Regístrate | Recupera tu contraseña
     
     
Menú




 
¿Quién ha añadido esta historia a sus Favoritos?
No tenemos salida » Las cosas cambiaron...
Historia terminada No tenemos salida (R13)
Por Julietta15
Escrita el Martes 30 de Noviembre de 2010, 18:33
Actualizada el Sábado 30 de Abril de 2011, 16:37
[ Más información ]

Las cosas cambiaron...

Buscamos un vagón mientras Luna se despedia de Damian, su amor era tierno pero la distancia lo marchitaria si no lo defendian como podían.

-¡Hola!- saludé a una chica de Hufflepuff que estab arrodillada en el suelo-. ¿Está ocupado?- le pregunté con amabilidad-.

-Si, ni siquera es mio, solo buscaba a mi gato- respondió la chica-.

-¡Gracias!- murmuré cuando la ví salir-.

-Debes de dejar de estar dando gracias a todos, Hermione- me comentó Draco en voz baja-. Eres mortífaga y no damos las gracias, cielo- me dijo al oido-.

-Lo sé no tienes por que recordarmelo...- aclaré-. Por si tu no lo sientes, duele demasiado. Es un milagro que no este llorando por el dolor

-No llorarias por dos razones; primero: eres fuerte, y segundo: eres una orgullosa Slytherin- me respondió-.

El viaje a Hogwarts fue agradable y rápido, para mi buena suerte.


Durante los primeros meses no recibimos ni pizca de información. Hasta que nos contactaron para informaron que atacarían Hogwarts en Halloween, por lo que nosotros avisamos a la Ordén del Fenix y actuamos como si nada hubiese pasado.

La cena de Halloween estaba deliciosa pero a mitad de está, la marca me comenzó a doler como nunca. Draco tomo mi mano y la apreto con sutileza la mano mirando la mesa de Gryffindor. Para ser más especificos a Harry que se masajeaba la cabeza.

-Él está cerca- murmuró Draco en voz baja-.

-¡Lo sé, a mi también me duele!- contesté de sopetón-.

-Pero no más que a Harry- sonrio forzadamente-. Pero estaremos bien...

Dumbledore se puso evidentemente nervioso por lo que Draco se levanto de la mesa, haciendo que yo me levantara con él casi por la fuerza. Ambos salimos con toda la discreción que fue posible pero nos llamaban con mucha urgencia. Todos los mortífagos estaban caminando por los pasillos como si fuera su casa, todos con sus relucientes mascaras de plata.

-Mi hermosa princesa de Gryffindor- me saludó Voldemort-. Les he traido un pequeño obsequio- me dio una caja verde-.

En el interior había una delicada mascara de plata con incrustaciones de rubíes en forma de la melena de un león. Bonita manera para atacar a mis compañeros de eestudios, tras ella heriría a muchos y morirían (no en mis manos).

-¡Gracias, amo!- agradecí haciendo una fina revenrencia como me había enseñado Bellatrix-.

-¿Te gusta?- asentí-. Bellatrix, ponle la mascara...- ordenó-.

Cuando me la puso mi ropa cambio magicamente, de mi uniforme paso a ser un hermoso vestido negro; encambio Draco quedo vestido como uno de ellos. Yo a la derecha y él a la izquierda, como principes que van tras su rey. Voldemort abrio las puertas de par en par llamando toda la atención del comedor.

-¡Buenas noches!- saludó Voldemort-.

Miles de rayos de colores comenzarón a volar por todo el gran comedor. La mayoría de los mortífagos aturdían pero él los mataba con total frialdad, sin pensarlo dos veces. Draco y yo por ser "los tesoros" del amo no luchamos hasta llegar a la mitad del gran comedor. Pero de momento me encontraba luchando contra dos Gryffindor y una Ravenclaw.

-Será una lastima, me encantaba tu vestido, princesita de pacotilla- me dijo la Ravenclaw-.

-Y a mi también me gusta- la mire a los ojos-. Desmaius

-Protego- lanzó ella-.

-Jinx- le dí-.

