Regístrate | Recupera tu contraseña
     
     
Menú




 
¿Quién ha añadido esta historia a sus Favoritos?
Next to me » 16. Té de lavanda
Next to me (R13)
Por Dak-knee33
Escrita el Lunes 17 de Agosto de 2020, 09:57
Actualizada el Viernes 23 de Octubre de 2020, 14:19
[ Más información ]

16. Té de lavanda

Era una nueva sede del Departamento de Seguridad Mágica, se trataba de un edificio con reparaciones y vista de abandono para los muggles. Las ventanas estaban tapeadas, solo el efecto de un hechizo lograba mostrar el exterior de la calle. Por otro lado, las oficinas eran compartidas por dos auror encargados de casos sospechosos y las complejidades de otros sin descubrir al responsable. El lugar tenía tres niveles; el primero era la recepción y una cafetería, el segundo se hallaban las oficinas y por último, estaba el despacho del director.

-Señorita, no puede estar aquí- dijo un hombre de unos veintiséis años. Lo miré dejando a un lado mis pensamientos, le enseñé la carta de visita que me envió Takumi hace tres días.

-Soy Greta Radford, la academia me recomendó que participe del nuevo proyecto.

-Ah, bueno-dijo desconfiando, le indiqué la firma del director de la sede. No era falsa, era bastante complicada de imitarla- Es que, nadie me dijo nada...

-Buscó a Takumi Lee.

El chico estaba murmurando cosas que no entendía, luego me miró y se sonrojó apenado. Me guió por el corredor, donde varias puertas estaban cerradas y algunas de ellas se oían voces, o tipeo de las máquinas de escribir (aun existentes). Al final del pasillo, había una puerta que tenía una chapa con el nombre de Takumi Lee. El muchacho se quedó viéndome unos momentos, luego sonrió y se despidió deseándome un buen día. Le agradecí, y se fue. Me quedé parada delante de lo que sería el comienzo de uno de mis grandes sueños, defender a los débiles, proteger una comunidad y meter a tantos delincuentes posibles en Azkabán. Tampoco, esperaba ser reconocida por mis logros, como deseaba mi padre. Lo hacía porque tenía el coraje de enfrentar la maldad, porque era algo mío. Llamé a la puerta, pasaron unos segundos y se abrió desde adentro, cuando un hombre de gabardina azul se golpeo conmigo.

-¡Por todos los magos!-se quejó, retrocedí dejando un espacio entre nosotros- ¿Desde cuándo estás ahí?

-Lo siento-susurré.

Los tatuajes en la piel pálida, esos símbolos como runas antiguas que protegían algo, un efecto atractivo para las mujeres. Él era alto, esbelto y sus brazos eran fuertes.  Gruñó, pasando por mi lado y golpeo su hombro contra mí, obligándome a retroceder un poco más de allí. Lo miré molesta que tuviera tan pocos modales, volví a lo mío. Asomé mi cabeza por la puerta entre abierta, había un olor a tabaco puro y unas ondas de humo gris que llenaban todo el lugar. Vi a Takumi con una túnica aterciopelada, bastante llamativa y un par de collares simbólicos, capaz que fueran espirituales.

-Señor Lee-llamé, alzando un poco mi tono de voz- Soy Greta.

-¡Oh, claro!- asintió. Estaba sentado a su escritorio, fumando y leía un expediente con un poco de desinterés-. Toma asiento.

Obedecí. Caminé hacia el gran escritorio de madera negra, unos frascos conservaban unas hierbas de diferentes tonos y  nombres. Creo que era té. Me acomodé, dejando mi bolso en el otro asiento y Takumi seguía viendo la carpeta, esperando que dejará de moverme. Crucé mis piernas, depositando ambas manos sobre el regazo. Ahora, estaba lista para la admisión. Takumi sonrió con amabilidad, ofreciéndome un té de lavanda y acepté. Me gustaba probar cosas nuevas, no le daba prejuicios a la comida o bebidas. Takumi hizo unos movimientos de varita hasta dejar la taza de porcelana blanca delante de mí. 

-¿Cómo estás?-pregunto el auror encargado de dirigir este sector. 

-Bien, o eso intento demostrar.

- Tenemos muy buenos terapistas,  si quieres llegar a desenredar algún problema.

-Es muy amable-le dije sonrojada que notará que mi apariencia estaba dejando de ser bonita y transparente. Estaba sin maquillaje, con el cabello hecho un nido de doxys. Nada bien.

-Vamos a lo importante, no quiero emocionarme por todo lo que ocurrió.

-Sí, claro-le dije, agradecí por dentro que quisiera ser más directo. 

Escuché a Takumi. Puso toda mi atención a sus palabras, consejos y experiencias en campo durante seis años, ahora decidió manejar las cosas con más calma. Había estudiado las leyes mágicas, los contratos directos al interesado y demás cosas. Bebí mi segunda taza de té de lavanda, con aquel tono lila y dos cucharaditas de azúcar porque era algo asqueroso. Hice unas preguntas sobre el tiempo de este proyecto, algo que nadie estaba seguro que terminará. Temían un nuevo levantamiento. El Ministerio de Magia había entrevistado a Harry Potter, Hermione Granger y Ron Weasley para tener las ventajas que no tuvimos antes del regreso del Innombrable. Tendría que adaptarme a un tiempo indeterminado, asistir a las clases por la noche y trabajar en la captura de criminales por el comienzo del día.

-¿Y, cómo te fue?-pregunto el mismo chico de la entrada.

-Está todo bien. Mañana será mi primer día.

-Estupendo-dijo con una gran sonrisa.

-¿Y, tú eres...?

-Robbie Bolt-respondió, extendiendo su mano y estrechamos con fuerza.

-Un gusto conocerte.

-Nos veremos mañana- se despidió, abriendo la puerta del ascensor. 

-Hasta luego, Bolt.




« 15. Galletas de jengibre Comenta este capítulo | Ir arriba 17. Babosa traviesa »


Potterfics - Harrylatino
Potterfics es parte de la Red HarryLatino

contacto@potterfics.com

Todos los derechos reservados. Los personajes, nombres de HARRY POTTER, así como otras marcas de identificación relacionadas, son marcas registradas de Warner Bros. TM & © 2003. Derechos de publicación de Harry Potter © J.K.R.