Historia al azar: Taiser En Hogwarts
Regístrate | Recupera tu contraseña
     
     
Menú




 
¿Quién ha añadido esta historia a sus Favoritos?
El amuleto más preciado » El amuleto más preciado
Historia terminada El amuleto más preciado (ATP)
Por Makoto Black
Escrita el Lunes 31 de Marzo de 2008, 12:18
Actualizada el Lunes 31 de Marzo de 2008, 19:31
[ Más información ]

El amuleto más preciado

Luna y Neville andaban por el pasillo del tercer piso placidamente, Malfoy se topó con ellos y se burló de la pareja, Neville se sonrojó hasta las orejas, pero Luna sonrió firmemente. Al día siguiente, en clase de pociones Draco, sabiendo que Snape no le reprendería, comentó el encuentro ante todos los compañeros, Neville se avergonzó de que llamara a Luna “Lunática” y de que a él lo denominara “Lovewotton”, Harry, Ron y Hermione intentaron calmarlo pero no funcionó. Por la tarde, Neville salió a los jardines y encontró a Luna jugando con una pluma de hipogrifo, la chica le sonrió y fue con él a conversar, a Neville no le molestaba su compañía, creía que ella era una linda y genial chica. Malfoy que salía en aquel momento del castillo, carcajeó sonoramente y se puso a gritar a los cuatro vientos “Longbotton y Lovewood, una pareja tan extraña como inútil” muchos chicos de Slytherin rieron, los Ravenclaw y los Gryffindor se molestaron, Neville se enfureció e intentó atacar a Draco, pero Luna lo contuvo con su sonrisa firme y segura.
Dos días después, Harry, Ron y Neville desayunaban, comentando jugadas de quidditch, Luna entró al gran comedor ignorando las miradas que juzgaban su curioso atuendo (aderezado con amuletos colgando de su cuello y orejas), se dirigió a Neville y se sentó a su lado, conversando con los tres chicos animadamente. Draco apareció por el comedor un poco más tarde y nada más mirarlos juntos gritó desde su mesa: “Oye Longbottom, ¿qué haces?, acaso Lovewood y tu ya le piden a Weasley y a Potter que apadrinen a sus hijos...deberías pensarlo, con un padrino tan pobre como Weasley, dudo que tus hijos resistan el abandono, y con uno como Potter que es tan torpe que morirá joven, ¿de que sirve que le apadrine?”. Ésta vez no sólo Neville se puso de pie con intención de romperle la cara, Ron y Harry le siguieron camino a la mesa de Slytherin, Ginny y Hermione detuvieron a Ron y a Harry, pero Luna, sentada todavía, sólo llamó a Neville con un profundo: “Neville, espera”, el chico se volvió a mirarla, ella sonreía, ante esto, no pudo sino dar vuelta atrás y volver a su asiento, ante las carcajadas gozosas de Malfoy y su grupo.
El sábado, mientras caminaba solo por Hogsmeade, Neville pensaba cabizbajo en la terrible semana que había tenido, no sólo los ataques de Malfoy, sino el hecho de sentirse impotente con el simple hecho de mirar la sonrisa de Luna, empezaba a cansarse de la situación y se propuso que a la siguiente provocación, ignoraría a Luna y le partiría la boca a Draco. En esto estaba cuando al pasar por las tres escobas, alcanzó a verla, caminaba sola entre la nieve, sin saber si era buena idea hablarle o no, se acercó a ella que tranquilamente lo miró de arriba abajo, silenciosos esperaron a que uno u otro comenzara la platica y justo cuando Neville abría la boca para saludar, Draco apareció. “Pero sin son los dos tórtolos, ¿interrumpo?...dicen que los silencios son los más valiosos entre parejas, en su caso...supongo que toda su relación es valiosa ¿no?” Neville ésta vez fiel a su antigua convicción tomó a Draco por el cuello y lo acercó a su rostro tanto que sentía su aliento “¡Te voy a cerrar la boca Malfoy!”, levantó el puño derecho para golpearlo, sabía que sentiría un tremendo gozo cuando lo hiciera, pero una mano sujetó su muñeca, se volvió, sabía quien era y sabía que se detendría, habría querido no volverse para no verla, pero lo hizo por que no podía evitarlo. “Tranquilo Neville, vamos” Luna sonrió con aquella mirada placida y entró a las tres escobas, toda la furia se fue, se volvió a Malfoy que le miraba con miedo, lo soltó bruscamente y entró detrás de Luna, con las carcajadas de Malfoy retumbándole en los oídos.
