Historia al azar: La nota
Regístrate | Recupera tu contraseña
     
     
Menú




 
¿Quién ha añadido esta historia a sus Favoritos?
La confusión (ATP)
Por mauxi_potter
Escrita el Domingo 9 de Noviembre de 2008, 17:52
Clasificación: Apto para todo público
[ Más información ]



Harry Potter y
La Confusión

Por: mauxi_potter

 1
La carta y el castigo injusto

 Harry se despertó muy temprano para ser sábado y junto al dosel de las cortinas podía ver el resplandor celeste del cielo que recién se iluminaba por la ventana, se quedó acostado por unos minutos y decidió ir a cambiarse para poder desayunar temprano.
 Cuando estaba terminando su pan con tocino Ron seguido de Hermione entraban al Gran Comedor iban discutiendo sobre las tareas de Ron que ni siquiera había empezado y Hermione se negaba a prestarle las de ella.
 -Te he dicho que es malo copiar, Ron- Decía Hermione
 -Sólo voy a comparar respuestas- chillaba Ron
 -Ni siquiera has empezado el tuyo, y lo sabes, hasta  Harry ha empezado el de él- Replicaba Hermione
 -Gracias por tomarme en cuenta- Interrumpió Harry sin ganas y volviéndose hacia su desayuno
 -Ya ok, entonces, al menos ¿me puedes ayudar a hacer el trabajo sobre el uso de la sangre de Dragón? y me explicas porque no entendí nada- decía Ron
 -Entenderías si no te durmieras en clase- dijo Hermione sentándose junto a Harry -y sí, te ayudaré, si me prometes que será la última vez que te olvidas de hacer alguna tarea
 -Gracias Hermione, eres estupenda- Agradeció Ron tomando un plato con huevos y tocino
 Hermione y Ron empezaron a desayunar, ya que después podrían visitar Hogsmeade junto a Harry
 Mientras terminaban de desayunar oyeron una voz agitada que se aproximaba
 -¡Hola, Harry!- era Ginny acompañada de Luna que venía saltando alegremente.
 -¡Hola Ginny!- dijo Harry parándose y dejándole espacio para que ella se sentara -¡hola Luna!
 -Hola chicos -dijo Luna -me voy a desayunar, que tengan buenos días -dijo alejándose de la mesa de Gryffindor
 -¿van a ir a Hogsmeade? -preguntó Ginny
 -claro, yo quiero comprar unas cosas, y tú ¿irás?- dijo Hermione
 -Si, entonces nos vemos allá más tarde, porque primero quiero ir a la Luchecería- respondió Ginny
 -yo te acompaño Ginny, después de que desayunes- dijo Harry que estaba parado junto a ella
 -Gracias Harry, eres muy amable -dijo Ginny sonrojándose un poco- pero no voy a desayunar, no tengo hambre, sólo venía a preguntarle a Ron si quería mandarle algo a mamá-
 -No, pero dile a mamá que me envíe pastel de calabaza
 -Ron, si sigues comiendo tu escoba no aguantará tu peso y no podrás volar -Dijo Hermione sonriendo un poco
 Ron la miró un poco molesto pero no dijo nada, pues no quería otra discusión con ella
-Ginny -era Lavender Brown una compañera de curso de Hermione -no te olvides de lo que te pedí el otro día
 -¡AH! claro a eso voy
 -¿qué cofa? ¿pofgué nunfa me guentan nafa?- dijo Ron con la boca llena de tocino
 -Son cosas de mujeres, y tú no eres una- dijo Ginny
 -Gracias Ginny, me avisas cuando lo tengas -dijo Lavender
 -obvio, te avisaré de inmediatamente cuando lo tenga en mis manos -dijo Ginny  -Harry, ¿me acompañas? -le susurró a Harry
 -Claro, vamos- contestó -nos vemos en la Sala Común      en media hora- dijo dirigiéndose hacia Ron y Hermione -para ir juntos -y se alejó de sus amigos junto a Ginny
