Historia al azar: El Hubiera No Existe
Regístrate | Recupera tu contraseña
     
     
Menú




 
¿Quién ha añadido esta historia a sus Favoritos?
Amores Extraños- Entre la Serpiente y el Lobo » Aunque no me puedas ver
Amores Extraños- Entre la Serpiente y el Lobo (R15)
Por Rowena
Escrita el Jueves 30 de Julio de 2020, 13:31
Actualizada el Sábado 27 de Febrero de 2021, 02:15
[ Más información ]

Aunque no me puedas ver

Capítulos
  1. Nace un sentimiento
  2. Valentía Líquida
  3. Un Beso Robado
  4. Encuentro Incómodo
  5. ¿Sirius?
  6. Un Héroe Inesperado
  7. Admítelo, Lunático
  8. Motivos para celebrar (parte 1)
  9. Motivos para celebrar (parte 2)
  10. Por debajo de la mesa
  11. Orgullo y Prejuicio
  12. Paranoias de un lobo celoso
  13. El Veneno de la Serpiente
  14. Los celos no son buenos consejeros
  15. El temor de perderlo
  16. La razón detrás del odio
  17. La solución está en tus manos
  18. Amistad a prueba de chicas
  19. Alcanzando las estrellas
  20. La dama de rojo
  21. Reencuentro en la casa de los gritos
  22. La Poción Implantadora
  23. Disimulo
  24. Los Lykógenos
  25. Insidia
  26. Ardientes provocaciones
  27. Ayuda inesperada
  28. Aunque no me puedas ver
  29. El último beso
  30. Abrazos que curan
  31. Dicen por ahí...
  32. Una propuesta indecorosa (Parte 1)
  33. Entre la espada y la pared
  34. Una propuesta indecorosa (Parte 2)
  35. Decepcionado
  36. Ángeles sin alas
  37. Llegando al límite
  38. Crimen y castigo
  39. Sanando las heridas

27. AUNQUE NO ME PUEDAS VER


Esa mañana invernal de inicios de marzo el clima era un poco menos frío de lo habitual, lo cual hizo posible que Sirius y Remus tomaran el desayuno y platicaran alegremente en el enorme jardín de la Mansión Schulz.

Cansado de estar todo el tiempo en la cama, el licántropo había insistido hasta que los alquimistas le permitieron levantarse, darse un buen baño, rasurarse (aunque al cabo de unos minutos la barba le volvió a crecer un par de centímetros) y desayunar al aire libre con su mejor amigo.

- … pero jamás olvidaré la vez en que embrujamos la cena de navidad- dijo el licántropo- ¿recuerdas cómo el pavo ahumado se levantó y corrió por toda la mesa cuando el profesor Dumbledore quiso clavarle el cuchillo?

Ambos hombres reían a carcajadas. Habían pasado el tiempo reviviendo felices recuerdos que a pesar de los años seguían trayendo alegría al presente.

- Hola- saludó detrás de ellos una joven bruja.

- ¡Hey Tonks!- dijo Remus alegremente volteándose para verla- siéntate y come algo- Hermione aún no lograba acostumbrarse a estar bajo la apariencia de Tonks y se sentía algo torpe. Remus le sonrió- ¿Qué locuras has hecho últimamente?- le preguntó.

Sirius casi escupe el jugo que en ese momento se estaba tomando. La chica rió para tratar de disimular lo embarazoso de la situación.

- Je, je... lamentablemente el trabajo ya no me deja mucho tiempo libre para hacer locuras- dijo.

- Oh, no puede ser así...

- Aunque bueno- agregó acordándose de algo que había leído en la lista que la verdadera Tonks le había escrito- hace poco me compré una computadora de escritorio...

Sirius y Remus se miraron sin entender.

- ¿Ya cuántos artefactos muggles tienes?- le preguntó Remus divertido.

- Oh, aún no muchos.

- ¿Ya conseguiste el juego ese nuevo del que me habías hablado?

