Historia al azar: Último Encuentro
Regístrate | Recupera tu contraseña
     
     
Menú




 
¿Quién ha añadido esta historia a sus Favoritos?
Draco...¡¿Weasley?! » 5.- Alguien que me habla
Draco...¡¿Weasley?! (ATP)
Por Saraa_LTFB
Escrita el Sábado 23 de Mayo de 2009, 03:40
Actualizada el Miércoles 16 de Diciembre de 2009, 14:26
[ Más información ]

5.- Alguien que me habla

5.- Alguien que me habla

 

 

 

 

 

 

 

 

 

En el capítulo anterior:

 

-¡No tengo porqué aceptar como "hermano" a Malfoy! ¡No me da la maldita gana! ¡Ya tengo bastante con verlo en Hogwarts! Además - intenté hacerles entrar en razón -, ¿no os dais cuenta de que el año y pico que estará aquí se lo pasará basureándonos? - noté una mano estirándome el brazo.

 

Me giré, dispuesto a exigirle a quien fuera que me dejase en paz, pero me quedé parado al ver quién era.

 

 

Era Harry.

 

Le miré, sorprendido y confuso, y me indicó que me calmase. Lo que, obviamente, me provocó lo contrario.

 

-¿Qué haces, Harry? ¿Por qué mierdas no me apoyas?

 

El se quedó callado unos segundos, observándome, hasta que contestó:

 

-Ron, eres mi mejor amigo, y sabes que te apoyo, pero debes calmarte. No digas esas cosas. - No me lo podía creer.

 

-¿Y porque no? ¡Por el amor de Merlín, Harry! Esa alimaña ha intentado arruinarte la vida de todas las maneras posibles, y si Voldemort te hubiese matado el mes pasado, hubiese sido el día mas feliz de su vida…

 

Mi amigo hizo una mueca, y sentí haber comentado lo de Voldemort.

 

Haría cosa de un mes que Quien-vosotros-sabéis atacó Hogwarts, por lo que Harry no tuvo más remedio que enfrentarse a él, ganase quien ganase. Pero la Batalla de Hogwarts trajo fatales consecuencias para ambos bandos. Los mortífagos fueron casi aniquilados, aunque los más cercanos a Voldemort vivieron la mayoria, y eran lo que se llamaba la Resistencia.

Por nuestra parte, perdimos a muchos. Muchos alumnos de la escuela, profesores, cómo Snape y el profesor de DCAO; o miembros de la Orden, como Ojoloco Moody, aunque sin duda alguna para mi familia lo más doloroso fue cuándo pensamos, cuándo vimos lo que debía de haber sido la muerte de Ginny. No me permití pensar mas en ello.

El caso es que Harry cargaba con el peso de todas esas muertes en su conciencia, aunque no fuese culpa suya. En los últimos quince días que Hermione y yo estuvimos con él, cada vez que alguien lo mencionaba, se apartaba de con quien estuviese, y se iba a sufrir en silencio.

 

-Lo siento. No se porque lo he mencionado. De verdad. - me cortó con un gesto.

 

-No pasa nada. De todos modos, algún día tendremos que hablar sobre ello - Oía a mis espaldas los sollozos quedos de mi madre, y supe que tanto mi familia cómo Harry, al igual que yo, estábamos haciendo un esfuerzo para no mirar a Malfoy -. Anda, ayúdame a instalarme, ¿quieres? - sonreí abiertamente.

 

-Claro.

 

Y tras una última mirada de reproche a mis padres, me giré y me encaminé con Harry hacia la puerta, pasando totalmente del hurón.

 

Antes de que pudiesemos salir de la sala, una figura rubia se nos adelantó, y subió las escaleras a la carrera.

 

Y ese idiota de Malfoy ni siquiera conocía la casa.

 

 

 

 

 

 

POV Draco

 

Subí las escaleras, hasta que ya no quedaron más. Abrí una trampilla del techo, y salí al tejado de aquella casa.

 

Me encontre con un par de ojos marrones, llenos de lágrimas. Unos ojos que complementaban un bonito rostro femenino, pálido y con pecas; a una melena roja como el fuego, larga y brillante; a un cuerpo menudo, sentado. A una Weasley.

 

La reconocí de inmediato, era la menor de los Weasley. De pronto me dí cuenta de que, pese haberla humillado frente decenas de personas en mi segundo año, pese haberme burlado de ella en los ultimos cuatro años, no sabía su nombre. Y por primera vez en mi vida, senti remordimientos.

 

Me giré, maldiciendo por lo bajo, dispuesto a irme a cualquier lugar de la cosa en donde no me encontrara miradas de pena o de odio, es decir, a cualquier lugar de la casa en el que estuviese solo, pero oí la voz de la pequeña Weasley, diciendome suavemente:

 

-Puedes quedarte, si quieres - tenía la voz tomada, como si hubiese estado llorando, lo cual encajaba con sus ojos. La miré; en ese momento tenía los ojos cerrados -. A mí no me importa.

 

Me lo pensé un momento y me senté. La verdad es que no me apetecía estar solo. Entonces noté que flashes y pensamientos de la discusión de los Weasley y Potter me invadían, así que, desesperado con mantener la cabeza ocupada, comenté:

 

-No me has preguntado que hago aquí, comadreja.