 Harry  y Ginny se tomaron de la mano y se dirigían hacía la Luchecería cuando se tropezaron con Malfoy que iba flaqueado por Crabbe y Goyle y junto a ellos se encontraba también Pansy Parkinson
 -Pipipote y la traidora de la sangre son novios, que conmovedor -dijo Malfoy con su cara de asco
 -cállate Malfoy -dijo Harry sacando su varita
 Malfoy también sacó su varita al igual que sus amigos Crabbe y Goyle
 -¡UY! que hará ahora el gran Harry Potter, El Amigo de Los Sangre Sucia, y ahora novio de la traidora de la sangre -dijo Malfoy mientras apuntaba a Harry con la punta de su varita
 -cierra la boca Malfoy -dijo Harry con voz irritada
 -que pésimos gustos tienes Potter, una Weasley -dijo Malfoy como si hubieran vomitado sobre él -¿seguro que tus lentes sirven? porque no veo nada agradable ni lindo en ella, hasta un trol es mas lindo
 -te lo advierto Malfoy, ¡cállate! -dijo Harry a punto del colapso
 -y ¿qué me vas a hacer? eh Potter, atrévete, atácame y antes que diga Quidditch serás expulsado de Hogwarts
 -Harry, vámonos- dijo Ginny al oido de Harry un poco molesta -No vale la pena, además él es un loser y un imbécil sin nadie que lo quiera, ni su propia madre
 -repite lo que dijiste Weasley -gritó Malfoy
 -que eres un loser y un completo imbécil -gritó Ginny
 -te arrepentirás de eso Weasley -dijo Malfoy- ¡cruc..!
 -¡expeliarmo! -gritó Harry antes que Malfoy terminara  Malfoy salió volando desarmado y se estrelló junto a Crabbe y Goyle
 Malfoy cayó sobre Crabbe y le quitó la varita
 -¡desmaius! -gritó Malfoy apuntando hacia Ginny
 -¡Protego! gritó Harry lanzándole el hechizo protector hacia Ginny -¡expeliarmo! -volvió a decir Harry y la varita de Crabbe salió volando de las manos de Malfoy
 -¡Potter, ¿Qué le ha hecho al señor Malfoy?! -era la profesora McGonagall
 -¡Profesora, él empezó! -dijo Harry defendiéndose
 -No me importa quien halla empezado, Potter -dijo muy seria la profesora McGonagall -diez puntos menos para Gryffindor
 -él empezó a insultar a Ginny, y le iba a lanzar una maldición -dijo Harry conteniendo las ganas de lanzarse sobre Malfoy
 -en ese caso diez puntos menos para Slytherin -dijo la profesora McGonagall -y no debes atacar a la gente Potter, ni tú, ni el señor Malfoy irán a Hogsmeade, esta tarde
 -pero ¿Por qué? -dijeron Harry y Malfoy mientras se incorporaba
 -es un castigo por andarse peleando cada vez que se ven -dijo la profesora Mcgonagall -le avisaré al señor Filch que no van a salir hoy -y se retiró con paso firme
 -gracias Malfoy -dijo Harry lanzándole una mirada de odio
 -la próxima vez no tendrán tanta suerte -contestó
Malfoy y se retiró seguido de su banda
 Ginny abrazó a Harry y él le respondió el abrazo
 -no te preocupes Harry, pudo ser peor -dijo Ginny -si quieres yo me quedo a acompañarte
 -no, no importa vamos a la Luchecería para mandar tu carta -respondió -de todos modos, no tenía tantas ganas de ir a Hogsmeade
 -Harry, igualmente me quedaré a hacerte compañía
 Se dirigieron hacia la Luchecería y Ginny le mandó una carta a la Señora Weasley y otra por separado para Fred y George
 -¿por qué mandas cartas por separado? -peguntó Harry un tanto curioso
 -ah!, eso, es que Lavender me pidió que le haga un pedido para Los Sortilegios Weasley
 -y ¿qué va a pedir?
 -eh...un... ¡un micropuff!, como Arnold, es que le gustó mucho y también quiere uno -contestó ella un tanto nerviosa
 -ah!, bueno, vamos a la Sala Común para decirles a Ron y a Hermione que no vamos a ir a Hogsmeade