- ¿El qué?

- Sí, uno como los que ya tienes, pero la versión nueva.

- ¡Ah! Te refieres al Nintendo. Pues no, todavía no lo tengo. Theodorus me prometió que me lo regalará en mi cumpleaños.

- Ya veo...

Hermione miró de reojo a Sirius con la intención de preguntarle discretamente si estaba actuando bien o no pero el animago no prestaba atención a la conversación, estaba concentrado en la moneda con la que jugueteaba. Se quedaron todos en silencio, cosa que Hermione aprovechó para seguir comiendo. Entonces de la nada Sirius se levantó de su silla.

- Ahora vuelvo- dijo con seriedad y se fue dejándolos solos.

- "Ahora podré decirle a Remus quién soy"- pensó Hermione esperanzada.

- ¿Están enojados?- preguntó Remus sacándola de sus pensamientos.

- ¿Eh?

- Sirius y tú.

- Ah... es sólo que hace poco discutimos, supongo que sigue molesto- explicó Hermione.

- ¿Por qué?

- Bah.... cosas sin importancia...

- ¿Y cómo va todo con Theodorus?- preguntó Remus cambiando de tema. Hermione sonrió con la intención de darle a Tonks una apariencia más natural.

- Llevamos ya unos meses saliendo.

- ¿Eso significa que ya son novios?

- Por así decirlo...

Remus sonrió pícaramente. Hermione aún no creía que fuera capaz de ser tan buena actriz, al parecer Remus no sospechaba nada.

- Espero que pronto me presentes a ese chico. Debe saber que si algún día se atreve a romperte el corazón, se topará con un lobo enojado- dijo en tono fraternal.

- Es una buena persona- aseguró Hermione esperando no meter la pata. Entonces los ojos de Remus adquirieron un brillo especial.

- ¿Adivina qué…?- dijo con la intención de despertar el interés de la que creía que era su amiga.

- ¿Qué?

- Yo también tengo algo nuevo que contar. No te había dicho nada porque quería hacerlo en persona- respondió Remus con un aire misterioso.

- ¿En serio?- Hermione no sabía si debía seguir con la plática pero al parecer Remus estaba ansioso por hablar.

- Yo también he estado viendo a alguien…- automáticamente en sus labios se esbozó una boba sonrisa. Volteó hacia todos lados para cerciorarse de que podría hablar sin el riesgo de que alguien más los escuchara- Te aseguro que es lo mejor que me ha pasado en mucho tiempo.

Su semblante era idéntico al de un adolecente enamorado.

- Cuéntame más- pidió Hermione decidiéndose a aprovechar que su verdadera identidad estaba oculta- ¿dónde la conociste? ¿Quién es? ¿Cómo pasó?

- No lo vas a creer… - comenzó Remus.

- ¿Por qué?- interrumpió Hermione para tratar seguir la conversación como la verdadera Tonks lo haría- No me digas que sales con la profesora McGonagall.

Ambos soltaron una sonora carcajada.

- Ja ja ja ja ja ja. No, no podría salir con ella- dijo Remus- no sabiendo que Snape la ama en secreto… 

Nuevamente rieron ante esa tonta ocurrencia.

- Bueno, entonces si no es Minerva, ¿de quién se trata?- insitió ella fingiendo no saber nada.

Remus miró a Tonks a los ojos.

- Antes de decírtelo debo preguntarte una cosa: ¿aún sigues creyendo que para el amor no hay edad?

- Sí... siempre lo he dicho- aseguró con naturalidad.

- Genial. Bueno, entonces no te asustará escuchar que se trata de Hermione Granger.

- ¡Wow!- definitivamente Hermione era una buena actriz- ¡pero Remus! ¡Es una niña!

- Ya es mayor de edad- objetó Remus.

- También es tu alumna.

- Lo sé, Dora. Pero me enamoré de ella, no lo pude evitar. Es que es única...

- ¿A qué te refieres?

