Historia al azar: No quiero nada...tengo todo
Regístrate | Recupera tu contraseña
     
     
Menú




 
¿Quién ha añadido esta historia a sus Favoritos?
Diario de una bruja » Quinto año- Capitulo 21
Diario de una bruja (ATP)
Por Dak-knee33
Escrita el Miércoles 19 de Agosto de 2020, 19:28
Actualizada el Sábado 24 de Octubre de 2020, 18:29
[ Más información ]

Quinto año- Capitulo 21

Gabriel Hook había empezado a darle clases de guitarra durante las tardes, platicaban sobre los músicos y los conciertos a los que asistieron, tenían muchas cosas en común, algo que Anna le atrajo pero tenía miedo de salir herida otra vez, no quería enamorarse. El problema en el amor era así, llega cuando menos te lo esperas, y eso le estaba pasando en estos momentos, con la mirada celeste cielo de Gabriel y su voz masculina le daba cosquillas en su estomago, había revivido su amor. No quería sentirlo, quería reprimir ese sentimiento. La armonía de la guitarra y las manos delicadas de ella rozaban las cuerdas saliendo de ellas una dulce canción de amor, le molesto eso.

-¿Puedes ensañarme otra cosas que no sea tan deprimente?-le pregunto fastidiada.

-¿Cómo qué?- le inquirió confundido.

-Lo que sea, menos esto.-le indico frustrada.

-Lo estás haciendo bien, Leah. ¿Por qué no te gusta?-le pregunto recargándose contra el respaldo del sillón.

-Porque no me gusta recordar lo que siento.-le dijo a secas.

-Está bien.-le dijo rendido. Leah le paso la guitarra para que él aplique otros acordes más fuertes y llenos de luz. Una canción de la vida, al menos, era algo que podía disfrutar.- Inténtalo.

Le devolvió la guitarra para que le imitara, ella le correspondió obedeciendo las posiciones de las manos en las cuerdas del instrumento de madera clara y lustrada, siguieron ensayando. James grito de ira haciendo que todos se giraran hacia él, había una serpiente en su mochila que serpenteaba. Los demás se alejaron del la criatura, que no era peligrosa, pero causaba mucho miedo por sus ojos rojos y su piel negra con líneas doradas. Leah dejó la guitarra acercándose al Merodeador que tenía los vellos de los brazos erizados.

-Una pequeña amiga de la naturaleza. Fuerte, independiente y voraz. Perfecta, ¿verdad?-le dijo ella a Potter, que no le escuchaba.

Leah sujeto a la serpiente de la cabeza, acercándosela al chico que retrocedía hasta chocarse con una butaca, cayéndose al suelo. Ella saltó sobre él, sentándose en su estomago, arrimando cada vez más el reptil a unos centímetros de su rostro.

-¡Aléjala!-le grito asustado, ella se rio.

-Es bonita, ¿no quieres acariciarla? ¿No?-le dijo burlona, la serpiente mostraba sus dientes finos, largos y puntiagudos con una líquido verde que goteada sobre la cara de James.- Lo siento, Potter. ¿No te gustan las serpientes venenosas?

-¡Estas demente!-le espeto limpiándose la cara rápidamente, cubriéndose con el codo.- ¡Vete al diablo! ¡Sácame esa cosa de la cara!

-Sherrel es mi nueva mascota.-le indico ella, en parte era cierto.- Estaba tan angustiada , que esta hermosa y magnifica serpiente es dulce e independiente, le gusta morder zapatos y pies.

Los demás estaban viendo la escena, entre sorprendidos y asustados. Nadie conocía la especie que la chica sostenía en sus manos, jugando con ella entre sus manos. Dejo que Sherrel corriera por los brazos de James que estaba temblando de pánico. Ella se rió al ver los ojos llorosos de Potter, satisfecha tomo a la serpiente, que se enredo en su brazo, silbando tranquilamente. Fred la empujo a un lado para encargarse del chico que estaba desesperado, sollozando. Lily Luna miro a Leah con rencor.

