Regístrate | Recupera tu contraseña
     
     
Menú




 
¿Quién ha añadido esta historia a sus Favoritos?
Encuentro del pasado » 1: Conspiraciones oscuras
Encuentro del pasado (ATP)
Por Malfuin
Escrita el Sábado 1 de Diciembre de 2007, 14:00
Actualizada el Sábado 1 de Diciembre de 2007, 14:00
[ Más información ]

1: Conspiraciones oscuras

La larga limusina negra avanzaba por la sinuosa carretera de Ottery St. Catchpole, en dirección a una oscura torre que se levantaba sobre una colina. La conducía una anciano de expresión afable que no dejaba de vigilar como el niño sentado en la parte de atrás comía un montón de tabletas de chocolate sin parar. Al pisar un bache, la limusina tembló y el chocolate acabó desparramado por el asiento trasero.
-Lo siento, Elle -dijo el conductor.
-No te preocupes, Wammy -dijo el niño-. Es totalmente lógico que en una carretera como esta haya baches.
-Eso es cierto -dijo Wammy-. Nuestro cliente vive en un lugar apartado, ¿no crees?
-Si, es un fastidio -dijo Elle-. Desde luego por aquí no hay pistas de tennis.
-Bueno, no va a pasarte nada por dejar de practicar un tiempo.
-Llevas razón.

La limusina llegó finalmente a la torre y aparcó junto a un campo inundado. Wammy bajó del vehiculo y Elle le siguió. Tras unos segundos, un hombre vestido con una túnica amarillo chillón salió, llevando una especie de ramita en la mano.
-¿Quienes son ustedes? -preguntó el hombre, confuso.
-Buscamos a la señorita Luna Lovegood -dijo Wammy-. En cuanto a nuestros nombres, me temo que no hay necesidad de hacerlos de dominio publico.
-¿Luna? -preguntó el hombre, confuso-. Esperad un momento.
El hombre entró en la casa y comenzó a llamar a la tal "Luna" a gritos. Aunque estaban bastante lejos, les llegó la conversación con claridad.
-Hija, ¿has llamado tú a unos muggles sin nuestro permiso?
-Sí, papá -replicó la voz de una niña-. Si los aurores no quieren creerte, alguien tendrá que venir a investigar. Y aunque sean muggles, he averiguado que son los mejores de toda Inglaterra.
Elle y Wammy se miraron. Gente capaz de averiguar cosas sobre ellos no había mucha. Era aquello lo que les había hecho acudir, y ahora el hecho de que fuese una niña la que tenía la información... Sólo habían visto un caso parecido, y este era el del propio Elle.

Finalmente la niña salió. Era rubia, tenía el pelo sucio y enmarañado, y sus ojos eran ligeramente saltones. Se quedó mirando a Elle un segundo con curiosidad.
-¿Eres el detective? -preguntó.
-Sí.
La niña siguió con la vista fija un momento.
-Yo soy Luna Lovegood, ¿y cómo te llamas?
-Llámame simplemente Elle.
-Oh, ¿temes que te maten si conocen tu nombre completo?
-¿Qué? ¿Cómo van a matarme sólo con mi nombre?
-Mi padre publicó un articulo sobre eso en su revista. Decía que existen unas criaturas con cuadernos, que te matan escribiendo en ellos tu nombre.
-Eso no tiene ningún sentido -dijo Elle-. Supongo que hablas de Shinigamis, pero son criaturas mitológicas, no existen.
-Hija, no deberías contar este tipo de cosas a un muggle -dijo el padre de Luna.
-Pero si les vas a borrar la memoria después, ¿no?
-Sí, pero...
-¡Oh! Deja que se divierta -dijo una voz de mujer. Se trataba de la madre de Luna, y su pelo era más largo y enmarañado que el de su hija, llegándole hasta los pies. Había en ella algo especial que hacía que las personas tuviesen respeto hacia ella, sin dejar de parecer inofensiva al mismo tiempo-. Ya sabes lo difícil que es hacer que preste atención a otros niños de su edad. Sin embargo, este chico muggle parece lo suficientemente interesante...
-Disculpen que les interrumpa -dijo Wammy-. Pero me temo que estamos perdiendo el tiempo. Si la cliente no expone el caso no tiene sentido que permanezcamos aquí.

-En fin, que se ocupe la niña -rió la madre de Luna-. Yo tengo que seguir trabajando; ¡avisadme si descubrís la conspiración secreta!
-Supongo que tienes razón -dijo su padre-. La niña les expondrá los hechos, yo tengo que seguir escribiendo.
-¡Espera! -dijo Luna-. Sí no haces magia Elle no creerá nada de lo que le diga.
-¿Magia? -dijo el hombre-. ¿Delante de un muggle? En fin, no creo que nos pillen -levantó la varita y la dirigió a la limusina, que al instante se convirtió en un lagarto enorme y negro que se relamía mientras tomaba el sol de forma inofensiva.

Rápidamente Elle corrió hasta el lagarto y comenzó a examinarlo, buscando alguna señal que indicase de forma lógica como se había producido tal prodigio. Riendo entre dientes, el padre de la niña volvió a agitar la varita y la limusina volvió a su forma original. Luego entró en la casa.
-¿Qué ha sido eso? -preguntó Elle, corriendo rapidamente junto a la niña.
-Magia -rió ella-. Simplemente un conjuro de ilusión, creo.
-¿Un conjuro? -Elle abrió mucho los ojos-. ¿Y tu también puedes hacerlo? -dijo acercándose.
-Podré hacerlo cuando sea mayor. Los menores de edad no podemos hacer magia.
-Sin embargo -dijo el niño mordiéndose el dedo-. La existencia de magia implica un montón de variables que no suelo tomar en cuenta en mis investigaciones. Wammy, esto me llevará un tiempo, será mejor que busques un hotel en el pueblo. ¿Puedo quedarme a dormir? -añadió, dirigiendose a Luna-. Trabajaré mejor si no tengo que estar de un lado para otro.
-No hay problema -dijo la niña. Mientras tanto, Wammy miraba receloso la limusina, como temiendo que se transformase en lagarto otra vez. No obstante, al cabo de unos minutos el vehículo se alejó.
-Pasemos a cosas importantes -dijo Elle, acompañando a Luna al jardín y quitándose las zapatillas para caminar por el césped.
-Es algo muy importante -de repente Luna pareció muy preocupada y triste-. Creo que hay una conspiración para asesinar a mi madre.

CONTINUARÁ...


Comenta este capítulo | Ir arriba


Potterfics - Harrylatino
Potterfics es parte de la Red HarryLatino

contacto@potterfics.com

Todos los derechos reservados. Los personajes, nombres de HARRY POTTER, así como otras marcas de identificación relacionadas, son marcas registradas de Warner Bros. TM & © 2003. Derechos de publicación de Harry Potter © J.K.R.