Historia al azar: EL REGRESO DE VOLDEMORT
Regístrate | Recupera tu contraseña
     
     
Menú




 
¿Quién ha añadido esta historia a sus Favoritos?
Diario de una bruja » Capitulo 27
Diario de una bruja (ATP)
Por Dak-knee33
Escrita el Miércoles 19 de Agosto de 2020, 19:28
Actualizada el Sábado 24 de Octubre de 2020, 18:29
[ Más información ]

Capitulo 27

Estaba sentada jugando con Sherrel, habían terminado los exámenes hace una semana, estaba llegado el fin de curso. La Sala Común de Gryfflindor estaba llena de estudiantes metidos en conversaciones triviales y bromas de parte de Los Merodeadores, en los ojos avellanas de Anna se notaba nostalgia y dolor, porque su encuentro con Gordon, no fue lo que había esperado de un chico. No cumplía con sus expectativas de un amor real. No era el indicado. Se sentía una estúpida de dejar manipularse por un Slytherin, a pesar de los años que pasaron aun existía cierta rivalidad entre estas dos casas, algunos aun pensaban en la integridad de la sangre pura. Gordon además de ser demandante, era egocéntrico y mujeriego. Había caído en sus redes amorosas, en su trampa de ser una más. Era una idiota, una gran idiota. 

-Hola, Annie.-le saludo Lily Luna, sentándose a su lado viendo como ella estaba jugando con su serpiente que se enredaba en su brazo derecho y mordía sus dedos sin lastimarla.- Es muy bonita.

-Sí, lo es.-le correspondió con una voz apagada, sus ojos se enfocaban en el reptil, en sus escamas doradas y sus ojos amarillos.- ¿Quieres acariciarla?

Lily le miro dubitativa, lentamente fue acercando su mano temblorosa a Sherrel que seguía mordisqueando los dedos de su dueña. El tacto áspero y húmedo del animal le sorprendió.

-Es resbaladiza.-le comento con una sonrisa divertida.- Se siente raro.

-¡Ah, sí!-le confirmo con una mueca, casi una sonrisa.- ¿Qué pasa, Lily?

No era normal que esa niña de cabellos pelirrojos y ojos dulces le observara de aquella manera apenada y de lastima por ella. Eso le molesto.

-Solamente, quería saber si necesitas algo que pueda hacer por ti.-le dijo tímidamente, siguió acariciando a Sherrel.- Espero que no te enfades con esto. Dominique me conto como eras antes de todo esto, y que eras muy amiga de James.

-Sí, eso es cierto.- le correspondió sin mirarla, ahora su mirada estaba reflejada en el fuego de la chimenea que tenía delante de ella, los destellos rojos se iluminaban en su rostro y sus ojos perdidos en recuerdos.- Fue hace tiempo. Las personas cambian.

Lily asintió con la cabeza. Ambas se quedaron en silencio observando las llamas que relampagueaban en el hueco de las brasas. Sherrel dejo de moverse, descansado sus ojos y sacudía su cola de pinches rojos haciendo que suenen como campanillas. En unos segundos, Lily se aparto de ella con sus mejillas sonrojadas. Entretenida con el fuego y sus extrañas formas, sus chipas, y las leñas que estaban ennegrecidas, carbonizadas y encendidas, sintió que alguien le tocaba el hombro. Era Gabriel, saltó sobre el sillón con su guitarra al hombro, se acomodó junto a ella.

-Tengo que decirte que Gordon no es un buen tipo. No es bueno con las relaciones, y tiene novia.-le dijo con una mueca de culpa.- Siento no decírtelo antes, esperaba que fueras más lista para darte cuenta de tus actos.

-¿Por qué no te callas?-le espeto ella enfadada, girándose bruscamente a verlo directamente a sus ojos celestes que brillaban.- ¿Ahora te preocupo? Eres problemático, Gabriel. Puedo sola, no necesito guardaespaldas ni caballeros de armadura para defenderme de los idiotas.

