Historia al azar: Una serpiente que escupe fuego
Regístrate | Recupera tu contraseña
     
     
Menú




 
¿Quién ha añadido esta historia a sus Favoritos?
Al final estaremos juntos... » Celos
Historia terminada Al final estaremos juntos... (ATP)
Por Roxy Potter
Escrita el Lunes 11 de Junio de 2007, 21:51
Actualizada el Martes 10 de Julio de 2007, 22:45
[ Más información ]

Celos

- ¡Draco! ¿Cómo amaneciste, amor? – dijo Ginny sonriente, pues aunque a su hermano no le pareciera, ella quería mucho a Malfoy.
- Bien, ¿y tú, preciosa? – preguntó Malfoy.
- Muy bien, ya te extrañaba – dijo Ginny, mientras Malfoy pasaba una mano por el cabello de Ginny. Ron se ponía rojo de celos, y es que él creía que no existía un chico perfecto para su hermana menor, trataba de tolerar a sus novios, pero que saliera con Malfoy era el colmo. Por otro lado, Harry había aprendido a ignorarlo, no le parecía que él y Ginny anduvieran, pero no podía decirle nada a Ginny, ella tenía sus razones para andar con él y tenían que respetarla, pero si llegaban a enterarse de que Malfoy tenía malas intenciones, tanto él como Ron se asegurarían de que se arrepintiera.
- Ginny, quisiera hablar contigo – dijo Malfoy.
- Claro, siéntate, ¿qué ocurre? – preguntó Ginny sin quitar su sonrisa.
- Preferiría hablar afuera, es algo privado – dijo recalcando la última palabra para que Harry y Ron escucharan.
- De acuerdo – dijo Ginny levantándose de su asiento – nos vemos luego, chicos – dijo haciendo un ademán de despedida a Harry y a Ron.

Cuando salieron del gran comedor…

- Ahora sí, estamos solos, ¿qué ibas a…? – decía Ginny cuando Malfoy la interrumpió dándole un beso.
- Sólo extrañaba estar contigo – dijo él viéndola a los ojos.
- Yo también te extrañaba – dijo Ginny abrazándolo.
- No parece que me estuvieras extrañando – dijo Malfoy.
- ¿Por qué lo dices? – preguntó Ginny.
- Últimamente no hemos salido, no nos hemos visto, has andado algo… distanciada – dijo Malfoy.
- Lo que pasa es que estoy ayudando a Luna con un lío amoroso.
- ¿Lunática? ¿enamorada? Eso sí que es cómico – dijo Malfoy riendo.
- ¡Draco! ¡No te burles! ¡ella es mi amiga! – dijo Ginny dejando de abrazarlo.
- Lo siento querida, es que… bueno, se me hace extraño que tu amiga… olvídalo… me alegra que le estés ayudando – dijo Malfoy acercándose a ella nuevamente con el fin de besarla.
- Draco, lo siento, tengo que irme – dijo Ginny esquivando el beso.
- ¿Por qué? ¿No quieres estar conmigo? – preguntó Malfoy haciéndose el ofendido.
- No es eso, amor, lo que pasa es que tengo práctica de quidditch – dijo Ginny sonriéndole.
- No creo que les moleste que faltes una vez al entrenamiento, vamos a pasar la tarde juntos – dijo Malfoy.
- No, lo siento, pero no puedo, es muy importante que vaya, Harry se enfadaría demasiado si falto…
- ¡Ah, claro! ¡Potter! – dijo Malfoy molesto.
- Es nuestro capitán, Draco, tengo que obedecer, tú lo sabes mejor que nadie, eres el capitán de Slytherin – dijo Ginny.
- Sí, ya sé, pero me molesta que estés con Potter – dijo Malfoy.
- ¿qué tiene de malo? – preguntó Ginny.
- Por favor, Ginny, tú lo sabes, anduviste con él el curso pasado, ¿cómo crees que me siento sabiendo que te ves con tu exnovio? – preguntó Malfoy.
- Draco, no alucines, Harry sólo es mi amigo, lo nuestro no duró porque no había nada serio entre nosotros…
- ¿Y cómo estas tan segura de eso? – preguntó Malfoy.
- ¿No confías en mí?
- ¡No evadas mi pregunta! – gritó Malfoy molesto.
- ¡No la estoy evadiendo! Si te digo que no hay nada entre nosotros es porque así es, cuando terminé con Harry aclaramos todo, ¿esta bien? – contestó Ginny enfadada también.

