Historia al azar: Como ser...
Regístrate | Recupera tu contraseña
     
     
Menú




 
¿Quién ha añadido esta historia a sus Favoritos?
Amores Extraños- Entre la Serpiente y el Lobo » ¿Sirius?
Amores Extraños- Entre la Serpiente y el Lobo (R15)
Por Rowena
Escrita el Jueves 30 de Julio de 2020, 13:31
Actualizada el Sábado 27 de Febrero de 2021, 02:15
[ Más información ]

¿Sirius?

Capítulos
  1. Nace un sentimiento
  2. Valentía Líquida
  3. Un Beso Robado
  4. Encuentro Incómodo
  5. ¿Sirius?
  6. Un Héroe Inesperado
  7. Admítelo, Lunático
  8. Motivos para celebrar (parte 1)
  9. Motivos para celebrar (parte 2)
  10. Por debajo de la mesa
  11. Orgullo y Prejuicio
  12. Paranoias de un lobo celoso
  13. El Veneno de la Serpiente
  14. Los celos no son buenos consejeros
  15. El temor de perderlo
  16. La razón detrás del odio
  17. La solución está en tus manos
  18. Amistad a prueba de chicas
  19. Alcanzando las estrellas
  20. La dama de rojo
  21. Reencuentro en la casa de los gritos
  22. La Poción Implantadora
  23. Disimulo
  24. Los Lykógenos
  25. Insidia
  26. Ardientes provocaciones
  27. Ayuda inesperada
  28. Aunque no me puedas ver
  29. El último beso
  30. Abrazos que curan
  31. Dicen por ahí...
  32. Una propuesta indecorosa (Parte 1)
  33. Entre la espada y la pared
  34. Una propuesta indecorosa (Parte 2)
  35. Decepcionado
  36. Ángeles sin alas
  37. Llegando al límite
  38. Crimen y castigo
  39. Sanando las heridas

Era Lunes. Lupin se hallaba en su primera clase del día con los chicos de séptimo grado de Gryffindor. Miró que todos sus alumnos estaban ahí presentes... bueno, solo faltaba una persona, una persona que siempre era la primera en estar ahí: por lo menos así era hasta hace unos días.

 

Empezó a explicar la clase aunque en realidad estaba distraído e inconscientemente a cada rato volteaba a ver si ella llegaba.

 

Mientras tanto, Hermione se paseaba tranquilamente por los pasillos del castillo... en realidad no sabía cómo actuar; su primera clase del día la tenía con Remus Lupin.

 

Suspiró cargada de dolor mientras cuidaba no ser vista por alguien que pudiera bajarle puntos a Gryffindor. Aunque tenía la excusa perfecta para estar fuera de clases: una horrible jaqueca... estaba actuando de una forma muy inmadura y ella lo sabía, pero simplemente no quería verlo. Tenía miedo después de lo que pasó el viernes, después de aquella conversación el sábado cuando él le dijo claramente que se había olvidado de todo lo ocurrido...

 

Miró su reloj. 30 minutos de retraso... si no se apresuraba probablemente no entendería nada de la clase luego, así que con un esfuerzo sobrehumano y luchando con lo correcto y lo que le dolía... regresó caminando lentamente al salón de defensa. La razón había ganado al corazón...

 

Se paró justo frente a la gran puerta de madera pensando si tocaría antes o simplemente entraba...

 

En eso escuchó unos pasos provenientes del otro extremo del pasillo: era Argus Filch.

 

- Granger, ¿qué diablos haces fuera de clases?

 

Hermione comenzó a tartamudear tratando de hilar una excusa pero en realidad no quería mentir.

 

- Yo...

 

- ¿Te das cuenta de la hora que es?- inquirió el hombre mostrando su asquerosa dentadura amarilla.

 

- Si señor, lo que pasa es que... estaba en la enfermería...- alcanzó a decir ella.

 

- Con que en la enfermería... señorita Granger no sé por qué clase de idiota me estará tomando usted- decía Filch actuando como si le hubiesen dicho la peor barbaridad que jamás hubiese escuchado.

 

Entonces una voz a espaldas de Hermione intervino. 

- No veo porque habría de mentirle la señorita Granger, Argus.

 

Filch relajó el semblante. 

- Profesor Lupin- dijo con más respeto- la he encontrado muy entretenida mirando la puerta... creo que está mintiendo sin duda alguna.

 

- Una alumna modelo como lo es la señorita Granger no mentiría sobre su retraso, ¿no es así Hermione?- Lupin miró a Hermione como si él mismo quisiese que ella le afirmara eso, que lo que ella le había dicho a Filch sobre su retraso no era una simple excusa para evitarlo a él...

