Historia al azar: A la cama con Tanina
Regístrate | Recupera tu contraseña
     
     
Menú




 
¿Quién ha añadido esta historia a sus Favoritos?
El mejor cumpleaños de Harry » CAPÍTULO 5: HACER EL AMOR, EL COMIENZO DE TODO
Historia terminada El mejor cumpleaños de Harry (R15)
Por almapotter
Escrita el Jueves 26 de Julio de 2007, 17:51
Actualizada el Jueves 26 de Julio de 2007, 18:00
[ Más información ]

CAPÍTULO 5: HACER EL AMOR, EL COMIENZO DE TODO

Cuando llegaron a la casa, pareciese como su hubieran esperado años para eso, mas aun así le dieron un toque de romanticismo, subieron al cuarto de ella, sin decir palabra alguna, solo entendiéndose con la mirada y justo en la puerta empezaron a besarse, como si ello fuera cuestión de vida a muerte. Era tanta la fuerza con que lo hacían, que pareciese necesidad.
No se separaban, ni para respirar, no lo necesitaban, aun así ella lo hizo, aunque casi a la fuerza y agregándole un toque de misticismo se recostó en la cama sin decir palabra alguna, se desabotonó la blusa, Harry se había quedado recargado en la pared y al verla ahí en la cama, invitándolo, no pudo resistirse.
Se acerco a la cama quedando encima de ella, la besó, ella rodeó con sus manos su cuello y jugó un poco con su cabello, esto hizo que él se estremeciera y la besara con más pasión. Con un movimiento ella quedo encima de él, y empezó a quitarle la cabeza, cuando terminó le acarició el abdomen y él le acariciaba la espalda, le quito el brassiere y empezó a tocarla de la manera más tierna que pudo a pesar que la deseaba con toda su alma trató de hacerlo de una forma muy cuidadosa, ella empezó a quitarle el pantalón mientras el intentaba quitarle el short , para sorpresa de él no llevaba puesto nada más, para sorpresa de ella, él no llevaba nada debajo de su pantalón.
Cuando ambos estaban sin nada que les impidiese el contacto directo con la piel, él se posó encima de ella, al mismo tiempo que ella separaba sus piernas para que él pudiese entrar en ella. Parecía como si nada les importase en el mundo más que amarse el uno al otro, entre el vaivén de sus cuerpos, entre sus gemidos podía escucharse las palabras de amor que se decían, las expresiones de deseo y del cariño que se profesaban.
Así continuaron hasta que terminaron, hasta que la explosión de sus cuerpos se fundió en una sola, donde sus cuerpos eran uno y aun habiendo terminado les quedaba energía, deseo y amor para volver a hacerlo. Dos horas después, los dos estaban tan exhaustos que se quedaron dormidos; Harry despertó primero y no pudo hacer nada más que quedarse viendo a su amada, ahora después de días de preocupación sus dudas se habían despejado ella lo amaba tanto como él. No lo podía creer le había hecho el amor, se habían hecho uno y si ella lo deseaba así sería por el resto de sus vidas. No le importaba lo que dijeran los demás, no importaba que fuera una persona conocida por todos en el mundo mágico, no le importaba nada más que estar así siempre.
Hermione se despertó y lo vio, sus ojos verdes le expresaban tanto amor que no podía creer que fuera verdad, había hecho el amor con Harry, había sido suya y eso nadie se lo quitaría.
- Hola dormilona – le dijo él al notar que despertaba.
- Hola, ¿cómo estás? – le preguntó.
- Mejor que nunca, ¿y tú?
- Muy bien, creo que mejor me visto.
- Pero porque si el panorama, mejor, no podía ser.
- Porque debemos hablar sobre lo que pasó.
- ¿Y, no podemos hablar así, aquí?
- No, así que vístete y espérame en la sala, por favor.
- Sabes que nunca me he podido resistir a tus peticiones, te espero abajo.
Diciendo esto Harry salió de la habitación de ella y la espero abajo, cuando ella bajo él estaba en la sala, tal y como se lo había pedido. Se miraron profundamente, habiendo un gran tiempo de silencio y entendimiento, ella fue la primera en hablar.
- Harry, lo que pasó, no quiero que tengas una impresión equivocada de mi, fue mi primera vez, la verdad no lo tenía planeado, no quería que fuera así, me deje llevar, mi cuerpo y mi corazón le ganaron a mi mente. Yo no quería, bueno si, pero no sé que me pasó – todo lo que decía parecía ser más para ella que para Harry.
- Hermione tranquilízate, respira – al parecer Harry estaba muy divertido con el razonamiento que estaba haciendo Hermione, pero sus palabras no lograron tranquilizarla.
- Si no sientes lo mismo que yo, lo entenderé, aunque te amo no puedo obligarte a estar conmigo sólo por lo que sucedió, comprendo que tal vez te dejaste llevar y bueno quien no, con todo esto, ni yo supe cómo reaccionar más que hacer lo que sentía.
