Historia al azar: Los hechiceros.
Regístrate | Recupera tu contraseña
     
     
Menú




 
¿Quién ha añadido esta historia a sus Favoritos?
Next to me » 05. Recuérdame
Next to me (R13)
Por Dak-knee33
Escrita el Lunes 17 de Agosto de 2020, 09:57
Actualizada el Miércoles 16 de Septiembre de 2020, 13:51
[ Más información ]

05. Recuérdame

Estaba parada delante de la tienda de él, de ellos. Tan únicos y talentosos, no conocía a otras personas que se esforzarán tanto por llegar al éxito. Los Weasley no era una familia llena de lujos, dinero y fama. Al contrario, eran humildes y osados, cada uno tenía una característica diferente y eso era genial. Desde que conocí a los gemelos supe que no dejaría de reir a su lado, dejé otras aburridas y simples amistades para reunirme a los juegos, risas y productos de eructos de animales porque, quería hacer algo distinto a lo normal.  La tienda tenía la puerta principal cerrada y las ventanas cubiertas por unas cortinas rojas con estrellas doradas, cometas verdes. Sentía que la alegría nunca se iba a perder, porque era lo que todos necesitábamos en estos momentos. Reír, vivir de nuevo y dejar de tener miedo sobre nuestros derechos. Por algo aprendí de esta guerra, es no dejar de luchar por lo que creemos y eso mismo, dijo Neville Longbottom a la cara de ese mago oscuro, terminó riéndose de él. 

No dejes nunca de brillar.  Nunca permitas que tus sueños se vean afectados por el entorno social. Así debía ser, continuaría con mi carrera de auror y defendería los derechos de la comunidad. 

-¿Greta?-escuché una voz femenina pronunciar mi nombre a mis espaldas. Me giré a ella, vi a una joven de unos dieciséis años con una sonrisa ancha, honesta.

-Sí, lo soy.

-Soy Luna Lovegood-dijo, extendiendo su mano llena de pulseras coloridas y artesanales.

No recordaba mucho a esta chica rubia y de ojos encantadores, no veía peligro en su mirada confiada de sí misma. Estreché su mano, se colocó a mi lado viendo la tienda Weasley comprendiendo la pérdida que la familia estaba viviendo. Me crucé de brazos, evitando llorar delante de una chica que parecía no enojarse ni volverse vulnerable por esto. 

-Realmente, eran divertidos-comentó Luna, girando su cabeza hacia mí y sonrió con ternura-. No conocí mucho de ellos, pero Ginny siempre estuvo muy pegada a cada uno.

-Cierto...

-Es cuestión de tiempo y aceptación, no todos pasamos por las mismas emociones para expresar una pérdida.

-Lo sé.

-Debo irme-habló, nuevamente.

 Luna volvió a ofrecerme su mano como un adiós, pegó media vuelta con su largo pelo trenzado. Me quedé viendo su figura mezclarse entre otros. Tenía razón acerca del tiempo de aceptación ante el luto y lo demás del tema. No estaba segura cómo funcionaría conmigo, era la primera vez que me sentía sola. He perdido a otras personas importantes, pero no sentía lo mismo, capaz que tenía unos seis u ocho años cuando mis abuelos y mi padrino de nacimiento fallecieron por esos años. No había sentido la misma conexión, o tal vez, mis emociones se expresaban de una manera más fuerte y controlada.


Llegué a casa, luego de las tres de la tarde. Me detuve por el camino de regreso a comer unas patitas de pollo y encontré un boticario, donde compré unas especias para una poción para el dolor de cabeza, ya venía sufriendo esto desde hace dos días y no paraba. Entré a la sala de estar, vi a mi madre leyendo el periódico del mundo mágico, era la tercera vez que  lo revisaba esperando encontrar buenas noticias y las falsas notas de Rita Skeeter no faltaba en sus columnas. Me senté sobre el sillón a un metro de ella, Fátima vestía una blusa de lycra y un pantalón pescador, unas sandalias turquesas que desentonaba con el atuendo. 

-Hola, mamá.

- ¿Has visto la columna de Eleonor Holland?

-Sí, lo leí. 

-Es tan inteligente, hasta acierta a lo que creo igualmente.

Mi madre, Fátima, tenía una manera de ver el mundo con complejidades y prejuicios sin fijarse primero en esas personas. Creía en los medios, se alimentaba de esos artículos sin vivirlo. Muchas veces intenté que mis padres conocieran a Harry y sus amigos, porque tenían prejuicios sobre ellos, tampoco se animaron a estar con ellos, sin embargo no logré nada en mis padres. Me reincorporé, subiendo a mi habitación de tonos grises y cuadros de pintores mágicos contemporáneos que sus personajes me seguían con sus coloridas miradas de pincel y susurraban acerca mi cara de decepción. Me quité los zapatos, tirándome sobre mi cama agarrando mi manta de lana y así cubrí mi cuerpo, quedándome pensando en los recuerdos que no quería que se borraran. Vi un recuadro de niña con los gemelos con esos bonetes de Hogwarts.

No quería olvidarlo.




« 04. Una propuesta post guerra Comenta este capítulo | Ir arriba 06. Visitas »


Potterfics - Harrylatino
Potterfics es parte de la Red HarryLatino

contacto@potterfics.com

Todos los derechos reservados. Los personajes, nombres de HARRY POTTER, así como otras marcas de identificación relacionadas, son marcas registradas de Warner Bros. TM & © 2003. Derechos de publicación de Harry Potter © J.K.R.