Historia al azar: Jugando a conquistarte
Regístrate | Recupera tu contraseña
     
     
Menú




 
¿Quién ha añadido esta historia a sus Favoritos?
Bajo la lluvia me enamoro de ti » Bajo la lluvia me enamoro de ti
Bajo la lluvia me enamoro de ti (ATP)
Por tona
Escrita el Viernes 2 de Junio de 2006, 21:24
Actualizada el Viernes 2 de Junio de 2006, 21:24
[ Más información ]

Bajo la lluvia me enamoro de ti

Bajo la lluvia me enamoro de ti

Esta lloviendo a cántaros, me asomo por la ventana y veo a todos los que estaban fuera del castillo corriendo para salvarse de la tremenda lluvia pero algo me llama la atención por entre todas las cosas que se ven desde mi ventana, fijo mi vista en eso que tanto me llama la atención y veo una figura, ahí, parada sin importarle lo que le cause la lluvia, me sorprendo al ver que es una persona remojándose, salgo del dormitorio de las chicas a toda prisa, como prefecta, no puedo permitir que la persona ahí se enferme, cruzo el retrato de la dama gorda sin siquiera darle explicaciones a Ron y a Harry que se encontraban jugando al ajedrez mágico.

Llego rápido a los jardines, me acerco a la persona pero luego, al ver quien eres, trato de dar la vuelta, si te das cuenta de que estoy ahí seguro me molestaras y hoy, a excepción de la lluvia a sido un gran día, cuando estoy por dar media vuelta me descubres, rápidamente tus ojos se clavan en los míos.

-¿Qué haces aquí Granger?- preguntas arrastrando las palabras

-Venía a decirte que si seguías así te enfermarías de pulmonía-respondí-pero como eres tú, dejare que te pase lo que sea-finalizé con un tono despectivo.

Eso te dolió, lo se por que cambiaste tu expresión de una fría a una de odio-Que importa si enfermo-respondes.

Yo me sorprendo demasiado, esperaba que me llamaras sangre sucia, sabelotodo o cualquier cosa que acostumbras decirme, pero no, solo te volteas y sigues parado observando el lago.

Como que no importa Malfoy!-te respondo, tu vuelves a voltear pero ahora con una cara de que no entiendes nada de lo que digo.

Yo, me doy cuenta de lo que acabo de decir y rápidamente añado-No quiero que tu padre se queje de que no saben ni cuidar si hay o no gente fuera del castillo con una lluvia así-digo con el tono de voz que suelo usar contigo-por eso no quiero que enfermes.

Bueno, me salvé de que pensaras otra cosa de mi, de pronto, levanto la vista que tenia minutos baja y me encuentro contigo, con tu mirada, con todo tu ser, te me quedas viendo, tus ojos se clavan en mi como tratando de conocer todo aquello que siempre insultaste, de pronto, tus ojos se clavan en mi boca y yo me pongo tan nerviosa que tu lo notas.

Malfoy, será mejor que entremos-te digo y esto hace que dejes de verme a la boca y veas mis ojos-además tampoco quiero enfermarme.

Tú me miras por unos segundos y luego haces un gesto de aprobación a mi idea, yo algo confundida por tu actitud empiezo a caminar hacia la entrada del castillo pero algo me detiene, volteo y veo tu mano sosteniendo la mía, yo me pongo tan colorada como el cabello de Ron y rápidamente bajo la vista para que no notes el color de mis mejillas.

No se que me esta pasando, no se que pasa ni contigo ni conmigo, últimamente no me molestas tanto, bueno a decir verdad solo me molestas cuando estoy con Harry o con Ron.

-Gracias por preocuparte por mi-me dices antes de que yo te pregunte la razón por la cual me tomaste del brazo, me sueltas y luego continuas hacia la entrada del castillo.

Yo me quedo estática, no se que hacer, solo me quedo parada en medio del jardín, bajo la lluvia, me sorprendieron tanto tus palabras que no supe como reaccionar, mi mente trabaja a mil por hora para poder comprender lo que me has dicho, por un momento pienso que tal vez no eres tan malo, pero pronto sacudo mi cabeza para volver a la realidad y darme cuenta de quien eres en verdad, vuelvo al castillo y después de hacer lo que restaba de mis deberes me duermo.

A la mañana siguiente amanezco enferma-Rayos!-maldigo por lo bajo, si no hubiera bajado a regañarte no estaría enferma, lo peor es que hoy hay salida a Hogsmeade.

-Hermione!! Hermione!!-me grita Ginny mientras salta en mi cama, lo cual me despierta por completo.

¿Qué pasa Ginny?-le respondo algo mal por lo enferma que estoy.

Oh! Lo siento Herms, solo venía a darte una muy buena noticia, resulta que…-pero se detiene y luego clava su mirada en mi, se ha dado cuenta que estoy enferma-Oh pero mira que cara traes! Como pudiste enfermar-pregunta pues no sabe que salí ayer a los jardines.