2
Los enamorados

 Harry y Ginny se dirigieron hacia la Torre de Gryffindor,
 -contraseña -dijo la Señora Gorda
  -Colacuerno Húngaro -respondió Harry
 Juntos pasaron a través del retrato y entraron a la Torre de Gryffindor que ya estaba un poco vacía porque muchos alumnos ya se habian ido para Hogsmeade, pero habían alumnos de primero y de segundo
 -¡Harry, por aquí! -gritó Ron
 Estaba sentado junto a Hermione frente a la chimenea sobre sus butacas favoritas mientras ella lo ayudaba con su deber del Uso de la Sangre de Dragón
 -vamos -dijo Ron parándose
 -No puedo -dijo Harry un poco triste -estoy castigado
 -pero ¿por qué? -saltaron Hermione y Ron
 -¿qué hiciste, Harry? -preguntó preocupada Hermione
 -me encontraron peleando con Malfoy -contestó
 -ese Malfoy, te lo juro que algún día... -dijo Ron uniendo las manos como si fuera a estrangular a alguien
 -Al menos ninguno está herido -dijo Hermione
 -si, y por eso la profesora McGonagall no me dejó ir a Hogsmeade -dijo Harry con un poco de tristeza en la voz
 -Harry, ¿quieres que nos quedemos para acompañarte? -preguntó Hermione
 -No, gracias pero Ginny se quedará a acompañarme y también voy a terminar mi trabajo sobre el uso de la sangre de Dragón -dijo sentándose y mirando a Ginny
 Ginny se sonrojó un poco y se sentó junto a él tomándolo de la mano
 -¿no quieres que te traigamos algo? -preguntó Ron
 -no, gracias -dijo Harry parándose -tráeme algunos dulces para regalarle a Ginny -dijo en un tono de voz que sólo Ron podía escuchar
 -de acuerdo -dijo Ron guiñándole un ojo a Harry -entonces nos vamos
 -hasta luego, Harry- dijo Hermione
 -Nos vemos más tarde, Harry -dijo Ron un poco distraído
 Ron y Hermione salieron por el agujero del retrato y Ginny se dirigió hacia Harry dándole un dulce beso en la mejilla, el que Harry respondió dándole otro pero esta vez fue en la boca, cuando se separaron Ginny se levantó y se dirigió a los dormitorios de las chicas
 -Ya regreso -dijo y se alejó
 Regresó después de unos minutos con un rollo de pergamino
 -ten -dijo entregándole el pergamino a Harry -es para ti
 -Gracias -dijo Harry -es muy lindo
 Ginny le había regalado a Harry un dibujo con movimiento que ella había encantado en el que aparecían los dos en un baile
 Harry la abrazó y le dio otro beso del cual se separaron después de un rato
 -Harry ¿quieres ir a los jardines? -Preguntó ella -hay un día muy hermoso
 -claro, vamos
 Juntos, salieron por el retrato y se dirigieron hacia el lago y se sentaron bajo un árbol en donde años anteriores el padre de Harry también se había sentado bajo su sombra
 -Harry, ¿tú crees que todo entre nosotros será igual de lindo siempre? -preguntó ella en un susurro recostándose sobre él
 -Si, yo te quiero mucho, eres una de las personas que más quiero -dijo él mirándola a los ojos -pero no el mismo cariño que siento hacia los demás, este es distinto, me pone muy feliz cada vez que te veo, y siento muchas ganas de abrazarte y de besarte, te quiero mucho, te amo Ginny, sin ti existir en este mundo tan complicado se me haría difícil
 Ginny se sentó con los ojos llorosos por la felicidad que le dio un beso, lo abrazó y lo miró a los ojos verdes
 -yo también te amo, Harry