“Hace tiempo ya
igual que una sombra
te siento a toda hora
siempre tras de mí
dirás que si hay amor hay celos
mas no, esto no puede ser.”

Por un momento ninguno de los dos dijo nada, ambos estaban molestos y, siendo tan orgullosos, ninguno se atrevía a hablar, hasta que…

- Ginny… perdóname, cielo – decía Malfoy abrazando a Ginny, quien tan sólo desviaba la mirada. – tú sabes que soy un poquito celoso, te quiero tanto que no quiero separarme ni un segundo de ti… ¿me perdonas?
- Te perdono si me prometes no volver a enfadarte conmigo sin razón alguna – dijo Ginny.
- De acuerdo – dijo Malfoy besándola.
- Bien, ya me voy, nos vemos en un rato – dijo Ginny saliendo del castillo por las puertas de roble.

El clima seguía igual que el fin de semana, nublado y oscuro. Ginny llegó a los vestidores y aun no había nadie del equipo, al parecer era la primera en llegar. Se puso su uniforme de quidditch, sacó su escoba y salió al campo a esperar a que llegara el resto del equipo. No podía dejar de pensar en Malfoy, era una buena persona si uno se daba el tiempo de conocerlo bien, al menos eso decía Ginny cada vez que le preguntaban porqué andaba con Malfoy. Recordó lo mucho que Harry, Ron y Hermione se habían enfadado cuando les dio la noticia, pero ella los había enfrentado pidiendo que respetaran su decisión. Ella había sido muy feliz con Malfoy desde que empezaron a andar en septiembre, pero las últimas semanas él se había comportado muy extraño, parecía nervioso algunas veces, cosa realmente rara en él, ya que siempre caminaba pavoneándose por el colegio…

- ¡Ginny! – gritó Ron desde la entrada de los vestidores.
- ¿Qué? – contestó Ginny dándose cuenta de que el equipo ya iba entrando al campo, por lo que se levantó del pasto donde se había sentado y se acercó hasta ellos.
- Te andábamos buscando – dijo Ron.
- Sí, incluso le preguntamos a tu noviecito si sabía dónde estabas – dijo Harry – pero se enojó y nos dijo que nosotros deberíamos saberlo.
- ¿Se pelearon o qué? – preguntó Ron.
- No, sólo hablamos, pero tal vez se molestó con ustedes porque le dije que tenía entrenamiento y me vine enseguida para acá creyendo que ya estaban ustedes aquí – dijo Ginny.
- No importa, vamos a empezar ya – dijo Harry a todo el equipo para iniciar con el entrenamiento.

Por otro lado, Hermione se sentía mal por haber discutido con Ginny, la verdad es que ella no tenía la culpa de lo que le pasaba con Harry, siempre estuvo apoyándola y así se lo agradecía… Hermione quería disculparse con su amiga, después de todo, Ginny tenía novio y si ella le decía que no sentía nada por Harry es porque era la verdad simplemente, sin embargo esos terribles celos aparecían de vez en cuando y tenía que aprender a controlarlos. Por esto, Hermione fue al campo de quidditch para hablar con Ginny en cuanto el entrenamiento hubiera acabado. Se fue a sentar en las gradas, el entrenamiento casi acababa, pudo ver que Harry le decía a Ginny cómo tenía que volar para esquivar una bludger, y no pudo evitar sentir algo de envidia, pero supo controlarse. Sin embargo, Hermione sentía que alguien más estaba por ahí escondido entre las gradas, y por más que volteaba tratando de ver quien podría estar por ahí, no veía a nadie.

“Cada vez que me voy
Que si con quien estoy
Controlando miradas
Checando el reloj
Revisando llamadas
Y hasta mi conversación
Mis amigos te hacen perder el control
Alucinas e inventas cosas que no son
Es tu inseguridad la que hará que te diga adiós.”

Suponiendo que sólo se trataba de su imaginación, volvió a concentrarse en el entrenamiento, y cuando éste se terminó, Hermione bajó al campo y se acercó al equipo.

