Historia al azar: La vida H&G
Regístrate | Recupera tu contraseña
     
     
Menú




 
¿Quién ha añadido esta historia a sus Favoritos?
Diario de una bruja » Quinto año- Capitulo 10
Diario de una bruja (ATP)
Por Dak-knee33
Escrita el Miércoles 19 de Agosto de 2020, 19:28
Actualizada el Miércoles 16 de Septiembre de 2020, 17:12
[ Más información ]

Quinto año- Capitulo 10

Por favor, escriban cuando lleguen al colegio.-le recordó Susan Duval a sus hijos.- No lo olviden.
Estaban en el andén nueve tres cuartos, antes de atravesar el portal, su padre era mago y su madre era una muggle que preferían despedir a sus hijos desde el otro lado. Leah empezaría su quinto año, y Austin su tercer año.

-De acuerdo, mamá.-le dijeron al unisonó los chicos.

Envueltos en los brazos delgados de su madre, los hermanos tardaron en alejarse de ella, que estaba tan emocionada por su partida, al igual que todos los años de su educación mágica. Su padre, Daniel, también les saludo con menos ansiedad que su esposa. Daniel Duval era un hombre reservado, comprensivo y humilde. Trabajador de una empresa de automotor. La sangre de los Duval tenían mucha potencia mágica, por eso, algunos de los integrantes tenían habilidades mágicas.

-Ya debemos irnos-le dijo Leah a su madre.

-Está bien, tengan cuidado.

Los hermanos atravesaron el portal nueve tres cuartos, con sus carritos de equipaje y las jaulas de sus lechuzas. El Expreso de Hogwarts estaba allí, esperándolos como siempre, aun había tiempo para las despedidas. Austin se marcho por su lado, dejando a su hermana sola en medio de todas las familias. Leah subió con esfuerzo sus maletas y demás al tren con ayuda de unos chicos cercanos. Arrastro su equipaje hacia el vagón dos cerca del maquinista como siempre, porque allí era más tranquilo y no estaría en medio de tantas personas con las hormonas alborotadas. El verano fue divertido, habían viajado a Cumbria para hacer una expedición a las montañas verdosas y su reserva nacional. Algo diferente de ir siempre a la casa de veraneo en West Wittering cerca de Londres.

 Llegó al compartimiento, metiendo sus cosas a esfuerzos acomodándolas en los lugares correctos. Se dejó caer en el asiento, suspirando y recargándose contra el sillón rojo, sacó una bolsa de grangeas de colores, empezó a comer cuando escucho voces de chicos que se acercaba, miró la puerta esperando que no entraran. Un joven alto, de hombros anchos y de cabello teñido de rubio con una cresta al estilo punk se quedo delante de su compartimiento, mientras platicaba con los otros. Leah se ruborizo al ver sus rasgos europeos, seguramente de algún lugar en el occidente. Los chicos continuaron hacia el siguiente vagón, suspiro sintiendo sus mejillas arder. Llevaba el cabello un poco más corto por debajo de los hombros, y teñido de negro, su verdadero color natural. Siguió comiendo hasta que el silbido del tren anunciaba su pronta partida, los últimos estudiantes subieron al Expreso de Hogwarts.

-Hola, ¿podemos estar contigo?-le pregunto una chica de piel trigueña, cabello enrulado y una nariz en curva. Leah asintió con timidez. Las chicas entraron con su equipaje, se acomodaron mientras platicaban sobre el nuevo año y las expectativas de pasar con excelentes notas.- Soy Maryline Polk..

-Yo soy Alexandra. O, dime, Alex.-se presento, una chica de piel morena y cabello anaranjado artificialmente, tenía unos hermosos ojos negros tan alegres como su personalidad.

-Yo soy Andrea Miller.-continuo la otra chica que era más alta que las otras, y bastante delgada.

-Leah Duval-murmuro sonrojándose.

-Sí, eres la bateadora de Gryfflindor.-afirmo Alexandra que estaba a su lado.