 

Hermione asintió rápidamente mirando a los dos adultos.

 

- Entonces ya está dicho- sentenció Remus, quien sonrió aunque no estaba muy convencido.

 

- Espero no verla rondando por los pasillos en hora de clases otra vez, Granger- fue la despedida del conserje justo antes de marcharse.

 

Remus miró a Hermione como esperando a que ella le dirigiera algunas palabras de agradecimiento o simplemente un saludo pero ella entró rápidamente al aula sin decir nada y en vez de ocupar su habitual asiento al frente de la clase, se fue hasta atrás.

 

- Bien, como les decía, los Inferi tienen cierto parentesco con los Zombies- continuó diciendo Remus al resto de la clase- ¿alguien sabe por qué?

 

Todo mundo se quedó en silencio.

 

- "Los Inferi al igual que los Zombies son cadáveres manipulados con magia oscura"- pensó Hermione mirando por la ventana.

 

Seamus levantó la mano.

 

- Ambos son usados como esclavos involuntarios a través de magia negra- dijo. Lupin lo meditó por unos segundos.

  

Nuevamente se formó el silencio en el aula. El profesor instintivamente posó su mirada en Hermione esperando a que ella hablara como siempre pero ahora la chica ni siquiera lo miraba.

 

Él no pudo evitar sentir algo de nostalgia y culpabilidad. Podía sentir cómo ella hacía enormes esfuerzos para evitarlo.

 

- "No puede ser, ella no me puede estar haciendo esto"- pensó Remus- ¿tú qué dices, Hermione? ¿Estás de acuerdo con la respuesta de Seamus?

 

Ella volteó a verlo y con un gesto de indiferencia, dijo:

 

- No lo sé- y volvió a voltearse.

 

- ¿Estás segura?- insistió Remus sin poder creer la respuesta de la chica.

 

- Sí profesor- respondió ella secamente.

 

El tiempo restante de clase fue eterno tanto ambos. En cuanto sonó la campana ella cogió rápidamente sus libros y fue la primera en salir del aula.

 

El estar ahí le producía una sensación de... angustia y frustración... después de lo sucedido el viernes no tenía valor ni siquiera para estar en el mismo lugar que él. Aunque... a pesar de toda la angustia por la que estaba pasando, una parte de ella sentía que ese beso robado la había llevado al cielo...

 

 

 

*********

- Harry, Ron- dijo Remus alcanzando a los chicos en el pasillo.

 

- Hola profesor.

 

- Oigan, ¿qué es lo que le pasa a Hermione?- preguntó Remus sin andarse con rodeos. Harry y Ron se miraron.

 

- No lo sabemos- contestó Harry con preocupación- pero pensamos que algo le pasó el viernes después de la clase de pociones y no quiere contarnos...

 

- Sí- dijo Ron- el sábado se levantó a las 10 de la mañana y bajó muy apurada a la sala común pensando que llegaría tarde a clases... además tenía los ojos hinchados.

 

- Hablaré con ella- dijo Remus- nos vemos luego.

 

Y se alejó de los muchachos.

 

- Él también ha estado un poco extraño- dijo Ron en cuanto el profesor desapareció. Harry asintió. Era cierto; Remus había estado muy extraño también. Esa salida de las cocinas tan rápida, esa inquietud por hablarle a Hermione... algo no estaba bien y tenía que ver con ellos dos.

 

 

 

**********

Remus caminaba rápidamente por el pasillo en busca de Hermione, tenía que hablar con ella; no sabía por qué ese comportamiento de ella en su clase lo había hecho sentirse tan mal y tan impotente a la vez, era como si no quisiese verlo más y eso le dolía, aunque él no lo quisiese admitir.

 

Dio una curva en un pasillo dirigiéndose justamente a las escaleras cuando escuchó una voz muy familiar para él.

 

- Suéltame Malfoy o no respondo- dijo la voz furiosa de Hermione. No debían estar muy lejos. A él se le hacía más fácil escuchar por sus sentidos más agudos a consecuencia de su licantropía. Caminó un poco más lenta y silenciosamente, ya se encontraba más cerca de donde provenían las voces.

 

- Pero Granger, ya te dije que vengo en son de paz- dijo la voz de Draco con su típico tono sobrado, aunque se veía que no tenía intenciones de pelear.

 

- Por favor- bufó Hermione irónicamente- no seas cínico Malfoy, ¿por qué clase de idiota me estás tomando? Suéltame antes de que comience a gritar...- le advirtió.

