Historia al azar: Jugando a ser novios
Regístrate | Recupera tu contraseña
     
     
Menú




 
¿Quién ha añadido esta historia a sus Favoritos?
Next to me » 24. Bombas fétidas
Next to me (R13)
Por Dak-knee33
Escrita el Lunes 17 de Agosto de 2020, 09:57
Actualizada el Viernes 23 de Octubre de 2020, 14:19
[ Más información ]

24. Bombas fétidas


febrero, 1995


-¡Corre, Greta!-apresuro mi mejor amigo, estaba más lejos de él que la furia de la Brigada Inquisitorial persiguiéndonos por el castillo- ¡Van a atraparnos, mujer!

-¡Cállate!-le inquirí sin aliento.

Fred Weasley se detuvo, a unos metros, saltando en su lugar con adreladina y esperaba que me acercará a él. Jaló de mi brazo, metiéndonos en un aula vacía. Bloqueo la puerta con magia, respiré con fuerza como si fuera que mis pulmones no respondieran a la pesadilla de este último año para nosotros. Me dejé caer sobre el suelo de rodillas, Fred comenzó a reírse de la situación. Habíamos burlado una de las reglas de Umbrigde, luego aparecieron unos secuaces de la Brigada Inquisitorial para castigarnos por una pequeña broma de gases apestosos. 

-Eres horrible corriendo...

-¡Vete a la mierda!

-Funcionaron-asintió con orgullo de sus productos saltaclases. Lo fulminé con la mirada- ¿Qué? Hubiera sido peor que no explotará en la cara de Colman.

-Bueno, es cierto.

Me reincorporé tras recuperar el aire. Miré el aula de Aritmancia, ya las clases de habían terminado hace quince minutos, y luego de nuestra broma, salimos corriendo del salón de Transformaciones. Fred me observó un momento, creo que escondernos en las aulas desocupadas podía ser algo tan natural en nosotros dos. Me giré hacia la puerta, desbloqueándola y asome mi cabeza, lentamente. Ya no había nadie, podíamos irnos. La mano de Fred se aferró a mi mano, tirándome hacia atrás y me golpee contra él. Nuestras miradas se cruzaron, comencé a sentirme incómoda por la cercanía de nuestros rostros.

-No me digas que tengo otra babosa-intenté bromear y no sentirme tan nerviosa.

-No, para nada.

-¿Entonces?-pregunté, no entendía porqué actuaba así. Estaba confundida con sus acciones.

-¡Aquí están!

-Mierda, mierda.

-¿Vuelves a la maratón, Radford?-bromeo mi amigo, tirando de mi mano para salir corriendo, por segunda vez- ¡Apúrate, o tendrás que soportar un interrogatorio!

Aceleré mis pasos, corriendo como podían mis piernas. La ventaja que Fred medía como un metro con ochenta, y me sacaba dos cabezas. Él entrenaba, siempre estaba en forma y lo veías estable. Mi desventaja, es que soy pésima para los deportes y comenzaba a dolerme todo el cuerpo. Logramos llegar al final del pasillo, donde nos quedamos atrapados. No había otro camino. Los miembros de la Brigada Inquisitorial se reían de habernos encerrado, apreté los puños molesta que se creyeran mejor que todos, solo por seguir las reglas de una maldita bruja con una obsesión con el color rosa. Adelanté dos pasos, decidida a darles una batalla de varitas mágicas.

-¿Ahora, no son tan graciosos?-pregunto uno, creo que iba a cuarto año.

-¿Y, tú, quién eres para definir diversión?-inquirí, Fred se colocó a mi lado ofreciéndome apoyo- Nada más dejas influenciarte por un adulto, que está demente y puede manipularte porque no eres inteligente para pensar por ti mismo.

-¡Oh, amigo!-se burló Fred.

-¡Cierren sus putas bocas!-ordenó un chico de piel pálida, que parecía ser el líder de estos dos mensos- ¡Vengan con nosotros ahora mismo!

Saqué mi varita mágica lo más rápido posible, para anclar los pies de los tres miembros de este equipo contra el suelo. Los mosaicos subieron hasta las pantorrillas, inmovilizándolos por completo. Tardaría el efecto en irse, asique Fred y yo aprovechamos a salir corriendo de la situación. Por los siguientes  días, estaríamos castigados pero valió la pena, saltarnos la clase de Transformaciones con los chupamedias de los Slytherin.


**


Entramos a la sala común de Gryfflindor, donde los estudiantes descansaban de las clases y otros terminaban sus trabajos. Buscamos a George en nuestro lugar de siempre, estaba hablando con Jordan Lee. Nos habíamos separado tras arrojar las bombas fétidas a la clase, ellos lograron escaparse y nosotros quedamos en desventaja contra Slytherin. Apoyé mi cabeza en el hombro de Jordan, que palmeo mi pierna como consuelo. Estaba destruida, ¡Nunca corrí tanto en mi vida! Noté la mirada de rencor de George, estaba molesto porque su gemelo estaba más conectado conmigo,  y no pasaban el tiempo como antes. Aunque, Fred lo negaba e intentaba que su hermano dejará esos berrinches para pode ser un buen equipo como Harry Potter, Hermione Granger y Ron Weasley. 

-Claro, ustedes se divierten y nosotros somos el resto-gruñó George.

-¡Te salvamos el culo!-me quejé, él rodeo los ojos.

-Lo divertido es para todos, Greta.

-¡Ay, no empieces...!-pedí, aun sentía mi corazón latir con fuerza.

-Solo, digo lo que se ve.

-Si tanto te molesta mi presencia, entonces, no me llamen para sus bromas-le dije enojada, me reincorporé y le arrojé la bolsa con las últimas bombas fétidas que guarde luego de huir-. Tal vez, te alegres más y cambies tu cara de comadreja egocéntrica.

George me miró con odio, no le gustaba que le llevará a la discusión y eso le irritaba. Pero, no  pensaba callarme por sus celos de hermano. Me daba igual, pensaba irme lejos de ellos. No quería problemas, solo que los anteriores años, George no terminaba de aceptarme en su grupo. Y, eso me dolía.





« 23. ¿Qué está bien, qué está mal? Comenta este capítulo | Ir arriba 25. El mejor equipo »


Potterfics - Harrylatino
Potterfics es parte de la Red HarryLatino

contacto@potterfics.com

Todos los derechos reservados. Los personajes, nombres de HARRY POTTER, así como otras marcas de identificación relacionadas, son marcas registradas de Warner Bros. TM & © 2003. Derechos de publicación de Harry Potter © J.K.R.