Regístrate | Recupera tu contraseña
     
     
Menú




 
¿Quién ha añadido esta historia a sus Favoritos?
Next to me » 10. Buscando el éxito
Next to me (R13)
Por Dak-knee33
Escrita el Lunes 17 de Agosto de 2020, 09:57
Actualizada el Miércoles 16 de Septiembre de 2020, 13:51
[ Más información ]

10. Buscando el éxito

[julio, 1996]


El verano estaba terminando, finalmente. Había trabajando en un boticario por la temporada, probando suerte o solo escapándome de las discusiones de mis padres por la falta de dinero en una de las cuentas secundarias de la familia Radford. No tenía idea quién pudo haber sacado tanto dinero en estos dos meses. Por eso, evitaba quedarme en casa por, bueno, todo el día y noche. La paga del boticario me sirvió para rentarme una habitación en el Caldero Chorreante, que no tenía sus lujos ni calidad de servicio, me conformaba para empezar a ser alguien. Recientemente, salía del negocio con mis botas vaqueras negras y un sombrero vintage de mi último mes de paga. El viento era cálido y pesado, aunque las tormentas de la semana pasada lograron disminuir el sofoque del calor. 

Llegué al final del callejón Diagon, donde vi a dos chicos vestidos similares, solo variaba el tono de sus trajes y las miradas se detuvieron a unos metros de donde estaba yo. Ambos muchachos sonrieron de alegría al verme por aquí, era normal porque conseguí mi primer trabajo luego de Hogwarts. Ellos eran Fred y George Weasley, mis mejores amigos. Hace varios días que no sabía nada de ellos. A unos pasos, nos saludamos entre cumplidos y abrazos.

-¿Cómo te trata la vida, apestosa?-pregunto Fred con una gran sonrisa. Sabía que ese gesto era tan característico de ambos, en especial, de él.

-Por el momento, creo que bien.

-No te creo-murmuró George cruzándose de brazos-. Ese sombrero es tu primer obsequio de tu salario.

Fred arrugó el ceño extrañado que no estuviera enterado que estaba trabajando en vacaciones, sonreí y me hundí de hombros. Les di una pequeña recorrida de mi situación familiar, esperaba que terminará pronto. Tal vez, conseguir un mejor empleo, o planificar una vida más placentera. Fred estaba riéndose al terminar de contarle todo, lo miré ceñuda sin entender qué le pasaba. El chico pelirrojo se recuperó de su ataque maníaco de risa malvada, tal como parecía serlo.

-Y, creía que nunca lograrías entender la ciencia de la botánica.

-¿A qué te refieres, cabeza de zanahoria?-me quejé. 

- A las evidencias de frustraciones y malas calificaciones en Herbología de todos los años en Hogwarts-contestó con un guiño.

-Debemos irnos-intervino George mirando su reloj-. Nos esperan, Freddie.

-¿Tienes algo más importante que hacer, ahora mismo?-pregunto el susodicho, acomodando las mangas de su traje azul pálido.

Fred Weasley era encantador con todas las personas, extrovertido y capaz de convencerte con una simple sonrisa. Había más magia emocional dentro de él, que lograba irradiar alegría y risas en cuestión de segundos. No pensé mucho, el dependiente del motel no siempre estaba atento a las llegadas de sus huéspedes, y tampoco pensaba nada importante cuando estuviera allí. Acepté ir con ellos. Entonces, noté las cejas alzadas de George que no estaba cómodo conmigo y trato de tolerar mi presencia. Eran gemelos, pero sus personalidades eran opuestas. Creo que Fred era más líder y buen negociador que su hermano. 

Así, emprendimos camino hacia aquel lugar que los gemelos Weasley estaban ansiosos por conocer a su inmobiliario. Sabía que tenían un negocio en crecimiento, y ahora quería arriesgar todo lo que habían obtenido de productos, más aquel dinero donado por Harry Potter para su emprendimiento. Fred me contaba la idea de su empresa, cómo planificaba el equipo de mantenimiento y los empleados, proveedores de confianza y demás cosas. Su voz era única, llena de pasión y seguridad de cumplir su mayor sueño desde niño.

-No tienes que decirle todo, es secreto-regaño George, no estaba cómodo que tuviera que enterarme de pie a cabeza sobre sus negocios-. No es nuestra socia, Fred. Deja de hablarle.

-Tranquilo, George, es nuestra amiga y creo que puede darnos una opinión sobre el terreno.

-¿Ah, sí?

-Por supuesto, hermano-asintió, deteniéndose en una diagonal que no recordaba que estuviera allí-. No sé ve tan mal...

-Ventanas tapeadas y vidrios rotos...¿Eso es un duendecillo?-describió George mirando sobre la estructura de la vitrina principal. Parecía que era el gemelo que buscaba defectos y soluciones, antes que describir ideas únicas y perfectas.

-Busquemos a Maura-propuso su otro gemelo.

En ese momento, una bruma gris se materializo delante de nosotros. Una mujer de unos cuarenta años, aunque su cutis era perfecto y jovial. Su cabello rubio cobre estaba rizado, sin tener problemas con el clima y la larga túnica blanca que lucía, le daba el aspecto de una mujer de buenos lujos con su empleo de bienes raíces. Se presentó con nosotros, Maura Bal.

La mujer abrió con magia la puerta, que hizo un desagradable ruido de bisagras dañadas por polillas metálicas. Fred y George me dejaron pasar primero, luego vinieron detrás de mí. Enseguida la bruja rubia nos dio un pronóstico de los daños siendo honesta, nos presentó las salas y el sótano. Tenía una buena pinta para comenzar un pequeño negocio aquí. Solo, pintura y unos remaches a los tablones flojos mejoraría mucho. George preguntaba muchas cosas sin dejar que la buena mujer pudiera darle algo con qué callarlo, mientras Fred ya ponía ideas de dónde colocar la fuente de las pociones del amor y yo, pensaba que los colores simbólicos de las fiestas navideñas podían quedar bien con ellos. Porque, el rojo es amor y el verde es esperanza.




« 09. Eres mi marca Comenta este capítulo | Ir arriba 11. ¿Forzar es mejor que no intentar? »


Potterfics - Harrylatino
Potterfics es parte de la Red HarryLatino

contacto@potterfics.com

Todos los derechos reservados. Los personajes, nombres de HARRY POTTER, así como otras marcas de identificación relacionadas, son marcas registradas de Warner Bros. TM & © 2003. Derechos de publicación de Harry Potter © J.K.R.