Historia al azar: Fin de capitulo
Regístrate | Recupera tu contraseña
     
     
Menú




 
¿Quién ha añadido esta historia a sus Favoritos?
Una mentira, llevó a la otra » A toda acción, una reacción
Historia terminada Una mentira, llevó a la otra (ATP)
Por MariSeverus
Escrita el Jueves 25 de Marzo de 2010, 15:15
Actualizada el Jueves 25 de Marzo de 2010, 15:54
[ Más información ]

A toda acción, una reacción

Una mentira, llevó a la otra:

"Me dijiste que te interesaba, me mentiste. Te dije que no me interesaba, te mentí. Una mentira, llevó a la otra"


Sostenías mi mano, con mucha felicidad. ¡Todo era bienestar! Para ti no había medias tintas ni blancas. Para ti, había un mundo de posibilidades. La sonrisa era lo que más te importaba. Si el mundo se venía abajo, solo me decías: "Tranquila, mi vida. Mañana, será otro día".

Pero a veces, tras la felicidad, hay algo más. Con esto no quiero decir, que desde el principio desconfiaba de ti, ni mucho menos, sin embargo la utopía estaba muy lejos de convertirse en verdad. ¿Puedes culparme de que todo entre nosotros, marchara tan bien? ¿Por qué no nos equivocábamos, por qué caminábamos, con la cabeza en alto y sonrientes? ¿Es que no sufríamos de ningún tipo de dolor?

Creo, principalmente, por que intentábamos fingir...Pero ese no es el término adecuado. ¿Cómo se le llama a eso, que se utiliza para enmascarar la verdad y hacerla menos dolorosa? ¿Es que eso tiene nombre, aparte de la cobardía?

Sí. Se llama "mentira". Y de eso, estaban llenas las páginas de nuestras vidas. Creyendo que con sonreírnos y mirarnos en el otro, todo iba a estar bien. Que acostándonos en la misma cama, iba a unirnos. Cuando nos mantenía tan distanciados, como si estuviésemos en la punta de un país, contra el otro. Como si hubiésemos montado un frente de guerra. ¿Cuántas otras camas, teníamos que visitar, para sentir bienestar? ¿Cuántas más teníamos que comprar, para que se acoplaran a nuestros cuerpos, pero aunque fuese una sola, seguía siendo tan ancha como si fuese una matrimonial?

Me cansaba de nadar entre sábanas y almohadas, para oír las mismas palabras.

Realmente, nos pudimos haber ahorrado una buena dósis de dolor. Aunque si bien era cierto, que ambos éramos cobardes, para aceptar que íbamos a caminar solos y no tendríamos, las rueditas de protección que nos brindábamos, pudimos haber llegado a un buen acuerdo.

Me dijiste que te interesaba y yo lo creí. Es por eso, que hoy por hoy, siento que la relación es en blanco y negro. Que aburrida y sin ningún tipo de movimiento. Sí, yo te intereso, pero no lo que tenemos. Te intereso, por que te doy seguridad, de que solo no estás. Pero, ¿y el resto? ¿Qué pasa con el resto de los decimales, en la suma? Si los quitamos o nos da más exacto la respuesta o simplemente, nos confundimos.

Me encantaría decirte que esto es todo lo que esperaba, pero yo misma comencé a entenderlo. Comencé a entender, que detrás de tu interés, no hay amor y que detrás de tu amor, hay interés. Lo mismo me llegó a suceder, una vez. Tenía miedo de estar sola y comencé a mentirme. Eso que hacemos, cuando creemos que la verdad nos herirá de forma importante.

Dijiste que yo te interesaba y me mentiste. Te dije que no me importaba y te mentí. Una mentira, llevó a la otra. Y justo ahora, me encantaría haberme arrepentido. Antes de que siquiera surgiera la dependencia.

Pero me temo que es ya, muy tarde. Ni tú sabes qué hacer y ni yo, sé qué va a acontecer. Me encantaría haber visto la verdad oculta, pero al principio, todo es lindo y rosa. Claro, una vez que te acostumbras, una vez que todo empieza, conoces la realidad y comienzas a creer que lo que sigue, no va a gustarte.

Comienzas a huír. Comienzas a temer. ¿Pero eso no pasa siempre, al conocer algo por primera vez? Si vamos a rendirnos antes de tiempo ¿qué sentido tiene? Habrías comenzado por el asunto, de que yo no te interesaba y yo habría podido, encontrar una solución.

Temías devastarme, es probable. Pero como ser humano que soy, puedo aprender a sanar y eso...Eso está bien.

Podíamos ser amigos, podíamos ser compañeros. Podíamos ser solo conocidos, no importaba. De todas formas, no iba a dejar de agradecer, las cosas hermosas que me enseñaste.

Eso sería ser cruel, eso sería ser, desagradecida con la vida. Pero ahora que esto está lleno de mentiras, solo puedo pensar en lo triste. En lo dfícil, que fue asimilarlo y que será, el perdonar tu libertad. Tu deseo de libertad. De haber comenzado antes, quizá lo habría comprendido. Pero ahora estoy aquí, esperándolo.

Esperándote. Esperando que digas esa palabra mágica. Todo fue mentira y nada más que mentira. Pero creo que esta vez, vas realmente, hacia el punto. Ya no me amas más y yo quisiera pensar, que esta no es mi realidad.

Puesto que, me acostumbré a tus mentiras y ahora, la verdad me parece una mentira. Está distorsionado, es complicado.

Por eso te lo ruego, no más mentiras, sean verdaderas o no. Ya ni siquiera puedo diferenciar, una de otra. Y espero, no hacérselo a otra persona. Espero no confundirla, con lo poco que aprendí de ti y solo brindarle el lado bueno.

Sí, tú tuviste un lado bueno. Eso, nadie te lo quita. No necesito mentir en eso.

Y espero, no estarme equivocando en esto que estoy diciendo. Me atrevo a contarlo y espero que lo escuches, atentamente.

Una mentira es tan letal, como un arma. No hará que la persona se desangre, ni sufra de una herida mortal. Pero no hay que olvidar que el corazón, también tiene piel y también sangra. Como también llora y sonríe.



Comenta este capítulo | Ir arriba


Potterfics - Harrylatino
Potterfics es parte de la Red HarryLatino

contacto@potterfics.com

Todos los derechos reservados. Los personajes, nombres de HARRY POTTER, así como otras marcas de identificación relacionadas, son marcas registradas de Warner Bros. TM & © 2003. Derechos de publicación de Harry Potter © J.K.R.