Historia al azar: Lo que hago por mi amigo
Regístrate | Recupera tu contraseña
     
     
Menú




 
¿Quién ha añadido esta historia a sus Favoritos?
Next to me » 13. No estás solo
Next to me (R13)
Por Dak-knee33
Escrita el Lunes 17 de Agosto de 2020, 09:57
Actualizada el Martes 22 de Septiembre de 2020, 16:34
[ Más información ]

13. No estás solo


Llegué a casa por la medianoche, le pagué al taxista que no dejo de hablar de su pareja en todo el camino esperando encontrar algún consejo en sus pasajeros. La verdad que no podía decirle muchas cosas,  solo tuve un solo novio para olvidarme de mis verdaderos sentimientos y terminó luego de un año. Busqué las llaves en mi bolso, caminando unos metros hacia mi casa. La noche estaba fría, ese tono negro con nubes paseando por su extensión mundial, por Londres. Me detuve en el departamento 502, en cuanto levanté la mirada y deje de lado mis pensamientos. Vi a George Weasley. Estaba sentado en las escaleras de la entrada, temblaba y sus ojos estaban perdidos. Me acerqué, tomando su mentón y levanté su rostro.

-Deberías avisar cuando quieras venir aquí-le regañe, él no dijo nada-. Ven, hablemos adentro.

-No me invitaron.

-¿Eh?

-Saliste con Jordan, y no me dijeron nada-me reclamo.

-Lo siento, no estaba segura de pasar por ti.

George soltó una risa de burla, parándose y me sacó dos cabezas de altura. Me miró con fastidio, su cuerpo estaba frío por cuántas horas estuvo esperándome como un acosador. Daba algo de miedo. Respiré hondo, pensando una respuesta que lo calmará pero no tuve ninguna, solo silencio.

-Creí que éramos amigos, Greta. Nos apoyamos en muchas cosas, en los peores momentos- continuó con algunas lágrimas en los ojos- ¿Y, no eres capaz de contar conmigo?

-¡Por todos los magos, George!-le dije, sonrojada-. No hables así.

-Sé que nunca logramos tener la misma conexión que tenías con Fred. Ya puedes dejar de fingir.

Abrí los ojos sorprendida que se diera cuenta de eso. No estaba bien,  él no debía sentirlo. Me sonrojé, no sabía que decirle, no podía negarlo pero, no quería exagerar cuando George se acercó a mi rostro con sus ojos llenos de rabia y dolor, de decepción. Pestañee, olía a alcohol y eso significaba que sus penas eran verdaderas, que sus pensamientos en voz alta eran reales. George se alejó, gruñendo molesto.

-Oye, no sé que decir-le dije, recuperando mis palabras-, George, no quiero alejarte ni qué tengas una mala impresión de mí.

-Me voy a casa, al menos, allí no me restan.

El chico pelirrojo pegó media vuelta, a tiempo que sacaba su varita mágica para conjurar y desaparecer. Me aferré a su antebrazo, antes que todo su cuerpo se esfumara del lugar. Dimos unos giros, sin soltarme de él y caímos sobre la moqueta gris de una habitación, rode a un lado sintiendo mi brazo golpeado por la caída. Me reincorporé, George estaba mirándome desde el suelo sin entender nada. Respire hondo, ofreciéndole  mi mano para que se levantará pero, se negó y tambaleándose logro mantenerse en pie.

-¿Qué pedo tienes, Greta?-me recrimino.

-No voy a dejarte solo en estas condiciones, ¿bien?

Se acomodó su saco verde botella, luego se sentó sobre la cama sin decir nada. Tomé lugar a su lado, me atreví a tomar su mano sudada por los efectos del alcohol. Su perfil estaba tensionado, sus cejas rojas estaban fruncidas y sus mejillas estaban sonrojadas. Cerré un momento los ojos, entendiendo que pasaba con él y porqué estaba tan enojado. Yo no tenía la culpa de su furia.

-Extrañas mucho a Fred. Piensas que te abandonó, que te dejo solo.

-Greta-me llamó, no quería escucharme.

-Mira, no es fácil y todos estamos pasando por el duelo...

-Es diferente, yo soy su gemelo-me cortó, no podía objetar contra eso-. Siento que parte de mí, se fue cuando sentí un  puñal en el pecho y supe que mi hermano estaba muerto. Ese vacío no se va a llenar tan fácil, pasen los días y años.

Solté su mano para acariciar su mejilla, se sentía húmeda ante el llanto silencioso del chico y el calor que emanaba era fuerte. El alcohol estaba disminuyendo, por eso sudaba tanto y estaba caliente, algo normal. Le quité su abrigo para que estuviera más cómodo, accedió sin quejarse. Luego, se recostó en la cama quedándose boca arriba y colocó sus manos sobre  mi abdomen, viendo más allá del techo, intentando comunicarse con su hermano gemelo. Sentía que no quería separarme de él esta noche, asique me quité las botas y me metí en la cama a su lado.

-¿Qué haces, Greta?

-No voy a dejarte solo, eso dije. Estoy cumpliendo mi palabra.

-Demasiado literal, ¿no te parece?

-Duerme, lo necesitas y yo también. 




« 12. Cerveza de mantequilla Comenta este capítulo | Ir arriba 14. Siempre cree »


Potterfics - Harrylatino
Potterfics es parte de la Red HarryLatino

contacto@potterfics.com

Todos los derechos reservados. Los personajes, nombres de HARRY POTTER, así como otras marcas de identificación relacionadas, son marcas registradas de Warner Bros. TM & © 2003. Derechos de publicación de Harry Potter © J.K.R.