Historia al azar: Carta a mi padre
Regístrate | Recupera tu contraseña
     
     
Menú




 
¿Quién ha añadido esta historia a sus Favoritos?
Sonriendo a la muerte » 01- Otro destino
Sonriendo a la muerte (R13)
Por Dak-knee33
Escrita el Miércoles 30 de Septiembre de 2020, 15:54
Actualizada el Sábado 17 de Octubre de 2020, 19:54
[ Más información ]

01- Otro destino


Había recibido un conjuro imperdonable entre más de cien personas luchando sin torcer sus habilidades ni dejarse temer por los mortifagos. Las heridas en sus brazos derramaban la sangre y sus ojos grises habían dejado de moverse. Poco a poco, su cuerpo tirado a un lado del Gran Salón fue disminuyendo la temperatura, su corazón se detuvo y los ruidos terminaron. Al principio, Matheo Carpenter pensó que la batalla había sido por ganada por los mortifagos y ahora, buscaban mentes abiertas como ellos. Algo que nunca iba a pasar. Pero, no fue así. Delante de él, apareció miles de ráfagas verdes y rojas que se enfrentaban sus amigos a los enemigos. Lo raro, que todos esos poderes lo atravesaban sin causarle daño. Tocó todo su cuerpo, palpeando que no estuviera...

-Muerto-escucho una voz clara a su lado. Matheo se levantó, rápidamente.

-¿Qué?

-Muerto, cadáver, jamón ¿lo digo en japonés? Deddo

Miró a su lado, una figura de un metro con noventa, que iba  vestida con un albornoz negro mostrando unas marcadas costillas. Su rostro transfigurado le generó desconfianza, podría ser un enemigo que quería divertirse con juegos de palabras. Matheo retrocedió, tropezando con un escombro y cayó hacia atrás, clavando un saliente fierro en la palma de su mano. No sintió dolor, no grito, no había sangre.

-Pequeño, no me hagas explicarte el proceso de muerte.

-¿Quién eres? ¿Por qué estoy aquí?¡No entiendo qué pasa!

-Mira, no desaproveches mi bondad-le advirtió el hombre, los hechizos atravesaban a ambos- De todas las vidas pérdidas, he elegido solamente a una de ellas. Es cierto, que las guerras no nos dejan los mejores recuerdos ni la mente clara después de unos años. Te elegí a tí, creo que tienes un futuro interesante.

-Eres la Muerte...

-¿Estás escuchando lo que dije recién?

-Acabo de morirme, mis padres y mi hermano ¿ellos estarán bien?

-No estuviste escuchando, niño tonto-dijo irritado La Parca. Tomó el hombro del muchacho para que lo viera a los ojos, o mejor dicho, las cuencas vacías donde solían estar-. Vivirás, pero habrá consecuencias al paso de los años. No podrás demostrar que has hablado y sobrevivido al Inframundo. Pero, tendrás la mente más interesante que otros seres humanos. Creo que será mejor así, y aprenderás a oír a los demás antes de pensar en tí mismo.

La Parca colocó su mano huesuda sobre el pecho de Matheo, dándole vida a todo su cuerpo y el nuevo latido constante de su corazón volvió. Como si no hubiera muerto hace tres minutos. Las personas que luchaban estaban en continuo movimiento. Matheo cerró los ojos, cuando volvió a abrirlos, se encontraba recostado en el mismo lugar.

-¡Matheo! ¿Estás bien? ¡Volaste como tres metros, man!-dijo su mejor amigo, Rodolf Scamander.

-Yo...¡Estoy vivo!-exclamó, tocando su cuerpo con alegría y alivio. 

-¡De pelos, pero sí!-correspondió el joven.

-¡Estoy vivo!-gritó Matheo sin poder creerlo. Su amigo lo ayudó a levantarse, se abrazaron con fuerza.

-¡Qué susto me diste!

-Lo siento, Rodolf.

-Debemos movernos, o nos volverán polvo-apresuró el muchacho

Rodolf Scamander tenía dieciocho años, de cabello rubio como el sol creciente, y dos pequeños aretes en su oreja izquierda como un bohemio de fines de los noventa. Era su mejor amigo, lo seguía en sus locuras, y le daba su apoyo cuando estaba en líos. Era un buen tipo. Ambos corrieron fuera de los fogonazos de hechizos que cruzaban todos  los que luchaban ahí. Entonces, en ese instante, escucharon la aterradora y cínica voz de Voldemort dentro de sus cabezas que, pedía una tregua para la entrega voluntaria de Harry Potter. Las mentes controladas por la práctica de la oclumencia, era doloroso la sensación que no poder controlar tus pensamientos sufrían los chicos incómodos de sentirlo en sí mismos. Todos los mortifagos desaparecieron poco a poco. Matheo estaba desconcertado, caminaba con su amigo entre la sangre y vidas pérdidas. Se preguntaba que pretendía la Muerte de él, no tenía nada interesante en su vida para ofrecerle de trueque a ese espirítu infernal. 

-Por todos los magos-suspiró Rodolf deteniéndose ante unos escombros, debajo de todo ese muro, sobresalía el brazo de un mago pérdido-. Estamos jodidos, creo que no tenemos ventajas para que Harry gané...¡Todo esto apesta!

Matheo escuchaba la pena de su amigo, estaba metido en el monológo ajeno que esperaba que terminará de quejarse y lamentarse por todos, para poder responderle. En realidad, quería gritarle sobre sus palabras, pero su desahogo no correspondía en estos momentos. Era algo extraño que no pueda interrumpir a su amigo. Matheo suspiró, pateando una pequeña piedra que rebotó contra los demás escombros y le pegó en la cabeza, causándole una pequeña herida ¡Mierda! Tampoco, servía enfadarse con las cosas materiales que le salían los rebotes en la cara, ¡Qué decepción!

-¿No vas a decir algo?-inquirió Rodolf, despeinando su pelo con frustración- ¡Te quedas ahí parado y sin decir nada! ¿Estás seguro que estás bien?

-Me duele la cabeza por el golpe,-le mintió, no podía hablarle que fue perdonado por La Parca para seguir viviendo, con otro destino-perdón, igual escuche todo tu mal genio, amigo.

-Solo, tenemos minutos para descansar-suspiró el joven Scamander.

Los ojos azules de Rodolf se abrieron llenos de terror, olvidando que alguien importante estaba involucrado en la batalla del castillo y tenía que asegurarse que no formará parte de los muertos. Matheo entendió que buscaría a la chica que le gustaba desde cuarto año, pero no le declaró su amor por miedo a ser rechazado. Rodolf estaba enamorado de Luna Lovegood.

-Nos vemos luego,-dijo Scamander apresurado- trata que no te maten, por favor.

-¡Suerte con eso!-le contestó con diversión. 

Rodolf desapareció en segundos, dejándolo solo entre el amanecer y los escombros a su alrededor.



Comenta este capítulo | Ir arriba 02. Sobreviviente »


Potterfics - Harrylatino
Potterfics es parte de la Red HarryLatino

contacto@potterfics.com

Todos los derechos reservados. Los personajes, nombres de HARRY POTTER, así como otras marcas de identificación relacionadas, son marcas registradas de Warner Bros. TM & © 2003. Derechos de publicación de Harry Potter © J.K.R.