-Pero, no pudiste defenderte con él.- advirtió mirándola con seriedad, ella suspiro.

-Vete.-le dijo cruzándose de brazos, teniendo cuidado de no aplastar a su mascota.- Ya no somos amigos. Eres otro compañero de Gryfflindor, otro chico más entre los miles del mundo. Nada. Eso es lo que somos, nada. ¿Entiendes, o te lo dibujo?

Gabriel pareció gruñir, sonrió de lado. Se puso de pie lentamente, acomodando su guitarra en su hombro, viendo a Anna que retenía las lágrimas. ¿Qué había pasado entre ella y Gordon en su primer encuentro? Resulta que el Slytherin se había sobrepasado de manos con ella, demasiado apasionado y egoísta de su placer. Ella mordió su labio de rabia al recordar eso, estaba mal. 

-¿Qué?-le inquirió al guitarrista con el gran parecido al famoso Kurt Cobain. Era hermoso, no podía negarlo, pero estaba muy lejos de su alcance y él no quería tener ninguna relación con ella.- ¿Tengo un forúnculo en la frente que me ves tanto?

-Sólo estaba pensando por que las mujeres siempre son tan flexibles.-le dijo pensativo.- ¡Olvídalo! Son cosas de mujeres, lo sé. No lo voy a entender nunca.

Anna tomó un cojín que estaba cerca de ella, arrojándoselo con fuerza al muchacho que lo golpeo en la cara, él se rio. Se reincorporo, dirigiéndose al dormitorio sin mirar atrás.

[...]

El sol salió, la neblina se disperso entre los terrenos de Hogwarts, mientras todos los estudiantes iban despertándose para asistir a sus clases, era el cumpleaños de Anna. Cumpliría dieciséis, seguramente que sus padres le enviarían una lechuza con palabras afectuosas y un regalo a su llegada. Roxanne estaba sentada al borde su cama, cuando ella abrió los ojos, notó que sostenía un paquete pequeño con un envoltorio de papel madera, y una etiqueta que tenía su nombre. Sonrió, sentándose en la cama.  Tenía sus ojos hinchados, su boca reseca y estaba oliendo a sudor. Gordon le había hecho pasar una noche mala, con esos recuerdos de abusos y engaños. Le daba asco, asco, asco. Roxanne le dedico una hermosa sonrisa en su rostro moreno y limpio, con un poco de labial rosado en sus labios. No era común que ella se maquillara.

-¡Feliz cumpleaños!-le dijo alegre, entregándole el obsequio. Anna sonrió.

-Tu amistad es el mejor regalo, Roxy.-le dijo serena, acepto el paquete. 

Empezó a romper el papel con cuidado, sin estar ansiosa por su contenido. Era tranquila ante los presentes, no era necesario para ella que le dieran regalos. Lo material para ella no tenía valor, lo que importaba eran los recuerdos y las personas que se mantenían con ella a pesar de los momentos difíciles. Era una caja de música, muy pequeña. Era mágica. Roxanne le explico cómo usarla, con un golpecito arriba de la tapa delantera y otro de  abajo, se abría con un suave chasquido y la música de vals empezaba a salir de ella, una sirena que danzaba en una base de olas, que también se mecían acompañaban el ritmo lento y dulce.

-¿Te gusta?-le pregunto ansiosa.

-Claro. Amo  está música. Me recuerda a mis abuelos.-le dijo cerrando la cajita.- Pero, sería genial ir a desayunar.

-Sí, sería estupendo eso.- le correspondió. Ambas rieron.

Salieron del dormitorio tras haber terminado de vestirse con el uniforme, bajaron hacia la Sala Común. Gritos, festejos y cantos le sorprendieron. ¡Sorpresa! Le habían organizado una reunión con todos los estudiantes de Gryfflindor, muchos le saludaron. Incluso, aquellos amigos que le habían dejado de lado, Gabriel también estaba allí, algo alejado de todos. Se ruborizo avergonzada. Su hermano se acerco a ella con una sonrisa, y sus gafas que se resbalaban de su pequeña nariz.