-No importa si enferme, vamos cuéntame cual es la buena noticia?-le pregunto tratando de evitar tener que explicarle que estuve platicando con Malfoy bajo la lluvia.

-No me cambies la conversación!.argg! no podrás ir al Hogsmeade, bueno te traeré algo.

-Ginny que pasa!-Le pregunto algo harta de que se preocupe tanto por mi, odio ser una carga.

-Oh siii!!!!! Pues resulta que Harry me invito a Hogsmeade!!!!, puedes creerlo!-me dice muy emocionada.

-Ginny eso es genial!!!!-le digo, un poco cansada por la gripa, pero con mucha emoción, Harry tenia tiempo queriéndola invitar pero no tenia el valor, no estaba seguro si ella aun lo quería-que esperas! Ve con él!-le reprocho y la empujo fuera del dormitorio.

-Bueno bueno ya me voy, solo venia a darte la noticia, no olvides ir con Madame Pompfrey!-me grita ya desde las afueras del dormitorio.

Paso todo el día en cama, adelanto un poco las tareas para no tener que hacerlas a las carreras como Ron y Harry acostumbran, de pronto, una lechuza empieza a picotear en mi ventana, rápido me levanto ”Demonios!” pienso, me dolió la cabeza de lo rápido que me levante.

Veo a la lechuza y veo también que tiene un paquete y una carta, se los quito desconfiando un poco de la lechuza que amenazaba con picotearme, la lechuza, negra como la noche, tan pronto como le quito lo que trae se va.

Abro el paquete y veo una caja de dulces de todo tipo, dejo la caja en mi cama y rápido abro la carta, la curiosidad me mata, no se por que alguien me manda los dulces, termino de abrir la carta y empiezo a leerla:

Hermione:

Espero te gusten los dulces, prueba los chocolates, son los mejores que eh probado en toda mi vida.

Lamento que estés enferma, hubiera querido verte en Hogsmeade pero bueno, otro día será.

atte.: El que la lluvia lo enamoró.

Termino de leer la carta y me quedo muda, quien pudo haberme mandado los dulces, los veo bien, y me sorprendo demasiado (n/a: como que últimamente se sorprende mucho no creen), son dulces de los más caros!.

Guardo los dulces y la carta, bajo a la sala común y me encuentro con mis amigos, me llevan a la fuerza con Madame Pompfrey pues olvide ir y después de tomar unas pociones asquerosas vuelvo a la normalidad, no sin antes enterarme de que harán un gran baile de Navidad en 3 semanas, un día antes de volver a nuestras casas, lo mejor era que no tenía que llevar pareja, por un lado estaba contenta pues pense que ésta ves si la pasaré genial y por otro lado me sentía mal, pues este año mis padres pasarán las navidades fuera de la ciudad donde vivo y me tendré que quedar en el castillo por todas las navidades.

Todo pasa normal los siguientes días, en la siguiente salida a Hogsmeade de la que no pude ir, repongo todo lo que no hice en ese fin de semana pues hago muchas compras, me compro también una túnica de color lila, hermosa según Ginny, ella y Harry llevan 3 semanas saliendo, a decir verdad, no se separan desde que Harry invito a Ginny a Hogsmeade, Ron por su lado, ya llevaba varias semanas saliendo con Parvati Patil y yo, solo me limito a pensar en ese chico, si, me enamore, de él, de ese que encontré en medio del jardín, pero no se lo dije a nadie pues yo sabía que entre él y yo nunca podría haber algo.

Me enamore de su cabello, de esos cabellos casi del color del oro, me enamore de esa risa sarcástica y del modo en que arrastra las palabras, me enamore también de su forma de actuar, de ese aire de superioridad que tiene incluso con sus amigos, pero sobre todo, me enamore de esos ojos grises y fríos como el hielo.

Algunas veces, mientras estamos en el gran comedor, me atrevo a mirarlo, sabiendo que si soy descubierta sería lo peor para mi, pero no me importa, aun así lo miro.

No se por que, pero desde que lo vi en medio del jardín, mojándose sin importarle las consecuencias, desde que me dio las gracias por haberme preocupado por el, no dejaba de pensar en el, me había enamorado de Draco Malfoy, incluso me había olvidado de la nota y los dulces que recibí, traté de encontrar a quien lo había hecho pero ni rastro de esa persona, además, el asunto de mirar a Malfoy me tenía bastante entretenida.

***********************************************************
Pasan las semanas y no eh visto rastros de el, bueno lo eh visto en varias ocasiones, pero es como si no me viese, simplemente no existo para el, ya ni siquiera nos molesta a Ron, a Harry y a mí, simplemente se ha olvidado de lo que representábamos, el famoso trío dorado.

