Historia al azar: Volver a quererte .
Regístrate | Recupera tu contraseña
     
     
Menú




 
¿Quién ha añadido esta historia a sus Favoritos?
La boda de mis sueños » Amigos, amantes… o algo más…
Historia terminada La boda de mis sueños (R15)
Por Erha_athena
Escrita el Miércoles 5 de Agosto de 2009, 14:57
Actualizada el Domingo 14 de Agosto de 2011, 21:01
[ Más información ]

Amigos, amantes… o algo más…

-entonces ¿es una cita?- cuestiono Luna mientras que Ginny seguía en la ducha.

-¡no!- Grito Ginny saliendo del baño envuelta en una toalla y buscando algo que ponerse- ir a desayunar no es una cita…-contesto la pelirroja con una sonrisa.

-¿y lo de esta noche?- Luna levanto una ceja mirando con incredulidad a su pelirroja amiga.

-¿Qué tiene esta noche?- Ginny trato de fingir casualidad e indiferencia.

-¿es una cita?- preguntó Luna remarcando cada una de las palabras de su pregunta.

-no, es un favor para que esa entrada no se desperdiciara…- Ginny tomo dos blusas entre sus cosas y se las puso enfrente a Luna- ¿Cuál debería usar?-

-la negra…- contesto Luna con indiferencia- Ginny ¿no sería más fácil terminar con Marcus y casarte con Harry?- Luna poso sus manos sobre los hombros de la chica de manera maternal.

-Luna, lo de esta noche no significa nada, solo somos un par de viejos amigos que vamos a ir a un inofensivo juego de qquidich- Ginny desvió la mirada, sabía que había algo más en la mirada desubicada de Luna, eso era madurez- y Marcus volverá mañana para terminar de planear nuestra boda, después de abril 15 volveré a América siendo Ginny Feamel-

-Ginny ¿sabes algo? ¡Eres masoquista!- Luna bufó con desesperación mirando al techo- ¿Cómo puedes ser así de fría? Si yo pasara más de un año lejos de mi amado Rolf creo que moriría…- Luna volvió a su semblante de ojos soñadores y Ginny soltó una risita.

-¿Quién es Rolf?-Ginny tomaba un par de botas y miraba con sorpresa a Luna.

- has pasado muchos años lejos de casa querida amiga…- Luna le dio un último abrazo y salió de su habitación.

 -si claro… como sea- Ginny comenzó a vestirse sin ningún tipo de opresión, podía salir con Harry, pero sin que fuera una cita.

Luna bajo con aire despreocupado las escaleras, ahí se encontraba Hermione, desayunando con Ron y la señora Weasley.

-Luna querida ¿quieres algo de desayunar?- pregunto la señora Weasley a la rubia que asintió emocionada.

-¿ya decidieron quien será la madrina?- pregunto Ron devorando los huevos fritos.

-no…- contestaron incomodas ambas chicas.

-¿y ya encontraron una forma de decidir?- ahora Ron daba una gran mordida a una tostada con mantequilla.

-no…- ahora su tono de voz era molesto y ambas chicas se miraron fijamente.

- pues George y yo hemos pensado…- Ron dio un gran trago a su jugo de naranja y prosiguió- cuando nosotros queremos contratar a alguien siempre hacemos una entrevista, para delimitar si es apto para el puesto o no y les proponemos hacer lo mismo…-

-¿Cómo una prueba para ver quien será la mejor madrina?- cuestiono Hermione, mirando sorprendida a Ron por lo brillante de su idea.

-sí, y verán mamá también colaboró, nos dio una lista de aspectos que debería de tener un madrina perfecta, y Angelina también ayudó demasiado…- Ron tomo un pergamino y se los mostro a las chicas.

-pero ¿quién no haría la entrevista?- cuestiono Luna.

-nosotros George y yo…- comento Ron sirviéndose más salchichas azadas- no te preocupes Luna será completamente neutral y objetivo…- y se llevó un pedazo particularmente grande de salchicha a la boca.

- por mi está bien…- apoyo Hermione tomando la mano de su novio.

- si no hay otra mejor opción… ¿hoy en la noche está bien?- Luna se levantó de su asiento mientras el pelirrojo asentía con la cabeza junto con su novia- bien debo irme a ver a Rolf…-

-¿Quién es Rolf?- la señora Weasley hablo en voz baja, pero Luna lo escucho perfectamente.