-¿Te gusta? Fue mi idea.-le dijo el chico de catorce años.

-Austin...-le dijo conmovida, lo abrazo con fuerza.- Te amo, hermanito.

-Anna...hay gente.-le dijo tímidamente.

-No importa.-le dijo intentando no llorar.-Eres mi hermano.

Los Merodeadores se acercaron a ella al rato que todos se habían marchado al Gran comedor, quedándose entre algunos que aun estaban perdidos en sus pensamientos.

-Linda fiesta, ¿no?-le dijo Edward apoyando su brazo en el hombro de Anna, ella lo empujo.- No imagine que tuvieras tanto respeto.

-¿Y, qué?-le dijo con frialdad.- El respeto se gana con el esfuerzo y la buena voluntad de cada uno. Usando nuestros conocimientos, y nuestros modales. Es normal. Algo que se hace creciendo.

-Exacto.-le confirmo Edward.- Es por eso, que nosotros queremos pedirte disculpas.

-¡Ajá!-exclamo incrédula.- No voy a bajar los brazos. Eso nunca va a pasar.

-Pero, te paso con Gordon, ¿cierto?-le dijo guiñándole.- Ya sabía que no eras tan lúcida.

Anna apretó los puños molesta, el Gryfflindor de cabello castaño, ojos almendrados y piel mate, se encogió de hombros comenzando a dar círculos alrededor de ella como si se tratare de un león y una cebra.

-Tus amigas te traicionaron. Lo saben todos. Eres una fácil.-le dijo sin rodeos, provocando que el nudo en su garganta fuera más pesado.- Es una lástima. Todos empezaba a salirte bien. Enfrentarnos, mostrarte fuerte e inteligente. Una artista nata y popular.

-¿A qué quieres llegar, Sprouse?-le chillo Anna, logrando que el joven mago retrocediera ante el grito de ira de la chica.

-Oye, cálmate. Te estoy dando un informe de tu repentino cambio de actitud. Sorprendente, ¿no?-le dijo alzando las manos en defensa.- Asique, feliz cumpleaños. Tal vez, Gordon pueda darte un lindo regalito, ¿no crees?

Anna no lo soporto más, saco su varita clavándosela en la garganta, sus amigos la separaron. Ella se resistió golpeándolos para apartarlos.

-¡SIEMPRE FUISTE TU QUIEN EMPEZO TODO! ¡TODO ESTO ES TU CULPA! ¡DESTRUISTE MI AUTOESTIMA! ¡ME ALEJASTE DE MIS AMIGOS!-le grito con toda su fuerza, las personas que estaban allí se giraron a verlos. Edward estaba rojo de miedo, la varita se hundía más en su cuello, comenzando a dolerle.- ¿ACASO TE HAS DADO LA CABEZA CONTRA LA PARED? ¿ERES SIEMPRE TAN EGOISTA Y DESAFORTUNADO? YO CREO QUE SI. ¡EDWARD MIKE SPROUSE! ¡ERES...!- siguió vociferando, se detuvo al ver la mirada del jefe de su casa que estaba observándolos hace un rato.

-Anna, a mi despacho, ahora.-le dijo el hombre con los ojos celestes en su acción de hechizar a su compañero. Ella le dio un puñetazo en la nariz al chico antes de irse con el jefe de su casa para tener otro castigo más.



« Capitulo 26 Comenta este capítulo | Ir arriba Capitulo 28 »


Potterfics - Harrylatino
Potterfics es parte de la Red HarryLatino

contacto@potterfics.com

Todos los derechos reservados. Los personajes, nombres de HARRY POTTER, así como otras marcas de identificación relacionadas, son marcas registradas de Warner Bros. TM & © 2003. Derechos de publicación de Harry Potter © J.K.R.