Historia al azar: El héroe caído
Regístrate | Recupera tu contraseña
     
     
Menú




 
¿Quién ha añadido esta historia a sus Favoritos?
You are my thief » Capítulo 7: El lado oscuro de Justin
You are my thief (ATP)
Por Ariadna
Escrita el Miércoles 12 de Agosto de 2009, 09:20
Actualizada el Domingo 20 de Abril de 2014, 19:28
[ Más información ]

Capítulo 7: El lado oscuro de Justin

Capítulo 7: El lado oscuro de Justin

-¡No voy a seguir aguantando que estás estúpidas crias me vacilen! Que tú te hayas encaprichado de ella no es mi problema. Además ella tampoco está tan buena… ya encontrarás a otra mejor.-dijo Ryan despectivamente.

Elizabeth no pudo evitar sentirse algo ofendida al oír estas palabras y aun más cuando le lanzó una mirada despectiva recorriéndla de arriba abajo.

-Te he dicho que no, tenemos un trato, tú te quedas con el dinero y yo con ella.-dijo Justin sacando la pistola amenazadoramente.

-Estás obsesionado Justin, es sólo una maldita cría.-exclamó Ryan sin entender a su amigo.

-Eso a ti no te importa, cumple tu parte y yo cumpliré la mía, si quieres puedes quedarte con la niña.-dijo Justin refiriéndose a Lucy.-pero a ella no la tocas ni un pelo.

Ryan negó con la cabeza y se fue.

Justin guardó la pistola y se alejó de Elizabeth sin decir nada.

-Gracias.-musitó ella todavía asustada.

Justin se paró en seco al oírla y se volvió.

-Perdona, hay algo que no entiendo, ¿por qué yo? Hay chicas mucho más guapas.-dijo Elizabeth sin entenderlo.

-No lo sé, supongo que eres diferente.-respondió el chico acercándose a ella y acariciándola la mejilla.

Elizabeth cerró los ojos y sintió los labios de Justin sobre su cuello.

La chica se dejó llevar hasta que sintió como él la cogá en brazos y la tumbaba sobre el sofá, mientras él se ponía encima.

-Justin, para por favor.-dijo Elizabeth cuando vio que Justin iba a desabrocharse los pantalones.

Ryan estaba muy cabreado con Justin. No solamente había defendido a la chica esa, quitándola autoridad, sino que encima le había dicho que él podía quedarse con la hermana… ¡Cómo si a él pudiera interesarle esa cria! ¡Que ridículo! Justo cuando pensaba eso, Ryan vio salir de la cocina a Lucy con un cuchillo en la mano.

Ryan endureció el rostro. Esa niña tenía la valentía para intentar liberara a sus padres, mientras ellos estaban en casa.

Estúpida niña.

Se acercó sigilosamente hasta ella, sacó la pistola y se la puso en la cabeza.

-Suelta el cuchillo.-ordenó fríamente el chico.

A Lucy le recorrió un escalofrío de miedo al oír la fría voz de Ryan detrás de ella, y soltó el cuchillo con un ruido seco.

Ryan se agachó lentamente y cogió el cuchillo.

-Para ser tan pequeña eres realmente un incordio.-contestó Ryan con una mirada que era capaz de paralizar a cualquiera, por eso se sorprendió cuando Lucy se dio la vuelta y le contestó con rabia:

-Y tú para ser tan mayor eres realmente un imbécil.

Lucy había dicho esas palabras haciendo gala de mucha valentía, pero también de mucha estupidez.

Ya no le importaba si la mataban, sabía que lo iban a hacer antes o después, solamente quería que lo hiciera pronto y dejaran de jugar con ella y Elizabeth.

Ryan levantó la pistola y la estrelló contra la cabeza de Lucy, con un ruido sordo, haciendo que la chica cayera desmayada en sus brazos.

Sacó la llave y abrió la puerta del sótano y se echó Lucy al hombro mientras bajaba por la escalera.

Elizabeth empujó a Justin con las manos, mientras el chico la besaba el cuello.

-Justin, por favor…-dijo antes de que Justin la besara para acallarla.

Elizabeth sintió como le bajaba los pantalones y la acariciaba las piernas.

En ese momento supo que Justin no iba a parar.

-Justin, para.-dijo Elizabeth empezando a llorar mientras se revolvía. Pero él la tapó la boca y siguió quitándola la ropa.