- Tiene muchas cualidades que ni siquiera hay en mujeres de mi edad. Además ella me hace sentir vivo... cada vez que nos besamos es mágica…

Sus ojos adquirieron un azul intenso. Hermione realmente quería abalanzarse sobre él y decirle que ahí estaba.

- ¿Y cómo es que te enamoraste de ella?- no dudó en hacer esa pregunta, pues estaba segura de que la verdadera Tonks también lo habría hecho. Remus miró hacia el cielo.

- Simplemente sucedió. Tardé en darme cuenta porque tú bien sabes que siempre he sido muy cauteloso con las mujeres. Además nunca imaginé que una jovencita como ella pudiera enamorarse de mí. Sí noté que ella comenzaba a frecuentarme después de clases, de hecho me visitaba en la enfermería después de cada luna llena… pero nunca sospeché que ella estuviera interesada en mí. Creía que simplemente me veía como su profesor pero de pronto todo cambió- rió para sus adentros al recordar a la chica afectada por la poción desatadora- un día ella entró a mi despacho y me besó… y aunque en un principio me costó admitirlo, gracias a eso me atreví a darme cuenta de que ella ya me había cautivado desde mucho antes… estoy tan feliz, Dora…

Hermione sintió miles de mariposas en el estómago al escuchar cómo Remus se expresaba de ella y su romance, al ver su mirada ilusionada.

- Me alegra verte feliz…- dijo tal y como Tonks lo habría hecho.

- La extraño tanto...- confesó Remus- me gustaría que estuviese aquí.

- "Aquí me tienes, cielo."

- ...aunque tal vez sea mejor que no esté- dijo Remus con voz apagada.

- ¿Por qué lo dices?

- Imagínate si me viera convertido en la bestia que realmente soy.

- ¿Temes que se aleje de ti?- preguntó Hermione.

Remus hizo un gesto.

- Cualquiera lo haría, y con justa razón. Dime, ¿a ti te gustaría estar con alguien que cada mes se vuelve una bestia? Además yo no tengo nada que ofrecerle...

- Oye, no hables así. Tú no eres una bestia. Además, ¿cómo puedes decir que no tienes futuro si a partir de lo de Voldemort se te abrieron muchas puertas?

Remus esbozó una sonrisa triste.

- No sé si ella piense igual que tú.

- ¿No crees que ella te ame lo suficiente?- no estaba segura de querer escuchar la respuesta.

- Es sólo que en este momento tengo miedo de todo. Ni siquiera sé si sobreviviré esta noche.

Hermione le tomó la mano. Quería besarlo y decirle que todo estaría bien pero no pudo porque el doctor Doskas y el profesor Dumbledore se aproximaban a ellos justo en ese instante.

- Remus, debemos llevarte de regreso al laboratorio- le informó el profesor Dumbledore.

El licántropo se levantó de su silla y tras despedirse con un gesto de quien creía que era su amiga Dora, se levantó y se fue con ambos hechiceros.

Hermione miró su reloj de pulsera. Ya era hora de darle otro trago a la poción multijugos.

 

 

*********

N/A: hola a todas ustedes que me leen en este foro! Lamento mucho que mis actualizaciones tardaran tanto. Han sido semanas muy ocupadas y únicamente actualicé en Wattpad pero ya no me tomé el tiempo de subir los capítulos acá.

Si aún no me siguen en FB, las invito a hacerlo. En ese medio siempre aviso si es que me demoraré más de la cuenta en actualizar, además de subir contenido diverso. Las espero en ROWENA BLACK LUPIN FANFICTION J



« Ayuda inesperada Comenta este capítulo | Ir arriba El último beso »


Potterfics - Harrylatino
Potterfics es parte de la Red HarryLatino

contacto@potterfics.com

Todos los derechos reservados. Los personajes, nombres de HARRY POTTER, así como otras marcas de identificación relacionadas, son marcas registradas de Warner Bros. TM & © 2003. Derechos de publicación de Harry Potter © J.K.R.