Regístrate | Recupera tu contraseña
     
     
Menú




 
¿Quién ha añadido esta historia a sus Favoritos?
Accidentes » Capítulo 2: Como empezó todo!
Historia terminada Accidentes (R15)
Por escarlata
Escrita el Lunes 6 de Agosto de 2007, 22:39
Actualizada el Domingo 14 de Octubre de 2007, 19:14
[ Más información ]

Capítulo 2: Como empezó todo!

Capitulo 2: Cómo empezó todo!

**Flash Back**
“Todo empezó en esa fiesta que hizo Annie, nuestra mejor amiga. Yo no quería ir, pero ella me convenció y fui para distraerme un poco. Entré con ella, en ese momento yo era un poco tímida y al atravesar la puerta y sentir algunas de las miradas de los presentes dirigirse hacia la festejada y por ende hacia mí, sentí cómo los colores se me subieron al rostro y por simple instinto sonreí… De repente te vi… aunque tú no me viste a mí; ahí estabas con tu cara despreocupada y tranquila. No me fije mucho en ti hasta el momento en el que te acercaste y bailamos

-Hola, te vi llegar con Annie. Soy Federico y tu eres…?
-Marian”

-Hice eso? Wow!!-me interrumpiste-debió ser que me gustaste desde el principio, sino no lo hubiera hecho- Te sonreí y seguí leyendo:

“Te inspeccioné con mi mirada: alto, cabello negro azabache, piel blanca, ojos marrón claro, labios… mmm aprobados! Tu ropa… bien! > me dije a mí misma. Te preguntarás si siempre soy así cuando conozco a alguien, y sí, así soy, siempre analizo a las personas y doy un veredicto, el tuyo fue bueno.

Esa noche hablamos un montón, bailamos y si me preguntas pienso que hubo química desde el principio…

Horas después en mi cama, a punto de dormirme, estaba yo pensándote… “Tiene 14 años y yo 16… mmm se llama Federico...” extrañamente no recordaba mucho de lo que habíamos hablado y aun hoy no lo recuerdo… solo recordaba tu cara y la emoción q tenia en mi pecho porque tenia un amigo en mi nuevo colegio, aunque fuéramos de diferentes grados.

Quedaban dos días para empezar las clases de secundaria y en ellos no supe nada de ti… pero a veces me sorprendía a mi misma pensándote y cuando lo hacia se me movía la panza, y no me gustaba sentirlo, tenias 14 años, te acababa de conocer, y además nunca me había sentido atraída de esa manera por alguien q acabara de conocer; pero sin embargo te pensaba constantemente…

Lunes, primera hora de clase. Iba hablando con Annie por el pasillo hacia el salón de Química…. Estaba un poco desanimada, la química no es una de mis materias favoritas y tampoco la mejor como para empezar el día y, peor aun, la semana.

-Bueno, hoy vas a conocer a Valentina, mi amiga de la q te he hablado, te acuerdas?
-Si, creo q si – le contesté yo un poco distraída, mi mente había vuelto a volar hacia ti. Esperaba verte ese día, pero no sabia q clases tenias.

-…Oye, me estas escuchando? – Annie me gritaba, al parecer me había preguntado algo y se dio cuenta de que no le prestaba atención.
-Mmm… lo siento! Me distraje un poco, q me decías?
-Nada olvídalo! Ya va a empezar la clase

Ese día transcurrió normal, conocí a las personas q frecuentaba Annie y me saludaron algunos de los q estuvieron en la fiesta… pero ni rastro tuyo!

-Oye Annie, no vi a tu amigo… este, como se llama? Con el q hable en la fiesta..
-Ay no te hagas q se perfectamente q su nombre te lo sabes!!! Mmm… como es?? Federico?... Te gusta verdad?
-Nooo!! – el monosílabo salió rápidamente de mi boca, como si tuviera preparada la respuesta a esa pregunta. Annie se quedó mirándome con cara de “ME LO NIEGAS??” – Está bien, si me gusta, pero no mucho… de hecho no me gusta… solo me atrae… Como te diste cuenta?
-Nena, eres tan predecible!! Te conozco demasiado, se como actúas. Y no vino tu Federico, su celular es 3112218174 llámalo, seguro q le gustara oír tu voz. Nos vemos mañana.
-No es mi Federico – le grité yo, ya había empezado a caminar. Me había memorizado tu número y en seguida saque mi celular para anotarlo. Te mandé un mensaje preguntándote porque no habías ido y q esperaba q estuvieras bien.

