Regístrate | Recupera tu contraseña
     
     
Menú




 
¿Quién ha añadido esta historia a sus Favoritos?
Lagrimas del corazon » La fiesta
Historia terminada Lagrimas del corazon (ATP)
Por Marianita Pattinson
Escrita el Jueves 6 de Agosto de 2009, 20:29
Actualizada el Lunes 16 de Noviembre de 2009, 18:53
[ Más información ]

La fiesta

No comprendía por que estaba tan nerviosa, era sólo un chico.

Había resuelto, ir a la fiesta pero solo por un par de horas, y lo borraría de mi mente, así me costara mi estancia aqui, cosa que no quería que sucediera. Mi mente era un terremoto, no le encontraba ni pies ni cabeza a mis pensamientos, había pasado ya casi una hora y en esa hora sólo habia pensado en excusas para no ir, pero al recordar sus ojos y la manera en que me miraba mi corazon se aceleraba de manera estúpida, y me atrapaba maquilando excusas para las excusas,no sabía por que el tenía ese efecto en mi, pero sabía que odiaba eso, no podía ponerlo en esa situación, yo sabía que no merecía el cariño ni el amor de nadie, así que no andaría buscandolo.

Si algo había aprendido estos últimos años era precisamente eso, que cada persona que yo amara o me amara, no debía hacerlo, era un error muy grande, y el dolor que estos dejaban en mi al irse, era aun peor.

Un estremecimiento me recorrió, y me obligué a pensar en otra cosa, no había algo que aborreciera más que esos recuerdos, recuerdos que me hacían sentir como una muerta en vida, y como si mi corazón se frenara, así que mejor me preocupe en estar bien arreglada, no sabía como eran las fiestas aquí así que me sumí en esos pensamientos, pero eran como un charco, éstos, son muy poco profundos, y cuando cae en ellos uno queda mojado y nada te seca más que el tiempo. Y así estuve lo que restaba de la hora, con pensamientos tontos, hasta que al mirar el reloj me di cuenta que ya eran las 10 de la noche, y la música ya se oía através de las paredes.Así que me ''resigné'', salí de mi departamento, y toqué la puerta de al lado.

Unos hermosos ojos azules, con mirada tierna y abiertos como platos, me recibieron, acompañados de una enorme sonrisa.

Todas mis preocupaciones se disiparon.

-¡Hola!- Dijo Robert, muy alegre.

-¡Hola!- le contesté sorprendida por la gran sonrisa que prometía arraigarse en mis labios, y el tono un poco nervioso, despreocupado y muy feliz de mi voz.

Él ensanchó su sonrisa.

-Pasa-me dijo.

Me quedé muda, sus ojos tenían ese efecto en mi, desgraciadamente, y me limité a seguirlo.Me llevó a una mesita donde estaban los refrescos y un grupo de chicos del que sólo reconocí a Melinda, y Peter.

-Hola-los saludé. Y ellos me sonrieron al tiempo que me contestaron con un hola unisono.

-Les presento a Abril-dijo Robert- ella vive aqui al lado, y bueno, no conoce a nadie asi que les ruego portence bien con ella.-me miró de nuevo con unos ojos llenos de ternura.-Regreso en un instante, no me tardo mucho¿de a cuerdo?-

-Está bien, aqui voy a estar.-Le contesté, mientras me daba golpes en mi fuero interno.¿Por qué no podía hacer lo correcto?

Ensanchó la ya enorme sonrisa y se alejó.

-Abril, ¿quieres un refresco a algo?-me preguntó Melinda.

-No gracias, estoy bien.-

-Así que ¿tú eres Abril?-preguntó otra chica de cabello rizado y corto hasta los hombros.

-Si, yo soy Abril-le contesté, no entendía por que lo preguntaba si Robert me acababa de presentar y Melinda hacia unos instantes me habia llamado por mi nombre.

