Regístrate | Recupera tu contraseña
     
     
Menú




 
¿Quién ha añadido esta historia a sus Favoritos?
Bitacora de una desaparecida » Capitulo 1- Mi ultimo día
Bitacora de una desaparecida (R15)
Por -bell-
Escrita el Martes 1 de Febrero de 2011, 18:31
Actualizada el Lunes 7 de Julio de 2014, 02:47
[ Más información ]

Capitulo 1- Mi ultimo día

  Mi historia, que difícil es mencionar esas palabras, ya que aun me cuesta creer como mi vida cambio tan drásticamente de un minuto a otro. En un momento tenía esperanzas, posibilidades y un futuro que me esperaba ansioso, y al otro estaba desesperada, luchando por mi vida y al mismo tiempo deseando que todo acabase de una vez por todas. Ya lo único que deseaba hacer, era desaparecer de este mundo y dejar de sufrir de una vez por todas.

  Mi nombre es Samanta Miller y tenia 17 el día en que me ausente de mi casa para nunca mas volver a verla, aun recuerdo como mi padre me despidió con un beso en la mejilla mientras me alborotaba el cabello y a mi madre mirándome detrás de él con una resplandeciente sonrisa en el rostro y un brillo en los ojos de que me dejaba ver, de a pequeños momentos, todo el orgullo y amor que me profesaba.

  Esta es mi historia, mi triste historia.

  Recuerdo que todo comenzó un 9 de abril de 1998. Salí de mi casa rebosando de alegría ya que al fin, luego de tanto batallar, mi papá me había dejado pasar el fin de semana siguiente en casa de una de mis mejores amigas, Ana, quien tenia una casa de campo a la que nos había invitado, a mi y a las otras chicas del grupo, Katy, Emma y Grace, días atrás.

  Me dirigí por las calles de mi barrio, que ya tanto conocía de haber crecido allí, en busca de la parada del colectivo que me llevaba al centro, pero por mi maldita demora en casa ya se me había pasado el que tomaba todas las mañanas asi que tendría que esperar al siguiente.

 

- Otra vez tarde señorita Miller- oí que me decía una voz familiar así que me gire con una sonrisa en el rostro para encontrarme con los ojos de Gabriel, tan azules como el mar.

- Y que me dice usted señor Duke, ¿esta aquí a esta hora solo para regañarme a mi?- respondi yo mientras le seguía el juego.

- En efecto, que muchacha mas inteligente es usted señorita Miller- dijo mientras soltaba una risita y se acercaba a donde yo estaba para sentarse junto a mi.

 

  Pocos minutos después llego el colectivo en el que ambos subimos entre bromas para dirigirnos a la academia especializada en Música a la cual ambos asistíamos yo para aprender piano y el guitarra. Cuando el colectivo se detuvo en nuestra parada los dos bajamos corriendo despidiéndonos tan solo con un "adiós, suerte". Esa fue la última vez que vi a mi mejor amigo.

  Entre en el aula y me encontré con la estricta mirada de mi profesor quien me regaño un momento antes de que nos metiésemos de lleno en la clase. Estábamos viendo música clásica en general de J.S. Bach, mi compositor preferido. Deje que mis ojos se serraran y que mis manos se guiasen solas por aquel piano que conocía tanto como a mi misma, cuando me quise dar cuenta ya era la hora del siguiente alumno así que no me quedo mas que despedirme del profesor mientras miraba con nostalgia aquella caja de madera a la que tanto amaba.

  Deje que mis pies vagaran tranquilos por la academia a mi siguiente clase una y otra vez saludando amigos por doquier sin siquiera imaginarme cuando los volvería a ver. Para mi eso era insignificante si yo ya sabía que los vería al día siguiente, o eso creía.

  Cuando me quise dar cuenta ya estaba saliendo de mi ultima clase, y la mas aburrida, historia de la música, donde el profesor minutos antes nos había estado hablando del Barroco, el periodo monárquico por excelencia. Salimos del aula todos adormilados tanto por la clase como por la hora ya que ese era el día en que mas tarde se nos acababan las clases a causa de los contra turnos de los que nadie se salvaba.

  Me agache un momento a atarme bien los cordones y sacar mi campera de la mochila y cuando me levante me estaba todo desierto, y no me extrañaba hacia un frio que pelaba con respecto a la época del año en que estábamos. Emprendí mi camino rápidamente por las calles que rodeaban la academia con una extraña sensación en el pecho de que alguien me estaba observando, de esas sensaciones que solo las mujeres pueden entender, apure el paso e intente distraerme con las hojas que caían de los arboles. El otoño es una estación muy pintoresca, todo de anaranjado y marrón, hojas cayendo por todos lados y los arboles algunos pelados y otros no. Raro de ver pero pintoresca.

  Deje que mis sentidos se expandieran sintiendo la suave briza que acariciaba mi rostro, viendo las hojas desprenderse de los árboles y caer al compás de del viento, sentir a mi corazón palpitando rítmicamente debajo de todos los abrigos que me había puesto esta mañana a causa del frio, sentía el ruido de mis pasos al caminar y algo que me sorprendió aun mas, mis pasos parecían tener un débil eco que apenas se escuchaba. Pero aun sentía esa extraña sensación en el pecho, gire mi cabeza, inconscientemente, hacia atrás esperando encontrarme la calle vacía que poco antes había recorrido. Pero para mi sorpresa no fue así.