3
La confesión

 Los dos se quedaron sentados bajo el árbol toda la tarde conversando y riéndose juntos. A las cuatro de la tarde decidieron que era mejor regresar a la Sala común para encontrarse con Ron y Hermione. Cuando llegaron se dieron cuenta que había mucha gente afuera de la torre
 -¿Qué ocurre? -preguntó Ginny
 -Dicen que alguien arrojó bombas fétidas en la entrada y nadie puede entrar -Respondió Dean Thomas, un compañero del curso de Harry
 -y ¿quién ha sido? -preguntó Harry
 -No sé, creo que fue un alumno de primero -contestó Dean
 -apártense de mi camino -gritó Hermione que era prefecta
 -Colacuerno Húngaro -dijo ella
 El retrato se abrió, pero no había ningunas bombas fétidas en la sala
 -¡hagan silencio! -Dijo ella -¿quién dijo que no podían entrar?
 Nadie respondió y se empezaron a escuchar murmullos
 -por favor entren a la torre ordenadamente -dijo ella un poco molesta -nadie ha arrojado ninguna bomba fétida
 -Ginny, nos vemos en la cena -dijo Harry dándole un beso en la mejilla
 -de acuerdo -dijo ella sonriéndole y quiñándole un ojo
 Harry subió hasta los dormitorios y allí se encontraba Ron sentado en su cama un poco pensativo
 -Ron, ¿te pasa algo? -preguntó el chico de los ojos verdes caminando hacia la cama de su amigo
 -¿qué?, ¿qué pasa?, ¿ya es hora de la cena? -dijo Ron un poco distraído
 -dije, ¿qué te pasa? -volvió a preguntar Harry
 -ah, nada, ten, aquí están tus dulces, hice que los envolvieran -dijo el pelirrojo dándole los dulces de Honeydukes a Harry
 -gracias Ron, pero te ves, un poco...distraído y melancólico desde que regresaron de Hogsmeade, y Hermione estaba un poco molesta, ¿Qué pasó? -dijo Harry un poco intrigado
 -nos peleamos en las Tres Escobas, porque yo pedí una Cerveza de Mantequilla y un pastel de calabaza -dijo Ron
 -No entiendo, se pelearon, ¿por comida? -dijo Harry levantando la ceja
 -no...Bueno ¡sí! -Dijo Ron -es que antes ya me había comido unas ranas de chocolate, y unas granjeras de todos los sabores
 -eh...no entiendo -dijo Harry
 -es que Hermione seguía insistiendo que si sigo comiendo no podré volar -dijo el muchacho levantando un poco la voz -y a mí ya me daba coraje que me siga molestando y...
 -¿y? ... -preguntó Harry -¿qué más pasó?
 -y...le...le grité -dijo Ron con los ojos un poco llorosos -le dije que no se metiera en mi vida, que yo podía hacer lo que quería y me dijo que era un insensible que ella se preocupaba por mí y por mi salud
 -no te pongas así, Ron, ya se le pasará -dijo Harry tratando de consolar a su amigo
 -pero, es que Harry, tú no entiendes, después que Hermione se fue y me dejó en las Tres Escobas me di cuenta de... -tragó saliva -que Hermione me....me gusta, Harry
 -bueno, eso yo ya lo sabía -dijo Harry
 -¿qué?, ¿cómo?, si yo no te... -dijo Ron con cara curiosa
 -no tenías que decírmelo, estaba claro -dijo Harry con cara de "era obvio"
 -pero ¿cómo te diste cuenta? -dijo el chico pelirrojo
 -pues, verás, los llevo conociendo hace muchos años a ambos y como más paso tiempo contigo me doy cuenta fácilmente de muchas cosas -dijo Harry con cara de "yo lo sé todo" -primero, la miras a cada rato, de reojo o directamente; segundo, te sonrojas levemente cuando ella te llama o dice tu nombre; y tercero, siempre haces que te ayude a hacer tus tareas -dijo él levantando los dedos cuando decía cada número
 -Harry, me ayudarías a...a conquistar a Hermione -dijo Ron con las orejas coloradas 
 -claro, pero primero tienes que disculparte con ella y decirle que dejarás de comer de gula -dijo Harry con una sonrisa en los labios
 -de acuerdo -dijo Ron con una sonrisita y Harry se dio cuenta que ya se encontraba mejor
 -vamos
 -¿a donde? -preguntó Ron
 -a que te disculpes con Hermione -dijo Harry -además quiero darle a Ginny su regalo
 Bajaron a la Sala Común  y allí se encontraba Lavender junto a Ginny conversando con un paquete de los sortilegios Weasley, que cuando Harry y Ron entraron, ambas lo escondieron detrás de las butacas
 -Ginny -dijo Harry un poco sonrojado -ven, quiero darte algo
 Ginny se acercó a Harry y Harry le dio el regalo de Honeydukes. Ginny lo abrazó y le dio un beso en la mejilla
 -Gracias Harry eres muy lindo -dijo Ginny con su cara colorada -vamos a cenar, ¿te parece?
 -claro, Ron, no te olvides lo que te dije -dijo Harry dirigiéndose hacia Ron
 -ok Harry lo haré -dijo Ron y los tres salieron por el retrato y dejaron a Lavender en la sala
 -Lavender, ¿vienes? -era Ron que se había dado cuenta que ella no salió tras ellos
 -si, pero después de un rato, tengo que subir esto a mi cuarto -dijo señalando la caja de los sortilegios weasley
  -¿quieres que te ayude? -preguntó Ron
 -no gracias, no te preocupes -dijo ella
 -bueno, te veo en la cena -dijo él mientras salía por el agujero del retrato de la Señora Gorda


