Historia al azar: Pensamientos
Regístrate | Recupera tu contraseña
     
     
Menú




 
¿Quién ha añadido esta historia a sus Favoritos?
Sonriendo a la muerte » 03- El precio de Gordon
Sonriendo a la muerte (R13)
Por Dak-knee33
Escrita el Miércoles 30 de Septiembre de 2020, 15:54
Actualizada el Sábado 17 de Octubre de 2020, 19:54
[ Más información ]

03- El precio de Gordon

Golpeo por tercera vez  la nariz de aquel sujeto, que se reía de los grandes esfuerzos de Matheo para sacarle información. La sangre corría por los poros sudorosos. Matheo pateo el pie de su inútil compañero, bajó las escaleras hacia el estudio de la casa del hombre. Miró a su alrededor, buscando alguna pista de descubrir lo que andaba buscando hace días, luego de la batalla, algunas cosas comenzaron a revelarse ante él, no lo soportaba. Muchas veces, se emborrachaba para evitar tener contacto con todo eso. La tortura de no decirle a nadie, voluntariamente, lo que vivió, porque debía estar muerto y no buscando un maldito libro pérdido desde siglos. 
La noche se acercaba, el sol se escondía en el horizonte de la ciudad.

-Por más que busques, jamás le encontrarás- dijo Gordon, limpiando su nariz con ambas manos.

-¡Cierra la puta boca!

-Carpenter- lo llamo el hombre de rostro tosco. Sus ojos hundidos y pequeños observaban a Matheo revisar los cajones, estanterías y aquel armario con candado-. Busca, pero no lo encontrarás.

-¡Silencius!

Gordon enmudeció.

El joven mago de diecinueve años, rompió el candado con un encantamiento y respiro hondo, esperando encontrar ese misterioso libro en algúna parte de la casa. Había revisado todas las habitaciones, dando vuelta todo, sin hallar nada. ¿Por qué sentía la corazonada que estaba aquí? Tiró de ambas puertas del armario, donde solo vio calderos y demás elementos de pociones, había dos libros bastante grandes. Recogió estos, mirándolos detenidamente y revisó sus hojas con rápidez, asegurándose que no fueran una trampa. Usó el hehizo para revelar su verdadera forma, pero solo eran  unos libros de recetas de pociones, nada de lo que buscaba. Arrojó los manuales contra el armario, cerró las manos en puños conteniéndose de incendiar todo el lugar por la rabia que sentía, y aquella desesperación de callar a las almas pérdidas. Era incontrolable oírlos en cada momento del día y noche, estaban sobre él buscando respuestas.

Subió las escaleras, dio unos pasos hacia Gordon que estaba esperando con la sangre aun corriendo por su espesa barba de leñador. Estaba sentado, con su espalda contra la pared bordo, viendo los movimientos inquietos del joven. Matheo le quitó el hechizo de silencio, mirándolo con odio, y le dio una patada en el torax, el hombre se quejó del dolor, frenó la caída con su mano y se acomodó.

-¡Eres un imbécil!-le espetó Matheo cansado, enojado de no encontrar aquel maldito libro que le ayudaría a resolver esa maldición-. No sirves para nada, ¡estúpido!

-Grita lo que quieras, golpeame cuántas veces quieras pero, no obtendrás el libro así.

-¡Entonces dime dónde carajos está!

-No es tan fácil, tampoco sé dónde lo escondieron.

-Tus antepasados lo usaron,- aseguró Matheo, agachándose a la altura del hombre- lo tienes...lo sé.

Gordon se rió con ironía que el joven mago estuviera tan terco de no entender que ese libro no estaba en la casa. Todo lo que dijo era la información que conocía, historias de aventuras de los antepasados de la familia de Gordon, pero nunca dijeron el escondite de un grimorio lleno de hechizos peligrosos, y en las manos equivocadas el mundo se teñiría de muerte, dolor, sufrimiento y torturas. Matheo no iba a rendirse, tenía que romper esa maldición que llevaba por ser recusitado por el mismo espirítu de La Parca. Revolvió su cabello negro, creando remolinos y enredos. Sus manos estaban manchadas de la sangre del rostro de Gordon, que seguía viendo los movimientos torpes y frustrantes del muchacho.

-Vamos, Matheo-le dijo el hombre, intentando reponerse de los golpes ejecutados en su cuerpo, hace media hora-. No puedo ayudarte, ya.

-¿No puedes, o no quieres?-le inquirió, guardando su varita en su cinto-. Porque, son dos cosas diferentes.

-¿Qué es lo que piensas ahora?

-Quiero saber el último nombre de quién haya cargado ese grimorio.

-Bueno, eso puede ser un trato-asintió Gordon. Finalmente, se levantó con un leve quejido por los puñetazos en el estómago. Tal vez, uan costila rota o un gran hematoma en el día de mañana-. Si encontramos a mi antepasado, tú debes darme ese diamante de Siria.

Matheo alzó las cejas sorprendido que este sujeto pusiera un precio tan alto por un nombre. Negó con la cabeza, esperando que el trato se negociara con algo menos riesgoso, donde podía perder su trabajo como ayudante de una funeraria mágica. Gordon sonreía dispuesto a no torcer su propuesta. El diamante de Siria fue hallado hace un mes por un arqueologo muggle, decían que pertenecía a la realeza como regalo de algún dios de su civilización. Lo complicado, es que la piedra se encontraba en un museo de Londres con cámaras de seguridad, y todo tipo de seguridad con láser.

-¡No soy un experto, idiota!-se quejó Matheo, pateando un libro de uno de los estantes que derribo anteriormente- Pone otra cosa, menos eso.

-Lo siento, no puedo ayudarte. Te doy una semana.

-¡¿Qué?! 

-Eso mismo, tú trae la joya y yo te buscaré el nombre de mi último ancestro.

Matheo no podía meterse en más problemas cuando se trataba de Gordon y sus gustos costosos, un tipo que medía su precio por lujos que no alcanzaba con su trabajo como informante. Gordon amplió su sonrisa, donde sus dientes estaban manchados de sangre y su nariz había dejado de sangrar, por suerte. Matheo no dijo nada, no iba a meterse en algo tan grande por un libro. 

-Lo pensaré.

-¿Tienes miedo? Son muggles.

-¿Qué sabes de ellos y su ciencia; que saben ellos de nuestra magia?

-No lo sé, pero tú sabes moverte por sus casas.

-Soy un ladrón novato, robo por necesidad y no por gusto.

-Bien, te daré un tiempo. Sabes, dónde encontrarme.

Matheo pegó media vuelta, dirigiéndose a la salida de la casa.




« 02. Sobreviviente Comenta este capítulo | Ir arriba 04- No digno »


Potterfics - Harrylatino
Potterfics es parte de la Red HarryLatino

contacto@potterfics.com

Todos los derechos reservados. Los personajes, nombres de HARRY POTTER, así como otras marcas de identificación relacionadas, son marcas registradas de Warner Bros. TM & © 2003. Derechos de publicación de Harry Potter © J.K.R.