Se sentaron en la mesa de un rincón, Neville pidió una cerveza de mantequilla y Luna lo que parecía una limonada sin endulzar, él no podía dejar de pensar en el ridículo, en la humillación, en la cobardía que había demostrado al dejar que Luna lo controlara. Ella miraba su vaso y bebía divertida mirando a todos lados, pocas veces estaba acompañada en aquel lugar y debía sentirse gozosa por que no dejaba de sonreír y de señalar cosas, comentando ideas que él la verdad no escuchaba. Finalmente y al darse cuenta que no le prestaba atención por que seguía pensando en Malfoy y sus comentarios, Luna se puso seria y le preguntó “¿Porqué te preocupa tanto?”, Neville la miró suplicante, suspiró “No lo entiendes, a ti nada te preocupa, eres...genial” admitió dándose cuenta que no podía decir nada más apropiado. Luna sonrió y vio cómo Malfoy y su grupo entraban al lugar para sentarse unas mesas más delante de ellos; Neville se tensó, “genial ahora me molestará por estar sentado aquí con ella” pensó y se recargó sobre la mesa, entonces Luna arrojó al lado de la cara de Neville una carpeta. “¿Qué es esto?” Neville miró el fólder y lo levantó mirando a Luna, “Mi amuleto, es la razón por la que no me afectan los comentarios de Malfoy”. Neville la miró con sorpresa y desconfianza, pero ya que ella sonreía como siempre que lograba calmarlo, él abrió la carpeta y se puso a mirar.
Eran fotografías, todas en movimiento, la primera mostraba a un Malfoy pequeño de unos dos años, desnudo sobre un enorme tapete de piel de oso sonriendo con lo que parecía ser sensualidad, el chico era realmente pálido y lo mas extraordinario era que tenía un “amiguito” diminuto; Neville sonrió, aquello le subía el ánimo, Luna lo instó a seguir mirando. La segunda fotografía era un Malfoy de cinco años, perseguido por un enorme perro que babeaba, el animal alcanzaba al niño y le soltaba una terrible mordida en el trasero, Lucius aparecía en escena para azotar al animal, pero no lograba que el perro soltara a su hijo, Lucius no hacía nada por inclinarse a ayudarlo, sólo azotaba al animal con su bastón mientras Draco lloraba; Neville se echó a reír, era tan cómica la escena que no lo podía evitar. La tercer fotografía era Draco a la edad de diez años, montado en una escoba sobrevolando los alrededores de la Mansión Malfoy, con aquella mirada suya arrogante y presuntuosa, todo iba bien, hasta que el muy tonto sin darse cuenta se estampó contra los cables de alta tensión del pueblo muggle más cercano, la fotografía concluía con Malfoy de pelos parados recibiendo una enorme descarga eléctrica.
Neville carcajeaba, no podía evitarlo, se contuvo un poco al mirar que la gente le veía raro, vio a Malfoy en la mesa del rincón y alegremente levantó su cerveza para dedicarle un brindis con los ojos llorosos todavía, Luna terminó su limonada y los dos salieron del lugar. Todavía Neville y Luna conversan de vez en cuando en los jardines, Malfoy aún los molesta, pero ahora, ante la mirada sorprendida de Harry, Ron, Ginny y Hermione, los dos le ignoran dedicándose el uno al otro una placida y divertida sonrisa.


Comenta este capítulo | Ir arriba


Potterfics - Harrylatino
Potterfics es parte de la Red HarryLatino

contacto@potterfics.com

Todos los derechos reservados. Los personajes, nombres de HARRY POTTER, así como otras marcas de identificación relacionadas, son marcas registradas de Warner Bros. TM & © 2003. Derechos de publicación de Harry Potter © J.K.R.