Historia al azar: Historia de una vida
Regístrate | Recupera tu contraseña
     
     
Menú




 
¿Quién ha añadido esta historia a sus Favoritos?
Memorias de una Merodeadora » ¿Un beso soñado?
Memorias de una Merodeadora (R15)
Por flomassi
Escrita el Viernes 20 de Febrero de 2009, 21:47
Actualizada el Miércoles 20 de Abril de 2011, 17:05
[ Más información ]

¿Un beso soñado?

Aclaración: RECOMIENDO  que los que ya leyeron el capítulo, lo vuelvan a hacer desde el principio porque agregué y modifiqué algunas partes. Perdonen! Espero que els guste, Flo Massi :)


Si bien era desagradable encontrarse en el cuerpo de Potter, debo decir que ya me estaba acostumbrando. Se me hacía muy difícil ir al baño, o bañarme; no porque no supiera como hacerlo, sino porque no me gustaba nada tener que estar tocando el cuerpo de alguien en quien no estaba interesada... Era ajena a ese cuerpo, y por más que intentara, no iba a conseguir conservar algo de pudor.

Era Viernes por la mañana. Fui la primera en levantarme de los chicos. Frank dormia envuelto en las sábanas, Remus se encontraba tranquilo, quieto; Peter roncaba (y babeaba para mi desagrado) y Sirius dormía todo destapado. Las sábanas se habían caído al piso. Pensé que, no sería tan malo si sólo las levantaba y las acomodaba donde debían estar. Me acerqué a Black. Era increíblemente más sexy durmiendo... y también más lindo, ya que parecía un hermoso ángel. Al colocarme a su lado, noté que sonreía. Me pregunté en quien estaría pensando. Sonreí ante la idea de que estuviera soñando conmigo, pero luego al descartarla y pensar en cualquier otra chica el fuego de la envidia se apoderó de mí. Pensar que, después de todo, James y Sirius tenían razón y no alardeaban para nada. La tarde anterior, varias chicas se les habían acercado para hablar, o acosarlo, o sólo pedirle una de sus pertenencias. No me había causado ninguna gracia. Sirius tenía a casi todo el colegio femenino siguiéndolo. ¿De verdad él la quería a ella? No creía que así fuera. Era imposible. Con todas las chicas lindas y fáciles, ¿Justo iba a interesarse en una de las más difíciles? Detuve mis pensamientos al escuchar mi nombre. Giré para ver si alguno se había levantado, pero todavía seguían en el 8° sueño. Escuché de vuelta. Entonces giré mi vista otra vez hacia Sirius y me sorprendí al ver que él me había nombrado. Volvió a hacerlo. Me quedé dura junto a él. Si sólo lo besara... Él nunca sabría que había sido James. James, por supuesto, tampoco. Era una locura, pero no podía contenerme, necesitaba besarlo. Me acerqué más a él, bajé mi cabeza (tuve que subirme un poco a su cama ya que su cabeza estaba más al medio) y en cuanto mis labios sólo se encontraban a un paso, Peter soltó tan tremendo ronquido que provocó que me sobresaltara y terminara...encima de Sirius.
Sirius se despertó sobresaltado sin entender nada. Me miraba sorprendido. Le sonreí inocentemente como modo de tampoco entender.

-¿Qué diablos haces encima mío, Cornamenta?-me dijo asustado.

-Yo..emm... Tropezé y me caí.

-Me asustas! ¿Podrías salir de mi cama si no te importa?

-Claro, lo siento, perdón.- Me había sonrojado. Sirius me miró aún más sorprendido.

-¿Qué te sucede? A caso.. ¿A caso te has vuelto... al otro bando? ¿Es por perder las esperanzas con Lily? Bueno, si es así, no te culpo de querer intentar algo conmigo, sé que soy irresistible.- Se pasó su mano por la cabellera negra. Sentí el leve impulso de tirarme encima de él.

Me hice la enojada.-Claro que no! ¿Qué locuras dices? Es solo que me tropezé, y punto.

Sirius comenzó a reir con la risa que me volvía loca.- Como digas amigo, pero no me asustes más. ¿Sabes? No te lo tomes mal, pero últimamente estás algo cambiado, extraño.