-Es muy...primaveral.-me dijo riendose-Yo soy Sarah.-

-Es muy...lo siento, no se me ocurre nada- dije uniendome a sus risas

Miré hacia otro lado, y mi mirada se encontró con la de Robert que me miraba fijamente, sonriendo, cosa que me hizo sentir apenada, y bajé la mirada, pero me di cuenta de que se acercaba.

-¿Quieres...bailar?-me preguntó.

Levanté la mirada, cosa que no debí haber echo.

-Si- le contesté inmediatamente, perdiendome en sus ojos de un fantástico tono azul.

Llegamos a la mitad de la pista, que bueno, era la sala, y nos movimos al compás de la música, era mas divertido de lo que podía imaginar, y reimos mucho, pero gracias a dios, una cancion mas calmada empezó a sonar y dejé de bailar.

-¿Nos... sentamos?- le pregunté meditabunda.

-O si quieres podemos seguir bailando- me dijo con una tímida pero hermosa sonrisa, y unos ojos que me derretían.

-De acuerdo- le dije cohibida. Acercandome a él.

Él me tomó de la cintura y yo acomodé mis brazos al rededor de su cuello, pero aún así había un pequeño espacio entre los dos.

-Me alegra que hayas venido- Dijo, con un tono tierno y apenado, al parecer el también se sentía cohibido.

-A mi también me alegra- le dije.

Acontinuación me acercó más a él eliminando la poca distancia que había entre los dos, mi corazón en respuesta vaciló y reanudó su latir de manera desesperada, como si quisiera salirse de mi pecho, pero aún asi logré acomodarme en su pecho, que hasta ese momento no me había dado cuenta de lo musculoso que era, y cerré los ojos, deseando con todas mis fuerzas que ese momento nuca se acabara.

Estuvimos así mucho tiempo, dejé de estar conciente de los amigos de Robert que nos miraban con interés y me perdí en los tranquilos latidos de su corazón. De pronto sentí sus labios cerca de mi oreja y con desmesurada ternura me susurró.

-¿Ya te mencioné lo hermosa que te ves hoy?-

Mi corazón dejó de latir por un instante, me aleje un poco pero no demasiado, ya que estaba muy comoda ahí en su pecho.

-No- le contesté con una sonrisa-No me habías mencionado nada-

-mmm..¿Enserio?-asentí con la cabeza-Pues en ese caso que torpe soy, te ves hermosa.- agregó con tiernos ojos y sonrisa.

-Gracias-le contesté nuevamente cohibida.

Y en ese momento me dí cuenta de la cercanía de nuestros rostros, peligrosamente cerca. Acercandose más a cada momento que pasaba.

La carne es débil, me dijo una vocesita en mi cabeza.

-¡no!- dije con un grito quedo, en respuesta a ese pensamiento, y aparté mis ojos de los suyos.

Pero alcancé a darme cuenta de su confusión¿Por qué tenía que hacer las cosas tan mal?¿Pensaría él que fué en respuesta a nuestra cercanía?, sólo esperaba que no lo hubiera tomado así y poder regresar a su cálido pecho.Pero en ese preciso momento un fuerte crack resonó en toda la casa, y ambos volteamos hacia donde se había producido, y nos percatamos de que un gran jarrón se había caído y echo añicos.

-Disculpa-dijo él, aún de manera tierna, bueno al menos no estaba enojado conmigo- tengo que ir a ver eso- dijo poniendo los ojos en blanco y con un manifiesto tono de desencanto.Y nuevamente se alejó.

El estar lejos de él me hizo ver claramente y darme cuenta de lo que había estado a puento de suceder, tenía que salir de ahí, yo no le convenía, él no debía estar cerca de mi, yo siempre lastimaba a las personas que quería, un horrible sentimiento se apoderó de mi, y me hizo caminar sin voltear atrás hacía la mesa de los refrescos, donde aún se encontraban Melinda y Sarah.

-Tengo que irme, diganle a Robert que lo siento, pero que tuve que irme, adiós.-les dije a toda prisa.