4
La traición

 En el Gran comedor había mucha gente cuando llegaron Ron, Harry y Ginny que se sentaron junto a Hermione
 -Hermione -dijo Ron -Lo...lo siento mucho eh...fui un estúpido
 -no sólo eso Ronald Weasley -dijo Hermione mirándolo de reojo -también fuiste...
 -un insensible y un desconsiderado -la interrumpió Ron
 -si, eso y mucho más -dijo Hermione
 -si, ya lo sé -dijo Ron mirándola a los ojos -¿me perdonas por decir lo que dije, por hacer lo que hice?
 -si Ron, pero please, no lo vuelvas a hacer, no comas tanto que te puede hacer daño
 -gracias Hermione -dijo Ron
 -¿Por qué? -preguntó ella
 -por preocuparte de mí -dijo el pelirrojo
 Ese día en la cena sirvieron comida exquisita, pastel de calabaza, pastel de carne con patatas, y muchas cosas deliciosas.  Ron no comió tanto, quería cumplir lo que le dijo a Hermione.
 -¡UPS! -dijo Harry en voz baja
 -¿Qué pasa? -dijo Hermione preocupada
 -se me olvidó hacer el trabajo del uso de la Sangre de Dragón -dijo Harry en un tono que sólo Hermione pudo escuchar -es que pasé toda la tarde con Ginny, y no quería dejarla sola
 -mmmm...ya veo -dijo Hermione -¿quieres que te ayude?
 -¿de veras? -dijo Harry con cara de esperanza
 -si, vamos ahora, si no, no te ayudo -dijo ella
 -nos vemos en la sala común -dijo Hermione dirigiéndose a Ron y a Ginny
 -hasta luego -dijo Harry -se me olvidó hacer algo
 Fueron a la Torre de Gryffindor, no había nadie, porque todos seguían en el Gran Comedor
 -ya vengo, voy por mis libros -dijo Harry
 Harry subió cogió sus libros, pero se distrajo por un momento, vio unos chocolates que estaban sobre su cama -han de ser un regalo de Ginny -pensó; tomó uno y lo mordió   
 -¿Harry por qué te demoras tanto? -Hermione había subido al cuarto de los chicos y vio a Harry un poco raro
 -Harry, ¿te pasa algo? -pregunto preocupada
 En ese momento Harry vio a Hermione y se sintió el hombre más feliz del mundo al verla, empezó a caminar hacia ella lentamente con cara de atontado
 -Harry, ¿estás bien? -volvió a preguntar Hermione
 En ese momento, Harry se había lanzado sobre Hermione y la empezó a abrazar hasta que se cayeron sobre la cama de Seamus, y Harry lentamente la empezó a besar...
 -¡¿pero que demonios pasa aquí?!
 Ron seguido de Ginny que habían entrado para contarles algo gracioso que le había pasado a Malfoy vieron aquella escena, Ginny empezó a llorar y Ron se lanzó hacia Harry empujándolo separándolo de Hermione y cayendo al suelo.
 -eres... un... imbécil... mal... amigo... traidor... hipócrita... -dijo Ron con un golpe mientras decía cada palabra
 -¡no Ron! -gritó Hermione llorando al ver a sus dos amigos peleando -¡no le hagas nada!
 En ese momento Ginny salió de los dormitorios seguida de Hermione
 -¡Ginny, espera! -decía Hermione pero ella no le hacia caso
 