-¿Tú creés?-Reí nerviosamente.- Son sólo imaginaciones tuyas. A mi no me gustas. Es solo que estoy algo nervioso por lo del baile..

-Tú estás raro desde antes que se informara lo del baile.

-Claro que no.

-Claro que sí tonto cuatro ojos.

-¿Cómo me llamaste?

Sirius rió.- Tranquilízate amigo.-Miró hacia la ventana y dijo "levicorpus!". Quedé colgando dada vuelta en el aire. La cabeza se me estaba poniendo colorada debido a la sangre.

-AAGHHH SUÉLTAME SUÉLTAME! DESHACE EL HECHIZO IDIOTA!-comenzé a gritar como una loca agitándo mis brazos en el aire.

Sirius desconcertado lo finalizó y caí al suelo de madera.

-¡Por las medias de Merlín! ¿En qué diablos pensabas Black?.-Respiré agitada. Coloqué una de mis manos en mi pecho.

Sirius pronunció cada palabra con una risa.-¿Por.. qué..has..dicho..jajajaj..¡por las...medias...de merlin!JAJAJAJAJJAJAJJAJ.-se descostillaba de la risa.-y..gritast..e..como ¡Mujer!..-le comenzaron a brotar lágrimas.

-Ya Basta Sirius.- la cara de James Potter parecía un tomate.- Creo.. creo que iré a Desayunar, muero de hambre.

-Definitivamente, el síndrome de Peter es contagioso. Yo también estoy hambriento.

-¿Qué les sucede?-Mis gritos habían despertado a Frank y a Remus. Peter como siempre dormía.


Donde estará esta chica.. ¿Dónde estaba mi yo? ¿Por qué tardaba tanto en bajar? Que Florence tardara me ponía los pelos de punta. Este era el último día que tenían para practicar. Aunque Florence me había sorprendido con su oculto talento, eso no quitaba que algo pudiera llegar a salir mal. Luego de unos 20 minutos de esperar en la asquerosa y fría mesa de Slytherin, mi yo entró corriendo por la puerta... todo colorado. Maldije por lo bajo, y Bellatrix Black, la odiosa prima de Sirius, me escuchó y miró con desprecio. Aunque esa actitud ya era una costumbre, porque siendo James también ocurría lo mismo. Iba a correr hacia ella pero no fue necesario, ya que rápidamente Florence me agarró por la túnica y tirando de mí dijo: "vamos". Corrimos por el vestíbulo y nos dirijimos hacia uno de los pasillos que conducía a las mazmorras.

-Y bien.- Dijo finalmente Florence.- Aquí estoy.

-Llegas tarde.-le reproché.

-No es mi culpa.

-¿Por qué viniste toda roja? ¡Parecías un dragón bola de fuego chino! Me hiciste quedar como..como.. ¡Como un Peter!

-Perdóname por salvarte la vida, Potter.- me fulminó con la mirada. Me quedé helado y con la boca abierta.

-¿Sal.. salvarme la vida? ¿de qué hablas Florence?-La miré confuso.-Explícate.

-Es que, Sirius estaba a punto de decirle a Lily que fuera al baile contigo. Y yo, claro, le hice un hechizo y salí corriendo antes de que me o te matara. No me lo agradezcas.

-Mientes.- le dije pero no muy convencido.

-¡Claro que no!

-Sirius nunc..-pero luego me puse a pensar y deduje que eso podría ser verdad. Sirius era totalmente capaz de hacerlo.- Bueno, es difícil creerte pero.. de cualquier modo, gracias princesa.

Noté que mi cara adquiría un tono rosado. Comenzé a reir y Florence me miró, y luego sin saber qué más podía ocurrir... Me besó.

Le seguí el beso, por puro instinto. Con una de sus manos tocó mi cabello, bueno, el suyo. La abrazé (en verdad, a mí). Luego de un par de segundos me soltó.

-vaya.-le dije atontado.- Tú sí que sabes besar.

-Creo que es obvio.- me respondió de forma altanera.- Si me disculpas, debo tomar tus tontas y aburridas clases.- Se fue sin decir más nada.