Elizabeth empezó a pegar patadas y puñetazos a diestro y siniestro, y entonces Justin se enfadó, sacó la pistola y la golpeó la cabeza.

Elizabeth abrió los ojos y se levantó rápidamente, ya no estaba en su casa, sino en la parte trasera de un coche.

En los asientos de delante estaban Ryan y Justin, este último iba conduciendo.

-¿Dónde vamos?-preguntó Elizabeth con una mueca de dolor y llevándose la mano a la cabeza, debido al golpe que le habían dado hace unas horas.

-A mi casa.-contestó Ryan secamente.

-¿Dónde está Lucy?-preguntó de nuevo la chica, desorientada.

-A salvo, atada y amordazada junto a tus padres en tu casa.-dijo Justin sin mirarla.

Elizabeth miró a Justin fijamente, nunca le había visto tan enfadado. Tenía los nudillos blancos de apretar el volante con tanta fuerza y una mirada helada que te daba escalofríos.

-Justin, ¿quieres que conduzca yo?-preguntó Ryan a su amigo cuidadosamente, para no enfadarle.

-¡JODER!-gritó Justin. Pisó el freno de repente, haciendo que Elizabeth se diera contra el asiento de delante y cayera al suelo del coche.

Justin se bajó del coche y Ryan le siguió.

Con un gemido de dolor, Elizabeth se acercó a la puerta del copiloto para escuchar la conversación.

-Justin tranquilízate, ¿qué ha pasado con la chica?-preguntó Ryan.

-Esa zorra no hace otra cosa que tentarme, pero cuando la llevé al sofá no quería hacerlo, y tuve que dejarla inconsciente.-masculló Justin con la cara contraída por la furia.

-Pero… ¿la violaste?-preguntó Ryan asombrado.

-¡No!-gritó Justin, después pareció que se tranquilizaba un poco.-Ryan  no voy a dejar que se vaya nunca, es mía, no voy a dejar que nadie más la toque.

-Ella te odiará, lo sabes, déjala ir Justin, es lo mejor para los dos, estas obsesionado con ella.-le aconsejó Ryan.-Pero decidas lo que decidas, yo te apoyaré  amigo.

-Gracias Ryan, pero no puedo dejarla ir.-respondió Justin muy serio.

Ante las palabras del chico, a Elizabeth le entró miedo. Se habían dejado la puerta del copiloto abierta y lo hab´ñia escuchado todo. Vio que los dos chicos estaban muy ocupados como para fijarse en ella y no se lo pensó dos veces, abrió la puerta y salió corriendo del coche.

-¡Maldita zorra!-exclamó una voz detrás de ella que reconoció como la de Justin.

El chico corrió tras ella y antes de que la chica pudiera hacer nada para evitarlo, ya la había cogido.

Elizabeth se debatió gritando, pero el puñetazo de Justin, la dejó semi inconsciente en sus brazos.

Se la echó al hombro sin ningún cuidado y la empujó dentro del coche. La ató las manos y los pies y la metió en el asiento del copiloto.

Ryan se sentó en el asiento del conductor y miró a su amigo preocupado, nunca lo había visto tan enfadado, él siempre estaba tan contento y tomándose todo a broma.  Le vio sacar un cigarro para calmarse, le temblaban las manos.

Entonces Elizabeth empezó a llorar, al despertarse, y Ryan tuvo que sujetar a Justin para que no la golpeara.

-Mira Justin, vamos a hacer una cosa, si odias a la chica, podemos traer a la hermana, es idéntica pero más inocente, ella no te engañará además he visto como te mira, le gustas.-dijo Ryan.

-No, yo la quiero a ella.-dijo Justin con un gruñido.

-Justin piénsatelo, sería tuya, las dos son iguales, y la niña será más fácil de manejar, si sigues así acabarás matando a Elizabeth.-dijo Ryan señalando a la chica.

Justin la miró. Se había desmayado de nuevo. Tenía el pómulo hinchado y el labio roto, y gracias al último puñetazo y mañana tendría el ojo morado e hinchado.

-Esta bien, traeremos a la niña.



« Capítulo 6: Ella es mia Comenta este capítulo | Ir arriba Capítulo 8: Inocente »


Potterfics - Harrylatino
Potterfics es parte de la Red HarryLatino

contacto@potterfics.com

Todos los derechos reservados. Los personajes, nombres de HARRY POTTER, así como otras marcas de identificación relacionadas, son marcas registradas de Warner Bros. TM & © 2003. Derechos de publicación de Harry Potter © J.K.R.