-Diffindo- pronunciaron tras de mi, provocando un corte grande entre mis costillas-.

-Flipendo- solté con dolor-.

El chico de Hufflepuff cayo a varios metros inconciente. Intente dar varios pasos pero me enrede con la falda del vestido haciendo que cayera a los pies de ¿Fred Weasley?


-La cabellería ha llegado mi lady- comentó con un tono burlón-. Te sienta muy bien el negro, Herm- me ayudo a levantarme del suelo-.

-¡Callaté, idiota!- ordené riendome-. Toma seriedad- pare de reirme-. ¿Y los demás?

-Luchando- respondió-.


A mi alrededor toda la ordén luchaba contra los mortífagos, los rayos volaban por todos lados. De la nada aparecio un rayo verde que le daria a Fred por la espalda.


-Aresto Momentum- eso reducio la velocidad del rayo como para que poder movernos con libertad-. ¡Jamás le des la espalda a la batalla!- le dí un zapé-.

-¿Y eso?- preguntó draco acercandose a nosotros, luego de haber desmayado a varios Hufflepuff-. No estamos para regaños, amor, esto es una guerra

-¡¡Eso!!- gritó Sirius, cual de los dos no sé-. Desvaister


Varios mortífagos quedaron atrapados y un silencio profundo reinó. Trate de quitarme la mascara pero no podía, lo unico que hacia era comenzar a asfixiarme. Mire a Draco, a él le pasaba lo mismo que a mi pero al parecer tenia más oxigeno que yo.


La tensión podia sentirse a flor de piel, mi oxigeno ya escaseaba y sentí como mi insignificante herida se multiplicaba en gravedad.


-¿Herms?- me llamaba una voz vagamente familiar-. ¡Herms, despierrrta...!


POV'S CALEB


-¿Caleb?- preguntó cuando le quite la mascara, para caer inconciente-.

-¡Despierta!- roge mientras la movia-.


Diannah había logrado despertar a Malfoy, si nos hubieramos movido más rapido no estaria a punto de morir. La tomé en mis brazos y me fui por la red flu a San Mungo. Donde la atendieron muy rápido, por suerte llegue a tiempo por que comenzaban a llegar los heridos de mayor gravedad de Hogwarts.


-¿Dónde y cómo esta?- preguntó Malfoy, desesperado-.

-Sus padres la atienden y no han dicho nada- me limite a responder-.


Dos días sin noticias y nada de nada, nadie sabia como estaba o si había sobrevivido. Malfoy no paraba de dar vueltas por toda la sala de espera. Estabamos que si tocabamos una almohada nada nos iba a despertar en un buen tiempo.


-Caleb, hijo, necesitas descansar- comentó mi madre-.

-Ve a casa, bañate y duerme unas horas- ordenó mi padre-.


Al levantarme para obedecer los Granger aparecieron por el pasillo y me volví a sentar.


-Ha despertado... esta muy confundida. Me temo que tiene lagunas mentales realmente fuerte- nos informó la señora Granger-. Quiere verte, Caleb- me dijo-.

-¿A mi?-asintieron-. ¿Donde?

-Habitación 641, ten cuidado- respondió-.


Fuí a la habitación la ví mirando por la ventana al mundo muggle, sollozaba sin parar.


-¿Soy una mortífaga?- preguntó sin darse la vuelta-.

-Si pero fue para ayudar a Harry- respondí-.

-Entonces ya nada será igual. Las cosas han cambiado y mucho- comentó-.

-Si pero para bien, Herms- me senté junto a ella-.


----------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------


Hola a todos Julietta15 ha vuelto y les tiene muchas sorpresas que nadie nunca creyo que podrían suceder... COMENTEN :P



« Llegada II Comenta este capítulo | Ir arriba Todo se cancela »


Potterfics - Harrylatino
Potterfics es parte de la Red HarryLatino

contacto@potterfics.com

Todos los derechos reservados. Los personajes, nombres de HARRY POTTER, así como otras marcas de identificación relacionadas, son marcas registradas de Warner Bros. TM & © 2003. Derechos de publicación de Harry Potter © J.K.R.