Historia al azar: Mi muerte
Regístrate | Recupera tu contraseña
     
     
Menú




 
¿Quién ha añadido esta historia a sus Favoritos?
Amores Extraños- Entre la Serpiente y el Lobo » Admítelo, Lunático
Historia terminada Amores Extraños- Entre la Serpiente y el Lobo (R15)
Por Rowena
Escrita el Jueves 30 de Julio de 2020, 13:31
Actualizada el Sábado 6 de Marzo de 2021, 01:48
[ Más información ]

Admítelo, Lunático

Capítulos
  1. Nace un sentimiento
  2. Valentía Líquida
  3. Un Beso Robado
  4. Encuentro Incómodo
  5. ¿Sirius?
  6. Un Héroe Inesperado
  7. Admítelo, Lunático
  8. Motivos para celebrar (parte 1)
  9. Motivos para celebrar (parte 2)
  10. Por debajo de la mesa
  11. Orgullo y Prejuicio
  12. Paranoias de un lobo celoso
  13. El Veneno de la Serpiente
  14. Los celos no son buenos consejeros
  15. El temor de perderlo
  16. La razón detrás del odio
  17. La solución está en tus manos
  18. Amistad a prueba de chicas
  19. Alcanzando las estrellas
  20. La dama de rojo
  21. Reencuentro en la casa de los gritos
  22. La Poción Implantadora
  23. Disimulo
  24. Los Lykógenos
  25. Insidia
  26. Ardientes provocaciones
  27. Ayuda inesperada
  28. Aunque no me puedas ver
  29. El último beso
  30. Abrazos que curan
  31. Dicen por ahí...
  32. Una propuesta indecorosa (Parte 1)
  33. Entre la espada y la pared
  34. Una propuesta indecorosa (Parte 2)
  35. Decepcionado
  36. Ángeles sin alas
  37. Llegando al límite
  38. Crimen y castigo
  39. Sanando las heridas
  40. Veredicto final
  41. Decisiones en puerta
  42. Nota de autor final
7. ADMÍTELO, LUNÁTICO

 

Remus entró a la habitación azotando la puerta.

 

- ¿Estamos de malas?- una voz lo sacó de sus pensamientos. Remus dio un respingo.

 

- No, es sólo que... ese Malfoy últimamente está rondando mucho a Hermione- dijo frunciendo el ceño. Sirius, que estaba sentado plácidamente en una silla, se miraba la mano.

 

- ¿Y eso nos interesa?- preguntó llevando las palabras. Remus miró duramente a Sirius, intuyendo lo que quería decir.

 

- No empieces, Canuto- sentenció- no estoy de buenas hoy como para aguantarme tus cosas.

 

- Oh, yo no he dicho nada... tú solito te haces las ideas- se defendió Sirius, esta vez levantando la mirada- nunca te había importado que alguien se fijara en una de tus alumnas... oh, pero esta vez te interesa porque es Hermione, claro...

 

Remus soltó un bufido mientras caminaba hasta la cama y se sentaba en ella de mala gana. Luego miró a Sirius, quien no había apartado sus brillantes ojos de él. Decidió ignorarlo y procedió a  quitarse los zapatos y los calcetines.

 

- No digas estupideces, Sirius- dijo, aunque el muy en el fondo dudaba que eso fuera una estupidez. Sabía que estaba raro, no era normal esa rabia que le corría al ver a Malfoy acercándose a Hermione.

 

- Ja- Sirius soltó una risita irónica- ¡si lo único que te falta por decir es que no se puede acercar a ella porque es tuya!

 

- No sabes ni lo que dices- Remus lo miró enfadado- no sé por qué clase de persona me has tomado para que me creas capaz de pensar algo así…- Remus se levantó de la cama y caminó hasta el baño con paso lento, maquinando bien lo que pensaba en ese momento- me voy a duchar… yo celoso por Hermione… ¡qué locura!