- Hola, chicos – dijo Hermione saludando a todos.
- Hola – contestaron los demas.
- ¿Se te ofrece algo? – preguntó Harry esperanzado en que quisiera hablar con él.
- Sí, quisiera hablar con Ginny un momento – dijo Hermione.
- Claro, ya terminamos, las vemos en un rato – dijo Ron caminando hacia los vestidores con el resto del equipo.
- ¿Qué sucede, Hermione? ¿Vas a gritarme otra vez? – preguntó Ginny molesta.
- No, Ginny, no te enojes, vine a disculparme por todo lo que te dije, no quise escucharte, lo lamento – dijo Hermione.
- ¡Vaya! ¿ y qué te hizo cambiar de opinión? – preguntó Ginny cruzándose de brazos.
- Mi conciencia. Estuve pensando y me di cuenta de que debí creerte porque eres mi mejor amiga, no debí dudar de ti jamas – dijo Hermione - ¿Me disculpas? – preguntó Hermione. Ginny se quedó pensativa, luego sonrió.
- Claro que sí, Hermione – dijo abrazándola – eres mi mejor amiga, no podría estar enfadada contigo tanto tiempo.
- Gracias – dijo Hermione luego del abrazo.
- Bueno, ¿y qué haras con respecto a Harry? – preguntó Ginny.
- No lo sé, ni siquiera me habla…
- Tú tampoco le hablas, ¿cómo esperas que te hable? – preguntó Ginny riendo, logrando que Hermione riera también.
- Ya lo sé, lo que pasa es que ya no sé cómo actuar frente a él, desde que hablamos todo cambió – dijo Hermione – bueno, yo sabía que todo cambiaría pero no de esta forma.
- Definitivamente lo mejor es que hablen a solas de nuevo – dijo Ginny.
- Sí, creo que sí – dijo Hermione.

Ambas caminaron hacia los vestidores para que Ginny se cambiara, y de ahí se fueron al castillo, pero mientras caminaban por los jardines camino al castillo, Ginny volteaba hacia atrás como buscando a alguien.

- ¿Qué sucede, Ginny? – preguntó Hermione.
- Siento como si alguien me estuviera vigilando todo el tiempo – dijo Ginny.
- Qué raro, yo tuve la misma impresión ahorita en el entrenamiento, parecía que alguien estuviera viendo el entrenamiento, ¿no será Luna espiando al equipo? – preguntó Hermione.
- Podría ser, pero no para copiar tácticas… - dijo Ginny.
- ¿entonces para que estaría espiando? – preguntó Hermione.
- Es un secreto, pronto te darás cuenta – dijo Ginny sonriendo. De pronto alguien apareció detrás de ellas.
- Te estaba buscando…

“De noche y de día
Igual que un espía
Has hecho de tu vida un infierno ya
Dirás que si hay amor hay celos
Mas no, esto no puede ser.”

- ¡Draco! ¿Qué haces aquí? – preguntó Ginny sorprendida.
- Necesitaba verte – dijo Draco.
- Eh… yo tengo que adelantarme, nos vemos al rato, Ginny – dijo Hermione. En cuanto Ginny asintió, Hermione se fue aprisa al castillo.
- ¿Qué sucede, Draco? – preguntó Ginny, pero una vez más, Draco no contestó con palabras, sino con un beso. – Por favor, suéltame… dime a qué viniste.
- ¿Qué no puedo venir a ver a mi novia? – preguntó Malfoy.
- Si, pero has estado muy extraño – dijo Ginny – no sé, demasiado empalagoso, tú no eres así.
- ¡Vaya! Ahora resulta que no puedo consentir a mi novia – dijo Malfoy.
- No, Draco, no es eso – dijo Ginny. – algo tienes, yo sé que te pasa algo y no quieres decírmelo.
- No me pasa nada, de verdad – dijo Malfoy. – pero a ver, dime qué te pasa a ti, te has distanciado mucho de mí, ¿ya no me quieres?
- Por supuesto que te quiero – dijo Ginny.
- Entonces, ¿me puedes explicar por qué andas coqueteándole a cuanto chico se te pone en frente?
- ¡Eso no es cierto! – dijo Ginny ofendida.
- Claro que sí, ¡te he visto! – dijo Malfoy.
- Ahora que lo mencionas quiero hablarte de eso, ¿por qué te la pasas siguiéndome? – preguntó Ginny.

