Regístrate | Recupera tu contraseña
     
     
Menú




 
¿Quién ha añadido esta historia a sus Favoritos?
No puede ser cierto ¿Tú? » Sueño seductor
No puede ser cierto ¿Tú? (ATP)
Por MoonLight Chobit
Escrita el Domingo 11 de Junio de 2006, 19:02
Actualizada el Sábado 19 de Agosto de 2006, 13:47
[ Más información ]

Sueño seductor

3. Sueño seductor.

Ella no supo cómo logró esquivar a sus padres, quienes la miraron desconcertados, y haber llegado a su habitación, más asustada que hacía momentos. Malfoy estaba planeando con otros malditos mortífagos un complot, seguramente para destruir a la comunidad muggle en segundos. No entendía el odio de ellos hacia esas inocentes personas, que nada tenían qué ver con el despecho de aquel que no debía ser nombrado.

Fue así, que no supo cómo tomó rápidamente pluma, tinta y pergamino, se sentó y acomodó en su escritorio, y comenzó a rasgar el pergamino con tanta fuerza que hizo que éste se rompiera instantáneamente. Así comprendió que no debía sacar a la luz aquel plan que, tal vez alarmaría en vano, ya que no sabía con exactitud lo que planeaban. Aún así, pensaba que era un plan para atacar, y así, trató de controlarse recostándose.

*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*


Sólo comprendió lo estúpido que fue al revelar lo que había dicho al introducirse al sucio despacho que se escondía tras la sala de estar, al ver los cuadros de sus predecesores que pendían de la raspada pared. Se tumbó cansinamente, y se frotó la frente, como pensando en qué haría con aquella difícil situación. Lo más fácil sería acabar con esa idiota, pero, a la vez, algo en su subconsciente le dictaminaba que no era lo correcto, más bien, que no haría bien, y se arrepentiría toda su vida.

De verdad lo sintió así, y pensó que el cansancio lo estaba haciendo sentir y pensar cosas que en sus cinco sentidos jamás haría o diría, y mejor se volvió a escribirles a sus compañeros acerca del plan que venían armando desde semanas antes de salir de la escuela. Luego se dirigió a su habitación para descansar y tratar de armar algún plan inteligente, para hacer que la sangre sucia no abriera la boca.

*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*


Despertarme como si nada, es lo que más quisiera hacer. Levantarme y salir cobijada por el dulce manto que el Sol nos regala cada día. Oler y disfrutar del rocío que cae mañana a mañana. Eso es lo que deseo más que nada en el mundo.
De verdad, no saben lo mucho que temo por sus vidas. Cuídense, ¡por favor!

Hermione.


Con esta nota la castaña recibió al amanecer, la ató a su lechuza color marrón y la cual emprendió vuelo rápido hacia la Madriguera, como si ansiara mandar notas a la vida, de que por favor no se esfumara tan fugaz.

-Dios mío, por favor, que no sea lo que estoy temiendo. No quiero que a los míos les pase algo, por favor...

-Hija. – Un hombre la llamaba con cierto tono de angustia.

-Papá, no sé, tengo algo que no me deja en paz...

Y se desahogó en los brazos de quien le diera parte de su vida, él la miraba con cierto dolor, impotente ante la situación que se estaba presentando. Lo que no sabía era que ella temía mucho por la vida de sus seres queridos, gracias a la fría persona que vivía al lado de ella.

*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*


Una habitación, oscura pero en sí con cierto aire místico, los recibía tratando de ocultarse. Ella emprendía la marcha en besos pegajosos, y su geografía era seductora. La recorría sediento de ella, como si no quisiera que eso jamás terminara...

Con esa escena amaneció Draco Malfoy, incrédulo en sí de aquel sueño. Jamás imaginó que hasta ella tuviera lugar en sus pensamientos, en sus noches de loca imaginación. Y tanto peor. Lo besaba. Bebía de su alma, de su sentimiento.

¿Qué era lo que le estaba pasando? Era algo así como, la costumbre de verla y sentirla a diario, como si ella, aprovechándose de aquella facilidad se coló rápidamente hacia dentro de él. No entendía nada, y más cuando sintió cómo su mente no le dejaba hacerle ningún daño, tocarla, arañarla, hacerle ver el error de haberse introducido tan fácil hacia su alma.

*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*


Hermione salió, con un poco de temor pero mostrando seguridad ante sus padres, a salir y contemplar en silencio a la fría Luna, que, a pesar del mal tiempo y los glaciales ventarrones provenientes de los polos, transmitía calidez y entereza con su imponente presencia.

