Historia al azar: Donde caben 2 caben 3
Regístrate | Recupera tu contraseña
     
     
Menú




 
¿Quién ha añadido esta historia a sus Favoritos?
Amores Extraños- Entre la Serpiente y el Lobo » La Poción Implantadora
Historia terminada Amores Extraños- Entre la Serpiente y el Lobo (R15)
Por Rowena
Escrita el Jueves 30 de Julio de 2020, 13:31
Actualizada el Sábado 6 de Marzo de 2021, 01:48
[ Más información ]

La Poción Implantadora

Capítulos
  1. Nace un sentimiento
  2. Valentía Líquida
  3. Un Beso Robado
  4. Encuentro Incómodo
  5. ¿Sirius?
  6. Un Héroe Inesperado
  7. Admítelo, Lunático
  8. Motivos para celebrar (parte 1)
  9. Motivos para celebrar (parte 2)
  10. Por debajo de la mesa
  11. Orgullo y Prejuicio
  12. Paranoias de un lobo celoso
  13. El Veneno de la Serpiente
  14. Los celos no son buenos consejeros
  15. El temor de perderlo
  16. La razón detrás del odio
  17. La solución está en tus manos
  18. Amistad a prueba de chicas
  19. Alcanzando las estrellas
  20. La dama de rojo
  21. Reencuentro en la casa de los gritos
  22. La Poción Implantadora
  23. Disimulo
  24. Los Lykógenos
  25. Insidia
  26. Ardientes provocaciones
  27. Ayuda inesperada
  28. Aunque no me puedas ver
  29. El último beso
  30. Abrazos que curan
  31. Dicen por ahí...
  32. Una propuesta indecorosa (Parte 1)
  33. Entre la espada y la pared
  34. Una propuesta indecorosa (Parte 2)
  35. Decepcionado
  36. Ángeles sin alas
  37. Llegando al límite
  38. Crimen y castigo
  39. Sanando las heridas
  40. Veredicto final
  41. Decisiones en puerta
  42. Nota de autor final

Eran casi las 3 de la mañana cuando dejó de llover. Las estrellas y la luna volvieron a hacerse visibles en el firmamento y la pareja de enamorados tuvo que volver a Hogwarts.


Nuevamente emprendieron el vuelo en la moto de Sirius. Conforme se acercaron al castillo notaron que ya no se veía ninguna luz prendida, la fiesta había terminado.


Debido a la lluvia los jardines estarían lodosos, así que Remus decidió aterrizar en la torre de astronomía. Remus se dispuso a ayudar a la chica a bajar de la moto. En cuanto ella puso los pies en el piso, él le sonrió coquetamente y la abrazó.


- A partir de mañana va a ser más difícil tenerte para mí tanto tiempo...- le dijo al oído- por eso quiero decirte que esta noche ha sido de las mejores que he tenido en mi vida. Te quiero, mi niña.


Tras un corto beso, abrieron la puerta y entraron. Remus se encargaría de llevarla a la torre de Gryffindor sin que los pillaran.


 


 


*                                *                              *


- ... Entonces por eso tuve que salir corriendo... las pastillas vomitivas que tomé surtieron efecto antes de lo pensado- relató Hermione- la verdad sólo tenía intenciones de cenar, fingir que la comida me había hecho daño y regresarme a mi dormitorio…


Ron y Harry se miraron.


- Vaya... - dijo el pelirrojo tras unos momentos de silencio- pero de todos modos, Hermione, pudiste habernos avisado que tenías planeado escapar de Malfoy. No sabes lo preocupados que nos tenías.


- Se me ocurrió de último momento- fingió algo de pena, parecía que sus dos amigos estaban creyendo cada una de sus palabras.


- ¿Y por qué no mejor nos fuiste a buscar?- quiso saber Harry- nosotros no hubiéramos permitido que Malfoy se te acercara.


Hermione contestó:


- Lo sé, Harry… pero en realidad no tenía muchas ganas de estar en la fiesta. Sabes que no me gustan mucho los tumultos ni el escándalo. Por eso preferí venirme a descansar. Además no quería hacerles mal tercio con sus respectivas parejas…


Hermione les dirigió una cansada mirada, rogando que ya no insistieran con el tema. Los dos chicos sonrieron aliviados.


- ¡Dejaste platando al idiota de Malfoy! - celebró Harry sonriendo ampliamente.


- Hubieses visto su cara, pensaba que te habías ido con no sé quién por ahí, según él... tonto despechado- se burló Ron. Hermione alzó ambas cejas quedando perpleja, sintiendo su corazón acelerarse en su pecho.


- ¿...que dijo qué...? - dijo tratando de sonar tranquila.