 

El insulto, lejos de ofenderla, le debió divertir, pues sonrío. Pero no fue una sonrisa como las que solía hacer en Hogwarts, una de esas sonrisas de felicidad que hacían los Weasley y que me fastidiaban tanto. Fue una sonrisa triste. Aún sin abrir los ojos, me respondió:

 

-Tus padres han muerto y el mío te ha adoptado.

 

Escucharlo así, resumido y basto, me hizo sentir peor de lo que esperaba, aunque supiese que eso no era del todo cierto. No del todo. Esforzandome por no dejar translucir ningun sentimiento, pregunté:

 

-¿Y cómo sabes tu eso?

 

-Oí la discusión.

 

-Oh. Vaya. - no sabía que decir.

 

-Harry te ha defendido, ¿eh? No debe de ser agradable para ti. - me quedé callado durante unos minutos, minutos en los que Weasley no dijo nada. Al final me decidí a contestar:

 

-No, no demasiado - me dí cuenta de una cosa -. Espera, ¿Potter ha venido y no le has ido a saludar? ¿No es Potter tu amor imposible o algo así? - dejó de sonreir, y lamenté haberselo preguntado.

 

Murmuró algo, y me pareció que decía "Exactamente"

 

-Te equivocas, ehh… - por fín abrió los ojos y me miró, con cara de duda - ¿Cómo prefieres que te llame, Draco o Malfoy?

 

Eso me sorprendió mucho, asi que medio titubeando le respondí:

 

-Normalmente te diría que me llamases Malfoy, pero llámame Draco si quieres, Weasley… - ella recuperó su sonrisa, la sonrisa de hace unos segundos, triste.

 

-Llamame Ginny, entonces - asentí, un poco intimidado por la situación -. Y, contestando a tu pregunta, debo decirte que te equivocas. Él fue mi amor imposible hace muchos años - la miré esceptico - bueno, dos. Pero ya no lo es.

 

Algo me dijo que mentía, pero no era mi problema, de todas formas. Otra duda me asaltó, esta bastante más complicada, al menos para mi. Pensé bien como plantear la pregunta. Después de todo no quería que la única persona de mi edad que parecía dispuesta ha hablarme dejase de hacerlo.

 

-Oye, Ginny, ¿como es que tu no… me odias? Es decir, no quiero que lo hagas - me liaba yo solo -, pero me parece… raro. - ella alzó las cejas, sorprendida.

 

-¿Por qué habría de hacerlo? - la respuesta me descolñocó bastante.

 

-Por que llevo cuatro años burlandome de ti… - ella por primera vez rió, y, por primera vez, la risa de un Weasley me resultó agradable.

 

-Al principio si que me molestaba, incluso te llegué a odiar aquel día en la Flourish&Botts cuando… - se cortó a si misma, y cerró los ojos. Era obvio que el recuerdo de aquel dia le hacia mal, asi que recordé lo que pasó aquel dia. Potter estaba haciendo alarde de su fama otra vez, y me metí con él. Pero entonces Ginny le defendió y yo le dije a Potter… que hasta su novia le tenía que defender. Comprobado, Ginny seguía enamorada de aquel idiota de Potter. Pobrecilla - Bueno - siguió -, que después ya comenzó a importarme cada vez menos lo que dijeses hasta el punto que ya solo me dabas un poco de… lástima.

 

La miré ceñudo, y me esbozó una sonrisa de disculpa.

 

-No te enfades… Además, ahora mismo no creo que te sientas muy bien, y si yo pasase por la misma situación que tu, me gustaría que alguien hablase conmigo, aunque no le tuviera demasiada estima.

 

Oímos la voz de su madre, llamándola a comer, y me dijo:

 

-Será mejor que vayamos - y bajó la trampilla.

 

-Ginny, hija, tenemos que decirte algo… - oí decir a su madre mientras yo me acercaba a la trampilla, aunque no muy animado con las expectativas de volver a sentir sobre mi miradas de odio y de compasión - verás, a sucedido una desgracia, y---

 

Se calló al verme bajar del tejado, mirando al suelo.

 

-Vaya, supongo que ya te debes haber enterado… - me arriesgué a mirarlas, y vi el asombroso parecido de la hija con la madre que la miraba con preocupación, seguramente para ver si yo le había echo algo. Pero Ginny sonreía a su madre. - bueno, vayamos a comer.

 

La señora Weasley echó a andar, y bajó las escaleras. Mi nueva… ¿amiga? Se dirigía por el mismo camino, pero al ver que no las seguía, se volvió y me dijo:

 

-Vamos, Draco. A comer. - y me sonrió, tratando de infundirme fuerzas. Suspiré.

 

-Detrás de ti.

 

De vuelta al infierno otra vez.

 

 

 

 

 

 

--------------------------------------------------

 

Aquí de nuevo!

 

Este capítulo me ha sido mas difícil de escribir de lo que me pensaba, pero aqui lo tieneen!!

 

Y si no les importa, dejen un comentario, por favor, que anima!



« 4.- Nuevo miembro en MI familia Comenta este capítulo | Ir arriba 6.- Discusiones por...¿cómo llamarme? »


Potterfics - Harrylatino
Potterfics es parte de la Red HarryLatino

contacto@potterfics.com

Todos los derechos reservados. Los personajes, nombres de HARRY POTTER, así como otras marcas de identificación relacionadas, son marcas registradas de Warner Bros. TM & © 2003. Derechos de publicación de Harry Potter © J.K.R.