Y, fue verla ahí, tan serena, tal vez hubiera olvidado lo que se le había salido, pero, el ver su delicado reflejo sobresalir entre la oscuridad sintió un pequeño hormigueo adentro de él. No sabía qué era lo que estaba pasando, pero desde hacía un tiempo a acá, su sola presencia lo estaba volviendo loco al grado de haber soñado lo que visualizó en la madrugada de ese día. Era una sensación que lo estaba ahogando en un profundo sentimiento, que salía a la luz cuando la veía salir tan serena de su hogar.

Y, volvió a dirigirse hacia ella, sin saber qué decirle, ni hacer, pero, sin querer, sólo se limitó a comportarse como la misma persona arrogante e insoportable que ella conocía muy bien.

-¿Qué hay de nuevo Granger? ¿Pensando como siempre, en qué pasará cuando nosotros los puros reinemos todo esto? ¿O tal vez en tus tontos amiguitos, que han de estar apretados en la casucha donde vive la rata de Weasley (sin ofender a las fans pero así le llama)? – Logró lo que quería: que ella volteara hacia él, con la mirada encendida, y se dirigiera hacia él.

-Mira Malfoy, agradece que no tengo la varita por que si no desde cuando te hubiera lanzado el peor hechizo del que hayas tenido conocimiento. – Y, acercándose un poco más al rubio, le susurró: - Y a mis amigos, no les dices nada, por que primero pasarás sobre mi cadáver, ¿de acuerdo?

Sentir su tibia respiración cerca, sus expresivos ojos marrones encerrándolo a cada momento en un círculo vicioso, dándole aquella calidez a pesar del mal tiempo e iluminando su alma como nadie lo había hecho, lo ponían tremendamente nervioso. Con el paso de los días, simplemente, tenía qué reconocer: ella se introdujo fácilmente en él, provocándole emociones que jamás soñó sentir, que ninguna mujer le había inducido.

-Granger... – su respiración se agitaba cada vez más rápido. – aléjate, por favor. No sabes lo que estás haciendo.

-No me retiro, hasta que prometas, no volverme a molestar mientras trato de reflexionar, ni tampoco molestar a los míos – Soltando su orgullo Gryffindor, le aseguró, que si no lo cumplía, se iba a arrepentir como siempre.

-No, Granger. No caeré tan fácil en tu jueguito, no me creas tan estúpido. Y no acepto tus condiciones. – Sin saber por qué, jamás se dio cuenta de cómo pasó, tomó entre sus manos el rostro de ella, lo acercó hacia el de él y la besó. Fue un beso que, a medida que pasaban los segundos, incluso largos minutos, se incrementaba la pasión, ansia y furia de los dos. Ella se empeñaba en soltarse como fuera, le lastimaba la frialdad de aquel beso; él, en disfrutar del momento, saborearla como si fuera el último alimento que tomara en la vida.

Al fin de varios minutos, que le parecieron siglos, ella logró zafarse del oscuro joven, y jadeando, le susurró:

-No sabes, cuánto te odio, Draco Malfoy.

-Me llamaste Draco, Hermione... – le aseguraba con un dejo de burla en su polar y maldita voz. Y, cuando pronunció el nombre de la castaña, siseó tan inteligible que provocó que la furia de la leona se incrementara al máximo.

-Te arrepentirás de esto y más, eso sí te lo aseguro. – Antes de marcharse furiosa, le susurró tan bajo, pero muy claro, un “Te odio”.

Él la vio alejarse, cómo su furia vibraba por todos lados.

-Ya verás Granger, de lo que soy capaz por conseguir lo que quiero. Ya verás.

Mientras tanto, volvemos hacia Hermione. Estaba furiosa, pero aquel beso fue como, pasional. Le gustó, pero de quien provenía, no. Siempre soñó que su primer beso fuera de aquella manera, pero jamás imaginó que fuera de él.

-Draco Malfoy, te arrepentirás de haberme retado, y hasta de haberme conocido.

Pero lo que le quedaba muy claro, era que, la guerra había comenzado.

- - - - - - - - -

Hola.

He aquí, por fin, el capítulo tres. Espero les guste, e igual me dejen sus comentarios sobre el mismo para saber si les gusta, no o sugerencias para su mejoramiento.

Saludos.


« Pensamientos infames. Comenta este capítulo | Ir arriba


Potterfics - Harrylatino
Potterfics es parte de la Red HarryLatino

contacto@potterfics.com

Todos los derechos reservados. Los personajes, nombres de HARRY POTTER, así como otras marcas de identificación relacionadas, son marcas registradas de Warner Bros. TM & © 2003. Derechos de publicación de Harry Potter © J.K.R.