Y salí del apartamento,con una respiración bastante agitada y una enorme tristeza que aprisionaba mi corazon. Y me quedé frente a mi puerta, con la mano en la perilla. Ya eran casi las tres de la mañana, no entendía como el tiempo se había pasado tan rápido en sus brazos.

La puerta del departamento de al lado se abrió y reprimí un gemido al darme cuenta de que unos ojos impactantemente azules me miraban fijamente con una inmensa ternura.

-Te fuiste- me acusó

-Lo siento es que.. ya es muy tarde, y mañana ai escuela, y ...-las excusas se oian patéticas así que renuncié a ellas.-Lo siento.-

Esbozó una sonrisa llena de conmprensión.

-No pasa nada está bien, sólo que tenía la esperanza de que estuvieras un ratito más conmigo,-dijo mirando sus zapatos- pero tienes razón, ya es muy tarde.-concluyó con un tono triste.

No me agradaba en lo más minimo verlo así.

-Amm... - vacilé no muy segura de que decir- Me alegra mucho haber venido- y me quede helada, por segunda vez en la noche, las palabras, salieron de mis labios sin pensarlo.

Sin aviso, se acercó a mi acortando la muy pequeña distancia entre nosotrosy me dió un beso lleno de ternura, en la mejilla.

-Siento algo extraño cuando me acerco a ti- desvió la mirada nuevamente- y me gusta ese sentimiento-

Me quede muda, casi como si me hubieran cosido los labios, no supe que contestarle, yo también sentía lo mismo, pero me negaba a sentirlo, esto era un error me repetía una y otra vez, pero por una razón extraña y que no lograba comprender, no me podía alejar de él, con una sola mirada, sonrisa, roce, palabra o algo que el hiciera, me derretía y la cordura no cabía en mi.

Él se dió cuenta de mi vacilación.

-Mañana, ¿tienes como irte a la escuela?-preguntó.

Lo miré a los ojos confundida, y una vez más le contesté sinceramente.

-Si mis pies cuentan como transporte, entonces la respuesta es si, si te refieres a un auto, entonces no.-

Rió.

-De acuerdo, entonces a las 7 de la mañana aqui voy a estar parado tocando a tu puerta.-

Y aunque era una afirmación, logré captar en su tono que podía negarme si quería, pero sabía que aunque quisiera, no lo lograría por que estaba mirando sus divinos ojos azules.

-¿A las 7?..pero si las clases comienzan a las 8.-Era más fácil contestarle con una pregunta que dejaba a entrever que la respuesta era si, y de ese modo, era más fácil seguir con mi plan de alejarme de él, o por lo menos tratar de hacerlo.

-Creéme, es mejor que te recoja a las 7- me contestó

-De acuerdo, hasta mañana- le dije al tiempo que abría la puerta de mi departamento.

-Hasta mañana Abril.-Un estremecimiento me recorrió al escucharlo pronunciar mi nombre. Cosa que odié.

Y ambos entramos a nuestros departamentos, la música se oía más queda dentro de mi apartamento, y ya lejos de él todos los sentimientos que me habían agobiado hasta hace unos momentos, regresaron con más fuerza, y mi mundo se vino abajo, me deje caer al suelo con la espalda pegada a la pared, sosteniendo con fuerza mi cruz.

-No tienes idea de cuanto te extraño y te necesito.- susurré

 

 

 

siento haberme tardado tanto, pero la escuela me trae bien atareada y tebía demasiadas ideas en mi mente, pero finalmente las acomodé y aqui esta el resultado, epero que les guste...:D dejen sus comentarios:) me hacen muy feliz :))



« Londres Comenta este capítulo | Ir arriba Cafeteria »


Potterfics - Harrylatino
Potterfics es parte de la Red HarryLatino

contacto@potterfics.com

Todos los derechos reservados. Los personajes, nombres de HARRY POTTER, así como otras marcas de identificación relacionadas, son marcas registradas de Warner Bros. TM & © 2003. Derechos de publicación de Harry Potter © J.K.R.