El tren se puso en movimiento tras unos minutos, avanzando lentamente y dejando plataforma a su paso. Las chicas hablaron entre ellas, comiendo grangeas de colores que Leah tenía para comer durante todo el viaje.

A mitad de camino, sus compañeras estaban durmiendo menos Maryline que era prefecta de Ravenclaw donde pertenencia, que se fue a una reunión de los prefectos para conocerse. Leah decidió buscar a Braian  y a las chicas en los demás vagones. Llego al vagón diez donde se tropezó con sus propios pies cayéndose de rodillas.

-¿Estás bien?-le pregunto un chico de chaqueta de cuero y una remera de Guns Roses.

-Sí, estoy bien.-le dijo ella, el joven le ayudo a ponerse de pie. Cuando lo miró, se ruborizo completamente, era el chico que había visto antes, sus ojos eran verdes y sus rasgos le recordaban a alguien, algún famoso.

- Debo irme.

Ella asintió, el joven continuo su camino sin mirar atrás. El acento del chico era hermoso a sus oídos. Tal vez, Bulgaria o Rumania. Leah siguió con su búsqueda. Pasando por el vagón de Roxanne, Molly II, Dominique y Lily Luna.

-Hola, chicas.-saludo cerrando la puerta detrás de ellas.- ¿Qué tal las vacaciones?

-Muy bien, fuimos a Francia.-dijo Dominique.- A visitar a los Delacuor. Mi prima Giselle esta insoportable.

Leah sonrió recargándose contra la puerta cruzándose de brazos mientras oía a la pelirroja hablar de la familia de su mamá. El tren dio una sacudida provocando que Leah se cayera de frente, las chicas se rieron y al mismo tiempo le ayudaron a ponerse de pie, pero al minuto otra sacudida, decidió quedarse sentada sobre Roxanne mientras disfrutaba de la compañía de la familia Weasley y Potter. Paso parte del viaje con ellas, la puerta se abrió mostrando a Rose y un chico más alto que ella con sus uniformes de Gryfflindor.

-Por favor, chicas, vayan cambiándose.-le dijo la prefecta pelirroja, Rose.

-Claro, Rosie.-le correspondió Molly II ajustando sus gruesas gafas azules.

La puerta se cerró, Leah le dio una palmada juguetona a Roxanne en la pierna reincorporándose, las chicas la abrazaron para luego que saliera del compartimiento. Regreso rápidamente a su vagón, casi corriendo por el estrecho corredor, esquivando a unos chicos, al pasar por delante del compartimiento del chico búlgaro, lo vio con su uniforme de Slytherin. Se ruborizo, sabiendo que iba a ser más difícil hablar con él, porque los chicos de esa casa son bastantes reservados y poco sociables, a menos con algunas personas.

-¿Qué pasa?-le pregunto Alex cuando entro.- Estás roja.

-Sí.-afirmo Andrea.

-Es un chico que viene de Bulgaria.-le dijo sin pensarlo mucho. Al notar su error de mencionarlo con unas chicas que a penas conocía, y que eran de la casa más cotilla del colegio. Se mordió el labio.- Es broma.-agrego rápidamente, sonriendo.- Es que vine desde el otro lado del tren y me agite. Tenemos que vestirnos.

-¡Oh, bueno!-exclamo Alex poniéndose de pie, siendo la primera en usar el baño.

Los ojos verdes y la sonrisa recta del búlgaro le daba vueltas como estrellas en la cabeza. Para distraerse comenzó a buscar su vestimenta escolar.




« Cuarto año- Capitulo 09 Comenta este capítulo | Ir arriba Quinto año- Capitulo 11 »


Potterfics - Harrylatino
Potterfics es parte de la Red HarryLatino

contacto@potterfics.com

Todos los derechos reservados. Los personajes, nombres de HARRY POTTER, así como otras marcas de identificación relacionadas, son marcas registradas de Warner Bros. TM & © 2003. Derechos de publicación de Harry Potter © J.K.R.