- es el amor de mi vida…- la rubia soltó un suspiro y salió de la casa.

-es su novio imaginario—dijo Hermione con tono desencajado.

Ginny bajaba las escaleras de dos en dos, iba muy linda pero sencilla como si fuera a dar un solitario paseo y despidiéndose con la mano salió rumbo al callejón Diagón.

Ahí en la heladería, sentado en una mesa con sombrilla se encontraba Harry, saludo a Ginny con la mano, la chica se le acerco con una radiante sonrisa.

-hola desconocido ¿has visto a un tipo alto de cabello oscuro un poco petulante y con aires de grandeza?- Ginny se sentó frente a Harry quien le sonrió de forma seductora- se supone que desayunaría con el hoy…-

- ¿y el tipo ese tiene nombre señorita?- pregunto el chico siguiéndole el juego.

-sí creo que se llama… Barry Otter… no espere Terry Totter—Harry rio con más fuerza aun, Ginny saco una tarjeta y leyó- no… se nombre es Harry Potter-

-no pues no he visto a ese tipo, pero he escuchado de él- Harry se inclinó para acercarse a la pelirroja y continuo- me han dicho que es un apuesto auror del ministerio- esta vez fue Ginny quien rio fuerte- pero es una descortesía dejar esperando a una joven tan hermosa como usted, así que ¿puedo invitarle algo?-

-eso sería lindo…- Harry llamó al mesero y un chico flacucho de cabellos rubios y mirada tímida se acercó a ellos- pero antes de aceptar un café de un extraño… ¿me podría decir su nombre?- Ginny le guiño el ojo coquetamente.

-si mi nombre es Barry Totter- ambos rieron mucho y después se dirigió al mesero- dos cafés por favor- el mesero se alejó y después Harry le regalo la más encantadora de sus sonrisas.

-es un gusto conocerlo señor Totter…- Ginny se acercó al moreno y le deposito un tierno beso en los labios.

- ¿acostumbra señorita a besar a todos los extraños que le invitan café?- pregunto Harry dándole otro beso.

- no, solo a los que son especialmente sexys- Ginny lo volvió a besar ambos rieron- ¿Cómo esta Amber?- pregunto coloquialmente mientras se sentaba a su lado y le tomaba de la mano.

-bien, le ha salido ya media pierna y pronto saldrá del hospital…- el mesero se acercó a ellos con dos cafés- ¿has visto a Luna últimamente?

-si ¿por?- Ginny volvió a llamar al mesero- ¿podrías traerme una rebanada grande de pastel de chocolate?- Harry le hizo señales para que fueran dos las rebanadas de chocolate.

-el caso contra Tanner requiere del testimonio de un especialista frente al Wizengamot y Luna siempre le ha gustado colaborar- Harry tomo su rebanada de pastel y comenzó a comerlo.

-¿en que podría ayudar Luna?- Ginny parecía confundida.

- ¿Qué no lo sabes? ¡Luna es la mejor bióloga del mundo mágico! ¡Por eso viaja tanto!- Ginny abrió los ojos como plato sorprendida por aquella declaración-… en definitiva has pasado mucho tiempo lejos de casa…- susurró el pelinegro.

-eres la segunda persona que me lo dice…- confesó Ginny bajando la mirada- creo que no quería recordarte- Ginny comenzó a ver borroso por causa de las lagrimas.

-pues ya no me recuerdes- Harry la volvió a besar- solo hay que vivir estos momentos…- Ginny lo beso con más fuerza, en definitiva su amiga tenía razón, era masoquista.

Ron estaba clasificando algunos productos de la tienda, cuando la puerta se abrió de golpe dejando entrar a dos chicas que con paso decidido se le acercaron, una era alta y rubia y la otra era un poco más baja y castaña, detrás de ellas venia un chico pelirrojo, parecido a él.

