Historia al azar: Contigo
Regístrate | Recupera tu contraseña
     
     
Menú




 
¿Quién ha añadido esta historia a sus Favoritos?
Diario de una bruja » Quinto año- Capitulo 19
Diario de una bruja (ATP)
Por Dak-knee33
Escrita el Miércoles 19 de Agosto de 2020, 19:28
Actualizada el Sábado 24 de Octubre de 2020, 18:29
[ Más información ]

Quinto año- Capitulo 19

El banquete de bienvenida era delicioso. Entre carnes, pastas y ensaladas, y otras sopas de verduras. Leah estaba tan llena que se le escapan eructos y Austin se reía de eso, al igual que los amigos de él. Ella avergonzada se reía con ellos. Y ahí empezó una guerra de eructos entre los chicos de tercero y otros de cuarto. La chica estaba disfrutando esa compañía de los amigos de Austin, sintió la mirada de James que aún le seguía teniendo resentimiento, por más que hayan ganado los últimos tres partidos, él no estaba satisfecho siendo el capitán del equipo, le fulminaba con la mirada. En cambio, ella le sonrió abiertamente y le saco la lengua, todo lo contrario de lo que hubiera hecho antes. Roxanne se acerco a ella, le hizo espacio.

-¿Qué tal la sopa de calabaza?-le pregunto su amiga.

-Mucha sal, y muchas calabazas.-le dijo entre seria y divertida.

-Claro que sí. Por algo, le dicen sopa de calabaza.

Leah sonrió sirviéndole un tazón de sopa, su amiga tomo un cuchara y comenzó a comer, sonrió al verla comer con gusto, aunque había veces que hacía muecas de disgusto. Notó que el chico del tren estaba a unos metros de ella, y estaba mirándola. Ella observó por unos segundos, regreso su cabeza a su plato vacio, tomo un poco de zumo de naranja para concentrarse en otro cosa, pero era imposible porque dos personas le miraban de cada lado. Termino de comer, sin esperar el postre, se levanto de la mesa de Gryfflindor, dirigiéndose a la salida, Fred II le interrumpió en el paso.

-¿Ahora qué?-le dijo ella de mala forma, el pelirrojo sonrió.

-¿Te divertiste en tus vacaciones?-le pregunto intentando ser amable, Leah sabia a que quería llegar.

-Eso te importo un cuerno.-le dijo molesta, lo aparto de un empujón. Fred le sujeto de la muñeca.- ¿Qué?

-¿Cómo me has dicho?-le inquirió arqueando una ceja incrédulo. Todo el salón enmudeció incluso la mesa de los profesores.

Leah sonrió de lado, se acerco a él mirándolo afiladamente, estuvo lo suficientemente cerca para sentir su respiración.

-No te importa cómo estoy, dónde voy, y con quien estoy. Es mi vida. Haz la tuya y deja en paz a los demás, harías un gran favor al mundo , si dejaras de ser tan idiota.-le espeto casi escupiéndole, ella le torció la muñeca a la altura del codo.

-¡Oye, déjalo!-le grito James poniéndose de pie, y saltando al otro lado, derribando jarras y platos de comida.- No te metas con él, ardilla.

-¡Oh, tenemos más audiencia! ¡Genial!-le dijo sonriente, soltó a Fred y sacó su varita para enfrentar a James.

-¡Ustedes tres están castigados!-grito la directora que venía caminando hacia ellos.- A penas comienza el receso de clases, y lo que hacen es armar una escena. ¡Vengan a mi despacho ahora mismo!

El chico Potter se giro a ver a Leah que le miraba seria aun con su varita en la mano. McGonagall empujo suavemente a los chicos  para que avanzaran, ella fue detrás de la directora con todas las miradas sobre ellos. No esperaba que le dieran un castigo, desde que inicio su educación mágica nunca fue a la dirección. Este año iba a tener su premio anual según lo que comento su profesor de Herbología. Al menos, iba a poder acusarlos contra la directora, aunque no estaba segura que eso sirviera de mucho.

Los retratos les miraban curiosos, y escuchando la sarta de sermones de la directora, a los estudiantes de Gryfflindor. Los chicos de brazos cruzados a unos metros de distancia de Leah que observaba sus uñas como si fuera la cosa más interesante del mundo. Estaba acostumbrada que su madre le regañe, pero las palabras de McGonagall eran muy severas y, estaba eligiendo un castigo para ellos tres.

-Van a ayudar a Hagrid con lo que necesite durante una semana luego de clases, empezando el martes.-le indico la directora sellando una carta con su firma.- Si llegan a faltar al castigo algún día durante el dictamen que les di, estarán fuera del equipo de Quidditch.

-¡¿Qué?!-bramaron James y Fred al mismo tiempo.

-No puedo hacer eso.-hablo Leah asustada.- Estoy atorada con exámenes y el Quidditch es lo único que me distrae.

-Lo hubiera considerado antes de emprender un duelo con el señor Potter, y por abusar de Fred. Pero, tu tendrás no solamente que ayudar a Hagrid, también iras con el profesor Lombottom en marzo.-le menciono la mujer con su sombrero de punta verde esmeralda.

Los chicos sonrieron mirándola. Leah se cruzo de brazos, era injusto la primera vez que se metía en problemas y ellos se la llevaban de arriba.

-Solamente, les deja hacer lo que quieren porque sus padres son héroes de la guerra. Y, todos los adoran, pero no sabe qué tan ingratos son. No sabe lo que realmente hacen.- le espeto con ira.- ¡Ellos me torturan cada día con sus tonterías de Sortilegios! ¡Nadie hace nada! ¡Dejan que disfruten de sus patéticas bromas que terminan siendo un caos!

-Si sigues deprosticando pasaras las noches en la sala de Pociones, ¿Tú eliges?-le interrumpió la directora mirándola directamente a los ojos.

-¿En serio? ¡No puedo creerlo! ¡La primera vez que me defiendo, y ahora me viene con esto!-protesto bufando, James empezó a reírse.

-James, por favor.-le detuvo la directora parada frente a su escritorio.

Los retratos se movían pasándose las opiniones y regímenes que ellos estarían dispuestos a dar. 

-¡Genial! ¡Fantástico!-dijo Leah, irónicamente. Se dirigió a la salida, se detuvo en el umbral de la puerta, mirando a los chicos que evitaban romper en carcajadas.- Pueden reírse todo lo que quieran, pero el que ríe último es el mejor.

Al terminar esa frase sin dejar que uno de ellos replicara algo, salió de la dirección, bajando por las escaleras caracol ocultas detrás de la estatua de gárgola. Se acomodo la bufanda dorada y roja, empezando a caminar molesta pateando el suelo molesta, y golpeando las paredes con sus puños, sin importar que le duela. Estaba realmente enojada con Los Merodeadores, este año sería ella quien acorriera las bromas y los abusos.



« Quinto año- Capitulo 18 Comenta este capítulo | Ir arriba Quinto año- Capitulo 20 »


Potterfics - Harrylatino
Potterfics es parte de la Red HarryLatino

contacto@potterfics.com

Todos los derechos reservados. Los personajes, nombres de HARRY POTTER, así como otras marcas de identificación relacionadas, son marcas registradas de Warner Bros. TM & © 2003. Derechos de publicación de Harry Potter © J.K.R.