Quedé como un tonto embobado en el pasillo. Luego recordé que debía ir a Cuidado de Criaturas Mágicas y me dirigí hacia los terrenos del colegio.



-James, ¿Podemos hablar un momento?-Remus parecía preocupado.

-Claro, Remus.-Dejé de lado los apuntes sobre aburridos magos locos que habían intentado cambiar la historia y me dispuse a escucharlo.

-¿Y.. qué era lo que querías decirme?

Remus suspiró y bajó la voz para que sólo yo pudiera oírlo. A mi Izquierda Sirius hechizaba hojas de papel y hacía que atravesaran al Profesor Binns que se encontraba copiando en el pizarrón algunas fechas y hechos importantes (los cuales carecían de importancia para nosotros).

-Escucha, sé que Lily no te aprecia tanto como tú.

-No me quiere para nada.

-Pero eso no significa.. Mira, que una chica no te quiera no significa que debas subirte a la primer escoba que te encuentras.-Largo un leve suspiro y me miró.

-Perdona Remus.. pero no entiendo a qué te refieres exact...

-¡Simplemente no entiendo porqué te has besado con Florence James!-me quedé paralizada, como si me hubieran hechado Petrificus Totalus.- ¡Lo pienso, lo analizo y no puedo entenderlo! ¿Puedes responderme en vez de quedarte como un tonto mirándome?

-¿Cómo lo sabes?

-¿Que cómo lo sé? ¿Entonces es una relación secreta? ¿Le ocultas a tus mejores amigos que estás saliendo con la chica que Sirius desea? ¿Qué clase de persona eres James?

-No, no es lo que tú piensas Remus...

-Claro que es como lo que yo pienso. Y más te vale decírselo tú a Sirius, ya que no será muy agradable que se entere por otro.

El fantasma Binns comenzó a hablar sobre la guerra entre los duendes y los magos y Remus y yo tuvimos que terminar nuestra discución. Antes de continuar tomando apuntes me dirijió una mirada severa. Ahora sí que estaba en problemas. ¿Cómo diablos los había visto? Y todo, todo esto sólo por querer tomar la varita de Potter para terminar el estúpido hechizo. Era increíble mi mala suerte, y estaba segura que hasta que no terminara con esto no iba a terminar.



-Tenemos que hablar.-Estaba en la mesa de Slytherin, en la cena. Después de haber compartido 5 cálidas cenas con los de Gryffindor, volver a estar sentada en esta mesa se sentía muy extraño. Remus nos espiaba desde la mesa de los leones.

-¿Debido a..?

-No te hagas el tonto. Remus..nos vio.-enrojecí.

-¿Y?

-¿Cómo y?-Odiaba que se mostrara indiferente.- ¡Está enojado! ¡Si no le digo a Sirius lo sucedido él se lo dirá! ¿Qué vamos a hacer?

Esta vez, James se paró, me miró y me dijo.- Mira, estoy harto de que me involucres en los problemas que tú causas. Tú me diste el beso, tú arréglalo.

-Pero..¡Tú lo seguiste! Y además, es tu mejor amigo y no puedes...

-Tú no puedes decirme que puedo hacer o no. Hasta luego Florence.

Y se fue sin más que decir.


Desperté sobresaltada en la cama del circular dormitorio de Gryffindor. Sirius, Remus, Frank y Peter se encontraban alrededor mío, mirándome asustados, con preocupación.

-¿Qué sucede?-pregunté nerviosa.



 Perdon por tardar, tengo muchisima tarea, estuve enferma (fiebre, mucho dolor de cabeza y garganta y estornudos) y encima cuando iba a subir antes se me borró todo. MILLONES DE DISCULPAS!! Besos y se agradecen los comentarios, Flo Massi :)




« En la Tierra Mojada.. Comenta este capítulo | Ir arriba Esos ojos grises »


Potterfics - Harrylatino
Potterfics es parte de la Red HarryLatino

contacto@potterfics.com

Todos los derechos reservados. Los personajes, nombres de HARRY POTTER, así como otras marcas de identificación relacionadas, son marcas registradas de Warner Bros. TM & © 2003. Derechos de publicación de Harry Potter © J.K.R.