 

Sirius observó cómo la puerta del baño se cerraba detrás de Remus para luego volver a mirar su mano; una moneda recorría sus dedos en forma de juego. La moneda quedó entre dos de sus dedos; volvió a levantar la mirada hasta la puerta.

 

- No entiendo porque no lo aceptas de una buena vez Lunático… bueno, iré por una cerveza

 

Sabiendo Remus tenía en el cajón de su escritorio la botella manantial que él le había obsequiado unos meses atrás, Sirius se levantó y fue a buscarla. Justo antes de salir de la habitación lanzó la moneda hacia la cama.

 

 

 

 

 

**********

Agua tibia recorría su cuerpo desnudo, el cabello castaño caía por su rostro; pasó ambas manos por él para apartarlo, luego dejó escapar un suspiro. Bajó su mirada al pecho lleno de cicatrices, al igual que sus brazos y espalda… entonces recordó que desde el día anterior no encontraba el amuleto que siempre llevaba colgado.

 

El agua caliente logró relajarlo aunque fuera un poco. Definitivamente las palabras de Sirius eran absurdas, totalmente ilógicas. Él, Remus Lupin, no podía estar celoso; simplemente era imposible.

 

- No estoy celoso… pero sí me parece muy sospechoso que de la nada Malfoy se quiera acercar a Hermione- se dijo- Sirius ya ni sabe lo que dice... tantos años de estar en Azkabán debieron afectarle las neuronas.

 

Pasó nuevamente una mano por su cabeza retirando los mechones de pelo que caían sobre su frente y alzó la cara dejando que el agua chocara directamente con ella y el par de rasguños que la atravesaban. Trató de despejarse la mente y alejar todo tipo de pensamiento.

 

¿Por qué? ¿Por qué diablos no podía dejar de pensar en ella? No quería reconocerlo pero dentro de él había algo… era algo que no le permitía sacársela de la cabeza, que le hacía querer estar a su lado.

 

Dio un respingo con esto último. ¿Cómo podía estar pensando esas cosas? Sacudió la cabeza, cerró la llave de la regadera y se ató una toalla a la cintura. Se vistió y salió a su habitación.

 

- ¿De mejor humor?- le preguntó Sirius, quien estaba sentado en el sofá bebiendo un tarro de cerveza de mantequilla. Remus no hizo nada más que soltar un bufido- creo que eso es un no- agregó el animago al ver la expresión de su amigo- Lunático... no vale la pena que nos hagamos tontos.

 

- ¿De qué hablas?- preguntó Remus sentándose al borde de su cama.

 

- ¿Ves lo que te estoy diciendo?- señaló Sirius.

 

-…- Remus bajó la mirada.

 

- Mira amigo, sé que esto es difícil para ti- agregó Sirius- sólo te podría recomendar que hablaras con ella.

 

- Pero ya lo intenté- replicó Remus en tono de frustración, sabiendo que era inútil tratar de seguir disimulando ante Sirius.

 

- ¿Y qué pasó?

 

- Fue inútil... me evadió. Desde que pasó lo del viernes lo ha estado haciendo: su salida tan rápida de las cocinas la otra mañana, ayer llegó tarde a mi clase, si le pregunto algo me da respuestas cortas y frías, incluso hasta eso se refleja en sus tareas- suspiró- ya no sé qué hacer... hace rato le dije que quería que platicáramos, que yo ya olvidé lo que pasó el viernes, pero ella me dijo que...

 

- ¿Que no le es fácil olvidarlo?- completó Sirius. Remus suspiró.

 

- Así es...

 

- Eso es obvio- espetó Sirius con aires de ser un experto en el tema- y yo me pregunto si tú ya te pusiste a pensar por qué ella te besó.

 

- Pues porque le hizo daño la poción que Snape le obligó a beber aún sabiendo que estaba mal hecha- contestó Remus- de hecho debería acusar a Quejicus con Dumbledore, es ilegal que un profesor aplique esa clase de castigos…

 

- No has terminado de entender- dijo Sirius con terquedad.