 Leah Duval estaba sacando su lado bromista, vengativo porque guardar tanto dolor le estaba terminando de acabarla. Entró al dormitorio para dejar a su mascota en su jaula. Se sentó sobre su baúl de viaje, estirando las piernas y riéndose de la mirada de miedo de James, pero algo dentro de su interior, le decía que estaba haciendo algo mal, ella no era así. No era atrevida, no era problemática, no era egoísta. Con todo ese tiempo, tuvo que renovar sus valores, y cambiarlos para ser fuerte. Exactamente, fuerte y vivaz, porque la vida te trata como una rata y te sacude como un torbellino, y tienes que crecer, convertirte en un león y rugir, correr y arriesgaste. Leah saco la moneda de su relicario. Tomó su varita y dibujo un Pegaso en la tapa del baúl, que al momento empezó a mover sus alas. Se quedó viendo su obra, se sobresalto del golpe fuerte de la puerta, entrando por ella Roxanne y Dominique con ojos que echaba fuego.

-¿Qué te pasa? Tú no eres así.-le replico Dominique sorprendida.

-¿Cómo sabias que James tiene fobia a las serpientes? Entro en pánico, Fred lo llevó a la enfermería.-le planteo la otra Weasley.

Leah se sentó en la cama, guardando su moneda en donde estaba, miró a las jóvenes brujas que le miraban enfadadas, e incrédulas a sus acciones.

-El mundo cambia, las personas cambian y las constelaciones cambian.-les menciono Leah, moviendo las manos en círculos.- No voy a dejar que arruine por completo mi vida, no quiero terminar en un manicomio trepándome de las ventanas y mordiendo a enfermeros con inyecciones.

-Eso es estúpido.-le escupe Roxanne caminado hacia ella, seguida de la otra.-¿No ves el daño que le has hecho a James.? Nunca lo vi tan asustado por una serpiente, y además dijo que le tiro veneno.

-No es venenosa. Es la serpiente más sumisa y no tiene veneno, tiene propiedades curativas, se usa para la ceguera.-le explico a las chicas, acciono el libro de Cuidado de Criaturas Mágicas que estaba en su mochila, le enseño el articulo.- Ven, es inofensiva.

-Entonces, ¿Por qué lo hiciste?-le pregunto Dominique arrugando el ceño, y formando hoyuelos en sus mejillas.- ¿Por qué hay tanta rivalidad entre ustedes?

-Deberías preguntárselo a él, ¿Por qué empezó a hacer bullying desde los once? ¡Ve, dile!-le indico Anna, acostándose en la cama cómodamente y coloco sus manos detrás de la cabeza.- Si ellos juegan sucio, yo también.

-Eso no tiene sentido. Así, no van a terminar bien.-le dijo Roxanne intentando que su amiga tire la toalla a sus planes de venganza.

-Es como se tiene que dar.-le dijo cerrando los ojos lentamente como si todo no le importara.- Quiero estar sola, por favor.

Las Weasley tardaron en irse, dejando que la puerta se cierre con un chasquido suave, se coloco de lado quedando viendo la mesita de luz, donde había una fotografía. Curiosa de no haberla visto, la tomo y vio a Los Merodeadores cuando tenían once años, ella estaba entre ellos mirándolos con ojos tristes y su cabello largo hasta la cintura.  Lo recordaba, fue cuando James le dejó de lado por Fred y Edward. Antes eran amigos, jugaban y se hacían bromas. Entonces, ¿Quién debería estar enojado y resentido? ¿Ella o él?



« Quinto año- Capitulo 20 Comenta este capítulo | Ir arriba Quinto año- Capitulo 22 »


Potterfics - Harrylatino
Potterfics es parte de la Red HarryLatino

contacto@potterfics.com

Todos los derechos reservados. Los personajes, nombres de HARRY POTTER, así como otras marcas de identificación relacionadas, son marcas registradas de Warner Bros. TM & © 2003. Derechos de publicación de Harry Potter © J.K.R.