Historia al azar: Un año de líos!
Regístrate | Recupera tu contraseña
     
     
Menú




 
¿Quién ha añadido esta historia a sus Favoritos?
Next to me » 11. ¿Forzar es mejor que no intentar?
Next to me (R13)
Por Dak-knee33
Escrita el Lunes 17 de Agosto de 2020, 09:57
Actualizada el Martes 22 de Septiembre de 2020, 16:34
[ Más información ]

11. ¿Forzar es mejor que no intentar?

Todavía no había tomado una decisión para convertirme en una caza recompensas con un excelente promedio en rastreo y sigilo de la academia. Quería resolver casos, ser detective y eso estuvo siempre en mi mente. Tomé el gusto y la admiración de mi padre, quien me contaba sobre sus casos cerrados. Así fui estudiando, leyendo libros de misterio y terminó siendo lo que quería ser mi profesión. Además, de todo el drama y los peligros de los años en Hogwarts me daba cuenta que necesitaba proteger a todos, a mi comunidad. Takumi Lee me escribió por tercera vez, ofreciéndome un puesto fijo en el Departamento de Seguridad Mágica como una motivación para aceptar este contrato. Me envió una copia del mismo, lo leí dos veces en la semana, aun insegura que fuera capaz de traer a un mortifago a las celdas oscuras de Azkaban.

-¿Puedo pasar, Greta?-hablo mi madre desde el otro lado de mi habitación.

-Sí, adelante.

La puerta se abrió. La cabeza rubia de mi madre se asomó estudiando el entorno, y decidió entrar definitivamente. Tenía una cesta de ropa limpia, podía oler el perfume del jabón. La mujer dejó parte de la ropa que me correspondía sobre mi cama, luego se sentó en esta en silencio. Me fijé que sus ojos se veían más cansados, pero esa mirada era diferente como si fuera que no podía resolver un problema personal. Me reincorporé de la silla del escritorio, caminando a ella y me senté a su derecha, tomando sus manos con varios anillos bonitos que mi padre le regalaba cada primavera. La mano derecha tenía tres jades de diferentes diseños, y la otra tenía cuarzos rosados. Sonreí como consuelo. No sabía qué le pasaba, tampoco era una mujer que hablaba sobre sus penas y preocupaciones. Era reservada.

-Mamá-le llamé, sus ojos avellanas dejaron de ver más allá de las manchas de humedad de la pared- ¿Qué tienes?

-Lo mismo de siempre, Greta-recuperó esa mirada desinteresada, alejó sus frías manos de las mías y se incorporó tomando su cesta de ropa- Disculpa, solo quería dejar tus cosas.

-Espera, mamá-le pedí, levantándome y le quité la canasta dejándola a un lado- Dime que te pasa.

-Greta-me llamo la atención. No quería hablarme, nunca quiso contarme de sus problemas porque no eran temas que debían interesarle a una niña o adolescente ya que no tenía control ni modo de resolverlo.

-Nada de nada-le inquirí, cruzándome de brazos y le clavé los ojos azules en lo suyos- Siempre estuviste callada conmigo. Hablas con los demás, pero cuando estoy contigo me convierto en una pared, no recibo nada de tí. Sé que tienes un problema de hace años, evidentemente. 

-¿Cómo te atreves a decirme eso, Greta?

-¡Porque, eres mi madre y te quiero!

-¡No tienes derecho a hablarme de eso modo!-me regañó, algo le dolió. Y, era la verdad de mis palabras.

-Por favor...

Fátima recogió la cesta de ropa, mirándome con enfado y se fue, cerrando la puerta con fuerza. Me quede parada, abandonada desde mi atrevimiento de demostrarle que podía confiar en mí. Pero, no funcionó. Agaché la cabeza, mirando mis pantuflas celestes y sentí que forzar las relaciones era todo un fracaso, algo que no quieres sentir pero necesitas de él, desesperadamente. Yo, necesitaba a mi madre, siempre lo desee. Ahora, que tengo veintitrés años con capacidad de tolerar cualquier problema, centrada en una profesión que puede resolver todo tipo de misterios...Sin embargo, no podía mejorar la relación con Fátima.


A la noche, nos encontrábamos todos cenando delante del televisor donde el ministro muggle daría un discurso sobre la elección de su equipo y mi padre quería enterarse de esto. Mis padres se conocieron en un caso policial y particular; Sam estaba cubriendo a unos testigos y mi madre era una de ellos. Ambos, eran creyentes de la política y comenzaron a asistir a unas reuniones, donde todo empezaba a empeorar y decidieron dejarlo. 

Mientras comía, noté que mi madre no había tocado su comida desde que nos sentamos delante del televisor y Sam no lo notó, o fingió no decir nada para no discutir con ella. Después de esta mañana, enfrentarme a ella y tratar de reparar el daño, no iba a seguir creando más tensión entre nosotras. Comí mi carne, dejando de lado las arvejas porque no me gustaba la comida en lata, tenía un sabor a metal que me daba dolor de estómago. En ese momento, alguien llamó al timbre de la casa. Como mis padres estaban interesados en oír todo el dsicurso sin interrupciones, fui a recibir a nuestro visitante.

-¡Eh, Greta!-gritó un joven de piel morena, de ojos grandes y bonitos. Tenía una barba en forma de candado en su mandíbula cuadrada que le daba un aspecto más maduro.

-¿Jordan?

-¿Cómo estás?-preguntó, lo miré ceñuda que viniera a las nueve de la noche. Al menos, no era tan inoportuno como George.

-Bien, estaba cenando con mis padres.

-¿Quieres salir conmigo?

-¿Eh...?-dije confundida, no esperaba que el chico tuviera sentimientos por mí- ¿No estabas saliendo con una chica de Gales?

-Ah, entiendo-dijo él, sonriendo- Salir como amigos, compinches, equipo.

-¿Ahora mismo?

Jordan se hundió de hombros. Vacilé un momento, le dejé entrar para presentarle a mis padres quien era nuestro visitante. Fátima y Sam conocían a mi amigo desde cuarto año, siempre le pareció un chico simpático y carismático, lo era. Le pedí que se quedará en la sala, mientras iba a vestirme y arreglarme un poco. Jordan asintió.

Aparecí en mi habitación. Busqué una remera de lycra negra, unos shorts debajo de la rodilla y unas botas vaqueras que combinara con lo demás. Cepillé mi pelo, acomodándolo y luego, fui al baño, refresqué mi cara quitándome las lagañas de una siesta, el sudor del verano. Bajé para despedirme de mis padres, y Jordan saludó prometiendo cuidarme. Sonreí. Salimos de la casa.




« 10. Buscando el éxito Comenta este capítulo | Ir arriba 12. Cerveza de mantequilla »


Potterfics - Harrylatino
Potterfics es parte de la Red HarryLatino

contacto@potterfics.com

Todos los derechos reservados. Los personajes, nombres de HARRY POTTER, así como otras marcas de identificación relacionadas, son marcas registradas de Warner Bros. TM & © 2003. Derechos de publicación de Harry Potter © J.K.R.