 

- No hasta que me digas que aceptas- se negó Malfoy.

 

Remus aceleró un poco más el paso, algo estaba tramando Draco, él lo sabía y tenía que encontrar a Hermione antes de que...

 

- ¡He dicho que me sueltes!- se escuchó más alta la voz de Hermione y en ese momento salió muy despeinada de un aula, justo frente a Lupin. Ella lo miró y se sonrojó inmediatamente pero pronto su expresión en el rostro se volvió severa.

 

- ¿Sucede algo Hermione?- preguntó Lupin tratando de ayudar.

 

- No- respondió ella fríamente y luego miró cómo Draco salía del aula con una sonrisa burlona. Remus levantó una ceja más que la otra.

 

- ¿Segura?- preguntó un poco más bajito.

 

- Por supuesto, Profesor- contestó ella secamente- ahora si me disculpan... - dijo y se marchó sin más ni más caminando por el corredor para luego subir por las escaleras.

 

Remus frunció el ceño mientras observaba a Hermione perderse en las escaleras. Luego bajó la mirada a un Draco que sonreía con malicia.

 

- Hoy en día no se respeta a los profesores- dijo éste con un tono de reprobación fingido mientras negaba con la cabeza, sin borrar la sonrisa de su rostro. Remus volvió a arrugar el ceño.

 

- ¿Está intentando de decirme algo señor Malfoy? Apreciaría que se explicara- trató de escoger bien las palabras.

 

- En lo absoluto, un simple comentario- dijo entornando los ojos-  yo me retiro, en realidad tengo mejores cosas que hacer.

 

Remus al instante se dio la vuelta y se marchó, no tenía intenciones de permitir que Malfoy fuera quien le diera la espalda. Respiraba profundamente con intenciones de tranquilizarse un poco pero por más que trataba, el nudo que sentía en la garganta no desaparecía. Malfoy permaneció ahí parado, viéndolo alejarse.

**********

Hermione subió rápidamente las escaleras, dos pisos más arriba se paró exhausta y luego de examinar que nadie la seguía se recostó de la sólida pared y se abrazó a si misma, como dándose  apoyo. Cerró los ojos y suspiró.

 

- Evitarlo va a ser más difícil de lo que creí- se dijo tristemente en referencia a Lupin. Inmediatamente otra interrogante la asaltó:- quisiera saber qué es lo que está tramando el idiota de Malfoy… que quiere que sea su tutora de Estudios Muggles... ¿a quién trata de engañar?- Hermione se incorporó y caminó lentamente hasta la biblioteca.

 

De camino allá sentía cómo muchas miradas se posaban en ella. Sabía que eran sólo imaginaciones de ella, un sentimiento de culpa que no la dejaba en paz... una vergüenza infinita y un dolor que mataba todos sus sentimientos.

 

Al entrar a la biblioteca se dirigió al fondo, buscó un libro en la sección de defensa contra las artes oscuras que le ayudara a profundizar en el tema visto en clase y se acomodó en una de las mesas más escondidas.

 

- "Criaturas Malignas".

 

Leyó el título y se perdió en sus pensamientos. Recordó la clase de la que acababa de salir, esos ojos azules que no la dejaron de mirar en el rato que estuvo ahí…

 

- "¡Suficiente, ya no voy a pensar más en ello!"- se dijo a sí misma volviendo a enfocar la mirada en el libro.

 

"Los Inferi, en singular Inferius, son cadáveres de humanos que han sido poseídos mediante magia oscura para hacer con ellos lo que se le antoje a un mago tenebroso. No poseen ninguna habilidad mágica. Si es uno solo no será problema vencerlo, pero siempre se encuentran juntos, lo cual es un enorme problema para quien o quienes deben evadirlos. No se sabe a ciencia cierta qué distingue a los Inferi de los Zombies pero en el folklor muggle ambos son considerados la misma criatura…"

 

Hermione observó las ilustraciones del libro buscando una distracción inconsciente, luego bajó la mirada a la mesa, observando cada uno de sus detalles… cada vez sus párpados se volvieron más y más pesados hasta que quedaron completamente cerrados.

 

 

 

***  Un frío la abrazó quemando sus mejillas y sus labios, árboles gigantescos se erguían a su alrededor y a lo lejos en la oscuridad divisaba una pequeña cabaña de madera con una chimenea por la cual salía escaso humo.

 

La cabaña le era totalmente conocida. Comenzó a buscar a alguien, alguien que la tenía sumamente preocupada.