Legué a casa un poco cansada por la caminada. Subí a mi habitación y, como siempre, comencé a analizar a cada persona q me presentó Annie. Me di cuenta de que llevaba mucho tiempo en mi análisis de Juan Manuel, me atraía… pero no tenia la sensación de que se habían metido miles de libélulas en mi panza como contigo. De repente me interrumpió el sonido del celular q me anunciaba q tenia un nuevo mensaje de texto. Era tuyo y en él me explicabas porque no habías ido al colegio y decías q me estabas pensando. Me dio un vuelco el corazón, estaba realmente feliz, leí el mensaje unas 20 veces ese día antes de dormir, no lo podía creer, me estabas pensando!!! Recuerdo q soñé contigo… y al día siguiente me levanté de un humor simplemente espectacular, sentía q flotaba en lugar de caminar. Jm… es algo loco! Pero ahora que lo pienso bien, jamás me imaginé q cuando cambiara de colegio iba a conocer una persona tan especial y q cambiara tanto el rumbo de mi vida y mi forma de pensar como tu. Fue cuando empezamos a salir, cuando te empecé a querer q dejé de ser tan tímida, que dejé atrás las inhibiciones, fue en ese momento en el que empecé a decir todo lo que pienso y siento, fue ahí cuando dejo de importarme todo lo que podía pensar la gente de mí.”
**Fin del Flash Back**

-Disculpe, puede salir un momento? – Es una enfermera con cara de amargada y de sapo - Necesito darle una medicina al joven.

Volteé a verte, se cruzaron nuestras miradas y vi en tus ojos ese brillo q solían tener cuando estábamos juntos… y me sonreíste.

-Claro – me puse de pie y me encaminé hacia la puerta.
-Marian? – El oírte pronunciar mi nombre me sorprendió y volteé a verte de nuevo – Todavía me gusta oírte leer, vuelves en la tarde? – Te dediqué una sonrisa.
-No sé, no creo, tengo algunas cosas q hacer…
-Vuelve, quiero seguir escuchándote… y quiero verte de nuevo.- Sentí las libélulas revolotear en mi cuerpo, ya no me sorprendía q las sensaciones fueran las mismas de hace tantos años.
-Voy a tratar… Adiós! – Salí del cuarto absorta en mis propios pensamientos. No podía seguir en esa situación… no podía volver a entrar en esa habitación. Era totalmente perjudicial para mi salud emocional, me conozco demasiado bien y el autocontrol no es una de mis fortalezas. Todavía te amo, y sabía q si volvía y te veía, y te leía, y te tocaba, y te sentía muy cerca de mí, ese sentimiento iba a incrementarse mucho mas.

El resto del día mantuve ese pensamiento y propósito. Sin embargo seguí escribiendo mis memorias en la libreta.





Martes. A pesar de haberme hecho el firme propósito, ahí estaba travesando de nuevo la puerta de la habitación 811.

-Buenos Días!! Me alegra verte… Sabes? Te traje con el pensamiento.
-Hola - te sonreí y sentí q había puesto cara de boba enamorada – como te sientes hoy??
-Bien, ahora estoy mejor. Ven, siéntate aquí a mi lado… me muero de ganas por seguir escuchándote. – te quedaste mirándome fijamente, como si me escudriñaras, como si fuera la ultima vez q me fueras a ver y quisieras grabar mi imagen en tu mente.
-Q pasa? Por qué me miras así?
-Te había dicho lo bien que te ves con ese color? – me miré, llevaba una blusa negra, una falda tres cuartos del mismo color y unas sandalias a juego. Sonreí - Sí, si me lo habías dicho.

Me tomaste la mano y nuestros dedos se entrelazaron

-Continúa Por favor. Y no omitas ningún detalle.


« Capítulo 1: Llamada inesperada Comenta este capítulo | Ir arriba Capítulo 3: Sensaciones »


Potterfics - Harrylatino
Potterfics es parte de la Red HarryLatino

contacto@potterfics.com

Todos los derechos reservados. Los personajes, nombres de HARRY POTTER, así como otras marcas de identificación relacionadas, son marcas registradas de Warner Bros. TM & © 2003. Derechos de publicación de Harry Potter © J.K.R.