  Un hombre caminaba con paso sigiloso unos 15 metros por detrás de mí, inmediatamente me gire aterrada por la sorpresa y apure el paso. Unas cuantas cuadras más adelante eché un fugaz vistazo con la esperanza de que aquel extraño hombre haya desaparecido o tomado otra ruta pero seguía allí, era alto y llevaba un sombrero y tapado lo que me imposibilitaba verle el rostro o incluso algún detalle se su cuerpo, pero si me ponía a pensar no era extraño que vistiera así si teníamos en cuenta el frio.

  "Samanta estas paranoica" me dije a mi misma mientras ponía mi atención nuevamente el camino e intentando que mis pensamientos vagaran por cosas más agradables que secuestros y violaciones ya que eso lo único que hacía era ponerme más nerviosa.

  Pasaron los minutos como si fuesen horas, alargándose de la forma más irritante y yo ya no veía la hora de llegar a algún lugar más transitado, ya que la presencia de aquel hombre a mis espaldas me incomodaba más de lo que me animaba a admitir. En mi mente reproducía las canciones que tenia en mi reproductor el cual había olvidado en casa.

  Ya iba por la tercer canción cuando vi aparecer aquella sombra de entre los árboles que venía directo hacia donde yo estaba. Por un minuto agradecí la presencia de ese hombre a mis espaldas, por un minuto.

 

- ¡Cuánto has tardado!- grito aquel hombre que salió de las sombras, por un instante pensé que me hablaba a mi antes de que el que venía detrás de mi respondiera.

- Paciencia Marc paciencia- respondió increíblemente cerca de mi que se me helo el pecho

- Bueno por lo menos te trajiste una buena esta vez- dijo el tal Marc mientras me miraba con expresión contemplativa- Eso si te lo tengo que conceder John. Una muy buena chica.

 

  En cuanto oí sus palabras me paralicé del miedo, luchando por no quedarme quieta donde estaba. Mi mente estaba hecha un desorden, una parte estaba pensando en como huir, otra en lo que me podría pasar si aquellos hombres me atrapaban, otra pequeña parte intentaba recordar aquella tarde a los 13 años cuando un niño del colegio me pego y a Gabriel me explico torpemente como defenderme y pegar, y yo sabia que en alguna parte de mi mente estaba rezando por que todo esto fuese una jugarreta de mi inconsciente y que aun estuviera en casa durmiendo. Pero yo sabia que no era así, estaba mas despierta que nunca.

  Cada nervio de mi cuerpo se tenso preparado para huir, analizando la distancia que me separaba de esos hombres y lo rápido que podría correr. Pero en el instante en que estaba por empezar con mi plan de huida unos ojos negros ojos aparecieron en mi campo de visión. Tan Negros como la noche e igual de peligrosos.

 

- ¿A donde vas bonita?-me dijo el tal Marc acercándose aun mas a mi- no nos vas a dejar acá solos! Después de que mi amigo se tomo tantas molestias por traerte aquí- dijo aun más cerca.

- Es que me tengo que ir- balbucee- me están esperando.

- ¡que lastima! Nosotros que ya teníamos planes preparados- mientras daba un paso mas hacia mi y yo retrocedía al mismo tiempo- vamos no nos la pongas difícil.

 

  Esta vez se había acercado lo suficiente para estar al alcance de mis puños y patadas, aunque tampoco podía decir que era una gran luchadora. No me dio tiempo a nada antes de que agarrara mis brazos, por lo que actué rápido y lance mi patada mas fuerte a su entrepierna, instantáneamente el me soltó con la ira reluciendo en sus ojos junto con la burla.

 

- Que bien- dijo para mi sorpresa- me gustan con carácter.

 

  Esto ultimo hizo que tomara valor y energías, pero cuando estaba por salir corriendo alguien me tomo por la cintura y yo me quede paralizada una vez mas, "¡Mierda! Cierto que eran dos"  pensé mientras forcejeaba con esos brazos de hierro que me tenían atrapada.

 

- Vos no te vas a ningún lado ¿eh preciosa?- me susurro el tal John tan cerca que me hizo estremecer. Podía sentir en su aliento perfectamente el olor a cigarrillo y alcohol, ya que este me acariciaba el cuello de manera repugnante

 

  Luche aun mas fuerte con energías renovadas a causa del pánico con mis ojos clavados en Marc controlando cada uno de sus movimientos quien me miraba con un brillo en los ojos que me decía que el realmente estaba disfrutando eso. Pude sentir como uno de los brazos de mi captor se aflojaba y me soltaba. Invadida por la esperanza de poder zafarme seguí forcejeando hasta que un fuerte olor invadió mi olfato. Sentí que mis piernas se entumecían y perdía el control de mi cuerpo, mis oídos no entendían nada todo era un gran ruido y no podía concebir un pensamiento coherente. Me deje ir impotente en los brazos de la inconsciencia con los ojos clavados en la sonrisa de burlona y cara suficiencia de Marc y con un pensamiento en la mente. Cloroformo.

 

____________________________________________________________________________________

 

Yo solo hago esto!! jaja no termino una historia y ya hay otras dos demandandome su atención pronto estare actualizando esta historia a medida que pueda y vaya terminando las otras per igual me gustaria ver tus sugerencias u opiniones :) suerte los quiero



Comenta este capítulo | Ir arriba Capitulo 2- El despertar »


Potterfics - Harrylatino
Potterfics es parte de la Red HarryLatino

contacto@potterfics.com

Todos los derechos reservados. Los personajes, nombres de HARRY POTTER, así como otras marcas de identificación relacionadas, son marcas registradas de Warner Bros. TM & © 2003. Derechos de publicación de Harry Potter © J.K.R.