- Hermione por favor déjame hablar.
- Está bien, dime.
- Ok, primero no tengo ninguna impresión mala de ti, no hay nada que pueda cambiar lo que pienso de ti, eres mi mejor amiga, mi compañera, mi confidente y ahora espero que quieras ser mi novia y como dentro de 2 años mi esposa; segundo también fue mi primera vez, por si lo pensaste ni con Ginny ni con Cho pasó nada, tercero, en mi mente yo si lo tenía planeado, pero créeme, esto fue mejor que en mi imaginación, cuarto siento exactamente lo mismo que tu, te amo y ni tu ni nadie tiene que obligarme para estar a tu lado.
Hermione se quedó como ida ante las palabras de Harry, aunque lo deseaba no creía que iba a escuchar todo eso de él. No podría creer que el también sentía lo mismo, ahora el peso de lo que había sucedido no era tanto, las palabras de él lo hacían más ligero.
- ¿Hermione, me escuchas?
- ¿Eh?, si, claro, pero Harry no creí que sintieras lo mismo que yo, ¿Cómo nos pasó esto?
- Pues no sé, creo que nos conocemos tan bien que no hay nadie que pueda entendernos como nosotros lo hacemos, por eso nació esto entre nosotros, aunque debo aclararte que para mí no es algo pasajero, Hermione no contestaste mi pregunta ¿quieres ser mi novia?
- Harry, estás seguro, no me mientas.
- Hermione, si no estuviera seguro no te lo preguntaría y sabes que nunca he podido mentirte.
- Si acepto, acepto ser tu novia. Pero aclárame lo de ser tu esposa.
- Eh, bueno, pues lo que pasa en que mi imaginación ha volado mucho y pues como acabando el séptimo año en Hogwarts voy a estudiar para Auror, lo que me llevará un año más, entonces eso nos da dos años, y pues para cuando acabé de estudiar si tu aun me quieres y eres mi novia, tal vez quieras casarte conmigo.
Las palabras de Harry parecían estar penetrando una por una en la cabeza de Hermione, el ya había pensado hasta en matrimonio. Idea que le divirtió un poco a ella.
- Pero, Señor Potter, su imaginación es muy vívida, pero pues para eso todavía falta mucho tiempo, mejor preocupémonos por el presente – le dijo ella entre risas mientras se iba acercando a él, cuando estuvo muy cerca de él, lo abrazó y lo besó – Feliz Cumpleaños.
Fue un beso corto, tierno, lleno de entendimiento, si nada se los impedía estarían así por el resto de sus vidas.
- Lo dicho, este es el mejor cumpleaños que he pasado en mi vida. Y tú eres mi mejor regalo. Aun tengo algo que decirte, te amo demasiado, pero… tengo hambre podemos ordenar esa pizza. Me estoy muriendo de hambre.
- HARRY, te beso y solo piensas en comida.
- Es que no pensé que hacer el amor diera hambre, pero ya vi que sí. Jajaja.
- Nunca cambiarás.
- ¿Quieres que cambie? Porque por ti hago lo que sea.
- No, no quiero que cambies, así me gustas, y así me gustarás siempre. Te lo prometo.
- Yo también te prometo amarte siempre.
Durante ese mes que pasaron solos vivieron como una pareja, manteniendo los encuentros sexuales casi a diario, hasta que regresaron los padres de ella, al verlos tan cariñosos entre si a ellos no les quedó más que decirles que se habían hecho novios aunque jamás les mencionaron su recién descubierta sexualidad. Un año después se graduaron de Hogwarts, Harry estudió para Auror y Hermione para Sanadora, al año siguiente ambos tenían un trabajo asegurado, él en el Ministerio de Magia y Hermione como sanador en el Hospital de San Mungo. Y tal como lo prometieron ese día del cumpleaños de Harry, dos años más tarde se casaron, Ron fue el padrino de la boda, fueron de luna de miel a Paris, se fueron a vivir a una cómoda y amplia casa en Londres.
Y como Harry lo previó ese fue el mejor cumpleaños de Harry, donde hizo a Hermione su mujer, donde conoció el amor. Donde tuvo entre sus brazos a la primera, única y última mujer de su vida, a su amiga, su compañera, su confidente, su amante. La madre de sus hijos, la persona con la que pasaría el resto de su vida y si se lo permitían hasta la eternidad, ya que ni la muerte los separaría.


« CAPÍTULO 4: FELIZ CUMPLEAÑOS EN LA PLAYA Comenta este capítulo | Ir arriba


Potterfics - Harrylatino
Potterfics es parte de la Red HarryLatino

contacto@potterfics.com

Todos los derechos reservados. Los personajes, nombres de HARRY POTTER, así como otras marcas de identificación relacionadas, son marcas registradas de Warner Bros. TM & © 2003. Derechos de publicación de Harry Potter © J.K.R.