5
El filtro Amoroso

 Hermione regresó al cuarto de los chicos y vio que Ron seguía golpeando a Harry hasta más no poder
 -¡protego! -gritó Hermione apuntando a Harry
 Ron se separó de Harry que estaba medio inconciente en el suelo y se alejó de los dos y fue hacia la Sala Común
 -¡no puedo creerlo, Harry! -decía Hermione sollozando -¿por qué me besaste, Harry?, ¡somos amigos! -preguntó ella con lágrimas en los ojos
 -pero, ¿qué pasó? -dijo Harry confundido tocándose el pecho donde Ron lo había golpeado
 -Harry, Ron y Ginny no me hablan y creo que contigo tampoco
 -pero, ¿qué pasa?, ¿qué hice? -Dijo Harry sentándose en la cama que estaba más cerca -no recuerdo nada
 -¿qué? -dijo Hermione confundida
 -lo único que recuerdo es haber subido al dormitorio, y después vi a Ron golpeándome con todas sus fuerzas
  -¿que no recuerdas nada? -preguntó Hermione confusa
 -si, sólo mordí un chocolate que me encontré sobre la cama y... lo demás está en blanco en mi cabeza -dijo Harry
 -¿qué chocolates te comiste? -dijo Hermione
 -esos que están en la cama -dijo Harry señalándolos con la mano y acariciándose la cabeza con la otra por el golpe que le dio Ron en la cabeza al lanzársele encima
 Hermione se acercó hacia los chocolates, observó la caja detenidamente dándole vuelta.
 -Harry, estos son chocolates con filtro amoroso que hacen los hermanos de Ron en los Sortilegios Weasley ¿quién  te los mandó?
 -Creo que fue Ginny -dijo Harry caminando hacia su amiga
 -no puede ser, Fred y George nunca le venderían estos chocolates a Ginny -dijo Hermione -el año pasado yo escuché que no se los querían vender a ella por ser su hermana
 -entonces ¿quién fue? -preguntó Harry sentándose en su cama
 -no sé, pero por culpa de él o ella nuestros amigos se pelearon con nosotros -dijo Hermione sollozando
 -¡por Dios!, ¡Ginny! -dijo Harry parándose de un brinco
 -si vas a buscarla, creo que no te escuchará, está dolida, porque piensa que lo que hiciste lo hiciste estando conciente -dijo Hermione
 -¡ahora que voy a hacer! -dijo Harry dando un golpe con las manos en la pared
  -lo mejor será que nos vayamos a dormir ahora si no quieres que las cosas empeoren -dijo Hermione
 -¿pero y mi deber de pociones? -preguntó el muchacho de los ojos verdes
 -será mejor que lo hagamos mañana temprano -dijo Hermione en un susurro -ahora no me siento con ganas de hacer nada
 Hermione salió de la habitación y Harry tomó la caja de chocolates y se preguntó quién se la había mandado, y después recordó la pelea y aventó la caja  de chocolates que fueron a estrellarse contra la pared, rompiéndose  y dejando caer los chocolates en el piso


6
La reconciliación

 


 Harry aquella noche no pudo dormir, cada vez que cerraba los ojos veía a Ginny alejarse, no le hablaba y lo evitaba a cada rato y escuchaba risas a todos los lados a los que se dirigía
 Aquella mañana de domingo Harry se despertó muy temprano, que ni siquiera el cielo se había iluminado, decidió cambiarse para empezar hacer el deber de los Usos de la Sangre de Dragón que les había mandado el profesor Severus Snape, el profesor de pociones.
 A las ocho de la mañana Hermione había bajado también a la Sala Común, estaba con los ojos rojos como si hubiera llorado toda la noche
 -Hermione -dijo Harry -¿tampoco podías dormir?
 -no, me siento muy mal por lo que pasó ayer -dijo ella en un susurro que apenas se podía escuchar
 -quiero hablar con Ginny, pero no sé qué decirle -dijo Harry con voz triste
 -no te preocupes, Harry yo hablaré con ella -dijo Hermione -¿tienes la caja de chocolates que me enseñaste ayer?, es para enseñársela a Ginny y decirle que fue por el filtro de amor
 -eh... ¿la caja? -dijo Harry y recordó lo que había pasado con la caja el día anterior
 -si Harry, la caja ¿Qué la hiciste? -dijo Hermione mirando a Harry con curiosidad
 -eh... ya vengo -dijo mientras se paraba rápidamente y corría hacia los dormitorios de los chicos
 En el dormitorio se dio cuenta que Ron estaba despierto y aprovechó la oportunidad para hablar con él, pero primero recogió la caja de chocolates y se acercó lentamente hacia Ron
 -Ron, quiero hablar contigo -dijo suavemente
 Ron hizo como que no lo había escuchado y se dio media vuelta y se hizo el dormido. A Harry no le importó y de todos modos quería que Ron lo escuchara
 -Ron, lo siento, pero ayer yo me comí un chocolate que... -tragó saliva -que... me habían dejado en la cama y... tenía Filtro Amoroso y no me di cuenta...
 En ese momento un pedazo de pergamino se cayó de la caja, Harry lo levantó y lo leyó en silencio

    Querido Ron, desde que terminamos el año pasado, me di cuenta que aún te quiero y espero que volvamos a estar juntos otra vez.
    Te envío estos chocolates como muestra de que aun te quiero.
    Con amor.
Lavender Brown