El día del baile fue genial, todos estaban perfectamente vestidos, muchas túnicas y trajes preciosos, incluso Ron traía un traje decente esta vez.

Bailamos mucho, cenamos y escuchamos la despedida de Dumbledore, en realidad la pasé genial.

Incluso creí ver a Malfoy sonreír un par de veces, se ve tan bien cuando se ríe, no una de esas medias sonrisas, si no una de las verdaderas, sin mencionar el hecho de que venia de un traje negro muy hermoso, el se veía de lo mejor.

Al día siguiente, es hora de irse a sus casas, Ron y Ginny me invitaron a la Madriguera pero los rechacé pues tenía muchos deberes, cosa que ellos entendieron, Harry por su lado iría con sus tíos y de ninguna manera entraría en esa casa de locos, al menos así nos dice Harry que son las cosas.

Me despido de ellos, solo pocas personas de cada casa se tuvieron que quedar al igual que yo.

Pasan varios días, voy a Hogsmeade y hago la compras de navidad, revistas de Quidditch para Ron, Un pequeño pero hermoso brazalete para Ginny, unos lentes para poder volar con lluvia para Harry, algunas otras cosas para los demás y dulces para todos a los que les enviaría regalo.

Paseaba por las tiendas cuando lo vi, un hermoso collar con un dije de una flor en el cual se le podrían grabar dos iniciales, lo observo por un rato y luego me doy cuenta de que no puedo pagarlo, al os pocos minutos, paso por la biblioteca y paso un tiempo ahí dentro, luego antes de volver me detengo en una tienda que no recuerdo el nombre, pero que era nueva y veo ahí, un álbum de Quidditch, “perfecto para Harry o Ron, también podría gustarle a”, pero detengo mis pensamientos y me doy cuenta de que me gustaría regalarle algo a Malfoy, lo compro sin saber por que y termino mi recorrido.

************************************************************

Llegó la mañana de navidad y baje a la sala común, vi en el árbol varios regalos, muchos de ellos eran para mi, un suéter hecho a mano de la señora Weasley color rojo, un libro de las criaturas mágicas más poderosas volumen 2 de parte de Harry, una bolsa llena de tortugas de chocolate de parte de Ron, unos pequeños aretes que me regalo Ginny y una bolsa con una buena cantidad de galeones de parte de mis padres, unas cuantas bromas de parte de sortilegios Weasley y ahí una pequeña caja color plateado, no decía quien me la mandaba pero cuando la abrí, me quede completamente muda, el dije y la cadena que había visto en Hogsmeade estaban ahora en mis manos, simplemente no lo podía creer, quién había mandado un regalo tan precioso, vi el centro de a flor y solo pude distinguir una letra, una H de Hermione supuse pero, por que no había otra letra, si la hubiera ya sabría quien mando el dije, pero no, al parecer el que me lo había mandado era listo.

Saqué la cadena junto con el dije de la caja y de ahí cayo una carta, la cual decía así:

Hermione:

Feliz Navidad!!!!! Espero hayas recibido muchos regalos, si estas leyendo esto, quiere decir que por ende también recibiste el mío, te vi hace unos días viendo una vitrina, después de que te fuiste me acerque a donde estabas y ahí los vi, un dije y una cadena preciosos decidí que eran perfectos para ti.

Espero te guste mi regalo, quisiera que no te lo quitaras nunca, significaría mucho para mi, que por que significa tanto, pues por que desde hace varias semanas que no te veo igual, cada vez que te veo eres mas hermosa, no puedo dejar de pensar en ti.

De seguro te preguntaras quien soy, solo puedo responderte que busques dentro de tus mas profundos recuerdos y que ahí me encontrarás, que sigas pasando una bonita navidad.

atte.: El que la lluvia lo enamoró.


Me quede más muda todavía al terminar de leer la carta, me estaban declarando amor, pero quien, quien podría hacer eso!, guardé la carta en donde había guardado la otra y baje al gran comedor.

Me siento en la mesa de Grifindor y empiezo a observar a los demás alumnos, no lo había visto bien pero, entre ellos, estás tu, sentado en la mesa de Slythering como toda serpiente, te observo por unos minutos mientras comes hasta que te sientes observado y estas a punto de levantar la vista, cuando yo vuelvo la mía a mi plato, por un momento me siento observada y quiero pensar que eres tu, luego dejo de sentir esa mirada y levanto mi vista, desapareciste del comedor.

Después de o de hoy en el comedor todo lo demás pasa normal así que me voy a dormir.
************************************************************
A la mañana siguiente también esta lloviendo, doy un paseo por los pasillo y, no se por que, pero me siento atraída por un árbol cerca del lago, salgo del castillo, no me importa que este empapada y no haya traído mi abrigo, me siento bajo el árbol y me quedo ahí, pensando en aquél día en que lo vi, en aquél día en el que, por alguna extraña razón me sentí completa.