 

Una lágrima amenazaba con brotar de sus ojos mientras sentía una presión en el pecho, estaba realmente alarmada y molesta.

 

- ¿Me buscabas? - preguntó una voz gruesa a su espalda. Se giró rápidamente para encontrárselo ahí...

 

Esos ojos negros la miraban penetrantes, una vergüenza se apoderó de ella como nunca le había sucedido con él; luego bajó a sus labios, esos labios tan sensuales… él sonrió dejando ver su blanca dentadura, su corazón se aceleró mientras veía como él se acercaba a ella lentamente, muy seguro de sí mismo como siempre lo había sido. Con cada paso que él daba su cabello negro flotaba en el aire perdiéndose con la oscuridad del bosque y daba la impresión de que todo fuese en cámara lenta.

 

Pudo distinguir el olor húmedo y cómo las gotas de lluvia comenzaron a mojar sus ropas. Pronto él estaba a pocos centímetros de ella pasando sus fuertes brazos por su cintura, atrayéndola hacia él como si fuera su dueño... sin poder evitarlo sonrió. Sonrió al encontrarlo tan bello, tan irresistible, tan perfecto... él acercó su rostro lentamente, ya podía sentir su respiración chocando contra la de ella, su aliento cálido... un escalofrío agradable recorrió su espalda mientras un hormigueo subía por su estómago... entonces sus labios se unieron...***

 

 

 

- Hermione... ¡¡Hermione!!- la última llamada la despertó de golpe haciendo que se incorporara rápidamente sintiendo todavía un vértigo agradable en el estómago, aún ese hormigueo permanecía en ella y su corazón palpitaba rápidamente.

 

- ¿Sirius? - fue lo primero que preguntó aún aturdida.

 

Harry y Ron se miraron inflando ambos ojos para luego comenzar a reírse descontrolados. Entonces ahí fue cuando cayó en cuenta; no estaba en ningún bosque, estaba en la biblioteca de Hogwarts. Se había quedado dormida encima del libro de Criaturas Malignas.

 

- Qué estarías soñando…- dijo entre risas Harry mientras miraba con ojos llorosos a Ron que estaba igual o más rojo que Hermione a causa de las carcajadas.

 

- Ya basta… son unos inmaduros- dijo molesta levantándose de la mesa tomando el libro y metiéndolo en su bolso- es mejor que nos apresuremos para la próxima clase...

 

Harry y Ron se volvieron a mirar.

 

- Hermione… no asististe a ninguna de las clases de la mañana- le informó Ron- vinimos a buscarte porque estábamos muy preocupados, no sueles faltar... entonces te encontramos aquí dormida.

 

Hermione trató de disimular la perplejidad que le causó escuchar lo que Ron acababa de decir.

 

- Iré a hablar inmediatamente con McGonagall para justificar mi falta - dijo bastante preocupada caminando rápidamente hacia la puerta.

 

- ¿Y cómo piensas hacerlo? - preguntó Ron desde su derecha.

 

- No pensarás decirle que te quedaste dormida en la biblioteca, ¿verdad? - preguntó Harry, ambos chicos luchaban por seguirle el paso a Hermione, que en ese momento se paró en seco.

 

- Es cierto- dijo con un leve tono de decepción- no sé qué podré decir, supongo que será la verdad...

 

- ¡¿Acaso estás loca?!- preguntó Ron- mucho menos hoy que se ve a la profesora muy alterada...

 

- No puedo hacer nada Ron, ha sido mi culpa- dijo ella reincorporando su camino hacia el despacho de McGonagall- nos vemos en el Gran Comedor- les dijo para hacerles entender que no quería que la siguieran... quería estar sola, especialmente luego de ese sueño. Era el más extraño que jamás hubiese tenido... ¿ése acaso era Sirius? ¿Y qué hacia ella en un bosque besando a Sirius Black?

 

Movió la cabeza para sacudir sus pensamientos.

 

- Acabaré en San Mungo si sigo así- se dijo.



-------

N/A: ¿les está gustando? Háganmelo saber en sus comentarios! :)



« Encuentro Incómodo Comenta este capítulo | Ir arriba Un Héroe Inesperado »


Potterfics - Harrylatino
Potterfics es parte de la Red HarryLatino

contacto@potterfics.com

Todos los derechos reservados. Los personajes, nombres de HARRY POTTER, así como otras marcas de identificación relacionadas, son marcas registradas de Warner Bros. TM & © 2003. Derechos de publicación de Harry Potter © J.K.R.