-hola- Ron le tendió una sonrisa nerviosa a las personas que acababan de llegar- ¿ya tan pronto quieren comenzar?-

-al mal paso darle prisa hermano- George se puso a un lado y se froto las manos- bien señoritas, vamos a someterlas a una serie de preguntas y algunas pruebas para determinar quién de ustedes sería la mejor madrina para la boda de mi hermana- George tomo un pergamino y comenzó a leer- veamos señorita Grenger, ¿qué es lo fundamental que llevaría en su bolso por cualquier emergencia?-

-pues llevaría un maquillaje compacto, por cualquier señal de brillo, un pegamento para cualquier tacón roto y aguja e hilo para cualquier desastre de vestidos desgarrados…- Hermione sonrió ante las miradas de aceptación de los chicos.

-Bien ¿señorita Lovegood?- Luna me mordió los labios un momento y después dijo con soltura.

-una bolsa de mejillas fritas para los nervios…- los muchachos solo asintieron y George hizo algunas anotaciones.

-Respuesta creativa e interesante- Ron soltó una risita al ver la expresión de Hermione- Señorita Grenger, supongamos que a la novia le da un ataque de nervios y comienza a divagar en lo horrorosa que podría ser su vida de casada…- George miro con desconcierto a Ron y pregunto- ¿Quién hizo esta pregunta?- Ron dio un vistazo al pergamino y después encogió los hombros.

-Tu mujer…- George parpadeo varias veces y continúo.

-… su vida de casada y lo gorda que se pondrá cuando tenga hijos… ¿Qué hace usted?-

-Le daría un tónico para los nervios y después le diría que si no funciona existe el divorcio- Ron esta vez soltó una carcajada.

-me alegra que no hayas sido la madrina de mi Ange…- George la miro con enojo- Señorita Lovegood, la novia nota que la ex novia de su futuro esposo está ahí… esta pregunta de seguro la hizo Amber…- dijo sonriendo- usted… a) intenta animarla diciéndole que la mujer viste más horrible que una stripper b)trata por todos los medios de que la novia no la vea o c) se le abalanza a la ex y la saca tirándole del cabello…- Luna parecía pensar mucho su respuesta.

-La c…- contesto encogiéndose de hombros, ambos chicos se miraron  y con afirmaciones de cabeza continuaron la entrevista.

- señorita Grenger…- esta vez fue Ron quien le pregunto- el tío ebrio de la novia comienza a hablar de lo adorable que era ella cuando le cambiaba los pañales, muéstrenos que haría…- George se paró frete a ella e imitando a un hombre ebrio se tambaleo sobre sus pies.

-Recuerdo a mi pequeña Ginny, era como de este tamaño- de inmediato Hermione lo tacleo y se arrojó sobre el para inmovilizarlo.

-¿Dónde aprendiste eso?- cuestiono Ron mirándola perplejo.

-Amber me lo enseño…- Hermione ayudo a George a levantarse y después ambos sonrieron.

- señorita Lovegood, la novia tuvo una alocada despedida de soltera y se ve fatal, ¿Qué haría para solucionarlo?-

-mm…le daría un baño de agua helada y una pasión rejuvenecedora- los chicos comenzaron a ver las puntuaciones de ambas chicas.

-señoritas una última pregunta para ambas, ¿Cuál sería el discurso para felicitar a los novios en la recepción? Señorita Grenger la escuchamos-

-no venía preparada pero bueno… recuerdo cuando conocí a la pequeña Ginny, ella tenía once y yo doce, pero a pesar de la diferencia de edad siempre supe que podía contar con ella ellas buenas y en las malas para todo y para siempre. Pasamos por muchas cosas, la mayoría divertidas otras muy peligrosas, pero en general no cambiaría nada de lo que viví a lo largo de mi vida con ella, pues somos hermanas, siempre lo seremos y en cuanto al esposo de Ginny, bien pues bienvenido a la familia- ambos chicos sonrieron satisfactoriamente y aplaudieron, Hermione sonrió radiante y le dijo a Luna- supera eso Lovegood…-

-Bien pues nunca pensé que Ginny se casara con alguien que no fuera Harry y de eso estábamos hablando Hermione y yo mientras nos duchábamos juntas esta mañana…- ambos chicos se quedaron boquiabiertos por ese discurso tan conciso.

- tenemos los resultados…- Ron hablo con tono nerviosos- buena suerte a ambas y recuerden que ya son ganadoras por estar aquí, se los daremos a conocer hoy por la noche en la cena…-

Ambas chicas salieron de la tienda, mientras iban bufando y quejándose de lo terrible que eran ese par d Weasley, después de varios minutos de quejas Hermione se despidió de Luna y desapareció.

