Historia al azar: Noche de lluvia
Regístrate | Recupera tu contraseña
     
     
Menú




 
¿Quién ha añadido esta historia a sus Favoritos?
Kalodria, Libro I - La Princesa Spika » Capítulo V
Historia terminada Kalodria, Libro I - La Princesa Spika (ATP)
Por Ayashi375
Escrita el Miércoles 1 de Agosto de 2007, 12:02
Actualizada el Jueves 18 de Octubre de 2007, 21:52
[ Más información ]

Capítulo V

Kalodria es un país situado en una zona cálida del planeta. No es muy grande, pero sí rico en minerales y famoso por sus animales autóctonos, raros e incluso míticos en otros lugares del mundo. Tiene a Karotia como país vecino en el norte. Por lo demás, está rodeado de agua.
Hay unas trece ciudades, la más importante de las cuales es Kalodria, la capital, donde está el palacio. Luego hay una veintena de pueblos, y cerca de quince aldeas que salen sólo en los mapas de la biblioteca oficial del reino.
Kalodria-capital es un lugar maravilloso. El centro es, sin duda, el castillo de la realeza, que está rodeado por unos inmensos jardines por los cuatro lados. Las casas, las tiendas y los edificios están todos orientados hacia el palacio, formando una ciudad circular y hermosa.

Hay un volcán llamado Escok al norte, cerca de un pueblo con el mismo nombre. Hace erupción cada cien años, tengo entendido, pero hay una barrera invisible que protege el pueblo desviando la lava. Dicen que la diosa protectora de Escok, Baraeka, impide con su manto de amor que el volcán lo dañe.
Por lo demás, no hay desastres naturales en Kalodria. Las minas y canteras, protegidas por los dioses de las piedras preciosas y los minerales, Dibas y Deriama, nunca terminan y tampoco se derrumban.

Hay templos desperdigados por todos lados, dedicados a distintos dioses, especialmente a los locales. El más importante es el que está en la capital, que se dedica a todos los dioses; es el más grande, majestuoso y ostentoso. Cerca está la academia de sacerdotes, donde los jóvenes más aptos son llevados en su infancia para aprender a adorar a los dioses y oficiar los rituales y ceremonias.

Nuestro ejército es pequeño. La última vez que sufrimos un ataque, fue hace casi quinientos años, pero nos defendimos bien, según cuentan los escritos. Tampoco tenemos flota naval, sólo barcos pesqueros y comerciantes. Karotia, en todo caso, firmó un tratado de paz y ayuda mutua. Tenemos otros tratados así con distintos reinos, y algunos otros que prometen no ayudarnos, pero tampoco atacarnos.

No somos un pueblo pobre, como otros. He viajado a muchos países, y he encontrado mucha pobreza y desdicha entre los siervos y vasallos. Kalodria no es así. La mayoría goza de la riqueza suficiente para mantener su casa y a su familia sin pasar penalidades, como mínimo, aunque siempre hay gente más necesitada. Esas personas son normalmente aceptadas en la servidumbre de palacio.

Te he hablado de algunos dioses, ¿no es cierto? Nuestra religión se basa en un número indefinido de deidades, muchas de las cuales son menores, entidades protectoras. Popularmente, a todos se les llama “dioses”, pero, según el libro sagrado que guardan en la academia de Kalodria-capital, existen los “dioses” y los llamados “protectores”, espíritus que protegen. Como dioses propiamente dichos, existen sólo unos pocos.
En primer lugar, está Gena, diosa de la vida. Viaja sin cesar sobre la tierra, montada en un corcel de viento y acompañada de un Ankhitz, un ave sagrada, y da vida a todo ser con su aliento divino. Su antagonista es su hermana Derim, diosa de la muerte, que montando su monstruoso perro negro siega las almas cortándolas con su guadaña y abandonando los cuerpos ya vacíos.
En el rango inmediatamente inferior, están los llamados Dioses de los Cuatro Elementos. Feros, dios del fuego, de la valentía, la temeridad, un ente irascible y peligroso pero también cálido; Gaia, la diosa de la tierra, la fertilidad y la naturaleza, apacible y dulce; Winam, dios del viento, el deporte y los juegos, infantil e ingenuo; por último, Akuen, diosa del agua, la pureza y la limpieza, de temperamento cambiante.
Les sigue Hinora, la diosa de los sueños, y su hermano Yukyo, dios vidente que conoce el futuro. En ocasiones, ambos dioses se alían para mostrarnos nuestro futuro a través de los sueño.
Por último, pero no menos importante, está Orem, el dios guía, que toma las almas segadas por Derim y las lleva hasta Geana, el lugar desde donde los espíritus regresarán a un cuerpo aún no-nato y esperarán a que Gena los acaricie con su aliento y les devuelva la vida.
Los dioses son estos nueve. Luego, como ya te he dicho, están los protectores, pero hay muchos y muy variados. Ya conoces a Baraeka, la protectora de Escok; a Dibas y Deriama, protectores de las minas. Te nombraré a Karen, protectora de Kalodria-capital, a Aqua, protectora de pescadores, a Ankzo, protector de la agricultura, y a Rekzo, protector del ganado y los pastores.

No hay mucho más que contar sobre Kalodria. Somos un pueblo pacífico que votamos por la paz y los tratados, confiamos en la buena fe y en la palabra de la gente, llevamos a cabo nuestros rituales y adoramos a nuestros dioses con devoción y afecto.


« Capítulo IV - ¿Qué tal es? Comenta este capítulo | Ir arriba Capítulo VI - Sin Pasado »


Potterfics - Harrylatino
Potterfics es parte de la Red HarryLatino

contacto@potterfics.com

Todos los derechos reservados. Los personajes, nombres de HARRY POTTER, así como otras marcas de identificación relacionadas, son marcas registradas de Warner Bros. TM & © 2003. Derechos de publicación de Harry Potter © J.K.R.