Historia al azar: Aventura de pasion
Regístrate | Recupera tu contraseña
     
     
Menú




 
¿Quién ha añadido esta historia a sus Favoritos?
Disaster // Draco Malfoy » Cinco.
Disaster // Draco Malfoy (R15)
Por tiffany_malfoy
Escrita el Martes 26 de Enero de 2021, 00:37
Actualizada el Viernes 26 de Febrero de 2021, 16:44
[ Más información ]

Cinco.

Suspiro ante la circunstancia que tenía planeada, ni siquiera era un plan sensato, pero había dejado la sensatez hacía mucho. Y nuevamente nadie diría nada, Harry era su amigo. Al menos lo pensaba, cruzar unas cuantas palabras a lo largo de los años o compartir un porro en alguna fiesta era considerado un símbolo de amistad ¿No? Aún si solo era eso, palabras ocasionales y drogarse de vez en cuando.

Pero ambos tenían algo en común en ese instante, un castigo con Umbridge. Si buscaba acercarse a él para preguntar que demonios hacía con Ross antes de su desaparición era una buena excusa. Así que con todo el coraje que pudo reunir, Morgan se sentó a un lado de Harry en la cena. Escuchando los murmullos de las personas a su alrededor, después de todo habían desafiado a una profesora y admitido que algo iba mal en el mundo mágico.

—Harry ¿Te encuentras mejor? —pregunto ante el consternado chico.

—Estoy bien —dijo mientras dejaba de lado un pedazo de tarta de melaza—. ¿Que tal tú, Morgan? Nunca tuve la oportunidad...

—No digas nada —lo interrumpió Morgan, poniendo la mano en la rodilla de Harry—. Creo que lo que dices sobre Quién tu sabes es real.

—Parece que eres la única —suspiro de mala gana—. Por hoy me gustaría dejar de ser el centro de atención y concentrarme en los deberes.

—Apuesto que si —dijo Morgan en el mismo tono que el, aún mantenía la mano en su rodilla, sobando ligeramente como si quisiera reconfortarlo—. ¿Necesitas ayuda? Tengo avances del apunte de pociones, por el castigo de Umbridge necesitaré ponerme al corriente.

—Lo agradezco —dijo Harry tragando saliva, comenzaba a ser consciente de como Morgan acariciaba con sugerencia su pierna y como el mismo sentía el calor extenderse hasta su miembro.

Caminaron hacia la sala común de Gryffindor, nadie se quejó de la presencia de Morgan, con las fiestas y el hecho de que Ross Farell perteneciera a Gryffindor, Morgan tenía acceso a la sala común. No era algo nuevo verla dando una vuelta por ahí, hablando con Ross o cualquier otro alumno que estuviese dispuesta a escucharla y compartir algunas hierbas, en otros casos un poco de alcohol. Harry la condujo a su habitación, donde arrojó la mochila sobre el escritorio.

—¿No compartes habitación? —pregunto Morgan, tomando asiento, comenzando a sacar sus apuntes de Pociones y su trabajo sobre el Ópalo.

—Por el momento, no —Harry se sentó a su lado, sacando de su mochila libros y pergaminos—. La gente piensa que la locura es contagiosa.

—Buena suerte —bufó—. Yo tendré que soportar a Pansy Parkinson todo el año.

Harry no dijo nada, mirando simplemente el pergamino vacío frente a él mientras nuevamente sentía ese calor instaurarse a través de su sangre.

—Harry —susurró Morgan—. Seré honesta contigo, alguien me dijo que fuiste el último en hablar con Ross.

—¿Qué? —pregunto Harry sorprendido—. ¿Quién te dijo eso?

—Entonces es cierto.

—N-no —balbuceo Harry, delatándose completamente.

—Harry, necesito la verdad —suplico Morgan, algo que nunca haría—. Necesito encontrar a Ross, o al menos saber que está bien.

—Yo no le hice nada —Harry miró a Morgan, como si confesar aquello fuera un gran peso para él—. Solo la acompañe a la Torre de Astronomía esa noche.

—¿Te dijo algo que pudiese sonar raro? 

—Solo... Le hable de como me sentía —dijo Harry, con la cara roja de vergüenza—. Respecto a ti

—¿De que hablas?

—Ross quería saber que sentía por ti —explico, aún con el sonrojo a flor de piel—. La acompañe esa noche y le conté todo. Ross era mi amiga, jamás le hubiese hecho daño.

—Te creó —musitó Morgan con decepción, no de que Harry no fuese un psicópata. Decepción al ver una de sus pistas resbalarse de sus dedos, por si fuera poco, debía lidiar con los sentimientos de uno de sus tantos amigos. Suspiro nuevamente, Harry era atractivo a sus ojos, pero en esos momentos no podía pensar en una relación, tampoco quería romper el corazón de su amigo.

—Morgan.

—¿Qué ocurre? —pregunto.

—Quédate esta noche —susurró Harry contra sus labios antes de besarla. 

La confusión en Morgan se extendía, para su sorpresa se vio consumida por el mismo cosquilleo en la entrepierna que Draco le había provocado unas horas antes. Era un poco entendible para ella, a pesar de los estúpidos rumores de Demian la verdad era que solo se había acostado con un chico muggle hacía un año cuando vacacionaba con su familia en Francia.

Eso era diferente, conocía a Harry. Le confesó sus intenciones y disfrutaba el paso de sus manos por su cuello, ¿Debería pedirle que la sofocara?

Harry jalo de ella, Morgan quedó sentada sobre sus piernas, sin dejar de besarlo. Enredado sus dedos por su cabello y paseándolos de vez en cuando por su nunca, provocando un suspiro suplicante en Harry mientras sus manos acariciaban sus piernas por debajo de la falda.

Morgan podía sentir la erección creciente de Harry, pegando justo en su entrepierna, al sentir que chocaba contra el gimió un poco. Harry despegó sus labios de ella, besando desde su mandíbula hasta su cuello, dejando marcas sobre este. Fácilmente desabrochó su blusa y sostén logrando tener una vista amplia de sus pechos. Morgan subía y bajaba sobre el con lentitud, frotando sus genitales ante el placer inicial, por su parte Harry no se detuvo en inspeccionar con sus labios sus pechos, besándolos y mordiendo con cuidado. 

—¿Quieres hacerlo? —pregunto Harry, acalorado. Morgan asintió, separándose de el para poder abrir su pantalón, liberando su erección—. Súbete.

Morgan obedeció, acalorada por la situación. Soltó un gemido audible al sentir la dureza de Harry dentro de ella, acallada por los labios de Harry. Saltando sobre el con frenesí mientras los labios de Morgan gemían en la oreja de Harry, este tenía una mano acariciando los pechos de Morgan y otra sobre su cadera, moviendo a Morgan en círculos. Encontrando el movimiento perfecto que hacía a Morgan exclamar por más cuando su clítoris comenzó a estimularse con la piel de Harry.

Ambos soltaban gemidos hasta el momento que el placer llegó a su punto de culminación, Harry se libero dentro de Morgan ante los deliciosos espasmos del propio orgasmo de la chica. Trataban de recuperar el aire y el control de sus latidos.

—No era mentira lo que decían —dijo Harry, matando el momento.



« Cuatro. Comenta este capítulo | Ir arriba Seis. »


Potterfics - Harrylatino
Potterfics es parte de la Red HarryLatino

contacto@potterfics.com

Todos los derechos reservados. Los personajes, nombres de HARRY POTTER, así como otras marcas de identificación relacionadas, son marcas registradas de Warner Bros. TM & © 2003. Derechos de publicación de Harry Potter © J.K.R.