

 

  En ese momento la ira tomo la delantera y me abalance sobre él mientras el intentaba evadir mis golpes.

 

- Sam, ¡Sam! ¡Samanta basta!

- ¡¿Por que lo hiciste?! ¡¿Por que me dejaste?!

- Yo no te deje ¿o acaso no me ves?

- ¡¡Si, si me dejaste!! Maldito bastardo prometiste que no lo harias.

 

  En ese momento él logro agarrar mis manos para evitar mis golpes mientras que yo intentaba apartarme tomo ambas con una sola de las suyas mientra que con el otro brazo me acerco a él.

 

- No te atrevas- advertí inútilmente.

- oh si, si me atrevo- dijo antes de acercarse a mi y besar mis labios.

 

  No opuse resistencia, no quería hacerlo solo deje que mis brazos se cerraran alrededor de la única persona que logro llegar a mi corazón de una forma tan importante, el dueño de mi ser, mi confidente y mi luz.

 

  La única persona que podría salvarme de mi misma, de esta locura.

____________________________________________________________________________________________

 

Actualize!!, bueno una vez mas me disculpo por tardar tanto ¿ustedes saben lo que es no tener inspiracion?, sinceramente no sabia que mierda escribir, tonto por que ya tengo toda la historia en la cabeza jaja escribi como 5 veces el inicio a este capitulo jajaja bueno espero sinceramente les gusta y por favor COMENTEN aganme feliz (si quieren opinar sobre el futuro de sam y de la historia son absolutamente bienvenidos)

 



« Capitulo 15- Certezas Comenta este capítulo | Ir arriba Capitulo 17- La lucha del leon »


Potterfics - Harrylatino
Potterfics es parte de la Red HarryLatino

contacto@potterfics.com

Todos los derechos reservados. Los personajes, nombres de HARRY POTTER, así como otras marcas de identificación relacionadas, son marcas registradas de Warner Bros. TM & © 2003. Derechos de publicación de Harry Potter © J.K.R.