- No lo sé, sólo decía tonterías; estaba ebrio…


Hermione trató de esbozar una sonrisa despreocupada pero se inquietó porque sospechaba que Draco no había hablado precisamente por el alcohol.


- En fin...- dijo cambiando el tema- ¿cómo la pasaron ustedes?


 


**********  


Ese domingo fue demasiado tranquilo en el castillo pues todo mundo se levantó tarde y se sentía sin ánimos de hacer gran cosa debido a la desvelada. Pero eso no impidió que el chisme de que Hermione dejó plantado a Malfoy la noche anterior comenzara a circular entre todo el colegio.


Malhumorado por saberse la comidilla de los estudiantes, el joven slytherin regresó a su dormitorio después de almorzar. A pesar de la resaca por haberse embriagado encontró energías para abrir su baúl y buscar uno de sus libros de pociones. Ese libro era especial, tenía contenido que de ninguna manera el Departamento de Educación Mágica permitiría que se impartiera en Hogwarts.


 


Apenas una idea había rondando por su cabeza y quería ver qué tan factible era llevarla a cabo. Sacó el pesado volumen sin percatarse de que algo brillaba al fondo del baúl; estaba más concentrado en su objetivo que no recordaba que hacía ya casi un mes que halló ese relicario de plata y no tenía la menor idea de los problemas que esto le acarrearía a Remus Lupin dentro de poco.


 


Se dispuso a hojear el ejemplar de "Secretos de pociones antiguas" y pronto encontró aquello que estaba buscando.


  


- "Poción Implantadora"…


 


Y se sumergió en la lectura.


 


"Poción Implantadora: como su nombre lo indica, con esta poción es posible implantar una idea en la mente de alguien más, haciéndole creer que esa idea fue propia y logrando así que haga la voluntad de quien suministra dicha poción. A diferencia de la maldición Imperius, los efectos de la Poción Implantadora tardan más tiempo en hacerse presentes. A través de la maldición Imperius se obliga de manera inmediata a la víctima a hacer algo, lo cual ésta realiza de manera inconsciente, en una especie de estado de trance. Por su parte, la Poción Implantadora comienza a introducir una idea desde el subsconsciente de la víctima, cuando ésta se encuentra en la fase REM de un sueño profundo; afianza dicha idea en su mente consciente hasta que cree que la idea es propia y al cabo de poco tiempo comienza a realizar la voluntad ajena como si fuera propia…"


 


- Muy interesante…- dijo Draco por lo bajo.


 


"… una vez que la poción esté lista, se le deberá suministrar a la víctima por 21 noches seguidas para que la idea se vaya incubando en su mente a través de los sueños; después de varios días la víctima comenzará a creer que la idea es suya…"


 


Al seguir leyendo, el rubio descubrió que la preparación era demasiado compleja: debía prepararse en noche de luna nueva y dejarse reposar durante 7 noches más a la intemperie. Además el cielo debía estar completamente libre de nubes. A su vez, la lista de ingredientes era bastante compliacada. Entre ellos se requería la idea clara y precisa que se quisiera implantar en la mente de la víctima. Aunque ésta era la parte más fácil.


 


Definitivamente preparar esta poción dentro del colegio sería prácticamente imposible pero eso no significaba que no la pudiera conseguir por fuera...


 


- "Es momento de recurrir a mis viejos contactos del mercado negro"- pensó.


 


 


 


*                                *                              *


 


A la mañana siguiente él fue de los primeros en llegar al Gran Comedor. Sumido en sus pensamientos, desayunaba e ignoraba a la gente que entraba al comedor, lo miraba y cuchicheaba por enésima vez sobre lo acontecido durante el baile del sábado.


 


Hermione no tardó mucho en aparecer acompañada de sus inseparables amigos, el cabeza rajada y la comadreja.


 


Realmente estaba furioso con ella, había herido su orgullo. Después de eso ya dudaba que lo que sentía por ella pudiera ser amor. Era cierto que la chica lo atraía y en un inicio sus intenciones de conquistarla eran genuinas pero ella claramente lo rechazó por Remus Lupin. Eso fue un golpe duro para él y su ego, por eso se había planteado ya un propósito: él tendría a Hermione. A cualquier costo. La haría suya ya fuera por las buenas o por las malas, eso lo tenía sin cuidado. Y de paso acabaría con Remus Lupin; estaba dispuesto a hacer lo que fuera para lograr su objetivo.


 


A la hora del almuerzo, cuando iban nuevamente al Gran Comedor, Draco los alcanzó.


 


- Hermione.


 


Al instante la chica volteó y al verlo, su sonrisa fue reemplazada por una mueca que trataba de ser cortés pero en realidad reflejaba incomodidad.