Luna continuo caminando por el callejón Diagón, cuando vislumbro a dos figuras que iban riendo y besándose, eran Harry y una chica pelirroja que se le pegaba como lapa a sus labios, parecía que si no lo besaba iba a morir; a medida que se acercaban iba reconociendo a la pelirroja.

Ginny se preguntaba si realmente era malo lo que estaba haciendo, aprovechándose de que Amber y Marcus estaban lejos, pero recordó lo que Harry le había dicho, "solo existe el hoy y mañana pues… ya veremos". Ahora ambos se divertían viendo el partido de qquidich.

-Conner la pasa la quaffel a Mart, Mart la retiene se la regresa a Conner… ¡qué manera de esquivar una blogger! Conner se perfila lanza y ¡paradon de Wood!- la voz de comentarista resonaba por todo el estadio.

Ginny tenía mucho tiempo sin ver un partido de qquidich, había olvidado la emoción de las tribunas el zumbido de las escobas al pasar frente a ellos, el grito de la afición, los nervios de mirar pasar las bloggers junto a ellos, los nervios de ver la snich. Todo eso le recordó sus años en Hogwarts, cuando todo era más simple, cuando solo tenía un Harry, cuando lo miraba y todas sus respuestas llegaban solas.

Tomo su mano y Harry la abrazó de la cintura mientras gritaba para apoyar a su equipo, esos bellos paseos por el colegio, aquellos días en los que su mundo se limitaba ser felices, a amarse, a solo mirarse a los ojos y saber que podían confiar el uno en el otro; aquellos momentos donde las discusiones terminaban con un beso, aquello momentos tan felices que ahora estaba reviviendo…

Al finalizar el partido Harry la llevo de regreso a su casa, y antes de entrar la beso, como siempre lo hacían cuando eran felices juntos, Ginny lo abrazo por el cuello como no querer dejarlo ir, pero por una parte, una punzada de dolor le ardía en el pecho, era el dolor de la culpa, de la traición, del juego entre dos personas que dañaban a otras sin importarles nada.

-buenas noches…-Ginny se separó de él sin mirarlo a la cara y se dispuso a entrar, pero Harry le tomo fuerte la mano y la volvió a besar.

-te amo Ginny…- le susurró Harry al oído después del beso y la dejo entrar a su casa.

Ginny tenia un aire desconcertado, no entendia que era lo que estaba pasando, se sentía como alcanzada por un rayo y por un minuto se quedó mirando su reflejo en un cuchara mientras cenaban, preguntándose ¿realmente esa soy yo? Y es que tenia la ligera sensación de que eso le estaba pasando a otra persona.

-Ginny te tenemos noticias- decía Hermione sonriente, mientras que Ron y George se miraban en uno al otro nerviosos- ya sabemos quien será tu madrina ¿no amor?- Hermione le puso una mano sobre la pierna de Ron.

-Bueno de hecho, nosotror, George y yo les hicimos algunas pruebas esta tarde…- Ron comenzó a juguetear con el tenedor.

-fue divertido- afirmo Luna mirando la escena fijamente.

-si, muy divertido y los resultados fueron…- George miró a las chicas y luego a su hermana quien estaba ausente- empate…-

-¿empate?- Tanto la rubia, como la castaña se levantaron de la mesa.

-pues entonces ambas serán mis madrinas- Ginny también se levantó de la mesa- me voy a la cama no tengo mucha hambre- Ginny subió las escaleras seguida de Luna.

Antes de entrar a su habitación una de sus mejores amigas la detuvo, era Luna con un semblante de preocupación que nunca había visto en ella.

-Ginny te vi hoy…- Ginny solo suspiro y trato de ser indiferente.

- ¿y luego?

-te vi besándote con Harry ¿Ginny a que juegas? Si quieres estar con Harry solo termina con Marcus, pero no juegues con los sentimientos de las personas- Luna bajó al comedor dejando a la pelirroja sola.  

