Regístrate | Recupera tu contraseña
     
     
Menú




 
¿Quién ha añadido esta historia a sus Favoritos?
Bitacora de una desaparecida » Capitulo 15- Certezas
Bitacora de una desaparecida (R15)
Por -bell-
Escrita el Martes 1 de Febrero de 2011, 18:31
Actualizada el Lunes 7 de Julio de 2014, 02:47
[ Más información ]

Capitulo 15- Certezas

  No se cuanto tiempo paso, como, ni en qué momento caí inconsciente. Solo se que en algún momento Un golpe me despertó, un portazo mas bien, mire a mi alrededor aterrada, sobrecargada de energía y al mismo tiempo helada del miedo me aleje lo mas posible de la puerta mientras los sollozos escapaban de mi.

  Me detuve cuando mi espalda choco contra algo duro aunque aun así seguí haciendo fuerza hacia atrás, moviéndome por inercia, mi instinto de supervivencia era al que me manejaba. Mis ojos estaban clavados en la silueta que me observaba desde la puerta, no sabía quién ni como era, la oscuridad era demasiada, la poca luz que entraba era la que provenía de detrás del pasillo dándome en la cara. Dejándome expuesta.

  Algo en la postura de ese hombre me daba terror, como se curvaba su espalda, sus manos como garras a los costados con sus músculos tensos y preparados para atacar. Era como un lobo preparado para atacar al menor descuido. Mi cuerpo había adoptado la forma exacta de la pared mientras que yo no apartaba la vista de aquella sombra, me daba terror que al menor parpadeo él se me abalanzara.

  El tiempo se detuvo a nuestro alrededor, todo quedo estático. Podía escuchar perfectamente a mi corazón galopando desesperado en mi pecho intentando huir de aquella situación, de aquella inercia. Existir y al mismo tiempo no hacerlo, estar libre y al mismo tiempo sometida a la voluntad de otros. Esa era mi condena.

  Quería que ya se moviera, en mi interior gritaba por que hiciera algo no importaba que cosa. Que se fuera, que me pegara, que me hablara, la espera me estaba matando por dentro, con cada segundo que pasaba florecían en mí cada vez más los nervios, el miedo y mi corazón cuyo palpitar ya parecía el aleteo de un colibrí mientras que todo mi cuerpo temblaba preso del miedo. Él solo se mantuvo allí, pedante e imperioso, lleno de poder.

 

- Así que vos sos la nueva- murmuro por lo bajo con una voz seductora y atemorizante.

 

  Solo en ese momento me di cuenta del cigarrillo que se posaba en sus labios y que hasta el momento había llenado el ambiente de humo y su apestoso olor. Yo no respondí, me mantuve allí, firme, temerosa y en silencio "Sos dueña de tu silencio Sam, aprovechalo que es algo que jamás te podrán arrebatar".

  Intente mirarlo fijamente, firme, pero solo lo intente ya que me sentía tan cohibida, tan temerosa por él que lo único que podía hacer era mirar al piso mientras me abrazaba las piernas y controlar cada uno de sus movimientos con mi visión periférica.

 

  - Que raro, me dijeron que eras una chica fuerte, valiente. Seguro se equivocaron ya que vos no sos más que una maldita cobarde- se burló de mí.

 

  Odiaba que se creyera superior a mí, él solo era un maldito enfermo que disfrutaba del sufrimiento ajeno. Levante la vista y lo fulmine con mi mirada, traspasándolo del odio, el asco, la bronca y la lástima que sentía por él, por ellos.

 

- Una pobre chica que estuvo en el lugar y momento equivocados- se burlo- seguro que extrañas a papi y a mami ¿no? Pues es una lástima, porque no los vas a volver a ver. Ahora sos mía, y por lo tanto vas a trabajar para mí.

- Yo no voy a hacer nada- murmure por lo bajo pero lo bastante firme como para que me oyera.

- O sí, créeme que lo vas a hacer.

- No- respondí firme.

- Vamos a ver si decís lo mismo cuando tu mami este en el trato, ¿o querés que tus amiguitas también vengan a hacerte compañía? ¿Cómo se llamaban? ¿Katy, Grace y Emma? Si, se sus nombre y muchos mas como el de tu amiguito ¿Cómo se llamaba? Gabriel, él nos estuvo causando muchos problemas y sacarlo del mapa sería una idea muy tentadora. Sabemos mucho de vos, no querrás que tengamos que dañarlos para que nos hagas caso ¿o si?

- Me das asco- dije con toda la repulsión del mundo mientras que el pánico me invadía al escuchar los nombres de mis amigos.

- Cuidadito con como me hablas- dijo  con un tono amenazador- acordate quien soy yo.

- Una basura, un pobre hombre que se gana la vida arruinando las de otros, ¿no te da vergüenza?,¿ no te das asco, lastima? ¿no te sentís un fracasado al ver a donde llego tu vida? Al ver en lo que te convertiste.

- Yo hago esto por elección, vos sos la que me da lástima.

- Estas diciendo que vos elegiste convertirte en esa basura.

- Te dije que cuidado…

- ¿Le harías lo mismo que me hiciste a mí a tu hermana? A tu prima, amiga, vecina, compañera, a tu mamá. No, porque solo sos un idiota, un pobre desdichado que se metió en algo más grande que él. Una basura, una porquería de persona y de ser vivo.

 

  En cuanto termine de hablar él se abalanzo sobre mi y me levanto del piso empujándome contra la pared con sus manos en mis hombros y su cara a pocos centímetros de la mía. El olor me asqueaba, apestaba a cigarrillo, droga, alcohol, sudor y suciedad, una combinación repugnante.