 

- ¿A qué te refieres?

 

- Por Dios, Remus, abre los ojos: esa poción era la poción desatadora. También se le conoce como "valentía líquida". Te da el valor para hacer algo que deseas pero no te atreves... ¿no te das cuenta? Hermione de por sí ya deseaba besarte y con la poción simplemente se atrevió a hacerlo...- dijo Sirius en tono triunfante.

 

- No seas ridículo... por favor...- pidió Remus negando con la cabeza.

 

- Bueno, está bien, está bien. Pero sólo quiero que me digas una cosa: ¿En verdad te importa la indiferencia que Hermione ha mostrado hacia ti en estos días?

 

Los ojos azules del licántropo se entristecieron.

 

- Creo... creo que sí- balbuceó- me frustra saber que yo soy el causante de su tristeza y no puedo hacer nada para aliviarla.

 

Sirius se levantó de donde estaba, fue hacia la vitrina que estaba junto al balcón de la habitación, sacó una copa que llenó con hidromiel y le entregó a Remus.

 

- Ten. Con esto aliviarás aunque sea un poco la tuya...- le dijo. Remus la tomó con desgano y bebió el contenido de unos cuantos sorbos.

 

 - Gracias Canuto… gracias por tratar de animarme.

 

- Para eso estamos los amigos- fue lo último que dijo el animago antes de irse. Debía ver al profesor Dumbledore.

 

Y Remus se quedó solo, sumergido en sus pensamientos. Sí; se sentía mal por el hecho de que Hermione trataba de evitarlo.

 

Comenzó a recordar los días del verano pasado en los que habían colaborado en la reconstrucción de Hogwarts… Sirius y Remus habían hecho un gran equipo junto con Harry, Hermione, Ron y Ginny Weasley. En esas semanas se había creado entre ellos un lazo muy fuerte y ya sin la preocupación de estar viviendo en medio de una guerra, Remus llegó a conocer a aquellos chicos en un plano un más casual e informal. Hermione y él llegaron a compartir algunas confidencias de sus vidas y él sentía mucha gratitud hacia ella porque aún cuando las clases en Hogwarts ya habían comenzado y él ahora era su profesor, ella lo visitaba a hurtadillas en la enfermería después de sus transformaciones causadas por la luna llena.

 

Pero él jamás se había permitido ver a Hermione con otros ojos que no fueran de simple amistad y compañerismo. De hecho él jamás se permitía ver a ninguna mujer de otra manera, no después de que ya había sufrido algunas decepciones a lo largo de su vida y se había hecho a la idea de que a causa de su licantropía jamás se casaría ni formaría una familia.

 

Y estando ahí sentado en su habitación se dio cuenta de que tal vez se había acostumbrado mucho a la presencia de aquella joven castaña en su vida… y ahora que ella se alejaba de él, él se recriminó a sí mismo por haber dado por sentadas las sonrisas que ella le dirigía cada vez que se encontraban; esas sonrisas ya no eran dedicadas a él y él… él las deseaba de vuelta.

 

Sí, sentía celos por cualquier chico que tratara de acercársele y sí; no podía (o más bien no quería) olvidar aquél beso que ella le robó la otra tarde.

 

Entonces sólo podía estar sucediendo una cosa: se estaba enamorando...

 

--------

N/A: espero que les esté gustando la historia. Me encantaría leer sus comentarios! Los invito a seguir mi página de FB, Rowena Black Lupin Fanfiction :)

 



« Un Héroe Inesperado Comenta este capítulo | Ir arriba Motivos para celebrar (parte 1) »


Potterfics - Harrylatino
Potterfics es parte de la Red HarryLatino

contacto@potterfics.com

Todos los derechos reservados. Los personajes, nombres de HARRY POTTER, así como otras marcas de identificación relacionadas, son marcas registradas de Warner Bros. TM & © 2003. Derechos de publicación de Harry Potter © J.K.R.