Historia al azar: Amigas
Regístrate | Recupera tu contraseña
     
     
Menú




 
¿Quién ha añadido esta historia a sus Favoritos?
Diario de una bruja » Quinto año- Capitulo 20
Diario de una bruja (ATP)
Por Dak-knee33
Escrita el Miércoles 19 de Agosto de 2020, 19:28
Actualizada el Sábado 24 de Octubre de 2020, 18:29
[ Más información ]

Quinto año- Capitulo 20

Al día siguiente, se despertó con los rizos castaños de Roxanne que estaba sobre ella mirándola con el ceño fruncido. Arqueo una ceja extraña que le mirara de esa forma. Seguramente, estaba enojada cuando se defendió de su hermano. Se sentó en la cama, dio un bostezo.

-Lo siento, pero ellos me están destruyendo y no voy a dejarlo pasar.-le menciono con los ojos avellanas.- Roxy, no quiero cambiar. Pero, si el mundo es así de cruel y egoísta, entonces hay que ponerse en defensa, formar un campo de protección para si mismo. No dejarse...

-¡Cállate!-le interrumpió irritada.- ¡La torciste el brazo, Leah! ¡Es mi hermano!

-Lo sé.-le correspondió arrugando el ceño.- Él también se lleva parte de mi rencor, me quemó con aceite la espalda, y todavía tengo la marca.

-Eso fue un accidente.-le defendió, Leah soltó un gruñido. 

-Ya estoy castigada por casi un mes, por si eso te hace feliz.-le menciono incrédula, que Roxanne no estuviera dándole la razón.- Asique, haz como quieras, Roxanne. No quiero hablar más de esto.

-Estás mal, las cosas se pueden arreglar...-siguió Roxanne.

-¿Arreglar de otra forma? ¿Platicando y llegando a un trato? ¿Piensas que no lo he intentado por cuatro años? ¿No te parece que se pasaron del límite?-continuo, poniéndose roja de indignación.- Roxanne piénsalo, sabes lo que sufrí y estuviste de testigo en muchas de sus bromas y maldades. Y, aun no estoy satisfecha que Edward se haya sacado el premio anual de tercero.

Roxanne meneo la cabeza, levantándose y recogió sus cosas saliendo de la habitación dejándola sola. 

En el Gran Comedor, Leah se sentó junto a su hermano que le miró tímidamente, ella no le miró, tomo una jarra de café con leche vertiéndolo en una taza, y tomo un puñado de cereales y uvas de una de las canastas de desayuno. Llegó el correo, llenando el salón de muchas lechuzas con cartas y paquetes que aterrizaban en las mesas de sus destinarios. Se acomodo en la banca, apoyo su cabeza sobre su brazo flexionando sobre la mesa, mientras bebía el café que echaba humo, alguien paso por detrás de ella, chocándola accidentalmente, y se le cayera la bebida encima, salto del banco en un grito, mientras intentaba limpiarse el liquido de su suéter, levanto la mirada al chico que estaba sonrojado de vergüenza.

-Yo...Lo siento...Estaba distraído.-intento disculparse.

-Pues, mira por dónde vas...-se detuvo al reconocer al chico rubio del tren.- No te preocupes, fue un accidente.

-En serio, quiero ayudarte.-continuo ofreciéndole un consuelo.

-¿Cómo?-le dijo ella parada frente a la mesa donde el café estaba derramado, su hermano sacó su varita para limpiarlo.- Gracias, Austin.

-Bueno, no soy bueno en las materias, la verdad es la tercera vez que curso quinto.-le dijo entre dientes, ella lo miró extrañada.- Olvídalo. Soy bueno en música, puedo darte lecciones de guitarra, ¿Te parece?

-¡Eso es genial!-le dijo ilusionada, siempre deseo tener algún talento musical.- Sí, acepto.

-Gracias. No quiero que me lances un crucio como ibas a hacerlo con Potter.-le objeto, ella lo miró sorprendida. Él rio, regresándose sobre sus pasos para seguir a su amigo.

En la tarde  se había metido en la biblioteca para prepararse para los TIMOS, que faltaban no menos de un mes para ellos. Asique las Ravenclaw, se pusieron a estudiar entre discusiones y opiniones, reflexiones y bromas, dentro de todo, un poco de humor no puede faltar, sino sería muy aburrido. 

-¿ Entienden el episodio cuatro de Transformaciones?-pregunto Alexandra confundida.

-Sí, yo lo sé.-le contesto Andrea, empezando a explicarle las actividades de hace unos meses.
Pasaron tres horas, cuando se dio por vencida para regresar a la sala común. Las Ravenclaw la acompañaron hasta donde podían llegar, se despidieron y se alejaron de su lado. Subió dos escaleras más hasta situarse frente al retrato de la Dama Gorda, que estaba jugando con su chal lila.

-Galletas de jengibre.-le dijo la contraseña, el personaje tardo en abrir a regañadientes.

Leah rodeo los ojos, cruzando el portal hacia la sala común de Gryfflindor. Había muchos chicos alrededor de James, que estaba rodeado de chicas que se le insinuaban, ella apretó los puños indignada. Paso entre la multitud, recibiendo golpes y devolviéndolos de su parte, algún que otro intentaba hacerse el payaso, pero ella le cortaba su cara divertida con un empujón. Llegó a las escaleras que iban al dormitorio, recorrió el pasillo hacia la habitación de quinto, entro. Se quitó el uniforme, colocándose su pijama, no tenía mucho apetito. Se quedó leyendo uno de sus libros de ficción hasta lograr dormir.



« Quinto año- Capitulo 19 Comenta este capítulo | Ir arriba Quinto año- Capitulo 21 »


Potterfics - Harrylatino
Potterfics es parte de la Red HarryLatino

contacto@potterfics.com

Todos los derechos reservados. Los personajes, nombres de HARRY POTTER, así como otras marcas de identificación relacionadas, son marcas registradas de Warner Bros. TM & © 2003. Derechos de publicación de Harry Potter © J.K.R.