  Mi cuerpo estaba apresado entre el suyo y la pared, mientras que mi corazón, acelerado, palpitaba en mi pecho de tal forma que temía que lo escuchara. Yo me mantuve firme mientras veía en sus ojos el descontrol, la advertencia y la furia dentro de ellos "Los ojos son las ventanas del alma" dijo una vos en mi mente mientras yo contemplaba toda la oscuridad y la maldad de mi interlocutor.

 

- Te dije que me hablaras con respeto- bramo con voz atemorizante.

- El respeto se gana, no se compra.

- Elegí bien tus palabras porque me estas cansando perra

- Yo no voy a hacer nada

- Míralo de esta forma yo puedo hacerte la vida imposible y que sufras mucho, eso va a hacer que me respetes.

- Cuando pienso que no podes empeorar me sorprendes, ¡te felicito!- dije con sarcasmo- Cada vez me das mas asco.

- No me considero una persona con mucha paciencia- dijo apretándome aun mas contra la pared y su cuerpo mientras acariciaba mis labios con cada palabra- así que deberías tener mas cuidado, quien te dice tal vez algún día seas mi chica.

- Primero muerta

- No te preocupes ese día también llegara, no te preocupes, aunque no lo quieras un día de estos vendré y serás mía, pero ahora estoy ocupado. Pero no te olvides, vas a ser mía.

 

  Impacto sus labios contra los mios de forma brutal, desenfrenada, mientras que yo me debatía con mis puños intentando apartarlo de mi, pero no se puede comparar la fuerza de un hombre con la de una mujer "¿Por qué dios les tuvo que dar la fuerza a ellos?" me lamente por dentro .

  Se aparto de mi aun con una sonrisa satisfactoria en el rostro mientras que las lagrimas de frustración caían por mis mejillas, me sentía degradada, rebajada. Si, me pueden decir "que estúpido, fue solo un beso" pero tan solo pónganse en mi lugar por 3 minutos, me sentí manipulada, no puedo decidir que hacer él abuso de mi sin importar lo que hizo, para mi tuvo la misma importancia que si me hubiera violado, ya que el beso fue mas profundo de lo que hubiese esperado.

  Me dio la espalda y se aparto de mi alejándose por la puerta rebosando se superioridad, pedante y creído. Mientras yo apoye la espalda contra la pared que estaba detrás de mi y deje que resbalara hasta el piso para allí derrumbarme, tirar mis barreras mientras me hacia lo mas pequeña que podía abrazándome las piernas.

  No lloraría, eso era cosa del pasado, ya era tiempo de que creara mi coraza y le pusiera barreras a mi corazón.

 

  Era hora de dejar de ser la niña dulce que alguna vez fui, para convertirme en aquella que hoy debía ser.

 

  Una guerrera, una luchadora siempre corriendo, peleando por mis ideales, por aquellos a quienes amo y por mi futuro. Pocas cosas eran las que tenía hoy en claro, pero aquella única de la que estaba segura era de que yo no moriría dentro de esas cuatro paredes, no con esos hombres, ni por esos hombres.

  Mi reciente visita sabía mucho sobre mi, él conocía a Katy, Grace y Emma ¿Cómo podía ser? El pánico me invadió de un momento a otro al imaginarlas en mis mismas condiciones, encerradas en algún lugar sufriendo como yo.

  Gabriel, mi querido mejor amigo, muerto por culpa mía "¡¡Nooo!! Eso nunca". Él dijo que Gabriel les estaba causando muchos problemas y que sacarlo del mapa era tentador, ¿Qué estaba haciendo? "¡que no lo haga está arriesgando su vida por mí, es un caso perdido!" grito una vos en mi cabeza, con la que estaba completamente de acuerdo. De improviso apareció una imagen de Gabriel en mi mente, tirado en el piso, sangrando y con un balazo en la cabeza.

  Me retorcí ante la imagen mientras me frotaba los ojos como si con el hecho de hacerlo la imagen desapareciera de mi mente, pero no sucedía, ella seguía allí. Tenía la certeza de algo nuevo, si la primera era que no moriría allí, había sido remplazada en mi pirámide por otra más importante.

 

  Nadie sufrirá jamás por mi culpa, no si puedo evitarlo. No importa lo que tenga que hacer o a que rebajarme, lo haré.

__________________________________________________________________________________________________

Buenas!! Aca les traigo una actualizacion, perdon por la tardanza espero que les guste el capi, la cosa se esta poniendo cada vez mas loca jajaja Depaso los quiero invitar a mi otra historia "Escritos de una lunatica" es bastante diferente ya que, no se, en esa las cosas fluyen mas y esta escrita de un modo mas "argentino" y menos estructurado (me gusta mas esta) pero me encantaria verlos allá para que me comenten que onda, no se que es lo que pasa pero no tiene muchas visitas.

 

Bueno nos vemos y porfa comenten!! LOS QUIERO MUCHISIMO (es dificil creer cuanto, solo aquellos q tambien tengan historias me entenderán)

 

les dejo el link de la otra historia por si les pinta pasar. http://www.potterfics.com/historias/73135



« Capitulo 14- Un rayito de luz Comenta este capítulo | Ir arriba Capitulo 16- Las tinieblas de la locura »


Potterfics - Harrylatino
Potterfics es parte de la Red HarryLatino

contacto@potterfics.com

Todos los derechos reservados. Los personajes, nombres de HARRY POTTER, así como otras marcas de identificación relacionadas, son marcas registradas de Warner Bros. TM & © 2003. Derechos de publicación de Harry Potter © J.K.R.