Historia al azar: Almas Gemelas
Regístrate | Recupera tu contraseña
     
     
Menú




 
¿Quién ha añadido esta historia a sus Favoritos?
Hates me » Capítulo 2: El secreto descubierto
Hates me (R13)
Por Ariadna
Escrita el Domingo 2 de Mayo de 2010, 15:14
Actualizada el Sábado 16 de Enero de 2016, 16:55
[ Más información ]

Capítulo 2: El secreto descubierto

Capítulo 2: Secreto descubierto

9 meses después.

Ian se paseaba inquieto delante de la puerta. Dentro de la habitación, se oían los gritos roncos de dolor de una mujer. Después de unos minutos los gritos cesaron y se oyó el sollozo de un niño, pocos minutos después, salió la comadrona, que le hizo una graciosa reverencia antes de hablarle.

-¿Qué es?-preguntó Ian ansioso por saber la respuesta.

-Un varón.-respondió la mujer, sin mirarle a los ojos.

Ian entró en la habitación y vio al bebé, lo cogió con una sonrisa, sin casi mirar a Shania, que estaba tumbada en la cama, mirando la escena con lágrimas en los ojos.

-Ian por favor, no me lo quites, te devolveré el dinero, te lo juro, como sea, pero no me quites al niño.-suplicó Shania.

Ian la miró fijamente con seriedad.

-¿Para qué lo quieres tú? Además, hicimos un trato, yo  ya he cumplido mi parte, y tú cumplirás la tuya.-dijo Ian, amenazándola.

-Es mi hijo, te daré más dinero, pero no te lo lleves.-dijo la chica llorando.

Shania vio como fugazmente aparecía la compasión en sus ojos, pero se esfumó rápidamente.

-No volveré a caer en tu trampa, tú lo que quieres es que te siga dando más dinero, y eso no lo voy a permitir.-dijo Ian llevándose al niño.

En cuanto se fueron, Shania empezó a llorar desconsoladamente, se habían llevado a su niño y ni siquiera había podido ponerle nombre.

 

 

 

 

 

Ian llegó a la sala del trono, y vio a su padre muy enfadado, al lado de su prometida.

-¿Pasa algo, padre?-preguntó Ian confuso, después de hacerle una reverencia a su padre.

-No finjas conmigo  Ian, acabo de enterarme de que te has acostado con una gitana, que te ha dado un bastardo, estando prometido.-dijo su padre con frialdad.

Se dio la vuelta y vio a dos guardias que sujetaban a Shania, que parecía muy asustada.

-¿Quién te ha dicho eso?-preguntó Ian, intentando ganar tiempo y pensar algo que decir.

-Un criado me dijo que hace unos días te vio con un bebé en brazos, y la otra mitad de la historia sólo tenía que pagar a esa zorra gitana para que me lo dijera.-contestó el rey mirando a la chica con desprecio.

-¡Es mentira! ¡Yo no he dicho nada!-dijo Shania, intentando liberarse.

-¡Cállate, zorra!-gritó uno de los guardias, mientras la tiraba al suelo de una bofetada.

Shania intentó levantarse, pero el guardia volvió a tumbarla de una patada, que hizo que la chica gimiera de dolor.

-¡No te levantes en la presencia del rey!

El guardia escupió en el suelo junto a ella, mostrando su desprecio hasta la chica.

Shania se quedó en el suelo y desvió la mirada hacia donde estaban Ian y su padre. Cuando un guardia que parecía un troll vio eso, le dio a Shania una bofetada tan fuerte que la estampó contra la pared, y un hilillo de sangre salió de la comisura del labio.

-¡Cómo te atreves a mirar al rey! ¡ Te has ganado unos latigazos, zorra!-dijo otro guardia.

-¡Basta!-exclamó Ian, sin poder aguantar como golpeaban a la chica. Se acercó a ella rápidamente y la ayudó a levantarse.

-¿La defiendes? Sólo es uan ramera que quería tu dinero.-dijo su prometida, mirando a Shania con odio.

-Nicole, sé que estás enfadada y lo siento, pero no hay razón para tratarla así, la culpa es mía, yo la obligé a hacerlo.-explicó Ian, asumiendo la culpa por los dos.

-¡Sólo es una gitana!-chilló Nicole, fuera de sí.

Ian miró a la chica, que estaba muy asustada, y se sujetaba a su camisa como si fuera un salvavidas, mientras intentaba impedir que sus lágrimas empezasen a caer por su rostro, sin conseguirlo.

-Es un ser humano.-dijo Ian, protegiendo a Shania.

-¡Esto es el colmo, si la defiendes, se anula nuestro compromiso!-gritó Nicole, que salió de la sala del trono, no sin antes empujar a Shania, que volvió a caer al suelo. Ella empezó a sollozar, sin poder evitarlo.

El rey los miró muy furioso.

-¡Esto es demasiado, Ian, para que aprendas te exiliaré a España y venderé a esta zorra al mejor postor!-gritó el rey.-Y el bastardo, será criado como el hijo de un campesino, y ninguno de los dos, lo volverá a ver.

-¡No!-chilló Shania, mientras veía como los guardias se acercaban a ella. Miró a Ian para que la ayudara, pero el chico parecía paralizado.

 

 

 

 

4 Años después.

Un niño de cuatro años, de ojos azules, eléctricos, de cabello castaño claro y bastante delgado, estaba jugando con un balón hecho de papel, cuando un hombre gordo, se acercó a él y enfadado, le gritó:

-¡Jarred! ¿qué haces aquí? Te dije que le dieras de comer a los animales, niño estúpido y desagradecido.-gritó golpeando al niño en la cara, que cayó el suelo, intentando contener un sollozo.

Se limpió las lágrimas y miró con esos ojos azules tan extraños, al hombre, que tragó saliva. Le ponía nervioso.

Levantó al niño, cogiéndole del pelo, haciendo que gritara de dolor.

Jarred corrió hacia la casa llorando, para hacer sus tareas.



« Capítulo 1: El trato. Comenta este capítulo | Ir arriba Capítulo 3: Shania »


Potterfics - Harrylatino
Potterfics es parte de la Red HarryLatino

contacto@potterfics.com

Todos los derechos reservados. Los personajes, nombres de HARRY POTTER, así como otras marcas de identificación relacionadas, son marcas registradas de Warner Bros. TM & © 2003. Derechos de publicación de Harry Potter © J.K.R.