Paso algunos minutos ahí hasta que me vuelvo a sentir observada rápidamente levanto mi vista y ahí estás, de pie frente a mí viéndome, como si no hubiera nada más interesante en todo el mundo, solo estas ahí y yo, yo también estoy.

Rápidamente me levanto de donde estaba, realmente me asustaste pero no me puedo ir, simplemente no puedo moverme, de pronto, tu te me acercas yo me estremezco tanto que tu lo notas, de pronto siento una mano tuya rozar mi mejilla, es tan tibia, a pesar de que eres frío y calculador, me doy cuenta de que tienes sentimientos, no se cuales, pero los tienes, yo involuntariamente sonrío, te sorprendes de mi risa y tu también lo haces.

Después de un rato así, dejas mi mejilla y deslizas tu mano por mi brazo hasta llegar a mi mano, la tomas y la aprietas tanto que es como si pensases que me iría en ese momento, yo respondo a ese cálido apretón y por iniciativa propia me acerco aun más.

Nuestros rostros están ya muy cerca, tan cerca que puedo escuchar tu respiración muy agitada, estas nervioso, pero no lo comprendo, se supone que tu, el gran Draco Malfoy ah pasado por esto con muchas chicas, simplemente no lo comprendo pero no digo nada, yo estoy igual o peor de nerviosa.

Así nos quedamos otro largo rato hasta que empiezo a sentir una leve punzada en el pecho, un impulso por así decirlo y sin más que hacer, nos acercamos como si estuviésemos pensando lo mismo y de pronto, todo desapareció, todo, solo podía sentir tus fríos labios sobre los míos.

Nos besamos por un largo momento, no tengo palabras para describir lo que sentí con ese beso, tuve miles de sentimientos a la vez y me sentí, por segunda ves completa.
Todo iba bien, el éxtasis nos llenaba y relajaba al mismo tiempo, tu lengua pidió paso en mi boca y yo lo cedí gustosa, me encantaba saborear tu boca mentolada, nuestras bocas empezaron a explorarse mutuamente, conociste cada centímetro de ella y yo de la tuya, nuestras lenguas se complementaban perfectamente, cada movimiento era como si hubiese sido planeado de muchos días atrás.

Nos separamos y pude ver de nuevo el árbol en el que estaba, también algo que me pareció verdaderamente extraño, el dije que me habían regalado misteriosamente en navidad brillaba como nunca y un color verde salía del centro de la flor en donde se encontraba la H grabada, tu sonreíste y yo solo podía verlo, de pronto el resplandor desapareció y pude ver, en el centro otra letra más, grabada ahí entrelazada era una D, casi me da un infarto al ver la letra, levanto mi vista y te veo con cara de tienes que darme una explicación.

-Los chocolates so los más caros que hay y los mejores también-me dices, yo aún no se de que me hablas.

-chocolates?-te pregunto

-Si esos que recibes cuando uno se enferma, por cierto el dije tiene un hechizo.

-¿Qué? Como?-balbuceo, no logro entender ni una palabra de lo que dices.

-Mira Hermione desde el día en el que nos vimos bajo la lluvia no dejo de pensar en ti, me sentí culpable por que si yo no hubiera estado ahí bajo la lluvia tú no te hubieras resfriado y…… pues el dije …. supongo que ya leíste la carta, pues yo hechicé el dije para que solo si de verdad sentías algo por mi se viera mi inicial grabada y.. que si en un lapso de 1 año tu seguías sin sentir algo, el dije y la cadena desaparecerían.

-Por un momento no supe que decir, mi cerebro trabajaba, una vez mas a mil por hora y de pronto, todo pensamiento se borro, tu al ver que yo no hacía nada me besaste de nuevo y ahí, si ahí fue donde me di cuenta de todo…. Tú en realidad si me querías, al menos eso fue lo que pense hasta que me dijiste algo que me cambio para siempre.

-Hermione la razón por la que te di todo eso es… por que yo……………..te amo

-Yo también te amo-fue lo único que respondí antes de fundirme en un 3er beso apasionado contigo.

***********************************************************
Ha pasado mucho tiempo desde eso, pero aun así, lo sigo recordando, más bien, lo seguimos recordando, agradezco a la lluvia por haberme enamorado, por habernos enamorado, por que si, si Draco Malfoy, yo te amo y se que tu a mí.


Comenta este capítulo | Ir arriba


Potterfics - Harrylatino
Potterfics es parte de la Red HarryLatino

contacto@potterfics.com

Todos los derechos reservados. Los personajes, nombres de HARRY POTTER, así como otras marcas de identificación relacionadas, son marcas registradas de Warner Bros. TM & © 2003. Derechos de publicación de Harry Potter © J.K.R.