 Harry releyó la carta y se quedó atónito, ya sabía quien había mandado los chocolates, entonces pensó -era una trampa para Ron.
 Harry bajó corriendo las escaleras para buscar a Hermione que seguía en la sala común.
 -Hermione -dijo Harry cansado por haber bajado corriendo
 -¿qué pasa, Harry? -dijo Hermione asustada
 -Ya... sé...quien mandó la... -dijo Harry
 -¿la qué?, Harry -dijo Hermione -me estás asustando
 -la...la caja de chocolates -dijo Harry
 -y... ¿quién fue? -dijo Hermione
 Harry le dio el pedazo de pergamino, Hermione lo leyó detenidamente y después una lágrima rodó por su mejilla
 -Hermione, ¿estás bien? -dijo Harry acercándose a ella -¿por qué lloras?
 -por nada, Harry, es que... volvía recordar lo que pasó ayer -dijo ella
 -¿segura? -dijo Harry -no será por otra cosa, Hermione, puedes confiar en mí, somos amigos desde que tenemos once años
 -si, estoy bien -dijo limpiándose las lágrimas con la mano -bueno, lo que tenemos que hacer ahora es hablar con Ginny primero, después con Ron, que es el más difícil
 -de acuerdo -respondió él
 En ese momento Ginny había bajado hacia la Sala Común, pero como tenía la cabeza agachada no se dio cuenta de Harry y Hermione, cuando los vio se dio media vuelta para regresar al dormitorio
 -Ginny -dijo Harry -podemos hablar, por favor escúchame solo por un momento y después si quieres no me vuelvas a hablar
 Ginny bajó las escaleras y se sentó en una butaca mirando hacia la ventana evitando los ojos verdes de Harry
 -Ginny -dijo Harry un poco nervioso -lo que pasó ayer fue una confusión
 -de que, que te estabas besando con Hermione -dijo Ginny molesta -después de las cosas lindas que me dijiste -replicó Ginny -y estabas jugando con las dos al mismo tiempo, eres un sínico Harry Potter, parece que la fama se te subió a la cabeza
 -Ginny escucha por favor -dijo Hermione
 -tú cállate, que contigo no quiero hablar -dijo Ginny hacia Hermione
 -Ginny por favor escúchame, después dime todo lo que me quieras decir -dijo Harry
 -OK, pero que sea rápido, no tengo tu tiempo, tengo cosas que hacer -contestó Ginny molesta
 -ayer cuando salí del Gran Comedor con Hermione y vinimos para acá, yo subí y encontré unos chocolates en mi cama, y me comí uno -tragó saliva y dijo -esos chocolates eran de los sortilegios Weasley
 Le enseñó la caja de los chocolates, para que le crea
 -y... después encontré esta nota -dijo dándole a Ginny el pergamino de la carta de Lavender
 Ginny la leyó, examinó la caja, una lágrima cayó por su mejilla
 -Ginny, ¿estás bien? -preguntó Harry
 -es mi culpa -dijo Ginny con lágrimas en los ojos
 -¿por qué? -preguntó Harry
 -¿recuerdas la carta que mandé ayer para Fred y George? -dijo ella -esa carta, no la mandaba de mi parte, Lavender me dijo que le haga el favor de mandarla
 Hubo un silencio
 -Lavender me dijo que los chocolates eran una broma para Parvati y yo... le creí, soy una tonta -dijo Ginny sollozando
 -no eres tonta -dijo Hermione -tú no sabías lo que iba a hacer Lavender con los chocolates, además ya sabemos cuales eran las verdaderas intenciones de Lavender, que sabía que Ron no la quería de verdad
 En ese momento Hermione empezó a llorar y se retiró de la Sala Común
 -¿Qué le pasa?, está así de rara desde ayer -dijo Harry
 -¿Harry, me... perdonas? -Lo interrumpió Ginny -por haber desconfiado de ti
 -¿por qué deberías disculparte conmigo? -dijo Harry mirándola a los ojos -si la culpa es mía por andar comiendo lo que me encuentro a mi paso -dijo sonriendo
 -en serio, Harry, ¿me disculpas? -volvió a decir Ginny
 -no tienes que disculparte, todos nos equivocamos, Ginny -dijo mirando sus ojos.
 Los dos se abrazaron y se dieron un beso que significaba que ya no estaban enojados