- ¿Qué quieres Malfoy? Déjala en paz- al instante Harry saltó en defensa de su amiga.


 


- Esto no es contigo, Potter, no te metas- dijo Malfoy en tono duro. Su mirada era fría- es con Hermione con quien quiero hablar.


 


- Pero ella no quiere hablar contigo- espetó Ron dando un paso al frente.


 


- Si es así, quiero que sea ella misma quien me lo diga, Weasley- y posó sus ojos grises en ella quien un tanto incómoda le desvió la mirada.


 


- No hay problema, chicos; ustedes vayan al comedor, yo los alcanzo en un momento- dijo poniendo una mano en los hombros de sus amigos. Ellos no tuvieron más remedio que retirarse, no sin antes lanzarle amenazadoras miradas al rubio.


 


- Vamos afuera, tenemos que hablar seriamente- dijo éste en cuanto se quedaron a solas. Hermione lo siguió en silencio. Ya se temía que esto sucedería, sabía que tarde o temprano Draco le pediría una explicación por lo ocurrido en el baile. ¿Ahora qué le diría? Se sentía un poco culpable por haberlo dejado plantado de ese modo, puesto que en las últimas semanas él realmente se había portado bien con ella. Pero esos remordimientos desaparecían en cuanto recordaba cómo se sentía al estar entre los amorosos brazos de Remus.


 


- Hermione...- fue él quien empezó la conversación en cuanto llegaron a un sitio lo suficientemente apartado de ojos y oídos curiosos- mírame a los ojos.


 


Draco tomó su barbilla para forzar el encuentro con sus miradas y dijo con voz suave:


 


- ¿Por qué me despreciaste así?


 


Hermione no tardó en apartarse unos pasos de él.


 


- No sé qué decirte... -balbuceó- en verdad no lo sé...


 


- ¿Por qué me dejaste de esa forma en el baile? ¿A caso te incomoda estar conmigo? Creí que ya  nos estábamos volviendo amigos.


 


-... -


 


Draco volvió a acercársele y trató de tomar su mano pero ella no lo permitió. Soltando un suspiro, dijo:


 


- Tú sabes perfectamente lo que siento por ti; sabes que me gustas. He sido amable contigo y no merezco que me hagas esto.


 


- Lo sé, Draco... y en verdad lo siento- Hermione no sabía cómo salir de ésta.


 


- Dime, ¿es porque hay alguien más?- cuestionó él.


 


La joven bajó la mirada. No podía decirle a Draco sobre su romance con Remus; nadie debía saberlo. Al no escuchar respuesta, Draco dijo:


 


- Está bien, si no me lo quieres contar, no lo hagas. Yo solamente te pido una cosa: dame una oportunidad. Déjame estar cerca de ti.


 


- Draco, no creo que eso sea buena idea…


 


- No tienes que decidirlo ahora- la interrumpió el rubio- Piénsalo y luego me das tu respuesta.


 


Tras acariciarle la mejilla se dio la vuelta y se fue. Hermione suspiró y armándose de valor finalmente dijo:


 


- No hay nada que pensar, Draco. Por favor ya no me busques.


 


Él se detuvo unos instantes pero no volteó a mirarla, ni siquiera le contestó.


 


- "Maldita mentirosa… ¿por qué no te atreves a decirme que me dejaste por ese bastardo? Pero ya verás que pronto serás tú quien me busque a mí"- pensó con malicia reanudando la marcha. 


 


 


****


N/A: les dije que Draco no se iba a quedar tranquilo!! A las amantes del Dramione les va a encantar el malévolo plan que trae entre manos.


A las amantes del Remione les va a gustar el próximo capítulo que tendrá una dosis de romance.


Y a todas ustedes les agradezco mucho que se tomen el tiempo de leer este fanfic. Feliz fin de semana!! 


 



****

N/A: les dije que Draco no serniba a quedar tranquilo!! A las amantes del Dramione les va a encantar elrnmalévolo plan que trae entre manos.

A las amantes del Remione lesrnva a gustar el próximo capítulo que tendrá una dosis de romance.

Y a todas ustedes lesrnagradezco mucho que se tomen el tiempo de leer este fanfic. Feliz fin dernsemana!! 

 



« Reencuentro en la casa de los gritos Comenta este capítulo | Ir arriba Disimulo »


Potterfics - Harrylatino
Potterfics es parte de la Red HarryLatino

contacto@potterfics.com

Todos los derechos reservados. Los personajes, nombres de HARRY POTTER, así como otras marcas de identificación relacionadas, son marcas registradas de Warner Bros. TM & © 2003. Derechos de publicación de Harry Potter © J.K.R.