Regístrate | Recupera tu contraseña
     
     
Menú




 
¿Quién ha añadido esta historia a sus Favoritos?
Diario de una bruja » Quinto año- Capitulo 22
Diario de una bruja (ATP)
Por Dak-knee33
Escrita el Miércoles 19 de Agosto de 2020, 19:28
Actualizada el Sábado 24 de Octubre de 2020, 18:29
[ Más información ]

Quinto año- Capitulo 22

En el primer día de castigo, Leah se había despedido de las Ravenclaw, luego de la clase de Encantamientos para bajar a los terrenos de Hogwarts. Había sol, y hacia mucho frio, se ajusto la bufanda cubriendo la mitad de su cara, que estaba pálida del viento que le pegaba de golpe. Recorrió el sendero hacia la cabaña del semi gigante, vio una nube gris que salía de la chimenea, no había nadie más a su alrededor, apresuro el paso para refugiarse del aire helado de febrero. Golpeo la puerta con fuerza, lastimándose los nudillos, se maldijo y espero unos segundos. Escucho risas, y la voz fuerte de Hagrid. Ellos ya habían llegado. Tomo aire para soportar estar tres horas con ellos, iba a ser un dolor de cabeza. El guardabosque abrió la puerta, su barba completamente canosa y sus cabellos enmarañados.

-Adelante, estábamos esperando.-le dijo amablemente, indicándole que ingrese.- Apresúrate hace mucho frio.

Leah entro rápido, escuchando el fuerte sonido la puerta cerrarse detrás de ella, se sobresalto y miró a Fred que estaba jugando con Fang con un gran hueso de desconocida especie, pero era enorme. 

-Esperaba que McGonagall te diera otro castigo.-le espeto James parado cerca de la puerta trasera de la cabaña, saliendo de la penumbra. Su rostro era juvenil, había dejado de notarse sonrojado y temeroso después de cuatro días de lo acontecido.

-Tampoco, me alegra...

-¿Cómo sabias que me asustaban las serpientes?-le pregunto confundido.- Eso solamente lo sabe muy poca gente.

-¿Recuerdas el primer año luego de la selección de casas?-le pregunto esperanzada que haga memoria. Fred no prestaba atención, el guardabosque estaba acomodando unos periódicos al notar que era una conversación de adolescentes.

-Y, ¿Eso qué? Soy Gryfflindor.-le contesto encogiéndose de hombros.

-¿Te refresco la memoria?-le inquirió mirándolo vivaz. Sacó la fotografía de su túnica, extendiéndosela.- Dominique me la dejo en mi habitación. Ya ni me acordaba de eso.
James le arrebato la foto bruscamente, ella se volvió a cruzar de brazos. El chico se quedo callado, viendo a sus amigos y también se notaba la mirada de pena de Leah, detrás de Edward Sprouse.

-No recuerdo habérmela tomado.-le dijo confundido, le devolvió la foto.- Pero, eso no significa que vengas a tirarme una serpiente. Yo no soy como Allan, él si te enveneno.

Leah apretó los dientes al escuchar ese nombre, puso las manos en puños y dio un puñetazo a la puerta con ira. El chico le miro tranquilo, ella se regreso a él.

-Terminemos de hacer lo que tengamos que hacer. Los TIMO me están agobiando, y no quiero tener una mala notificación.-se quejo, Hagrid regreso con ellos para empezar su rutina.

Fred se encargo de juntar los periódicos viejos y acomodar los nuevos. James se puso a ordenar la alacena de comida, y Leah por su lado tuvo que sacar el musgo de las paredes, hubiera preferido otra cosa, según Hagrid era lo que le habían ordenado que hiciera por la directora. Cabreada por esa mujer hizo su trabajo con disgusto, y el guardabosque le aconsejo que si dejaba algo sucio tendría que seguir viniendo a limpiar su cabaña. Eso no le entusiasmo mucho, escucho que los chicos reían ante esa noticia. 

-¡CALLENSE!-les grito molesta.- SHERREL TE EXTRAÑA, JAMES.

-MUJER, ERES OBSESIONADA. ¡PONTE CON TUS MUSGOS, YA!-le espeto el chico del otro lado, ella rodeo los ojos.

Hagrid fue supervisando las actividades de los estudiantes de Gryfflindor, hasta que fueron las seis de la tarde y les dejo marcharse. Leah salió detrás de Potter, lentamente no quería regresar junto a ellos al castillo.

-¿Vienes o qué?-le dijo el chico

-Muévete.-le dijo ella, señalándole el camino.- Sé como regresar.

-Quiero ser amable...-intento decir James.

-Olvídate de la hospitalidad.-le gruño Leah,  pasando por su lado. Ya que ambos se habían detenido.- No tienes moral.

-¡Claro que sí! ¡Tu lo que tienes....!-se defendió James.

Una bola de lodo le pego en la cara antes de que terminara de hablar, los chicos se miraron y comenzaron a jugar entre ellos, riéndose y arrojándose pedazos de barro. Y los rayos de sol caían sobre ellos como cortinas que cierran un día, y abren otro. De repente, Fred se tiro sobre ella, sentándose encima y estampándole la cara de barro por completo. La chica se molesto, y le dio un cabezazo haciendo que el pelirrojo que cayera hacia atrás. James corrió a ellos, viendo que su primo estaba riéndose mientras se sobaba el golpe de la chica.

-¿Qué te pasa, Duval?-le inquirió confundido.- Eres sumisa y luego, te vuelves un perro rabioso.

-Mejor eso, que lo otro.-le contesto poniéndose de pie. Tomo un pañuelo de su mochila para limpiarse la cara.- Asique, recuérdalo. Éramos amigos al principio, y ahora nos odiamos.

Potter no le dijo nada, el otro seguía riéndose a carcajadas. Ella pego media vuelta regresando al castillo con el uniforme manchado y su piel llena de lodo, al igual que su cabello.



« Quinto año- Capitulo 21 Comenta este capítulo | Ir arriba 5- Capitulo 23 »


Potterfics - Harrylatino
Potterfics es parte de la Red HarryLatino

contacto@potterfics.com

Todos los derechos reservados. Los personajes, nombres de HARRY POTTER, así como otras marcas de identificación relacionadas, son marcas registradas de Warner Bros. TM & © 2003. Derechos de publicación de Harry Potter © J.K.R.