7
La verdad

 Harry, Hermione y Ginny intentaron hablar con Ron a solas, pero no consiguieron hablar con él porque la Sala Común estaba siempre llena de gente
 En el almuerzo a Ginny se le ocurrió una súper idea para hablar con Ron, consistía en encerrarlo en el dormitorio con los tres adentro para poder hablar con él a solas. Cuando terminaron de almorzar era el momento, lo siguieron hasta la sala común bajo la capa invisible, Ron subió las escaleras, fueron tras él, cerraron la puerta con seguro cuidadosamente y se quitaron la capa invisible.
 -Ron, necesitamos hablar contigo -dijo Hermione -y no nos vamos a ir de aquí hasta que nos escuches
 Ron se sentó en su cama y cerró las cortinas, Harry caminó hacia su cama, sacó la caja de chocolates que había metido en su baúl y abrió la cortina de la cama de Ron
 -es importante que hablemos, Ron, ha habido una confusión -dijo Harry
 -Ron, lo que pasó ayer fue... por unos chocolates que Harry se comió -Dijo Ginny
 -los chocolates tenían filtro amoroso -dijo Hermione
 Harry le dejó la caja de chocolates encima de las piernas de Ron y Ron miró la caja de chocolates
 -y, ¿qué quieren que haga? -dijo Ron con sarcasmo
 -ten -dijo Harry dándole la nota de Lavender que Ron leyó, arrugó y arrojó hacia un tacho de basura, después se paró y caminó hacia la puerta
 -¡alohomora! -dijo Ron y bajó hacia la Sala Común
 Hermione corrió atrás de Ron y lo encontró llorando en una esquina de la Sala Común
 -Ron, ¿estás bien? -dijo ella
 -vete, no quiero que me veas así -dijo Ron sollozando
 -pero, Ron ¿por qué lloras? -dijo Hermione acercándose hacia él
 -por... por... ¡por ti Hermione! -dijo Ron
 -por, mí, pero, ¿por qué por mí? -dijo ella
 -Hermione...tú...tú me...me gustas -dijo él levantando la mirada hacia los ojos de Hermione
 -Ron, tú... también  me... me gustas -dijo ella poniéndose colorada
 Los dos se quedaron mirándose a los ojos por un momento,  se dieron un dulce beso en los labios y después se abrazaron
 Harry y Ginny que habían observado todo desde las escaleras  de los dormitorios también se dieron un beso y bajaron para ver a la nueva pareja de enamorados de Gryffindor
 -¿Y? -dijo Harry -¿me perdonas por haber tomado a tu chica?
 -¡Harry! -dijo Hermione colorada
 -si amigo, y perdóname a mí por no escucharte ni creerte -dijo Ron  
 Ambos amigos se dieron un abrazo.
 -¿a quién le parece si vamos afuera y pasamos la tarde cerca de la laguna? -dijo Harry
 -vamos -contestaron Hermione, Ginny y Ron en unísono
 Mientras salían se encontraron a Lavender
 -Lavender, ¿podemos hablar? -dijo Ron
 -sí, dime -dijo ella
 -Lavender, lo siento, pero ya no me gustas, y por favor no me mandes chocolates con filtro de amor, que por culpa de ellos me peleé con mis mejores amigos -dijo Ron
 -de acuerdo, Ron, lo siento mucho, creo que lo nuestro no volverá a resultar, de todos modos, me di cuenta que en realidad ya no me gustas, ahora estoy saliendo con Dean Thomas, ¡bye! -y se alejó de ellos
 -fue lo mejor que pudo pasar -dijo Ginny sonriendo
 En la laguna la pasaron muy bien aquella tarde, Hermione y Ron se abrazaban y besaban a cada rato al igual que Harry y Ginny y pudieron observar a Malfoy, a Draco Malfoy besando a Pansy Parkinson
 -lo sabía -dijo Ron -yo sabía que se gustaban
 -¡Ron! -susurró  Hermione 
 Cuando regresaron a la Sala Común, Harry se dio cuenta que tenía los mejores amigos que todos quisieran tener y una novia que lo amaba a él como él a ella.


¡Fin!

 



Esta historia no tiene ningún capítulo.


Potterfics - Harrylatino
Potterfics es parte de la Red HarryLatino

contacto@potterfics.com

Todos los derechos reservados. Los personajes, nombres de HARRY POTTER, así como otras marcas de identificación relacionadas, son marcas registradas de Warner Bros. TM & © 2003. Derechos de publicación de Harry Potter © J.K.R.