De inmediato ella entro en su habitación, no podía pasarle esto, no de nuevo, sentía como las rodillas le temblaban, como su pecho le ardía por los latidos de su corazón, como sus manos deseaban volver a tocar el cielo, como todo su mundo se movía para quedar de cabeza una y otra vez, como sentía una gran ansiedad por no tenerlo cerca. Se dejó caer sobre su cama, ¿de verdad Harry solo era su amigo?

No lo vio a la mañana siguiente, pero a quien se encontró cara a cara fue a Marcus, le sorprendió lo fácil que le pareció fingir ante ese hombre que tenía frente a ella, ¿se podía fingir el amor? O era que en realidad amaba a ambos.

-cariño ¿podemos hacer algunos cambios?- Marcus miraba las notas y los arreglos de la boda, Ginny solo respondió con un movimiento de cabeza- el pastel que sea de ron, el chocolate no es muy del agrado de mi paladar y Elle me sugirió que fueran frecias y orquídeas, en vez de alcatraces…- Ginny no prestaba atención, tenía sus propios conflictos.

El tiempo avanzaba y se hacían menos las oportunidades de ver a Harry, pero Ginny no podía pensar más claro gracias a eso, cada ocasión que se veían para planear algo de la boda, la aprovechaban para escaparse y besarse desesperadamente.

Parecía que por cada día que se acercaba la boda, ellos se trataban de amar más desesperadamente ¿Qué importaba que en abril 15 todo ese amor que se profesaban se fuera al carajo? ¿Qué importaba si se hacían más daño con eso? ¿Qué importaba si a medida que se amaban más, menos tiempo les quedaba juntos?

Era como si de pronto Ginny se hubiese partido en dos, por una parte la Ginny Weasley de antes, la que todos en su casa conocían, esa Ginny bromista y despreocupada que Harry amaba había revivido, y se hacía presente cada que Harry estaba a su lado; pero por la otra parte, la Gin Weasley de Nueva York, la periodista calculadora y fría que solo podía ser humana al lado de Marcus, él era su base, su bastón , su perspectiva de todo, era alguien seguro que le brindaba estabilidad a su vida.

Faltaba unos cuantos días para la boda, Amber ya estaba completamente recuperada de la pierna, Harry solo observaba como el amor de su vida se preparaba para separarse de el para siempre.

Estaban en la madriguera, recostados bajo un viejo roble donde solían pasar tardes enteras amándose, estaban jugando con sus manos para medir los reflejos del otro, cuando Ginny decidió hacer la pregunta que le rondaba por la cabeza desde hace tiempo.

-Harry ¿Qué somos tu y yo?- Harry fijo su mirada al cielo pero no respondió- porque no podemos decir que solo somos amigos…-

-no, no somos amigos…- confeso Harry tomando sus manos y mirando su anillo de compromiso- te queda grande-

-eso no es importante Harry…- Ginny quito su mano bruscamente- ¿Qué somos?

-somos dos personas que se aman y una de ella se va casar…-

-¿no vas a hacer nada por impedirlo?- Ginny se sorprendía de lo tranquilo que estaba Harry, parecía que solo había estado jugando con ella, con sus sentimientos, quizá de verdad amaba a Amber.

-no…- Harry le sonrió con desdén y después aclaro- pasado mañana el juego termina y cada quien regresa a su vida…- Harry se levantó y trago saliva.

- ¡solo así! ¿Me dices que me amas pero que no vas a hacer nada por retenerme?- Ginny estaba molesta y herida- ¡es por Amber!

-Amber no tiene nada que ver en esto, es algo entre tú y yo y tú no tienes por qué meterla- Harry respondió molesto igual que Ginny, él nunca se limitó a decirle nada- como te dije antes, no me pareces de las que quieren que las persigan ¡tomaste una decisión! -

- y al parecer tú también…- Ginny solo desapareció con llanto contenido.

Harry golpeo fuertemente el árbol unas gruesas gotas comenzaron a caer del cielo.



« ¿Es una cita? Comenta este capítulo | Ir arriba Despedida de soltera. »


Potterfics - Harrylatino
Potterfics es parte de la Red HarryLatino

contacto@potterfics.com

Todos los derechos reservados. Los personajes, nombres de HARRY POTTER, así como otras marcas de identificación relacionadas, son marcas registradas de Warner Bros. TM & © 2003. Derechos de publicación de Harry Potter © J.K.R.