“Cada vez que me voy
Que si con quien estoy
Controlando miradas
Checando el reloj
Revisando llamadas
Y hasta mi conversación
Mis amigos te hacen perder el control
Alucinas e inventas cosas que no son
Es tu inseguridad la que hará que te diga adiós.”

- Eres mi novia, y como tal debes ser fiel – dijo Malfoy enfadado.
- ¡Y lo soy! – dijo Ginny enojada.
- ¡Claro que no! – dijo Malfoy tomándola por los brazos fuertemente.
- ¡Malfoy, suéltame! ¡Me estás lastimando! – gritó Ginny enfadada.
- No te soltaré hasta que me digas porqué estas saliendo con Potter – dijo Malfoy.
- ¿Qué? ¡Yo no estoy saliendo con Harry! – dijo Ginny.
- Claro que sí, escuché a Granger decirlo – dijo Malfoy soltándola.
- Eso es un malentendido…
- No lo creo, te vi muy acaramelada junto a Potter ayer, cerca del lago, los vi desde una ventana – dijo Malfoy.
- Mira, Harry sólo es mi amigo, tuvimos algo el año pasado, pero se acabó, él está enamorado de otra chica, y yo estoy enamorada de ti – dijo Ginny.
- ¿Y por qué estaban juntos ayer? – preguntó Malfoy
- Sólo aclarabamos unos asuntos.
- ¿Qué asuntos?
- Son privados, Draco.
- ¡Aja! ¡Entonces todavía se aman! – dijo enfadado.
- No, Draco, son asuntos personales de Harry, no tienen que ver conmigo, él solo pedía mi opinión al respecto – dijo Ginny.
- ¿Y por qué no le pide su opinión a la sangre sucia?
- ¡No le digas así a Hermione! ¡Es mi amiga! Y ¿sabes qué? Tengo muchas cosas que decirte… estoy harta de que me sigas, me tienes exageradamente vigilada, ¿acaso no confías en mí?

“Debes saber que mi amor
No sabe de otro amor que el tuyo
Dirás que si hay amor hay celos
Pero esto debe acabar.”

- Si confío en ti, pero no confío en los demás – dijo Malfoy.
- Draco, por favor, no es la primera vez que me dices que te estoy siendo infiel con alguien más, y la verdad ya estoy harta, yo te quiero muchísimo, pero no tolero que no confíen en mí – dijo Ginny.
- ¡No! No termines conmigo, yo te amo, te juro que no vuelvo a seguirte – decia Malfoy.
- Draco, siempre me dices eso…
- Por favor, no me dejes, eres la única que me comprende y la única en quien puedo confiar realmente – decia Malfoy.
- Si en realidad sólo confias en mí ¿por qué me persigues siempre? Si no eres tú, es alguno de tus amigotes el que me persigue, incluso Parkinson me ha estado siguiendo…
- Ginny, lo lamento, es solo que, te amo tanto que no soportaría compartirte con nadie… - decia Malfoy.
- Draco, tú no me amas, te estas obsesionando demasiado y esto se vuelve enfermizo – decia Ginny. – esto terminó, Malfoy.
- ¡No! No es justo, te amo – decia Malfoy. Ginny lo ignoró y se fue hacia el castillo, ya estaba harta de cómo Malfoy desconfiaba de ella, lo quería muchísimo, pero tenía que dejarlo por el bien de ambos. – Estoy seguro de que Potter te ha convencido de que me dejaras. – se dijo Malfoy a sí mismo viendo a Ginny entrar al castillo.

“Cada vez que me voy
Que si con quien estoy
Controlando miradas
Checando el reloj
Revisando llamadas
Y hasta mi conversación
Mis amigos te hacen perder el control
Alucinas e inventas cosas que no son
Es tu inseguridad la que hará que te diga adiós.”


« Aclarando Sentimientos Comenta este capítulo | Ir arriba Pelea »


Potterfics - Harrylatino
Potterfics es parte de la Red HarryLatino

contacto@potterfics.com

Todos los derechos reservados. Los personajes, nombres de HARRY POTTER, así como otras marcas de identificación relacionadas, son marcas registradas de Warner Bros. TM & © 2003. Derechos de publicación de Harry Potter © J.K.R.